Propuesta sobre la Parada, Edwin Chillcce Canales

Propuesta sobre la parada

Edwin Chillcce Canales
Como he mencionado, La Parada no es solamente un negoción sino que representa en Lima la cultura andina-chicha, formal, aunque sigan diciendo lo contrario (nosotros en la Parada pagábamos impuestos y no nos encontrábamos en las vías públicas). Por ello, es necesario hacer una reflexión sobre su devenir en relación al Mercado Mayorista de Santa Anita, el nuevo mercado. Para proponer una solución tanto en el ámbito comercial como social.
El nuevo Mercado Mayorista de Santa Anita, no tiene en su totalidad a los mayoristas del anterior mercado; es decir, los concesionario de los puestos no están presentes en su totalidad en Santa Anita, sino que se ha esparcido en diferentes partes con el propósito de seguir vendiendo (y sobreviviendo); es el caso de los mayoristas de Jicamarca, Unicachi sur y norte. Sobre todo el segundo (Unicachi sur), el cual acoge gran parte de los mayoristas de la Parada. Esto quiere decir que no se les ha respetado su derecho al puesto de trabajo, ya que los puestos en el Mercado Mayorista de Sanita Anita, no acogieron a todos por dos factores: primero, porque no tiene la cantidad de puestos que tenía la Parada; segundo, mientras los mayoristas de la Parada resistían al traslado improvisado, otros que no ostentaban la condición de mayoristas aprovecharon la situación y se metieron siendo minoristas. Esto se observa al transitar por el Mercado Mayorista de Santa Anita; algunos puestos cerrados con mercaderías, otros que tienen vendedores tipo minorista (venden papa, cebolla, granos, no venden más que 100 o 200 kilos diario en un solo puesto). A pesar de todo ello, pienso que Santa Anita debe funcionar y debe ser el nuevo mayorista, siempre que incorporé a todos los mayoristas y se reorganice con los migrantes comerciantes.
Con lo relativo a la Parada, ese espacio no debe ser un parque, es irónico; se le brinda un parque al migrante cuando éste no tiene para vivir y mantenerse en Lima. Pienso que la Parada no debe morir porque es un símbolo de la presencia andina en Lima: de allí surgieron los primeros capitales de los provincianos que ahora están situados en los conos, de allí surgió la chicha, de allí surgió Gamarra, y así se puede enumerar más. La propuesta más adecuada es de que la Parada sino puede ser un mercado mayorista (que sería excelente para la competencia) puede ser un mercado minorista con la modernización que nosotros proponemos en la infraestructura y el comercio; esto permitiría elevar la competencia en los productos con el Mercado Mayorista de Santa Anita y el beneficiado es el consumidor; y en el ámbito social, la Parada volvería a ser el espacio de identidad de los migrantes que vieron allí su comunidad, su ayllu.

8 Comentarios

  1. Muy respetable la opinión del amigo Edwin, sólo habría que ampliar el espectro real de lo que si bien es cierto “la parada” representó hasta cierta época esa pujanza provinciana, devino después en un antro de especulación, delincuencia por doquier, ya no es parte de esa identidad ni menos del ayllu. Hoy es un espacio recuperado para la ciudad, para esta Lima nuestra. No debe volver a lo que fue, el proyectado área verde es una alternativa que la zona necesita y que los residentes en esta Capital nos merecemos por mínimo respeto esta ciudadanía.

  2. Wawqiy el espectro real no ha sido omitido, en un anterior comentarios lo menciono, La parada representa para muchos un espacio simbolizado, donde se reproduce el imaginario indígena, y con ello se reconstruye identidades que no desaparecen por arte de magia. Es cierto en este espacio confluye la delincuencia, e incluso en la épocas de violencia el terrorismo estaba presente. Pero lo mecanismos de cohesión de los trabajadores indígenas estabilizaron una tranquilidad (junto a la acción del Estado). Ahora, la inseguridad en este espacio y otros en Lima, corresponde a las estrategias que elaboran o no las autoridades, para eliminarlas. La recuperación de la parada en realidad una expropiación, de muchos años de trabajo de estos indígenas migrantes . Propongo atacar la inseguridad (delincuencia), al igual que los mayoristas (cuando construyeron un local policial en el 2000 frente a la falta de seguridad en Lima), pero que su espacio, nuestro espacio, regrese. El espacio de la parara es el yawar, sangre, de todas las sangres de Lima, no se puede negar eso, y que tiene continuidad…Santa Anita esta bien….la parada debe ser su aliada en una ciudad plural. Un abrazo hermano, wawqiy, runamasi.

