POR DONDE NUESTROS VIEJOS ANTIGUOS SE HAN IDO. Maria (Coca) Chavarria. Roberto Masías Sehue

Hoy que en toda América se celebra el Día de los Muertos, vuelvo a poner un mito ese eja que publiqué en 1977, cuando recién empecé a trabajar con la tradición oral. El narrador es Don Roberto Masías, del Baawaja o Tambopata. Fue la primera publicación de un texto ese eja. Describe el viaje que hace un muerto para llegar al Kueihana, rincón de muertos.

Se lo dedico a él y a todos los emanokuana que partieron.

POR DONDE NUESTROS VIEJOS ANTIGUOS SE HAN IDO ( )

Ma ese eja echiikiana poti’iapá
Recopilación y traducción: María C. Chavarría Mendoza.
Relator: Roberto Masías Sehue

. Por donde nuestros viejos antiguos se han ido,
vamos a ir, después de morirnos;
por donde los muertos se han ido,
nosotros vamos a ir corriendo.
El espíritu de nosotros que había permanecido, no andará igual.
Uno va ir despacio, a paso lento, bien lento.
Corriendo, corriendo, vamos a irnos.

2. Uno se irá a parar donde
están las cosas de nosotros:
nuestras cushmas,
nuestros machetes.
Allí, nosotros vamos a ir a recoger.

3.Allí vamos a ver el camino.
Allí uno va a detenerse.
En el árbol de castaña, allí uno va a detenerse.
Allí el castaño que nuestros viejos antiguos han cortado
vamos a llegar a ver.
Este camino que va hacia donde sale el sol,
este camino es de los wiiho .
Este camino de los wiiho está muy echado,
este camino echado es muy chico.
Este camino va hacia donde el sol se oculta.
Por ahí es donde van a ir los batsaja ;
ese camino muy chico es.
Allí (tú que eres batsája) lo verás.
Allí ¡acuérdate!
El camino que está yendo hacia donde sale el sol,
va a demorar bastante.
Nosotros llegaremos donde nuestros viejos antiguos están,
allí llegaremos a verlos.
Nuestras cushmas bien deshilachadas, viejas estarán.
Ya sin cushmas, desnudos, llegaremos a descansar.

4. Allí uno va llegar a ir por el camino,
el río llegaremos nosotros a ver,
a la gente que se ha quedado enganchada veremos allí.
Allí tú te pondrás a pensar:
“¿Y ahora qué voy a hacer?”
Allí, los antiguos, al río parados se han metido.
Han buceado bien abajo del río,
hacia la otra mitad de la banda
donde el camino está, han salido.
Allí, dicen que nosotros nos hemos subido.
De ahí uno va a llegar a ver
el lugar que nuestros viejos antiguos hicieron aparecer
para que nosotros lleguemos a comer el boquichico
Allí nosotros cambiaremos ese boquichico por un boquichico asado,
para que puedan comerlo los otros muertos cuando vengan.
Ahí, después de comer, seguiremos andando.

5. Allí nosotros llegaremos a ver
la chimicua que nuestros viejos antiguos han cortado,
a un costado del camino, la llegaremos a ver.
Allí nosotros hemos comido.
Y así uno va a decir:
“me lo voy a comer todito
¡Ya la he comido! Ya no queda nada”
Allí después de comerla, nos iremos yendo.
Pero de nuevo hemos visto a la chimicua echada, igual que antes,
así estaba caída, toda roja, allí donde se la comió.
Allí, después de comerla, siguió yéndose.
Así comiendo, así yéndose dijo:
“Allí que quede echada para que otros la coman,
para que los otros que vienen bien atrás puedan comerla”.

6. Allí dice que el viento que es natural de ahí, llegó a ver,
las hojas de la topa blanqueándose,
las hojas de cetico blanqueándose.
Allí dice que así dijo el viento:
“Yo he venido por donde tú vas a irte.
Haz que ellos [los muertos] sientan el frio”.
Así diciendo se fue yendo,
cuando se estaba yendo, el viento desapareció.
En silencio todo quedó.
Allí se fue yendo corriendo, corriendo,
la tierra, polvo, polvo dicen que quedó.

7. Llegó a ver la oscuridad que es natural de allí.
La candela allí agarró.
La paca seca, agarrando se fue.
Haciéndola arder se fue yendo.

