El derecho a una vivienda digna. Yeny Fernandez V.

El derecho a una
vivienda digna
Yeny Fernandez V.
Arquitecta

“…tener viviendas amplias dotadas de agua, luz, drenaje y áreas verdes, de recreación y reunión, en las que hombres, mujeres, niños y ancianos puedan vivir en condición de igualdad en paz y privacidad, de forma libre, segura y confortable, con garantías legales de tenencia (no sólo título de propiedad), construidas con materiales física y culturalmente adecuados, ubicadas en zonas urbanas que permitan iguales oportunidades a hombres y mujeres y en las que se respete la diversidad cultural, el derecho a organizarse y participar, cercanas al trabajo, los centros de salud y las escuelas, en un ambiente sano y no violento, 1 económicamente accesibles gracias a subsidios, créditos y rentas controladas.”

De acuerdo a lo estimado por las Naciones Unidas, en los próximos años la población mundial que vive en las ciudades pasará de 2,500 millones a 5.000 millones de personas, como consecuencia de la acelerada urbanización. De este universo más de 100 millones de personas no tienen un hogar y, en los países en desarrollo, la tercera parte de la población urbana vive en la extrema pobreza, en asentamientos humanos o tugurios y en viviendas carentes de servicios básicos, sin abastecimiento de agua, sin seguridad, sin lugares para que los niños puedan jugar, expuestos a enfermedades, a la delincuencia, a los riesgos ambientales y con servicios deficientes de transporte.

Según el Comité de Derechos Económicos, Sociales 2 y Culturales de la ONU, la vivienda adecuada debe contar con las 7 condiciones siguientes: (a) la seguridad jurídica de la tenencia (b) Disponibilidad de servicios, materiales, instalaciones e infraestructura (c) Accesibilidad (d) Habitabilidad (e) de accesibilidad (f) Ubicación y (g) Adecuación cultural. (ver anexo 1)

El derecho a una vivienda adecuada o digna (como es descrita indistintamente en numerosos documentos) fue reconocido como un derecho humano fundamental en el año 1996, como resultado 3 de la Conferencia Habitad II y se encuentra incorporado al derecho internacional a través de La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, 4 Sociales y Culturales , entre otros instrumentos jurídicos de vigencia global. El reconocimiento de su importancia y la necesidad de comprometer a las naciones a incorporar en sus políticas públicas acciones que incidan en mejorar los enormes déficits existentes ha sido materia de numerosas conferencias internacionales, entre ellas una de las más importantes, la Cumbre del Milenio realizada el año 2000 en la ciudad de Nueva York. En esta cumbre, 189 países suscribieron los Objetivos de Desarrollo del Mileno y se comprometieron a reducir la pobreza extrema a la mitad para el año 2015 a través de 8 grandes objetivos, entre ellos garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

El gran objetivo garantizar la sostenibilidad del medio

Definición de vivienda, dada por mujeres participantes de 14 países latinoamericanos a Consulta Regional realizada en México en diciembre de 2003 sobre el tema “Mujeres y el Derecho a una Vivienda Adecuada”. La consulta fue convocada por el Relator Especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Vivienda, Miloon Kothari,a través de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU. ambiente está directamente relacionado con el derecho a una vivienda digna y con el mejoramiento 5 de barrios y tiene establecidas dos importantes metas:

1. Reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de personas que carezcan del servicio de agua potable.

2. Para el año 2020, haber mejorado considerablemente la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de tugurios.

El Perú es uno de los 189 países que ha suscrito la Cumbre del Milenio, además de otros muchos acuerdos internacionales. Si bien es cierto estos acuerdos no tienen la fuerza de un tratado, sí comprometen políticamente al Estado y lo obligan a establecer planes de acción que contribuyan a alcanzar las metas planteadas globalmente. En concordancia con ese compromiso, en la Vigésima Primera Política de Estado denominada “Desarrollo en Infraestructura y Vivienda” del Acuerdo 6 Nacional , se establece la necesidad del Estado de contribuir a consolidar un sistema habitacional integrado al sistema económico privado, así como apoyar a las familias para facilitar el acceso a unavivienda digna. Más específicamente, en el Capítulo denominado “Política de Vivienda” del Plan Nacional de Vivienda – Vivienda para Todos – “Lineamientos de Política 2006 7 – 2015” , se establece como misión del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento desarrollar aproximadamente 2 millones doscientas cuatro mil acciones de producción habitacional y mejoramiento urbano (construcción de 632 mil viviendas, el mejoramiento de 348 mil viviendas en el área urbana y de 2,900 barrios marginales). La finalidad es elevar los estándares de calidad de vida: mejor hábitat, más seguridad y más salubridad y la creación de condiciones que posibiliten estilos de vida caracterizados por la integración y cohesión familiar y social: mayor estabilidad, menos violencia, más solidaridad, más ciudadanía.

A manera de autocrítica en este documento se señala que…”Como consecuencia de la inexistencia de una estrategia articulada, a diciembre del año 2001, el déficit habitacional ascendía a 1’233,000 viviendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s