  3. La Parada está muy distante de ser un símbolo de la presencia andina en Lima. Siempre fue un centro para la comercilización de los productos agrícolas, predominantemente de las zonas andinas y de la costa. Si bien de ahí surgieron valores folklóricos por afloramiento natural de la vena artística de algunas personas, no significa que haya sido el ombligo de la cultura provinciana en la capital. Paralelamente al nacimieto de las voces y bailes espontáneos, fueron creciendo a mayor velocidad las mafias “cholas” que acaparaban y jugaban con el precio de la papa, el camote, la yuca, etc., a su propia conveniencia. Pues de ahí mismito nacen los “Reyes” del tomete, del limón, la cebolla, etc., como poderosos caciques que regulaban los precios en el mercado capitalino. Luego, muy de la mano, brotaron los hampones que impusieron cupos para el ingreso de camiones a través de los tres círculos de control que han existido.
    Hoy La Parada es el recuerdo de una pesadilla que estremeció a miles de miles de personas. Que aún late. Que aún golpea. Que aún se revuelca por retornar al pasado de sus conveniencias. Tuvo que venir una mujer a la Alcaldía de Lima Meropolitana para ofrecerle a la ciudad el orden y la calidad de atención como se viene tentanto en el Gran Mercado Mayorista de Santa Anita. Y yo saludo ese esfuerzo y esa valantía (lamentando la muerte de 4 personas de mal vivir).

  4. En un comentario anterior amplié el “espectro real” de la parada. Este espacio no solo representó la migración sino que sigue conteniendo (en la actualidad) la identidad de los migrantes. Las identidades no pueden anularse por arte de magia, ni cuando se les pretende “desalojar”. Las identidades se construyen y recrean pero no mueren. La parada es una sangre de aquella Lima de todas las sangres, que concibe la categoría de ciudadano, desde su espacio transcultural que exige su comprensión de nuestros componentes culturales. Un abrazo wawqi (hermano), la ciudadanía implica el respeto por la heterogeneidad que representa no solo la parada sino el Perú.

  5. La presencia “andina” en Lima sí es un símbolo para los quechua runakuna: En ahí nuestros tíos y abuelos han vivido (debieran hacer un museo, como mínimo).

    Para que surjan un valores (folklóricos, estéticos, etc.) es necesaria la presencia de un circuito comunicativo que implica necesariamente la presencia directa de nuestros formas de transmisión. Nada es espontáneo. En este sentido, evidentemente se trata de un centro de comercialización, ahí se comercializaban cancioneros y discos (en todos los formatos más usados).

    ¿Acaso porque no pagábamos impuestos en esa época se nos debe adjudicar el mote de “mafias”? En este punto me parece que Ud. comenzó ya comienza a reiterar los formatos prefabricados para el indio y el cholo). Nosotros siempre podemos pagar nuestros impuestos, qué nos lo impide hacerlo? Incluso el comerciante más pequeño cumpliría con los tributos.

    Tengo unas preguntas para Ud. Valcárcel Carnero.
    ¿Por qué se tiene que apelar a denominativos tan burlescos como “rey”?.
    ¿Por qué el término cacique tienes que ser peyorativo?
    (¿Ud. existe o es un alguna persona natural remunerada oscuramente?).
    Otras dos preguntas para Ud. Valcárcel: ¿está muy seguro de que los hampones brotaron de los cholos o de que los cholos brotaron de los hampones? y ¿A qué se refiere con los círculo de control?

    Ud. es reiterativo, pesadillezco. Somos millones, no miles, Carnero. Y queremos más orden calidad, con nuestras bancas de oro para conversar tranquilamente en Quechua.
    Ah, y algo, no se refiera a los nuevos mercados en Santa Anita sin referirse a ACOMEC.
    Allin kawsayta munakuchkanchik, chaypaq kikiypa kawsayniyta quymanmi.