8. Allí el edosikiana silbó.
Los edosikiana así dijeron
“fiuuu… fiuuuuu… fiuuuuu…”
Así en silbos lo dijeron.
El muerto así les preguntó:
-“¿Para que tú me estás silbando?”
-“¿Con qué enfermedad te has muerto?”
[El edosikiana le preguntó]
-“¿Para qué te voy avisar?
Tú a mí me has comido,
por eso es que me estoy yendo
a donde nuestros viejos antiguos están”.
[El edosikianle respondió:]
-“Yo a ti no te he comido.
Con enfermedad te has muerto
Con enfermedad de gente blanca, seguro, te has muerto”.
El muerto así dijo:
-“¡Cállate!, que muy dolorido estoy yendo”.
(Y el edosikianale replicó)
-“No llores la mala suerte que has tenido.
Sin llorar, ¡vete!
Allí el muerto se fue yendo
“No me digas así”,
Así diciendo se fue yendo.

9. Allí estaba parada la garza Botao, tuyuyo que es natural de allí.
Allí va a salir a matarnos.
(El muerto) a la garza Yojo , ceniza fue a ver
-“¡Yójo!”
-“Yaja” [“¿Qué?”respondió la garza ceniza].
-“¿Puedo pasar?”
-“Sí, a ver, espérate. A los tuyuyos voy a verles”
La garza Yojo se fue a ver a los tuyuyos.
A marchar lo que decían se fue.
-“¡Aeee…! ¡Ahí los boquichicos están bajando!” [dice Yojo]
-“¿Dónde?”
-“Allá en los varaderos están surcando.
Boquichicos están en los varaderos de los ríos picando”.
En eso vino la garza Yojo [al lugar donde estaba el muerto].
-“Ya puedes pasar.
Los botao se fueron por debajo”.
Así habló la garza Yojo.
Allí el muerto corriendo, corriendo se fue yendo.
-“Ya puedes ¡vete! (le iba diciendo la Yojo)
Ahí [el muerto] subió por la dirección de la raíz de la lupuna.
En ese momento, los botao volvían hacia arriba:
-“¡Aeee…! ¡Los muertos pasaron! ¡Aeee…! ¡Ya se fueron!”
Tiró la flecha por donde el muerto iba a ir.
La disparó y en la raíz de la lupuna ésta se plantó.
Ahí la Botao subió corriendo, corriendo.
A la garza Yojo, así le dijo:
-“¡Yójo! ¿Para qué los mandaste a los muertos?”
-“No. Yo no los he mandado, Botao.
Yo he ido a cagar al monte.
En eso seguramente se han pasado.
Yo no les he visto. Tú le habrás mandado”.
Así la garza Yojo dice que habló.
-“¿Para qué le iba a haber mandado yo? Antes te mato”
Así dijo la Botao.
– “No, yo no le he mandado.
¿Para qué me vas a matar?
¿Acaso yo le he mandado?”.
Así dijo la Yojo.
Allí, así dlciendo se fue yendo.
– ” En esta vez no les vas a dejar ir.
Si en esta vez le mandas de nuevo,
te voy a matar bien matado”.
– “No”, replicó Yojo -Yo te voy a avisar.
Cuando la tierra esté sonando, te voy a venir a avisar.
Al venir los muertos, a lo lejos, te voy a avisar”.
“No me engañes”.
Dijo el tuyuyo a la Botao
Allí, (e! muerto) así corriendo, se fue yendo.

10. Allí, lo sachavaca asustó [al muerto].
Cuando estaba [la sachavaca] en la raíz de la lupuna, lo asustó.
Muerto quedó tirado ahí.
Otro espíritu le salió, [entonces]
allí [el otro espíritu] se fue yéndose.

11. Allí el río que es natural de ahí, llegó a ver.
La arena seca vamos a llegar a encontrar,
bien bonito allá estamos yendo.
Cuando aparece la creciente trayendo palizada,
oleadas grandes van bajando.
Allí uno va a chimbar la banda
parándose por encima de las palizadas.
Allí se llega a vera los caimanes que son naturales de ahí.
– “Caimán, no me vayas a comer”,
Así dijo el muerto.
– “No, no te voy a comer.
No tengas miedo” [respondió el caimán].
Con la mano apartó
la cabeza del caimán para poder pasar.
Entonces e! caimán gritó:
– “!Aaaa …! ¡Aaaa …! ¡Aaaa …!”
-“¡No me vayas a comer!” gritó el muerto
-“¡No! ¡Vete! ¡No tengas miedo!
Allí pasó a la otra banda.
Allí subiendo se fue yendo.

