WANKAWILLKA, Pablo Landeo Muñoz

WANKAWILLKA

 Luego de haber publicado mi libro de poemas, Los hijos de Babel (2011),  aprovecho las páginas de Hawansuyo para anunciar la pronta aparición de mi libro Wankawillka hanaqpacha ayllukunapa willanakuynin / Relatos de Huancavelica, ciudad próxima al cielo.

Concebido aún dentro de las formas tradicionales de presentar un libro de esta naturaleza (es decir, en una edición bilingüe) el libro posee un grupo de relatos escuchados en mi infancia. Acompaña a los willanakuy  una apreciación crítica /hamutay/ final en runasimi, felizmente sin la asistencia del castellano. En tal sentido, aquí va -para los lectores de Hawansuyo– un relato del libro anunciado además de un fragmento de las apreciaciones críticas de César Itier.

Biyahiruwan diyablu llallichikusqanmanta

Huk biyahirus diyabluwan tarinakun purisqankupi. Diyablus sayakuykun kumirsyantipa ñawpaqninpi, mana ichiy atinanpaq harkaykuspan.

–Inhwirnumanmi apasqayki –nispa mancharichin, hatunkaray uyanta biyahirupa  uyanman  chura–churaykuspa–.  Apaykusqaykipunim  inhwirnuman –hikutaykunsi, piñarikuspa.

–Allinmi taytitu  –ninsi runachaqa.

–Ninapim rupanki kawsakuchkaspallayki –niykuchkansi Ninataytachaqa.      –Arí, rupankipunim, sichu mana… –niykunsi allintukuspa.

Chaynallamantam diyabluqa biyahiruwan mana allin pukllaykunapi pukllaykuchkanku. Kumirsyanti biyahirunchikpa pukllayninqa mana valiq pukllaykunallas. Lliwsi diyabluwan llalliparachikuspa ninapihinaña rikukuykun; aychahina qiwirikustin, llapa wirankunapas chulluqhinaraqsi, chas, chas, chas, nispa sutuchkan. Ninatayta imayna atipaytas mana yachanchu. Biyahiruqa, yanqa–yanqa runachallas diyablupaqqa, wañulinkullas. Mana kallpayuq, mana imallapas ruway atiq.

–Yanqa–yanqallam –ninsi huchasapakunapa wawqinqa. Chayna kayninkupiqa manam llumpay manchakuypaqchu paykunaqa. Huk kayninkupiqa allintukunkum.

–Allinmi. Huktawan pukllaykusun, icha kunanqa llalliruwankiman. Rimayniyuq runam kani (Ji, ji, ji, runatukunsi diyablullaqa). Rimayniyuq runam kani, niykim –nispansi hikutaykun–. Hukllata, huk pukllaychallata llalliruwaspaykiqa manam ninapi ratankichu. Ima pukllaypitaq llalliwankiman? Chayna kaptinqa, allin runa kasqaymanta hawkallam pasakusaq. Qaripa rimayninmi rimakuyniyqa (Ji, ji, ji, hikutakunsi diyabluqa runatukuyninpi).

–Tiyanata apamuy –ninsi runaqa.

Diyablullaqa asiriykunsi.

–Ja, ja, ja! Tiyanata mañakunki, iskañuta, sillata mañakunki! Mana ima ruwanayuqtachu rikuykuwarqanki?

–Tiyanallata mañakuyki papay –niykunsi runaqa, manchakustin.

Runachapa mañakusqanqa manas imachu, qapaq diyablullapaqqa. Llipipipiq quriman  rumi tikraykuyhinallas.

Biyahirunchikqa sillayuqñas.

–Kunanqa –ninsi runachaqa–, kay tiyakunanchikpi pichqa uchkuta ruwaykuy. Huknin uchkuqa kachun tawa uchkukunapa chawpichanpi.

Runachapa mañakusqantas diyablullaqa, qatiq rukananwan, sillapa tiyananpi uchkuchakunata ruwaykurqun.

–Allinmi wawqichallay –niykunsi runachaqa diyabluta (Ji, ji, ji! Wawqichallay niykun diyabluta)–. Amahina kaychu, kunanqa uyarichaykuy –nispansi diyabluta mañakun.

Chaymantaqa tiyanapi hawkalla tiyakuykuspansi, alli–allin asnaq supita supikuykun. Diyablupa supinhinaraqsi runachapa supinqa tuqyarun. Chay supita muskirispansi diyablullaqa llumpa–llumpayta millapakunraq. Chaymantas runachaqa, tiyanamanta hatariykuspan, tapun:

–Taytituy, papay, niñucha, mayqin huchkuchantam supiy lluqsimurqa?

–Kayninta! –nispansi diyablullaqa kusi-kusillaña kallpaykuspa, tiyanapi chawpi uchkuta qatiq rukananwan tuqpiykun.

–Manam! Kaynintam lluqsimurqaqa.

Nispas runachallaqa, kutiriykuspan, kikinpa siki uchkunta diyabluman qawaykachin.

Kaynatam warmapura willanakuq karqaniku, iskuylata rispayku.       Paykunaqa imaynanpiya kayna willanakuykunata yacharqaku, maypiya uyarirqaku. Ñuqallayqa paykunapa siminpim uyarirqani.