  6. Creo se está haciendo una lectura política y no cultural-social de la Parada, como es el caso del señor Valcárcel. Yo tengo 26 años: 3 de los cuales viví en mi pueblo (Huancapi); los 23 restantes la pase trabajando y teniendo un vínculo muy fuerte con el espacio de la Parada. Esto significa que viví también en el Cerro San Cosme y El Pino. Conozco desde adentro la Parada. Además, los estudios literarios y culturales en la universidad hicieron que tenga una visión mucho más social y critica con lo que sucede, puedo decir, con modestia, que soy un intelectual que la Parada brindo, en este medio citadino. Mi posición, como se sabe, es la de un indio o para mis wawqikuna un runa, que escribe en quechua y castellano. Yo creo que la Parada se puede defender sola, no hace falta decir a favor de ello algo. En primer lugar solamente evidenciar, de manera general, la importancia de este espacio desde la historia, el arte y la cultura. Alrededor de la década de los cuarenta los limeños occidentales (derechistas y Izquierdistas) veían en el trabajo agrícola-campesino un malestar, algo sucio y asqueroso, además esta labor estaba asociado al indígena, que para ese momento (incluso hoy) era un ser “anormal” e “inferior”, de “poca inteligencia” y también un problema para el Estado (Allí el indigenismo estatal), desde esta mirada los limeños occidentales “dejaron” que estos migrantes trabajasen en el comercio agrícola. El enfoque de estos sujetos siempre era desde una retorica de la decencia del blanco criollo, exógena a la cultura andina-indígena. Entonces, como el sistema va distribuyendo los tipos de trabajo y la división de trabajo: nosotros, los indios y mestizos indígenas, nos encargamos de desarrollar el trabajo con nuestras manos, ya que para los limeños era inaceptable. A partir de esta actividad se fue insertando la fuerza de los migrantes indígenas, que por los 50, 60 y 80, abarrotaron el Cerro San Cosme y el Cerro el Pino. Entonces el espacio de la parada se fue construyendo en una cultura urbana del indio o runa migrante, que dio vida a los cerros. En ese sentido, la Parada viene hacer toda esta conglomeración, es decir, es el espacio de gran tinkuy en la ciudad, que ha dado vida a los pequeños capitales de los migrantes. Entonces, la primera premisa falsa del señor Valcárcel cae por su propio peso: “La parada está muy distante de ser un símbolo de la presencia andina en Lima”, yo le respondería con otra pregunta: ¿dónde se encuentra entonces el símbolo de la presencia andina? El señor pareciera que no lee literatura peruana contemporánea, ni los estudios contemporáneos, ni mucho menos observa las pinturas de algunos maestros. El arte que es la expresión de la sociedad o sociedades tiene un mecanismo interesante, en ella se encuentra representado siempre las etapas históricas y culturales, y en este caso lo ha hecho. En la Literatura podemos encontrar la representación del “El cerro el Pino” vinculado al espacio de la Parada, de Oscar Colchado; en los retratos de Humareda también se encuentran presentes las poblaciones jóvenes de los cerros vinculados al mercado. Por último, en los estudios actuales la Parada está presente, esto es el caso de Noriega Bernuy (2012), a propósito de los espacios trasandinos dice: “El discurso y el sujeto poético pertenecen al mercado, a las calles y plazas que, en este caso, no se limitan a ser espacios transculturales como los hoteles en la moderna narrativa de viajes. Este discurso transandino es más bien un inventario lingüístico y a la vez creativo del mercado al aire libre – el SoHo y las ferias dominicales en Nueva York, Caquetá y la Parada en Lima – que reaparece en su tradicional y primordial función andina de servir como centro de comunicación y de ser capaz de devolverle al hombre su relación intima con los sujetos materiales por encima de su valor de mercancía” (:35). Como vemos, los estudios y otros formatos artísticos (como la música de Chacalon) muestran y demuestran que la Parada sí es un símbolo de la presencia andina en Lima porque nutrió desde sus trabajadores el espacio andino en la Urbanidad. Según el estudio de Noriega la Parada (y Caquetá) es el ombligo (o chawpi) de la cultura provinciana en Lima similar al SoHo y a las ferias en Nueva York, por lo tanto se invalida lo afirmado.
    Por otro lado, es desatinado decir que “paralelamente al nacimiento de las voces y bailes espontáneos, fueron creciendo a mayor velocidad las mafias cholas”, esta información demuestra una falta de reflexión y seriedad, me hace recordar a una serie televisiva un poco vulgar. Lo que afirma el enunciado es una relación entre los reyes de los tubérculos y la música andina-chica, que estaría vinculado a través de “mafias”: me gustaría que señalara cuáles son? Yo conozco al rey de la Cebolla, es un Ayacuchano que paga sus impuestos a la Empresa EMMSA y al Estado, es vergonzoso no conocer y hablar… Sería tonto pensar que Chacalon, El grupo Centella, Tongo, Pintura roja, Los Chapis; y actuales como Naranjita de Sucre, Aydee Quispe y otros estarían vinculados a lo que el señor dice. Hay que dejar de utilizar las adjetivaciones de campaña, y ver el trasfondo cultural de la Parada. La relación entre la música y los reyes del tubérculo se da de otra manera: estos dos sectores son indígenas migrantes y cuyo comercio (La parada) es la plataforma de comunicación (reciprocidad) y de identidad andina. Sigo planteando lo siguiente: Creo que el Mercado Mayorista de Santa Anita debe encaminarse como el nuevo mayorista siempre que se le respete el puesto de trabajo de los comerciantes que laboraron en la Parada; además tiene que encontrar los mecanismos pertinentes para acoger a los migrantes. En tanto la Parada, pasaría a ser un Mercado Minorista llamado ahora “Luis Canepa Caycho”, porque brindaría un espacio para la confluencia entre los migrantes en Lima, y consolidar lo que tanto se dice, el respeto a la diferencia, a las identidades heterogéneas. Saludos WAWQIKUNA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s