Las primeras mitas de Apurimac al servicio de las minas de Castrovirreyna. Angel Maldonado Pimentel – Venancio Alcides Estacio Tamayo

escanear0004

 

Los profesores aymarinos Ángel Maldonado Pimentel y Venancio Alcides Estacio Tamayo acaban de publicar un valioso libro (generosamente compartido  por ellos con el ayllu cibernáutico) que por su extensión publicamos vía academia.edu de tal modo que puede ser bajado e impreso fácilmente.

Las primeras mitas de Apurimac al servicio de las minas de Castrovirreyna 1591- 1599

En este esperado trabajo, que fue presentado qayna wata en Abancay, los profesores publican un informe detallado de las primeras mitas de Aymaraes hacia Castrovirreyna que concentraron mitayos de ayllus mayormente aymaras en  Chalhuanca el 23, 24, y 25 de junio de 19591 y luego se juntaron con varios ayllus mayormente quechuas en Sañayca el 27 de junio para partir a las minas de Hurcococha y Choclocoha en  Huancavelica.   Todo esto en función a la  transcripción y el estudio detallado del “Expediente de los auto practicados por Francisco Gutiérrez Bonifaz, para que en virtud de la provisión expedida por el virrey marqués  de Cañete, se saquen 500 indios de la provincia de Aymaraes y su jurisdicción para que vayan a servir a las minas de  Hurcococha y Choclocha”. Sañaica, junio 27, 1591”.

Ambos profesores son estudiosos de la historia local. Pero ėste es un proyecto mas ambicioso. La transcripción paleográfica del documento en si -que  funciona como una segunda parte del libro- está precedida por  varios capítulos en los que los profesores paciente y didácticamente dan un esclarecedor  esbozo de los eventos históricos que llevan a esta situación. Es decir parten de la conquista, las guerras civiles, la instauración de las encomiendas, las rebeliones de los encomenderos  y los conflictos entre españoles  en torno al acceso al botín en tierras y en mano de obra compulsiva de los ayllus runas, hasta una breve historia de la minería en la región y la importancia del azogue y la  amalgama en la extracción de la plata. Hay también un detenido análisis de estragos que significó a política  toledana de  instauración de la mita y las reducciones, ni que decir que  la apropiación ilegal de las minas de mercurio que supuestamente “pertenecían” a otro español que  había abusado –como en Castrovirreyna- de la generosidad de runas específicos que le dieron a conocer  la ubicación de la veta.

Volviendo varias veces al esos días aciagos de junio de 1591. El estudio explora con esclarecedora minuciosidad  la  conformación de los ayllus que intervinieron en esa primera mita. Así tenemos que la margen derecha del rio Chalhuanca-Pachachaca estuvo conformada por ayllus mayormente aymaras mientras que la margen izquierda por ayllus qhichuas. El estudio presenta cuadros con las cuotas en hombres, los nombres de los caciques, de los encomenderos y del ayllu en si. Constituyes entonces un material de primera mano para el estudio del  muestro propio pasado. Es decir de dónde venimos.  Y que antigüedad tienen ciertos apellidos y denominaciones que aun existen. Pero si hace unos recientes decenios, en torno al estudio de la visita de los Chupaycho en Huánuco y varias crónicas e informes de españoles se había insaturado  la ethnohistoria  para entender  esa parte del pasado, ahora estamos frente a una historia local, donde el enunciador es  parte de la herencia de lo  enunciado. Quedan entonces abiertas las puertas por  don Angel Maldonado y don Venancio Estacio para  preguntarnos cual eran las características de los Cayao Aymara, Taypi Aymara, Lurin Quchua, Hanan Quchuas, etc. Y queda la invitación  los académicos y lector en general para dialogar sobre un capitulo importante de la historia.

Una ultima sección del estudio preliminar aborda  el uso del capaq ñan para llegar  a Huancavelica, calcula los días del transcurso, y estudia con detenimiento la estructura de pagos a los trabajadores de la mita, que tras recibir un salario exiguo, eran presa de varios gravámenes, con la cutra incluida. La larga historia de la corrupción tiene un de sus orígenes  por aquí. Como también lo tiene la explotación minera y sus consecuencias en la población  en dos de las regiones mas pobres del país.

La segunda parte es la transcripción del documento. Requiere una lectura paciente y especializada  que seguro va a dar respuesta a muchas interrogantes en torno a este importante capitulo de la historia nacional y de Aymaraes.

Pero es conveniente no pensar  en los capítulo preliminares como una tesis o estudio académico.  Su lenguaje parte  del bagaje escritural regional y no sigue uno linealidad acostumbrada en la univerifad de a ciudad  letrada. Son parte mas bien del ande letrado. Requieren  lectura pausada. Pero al cabo de unos días, la profundidad de su enseñanza sale a  la luz y uno comprende mucho mas que lo acostumbrado.

Antes de escribir esta breve nota le contaba  acerca del modo de escribir de don Angel y don Vennacio a Melvin, un inventor  afroamericano que viene a visitarme en el changarro. Acaba de inventar un aparato para que los impedidos se pongan y saquen medias automáticamente, y me recibe un libro sobre Regis Debray. Dice que esa forma circular de marrar le hace recordar a Hichkock. Go and figure.

Aschatawan: el libro es de largo aliento, Mejor bajarlo, imprimirlo y leer por partes.

 

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s