El viajero que venció al diablo

Un viajero y el diablo se encuentran en el camino. Este último se le planta delante del comerciante impidiéndole que continúe su viaje.

–Te llevaré al infierno –amenaza, echándole su carota sobre la asustadiza expresión del viajero–. Te llevaré al infierno  –repite, enfurecido.

–Está bien, taytito  –responde el hombre.

–Te quemarás vivo  –prosigue amenazante, el señor del fuego.

–Sí, te quemarás, a no ser que… –insinúa maliciosamente.

Momentos después, el diablo y el viajero se hallan enfrascados en una serie de juegos de azar. Como era de esperarse, para nuestro comerciante, todo le resultaba adverso, de modo que ya sentía su cuerpo retorciéndose en fuego, consumiéndose hasta la última gota de grasa, “chas, chas, chas” diciendo. Carecía de recursos para enfrentarse al poderoso señor del fuego. El señor lo vio débil, falto de inteligencia y tenacidad.

–Vaya, pan comido –farfulló el amigo de las tentaciones. Sin embargo, no podemos decir que estas criaturas son totalmente perversas, no, porque en ciertas ocasiones, como en ésta, demuestran generosidad:

–Está bien. Te concederé una última oportunidad. Soy hombre de palabra. (Ji, ji, ji… Se consideró hombre, el pobre diablo). Te digo que soy hombre de palabra, repitió. Uno solo, un último reto para que puedas librarte del fuego. Plantéame un reto en el que puedas vencerme, así me marcharé satisfecho de mi generosidad. Palabra de hombre (Ji, ji, ji… Siguió alucinándose hombre, el diablo).

–Tráeme una silla –dijo el hombre.

El diablo se echó a reír.

–¡Ja, ja, ja! Una silla. Pensarás que tengo todo el tiempo del mundo.

–Una silla, sólo te pido una silla –replicó el hombre, temeroso.

Para el inmenso poder del diablo, la solicitud era tan sencilla como transformar piedra en reluciente oro. Así de sencillo y rápido.

De modo que nuestro viajero ya tiene en su poder una silla.

–Ahora –dice el hombre–, tienes que hacer cinco huecos en la base. Los cuatro huecos deben formar un cuadrado, el quinto debe estar al centro del cuadrado. El diablo, demostrando su generosidad, hizo las perforaciones con el dedo índice izquierdo, a entera satisfacción del solicitante.

–Bien, amiguito –dijo el hombre (Ji, ji, ji… Le dijo, amiguito al diablo).

–Ahora escucha, un favorcito –volvió a decir.

Nuestro amigo negociante se sentó en la silla con toda tranquilidad. Y, ante la impaciencia del diablo, expelió una ventosidad sonora y azufrosa como sólo podía hacerlo el diablo. Éste, al escuchar la ventosidad hizo un gesto de repugnancia. Alzándose de la silla, el hombre  preguntó:

–Taytito, ¿por cuál de los huecos salió mi pedo?

– ¡Por éste! –saltó el diablo, seguro de sí mismo, y señaló con el índice el orificio central de  la silla.

–¡Nooo, taytito! –dijo el negociante–. Salió por aquí –se dio la vuelta y señaló su orificio anal.

Historias de esta naturaleza solíamos contarnos entre muchachos, mientras devorábamos la distancia,  tanto en la mañana como en la tarde, cuando íbamos a la escuela. Como apreciamos, es una narración breve, desvergonzada y celebratoria. Ignoro cómo los aprendían mis compañeros de grados superiores, yo  aprendí de ellos.

Respecto a los relatos que contiene Wankawillka anapacha ayllukunapa willanakuynin, César Itier dice:

“Ante los relatos de Pablo Landeo experimentamos el mismo gozo y la misma admiración que ante « El sueño del pongo »: como los mejores narradores orales quechuas, el autor sabe desplegar todos los recursos que tiene la lengua viva para expresar un modo irremplazable de percibir y representar el mundo. Por eso debemos considerar el presente libro de Pablo Landeo como parte de un proceso cultural relevante que se ha iniciado en el Perú en los últimos veinte años: la aparición de una narrativa  quechua  escrita,  la  que  Arguedas profetizó e inició con « El sueño del pongo ».  (…) La presente recopilación aparece acompañada de un ensayo interpretativo redactado en quechua. Es la primera vez que se publica en esta lengua un texto de esta naturaleza sobre este tema, por lo que este ensayo constituye una nueva y notable contribución al desarrollo y a la diversificación actuales de los usos del quechua. Constituye asimismo uno de los primeros trabajos interpretativos de la literatura oral andina que haya sido realizado por una persona procedente de la sociedad y la cultura creadoras de estos cuentos. Es de extraordinario interés que la investigación andinista empiece a hacerse en una lengua andina y por personas que proceden de esta cultura.”

Aguardo la acogida que pueda tener el libro y, al mismo tiempo, la polémica respecto a la escritura en runasimi sin la consabida traducción de los textos al castellano.

Wawqichallay, qampaq llapa riqsipakuyllay.

Pablo Landeo Muñoz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s