El César Vallejo de Stephen Hart. Pedro Granados

El César Vallejo de Stephen Hart

 

El César Vallejo de Stephen Hart*, informado y útil trabajo, diseña un degradé desde la picaresca –y el juicio, aunque implícito, severo a las andanzas del pícaro y prófugo nativo de Santiago de Chuco– a la elegía –a los versos hondos y el parisino, en aura de compromiso social, trance de muerte del poeta.  Hart jamás percibe el aspecto cultural, aunque expone los ladrillos e incluso glosa y comenta puntuales calas de Vallejo en lo andino.  Justo cuando  finalmente se impone hablar de sexo –incestuoso o no– el crítico inglés calla.  “Parado en una piedra”, tal como lo expusimos en detalle en nuestro libro del 2004 (Cap.  III: “La poética del nuevo origen: La piedra fecundable de los poemas de París”)**, alude no sólo a una manifestación o “paro”;  sino también, de modo simultáneo, a una virtual cópula con la piedra, con la materia misma de lo incaico: sol –masculino– que se ha transformado en algo femenino, aunque esta piedra ahora se halle “cansada” o en crisis y sea, luego, incluso la propia “España” del famoso poemario póstumo dedicado a la Guerra Civil.  Hart no percibe en su lectura la presencia de lo cultural, su constante opacidad y metamorfosis, sino únicamente como un museo de tópicos o taxonomía académica ya canonizada; un tanto como tampoco lo percibió la misma Georgette de Vallejo.  Pero el mismo poeta sí lo hizo e incorporó aquello en su propio proceso intelectual y artístico donde lo político no se contraponía a lo mítico.  Por esta razón, sus “Nostalgias imperiales” y su Trilce –que es versión escrita sintética y sincrética del mito de Inkarrí, elaboramos ahora mismo un ensayo sobre ello–  y su “Piedra cansada” son un mismo mito expuesto de modo minimalista y con vocación incluyente siempre.  De lo afro-limeño, primero, y después de las etapas iluminista y revolucioria de su experiencia europea: francesa y soviética, respectivamente.  Una biografía de Vallejo que no ventile aquel aspecto cultural en su relato  lucirá siempre destrabada e inevitablemente fragmentaria.   El problema es que Vallejo no hablaba nunca de esto, ni con su viuda ni con nadie.  Su experiencia de lo sagrado, nada exclusivista o individualista sino más bien comunitaria,  se tocaba con su radical experiencia de la poesía y para él, tal como en aquellos versos finales de “Huaco” (“[Yo soy]Un fermento de sol/ levadura de sombra y corazón”), le eran inherentes –acaso para ser más productivos en su obra poética — el pudor o el secreto.
En todo lo demás, aunque Hart de algún modo continúe la teoría y metodología de un Juan Espejo Aturrizaga, la exposición del profesor inglés es amena y, repetimos, a pesar de cierto puritanismo u holismo militante, extraordinariamente útil.
*Stephen Hart, César Vallejo.  A literary Biography (London: Támesis, 2013)

** Pedro Granados, Poéticas y utopías en la poesía de César Vallejo [PhD Thesis, Boston University, 2003] (Lima: PUCP Fondo editorial, 2004)

4 Comentarios

  1. Hart tuvo una época entre los grandes vallejianos extranjeros como Paoli. Higgins marco la diferencia indicando la periferia de la etiología de Vallejo que se impuso en niveles del anno mirabilis, 1922, demostrado por Valverde, ubicándolo entre Pessoa, Kavafis, Elliot, y heredó, el propio crítico inglés, a otros tantos críticos ingleses validos, que han analizado la época de la guerra civil/Vallejo con premura y sinceridad. Si existe, no tanteos sobre el Vallejo post Poemas Póstumos como los llama Ferrari en su edición de 1992, falta mucho que decir, al menos algunos lo dicen y lo escriben, no solo lo paran hablando por allí

  2. George Loombie es el crítico que Higgins dirigió para ahcer uno de los mejores estudios sobre la guerra civil española y la poética, vida y obra de Vallejo, fue editado en el Perú por Milla Batres como el libro que trata sobre la periferia y Vallejo, lo edito sSglo XXI, me refiero al libro de Higgins, Mapas anatómicos de César Vallejo llegó al Perú en edición limitada, lo de Américo Ferrari fue editado en al edición de 1992, principalmente en España, como Los heraldos Negros, Trilce y Poemas Postumos, esto último dada la poca llegada/ difusión de este trabajo en nuestro país no ha sido debidamente debatido aún

  3. ES INCREIBLE COMO LA CELEBRACIÓN DE LA OBRA DE VALLEJO SE MEDIO APAGO DESPUES DEL AÑO 1992, EL DEL CENTENARIO POR SU NACIMIENTO, DE ALLI EN ADELANTE POCO SE HA PUBLICADO O SE HAN HECHO APENAS ALGUNOS EVENTOS DE SU OBRA, CERCA DE UNA DECADA DESPUES, SON POCOS LOS LIBROS AL RESPECTO, LOS QUE SE HAN ESCRITO EN REFERENCIA A SU POETICA, MENOS AUN A LA GENIALIDAD DE SU OBRA CUENTISTICA O LLAMADA AUN EN EL PERU NARRATIVA, POR EJEMPLO, PACO YUNQUE, QUE DESARROLLA UN TRIANGULO DE KARPMANN PERFECTO, AL SER EL PERSEGUIDO PACO YUNQUE EL PERSEGUIDOR HUMBERTO GRIEVE Y EL AYUDANTE O EL QUE QUIERE AYUDAR PACO FARIÑA, EN COMPARACIÓN CON LOS EVENTOS DEL 92, ES AHORA POCO LO QUE SE ESCRIBE O SE ORGANIZA PARECIERA NECESARIO UN REECUENTRO NO SOLO CON LA POESIA…POR DECIR LO MENOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s