12. Allí el río llegó a ver.
Allí donde la boa partida por la mitad está echada.
Allí así habló [la boa]:
– “¡Weee…! ¡Weee…! ¡Weee…!
– “¿Qué cosa?” (le respondió e! muerto)
– “¿Han venido los muertos?”
– “No, no han venido”.
-“Avísame cuando uno de los muertos venga, al poco tiempo que haya llegado

Así dijo la boa.
[Luego] por allí se va ir yendo.
La boa cortada por la mitad está echada,
su corazón palpitando, palpitando está.
-“¡A la boa la voy a matar bien matada!
¡Bien cortada la voy a dejar!
Cuando yo vaya, cuando yo muero”
Así otros paisanos saben decir.
Así diciendo se fue yendo.

13. Allí llegó a ver
a los tigres que echados allí estaban,
allí van a salir a comernos.
Allí bien despacio, bien despacio debemos ir yendo.
“¿A cuál de los que está echado debo matar?” preguntarán los muertos.
– “A éste que está echado arriba voy a matarle primero”,
dijo uno de los muertos.
Allí al que estaba echado lo mató.
Después de matar al de arriba,
al que estaba parado en la tierra lo mató.
Allí después de matarlo, se fue corriendo, corriendo.
Un cerro muy grande apareció.
Allí por encima subió,
el tigre por su atrás iba yendo.
El tigre parado se quedó
y el muerto así le habló:
– “!No me has comido, maldito!”
– “Alguna ver has de volver, alguna vez” [le contestó el tigre]
-“No, yo nunca más he de volver”.

14. Allí llegó a ver el sol que es natural de ahí.
– ”¿Qué voy a hacer con este sol que quema mucho?
Quisiera volverme.
No. Ojalá que la nube lo tape al sol.
Tengo miedo pasar.
La playa muy lejos de mi vista está.
Aquí donde los muertos descansan
voy a descansar
para poder ir corriendo, corriendo”.
Allí volteó a ver.
La candela ardiendo, ardiendo venía hacia donde él entraba.
La candela entraba donde él entraba.
El sol quiso venir hacia él.
– “¿Para qué habrá venido?
De verdad, asarme habrá creído”.
Allí vamos a pararnos en la quebrada que es natural de allí.
Allí beberemos el agua.
Después de haber descansado,
nos iremos yendo.

15. Allí uno va a llegar a ver
las frutas que son naturales de allí.
Allí, nosotros vamos a comer:
granadilla, guabas,
mullocas, guayabas,
shimbillo chiquitos, shimbillos del paujil,
shimbillos del tocón, granadillas de tío.
Allí después de comer, uno se va yendo.

16. Allí uno va a llegar a ver al primer muerto.
-“¿Con qué enfermedad te has muerto?”
[el muerto te va a preguntar] .
– “Con enfermedad de gente blanca, seguro, me he muerto.
Por eso por dónde están los hijos de otros me estoy yendo.
De lo más bien vamos a estar nosotros por ahí”.
Así diciendo se fue yendo
hacia donde los otros están.
-¡¡ “Oohh!!! ¡¡0ohhh!!! ¿De quién su hijo por ahí está yendo?”
[preguntó uno de los muertos]
Así nuestros viejos antiguos contestaron:
– “¿Qué estás diciendo espiador?
¡Cállate! ¡A los perros espántales
que están haciendo bulla y no dejan oír!
¿Qué estás diciendo? ”
“Allí nuestro paisano recién muerto está viniendo”.
– “¿Hijo de quién eres?” [le preguntaron]
– “Hijo del fulano… que ya murió”.
Allí le avisaron a sus padres,
a sus madres, a sus hermanos,
a sus hermanas.
Así les dijeron:
– “iEeee . . .l ¡Eeee . . .! iEeee . . .!
iTu hijo que está muerto está yendo!”

17. Allí las flechas agarraron para salir a matarnos:
flechas de gente blanca, flechas de isana .
Las mujeres agarraron machetes
para cuando el marido lo mate.
Allí [el muerto] llegó a verlos
a nuestros viejos antiguos que estaban.
Allí, nosotros llegaremos a verles primero.
Allí, nosotros vamos a matarles primero.
Allí, matándoles nos vamos a ir
por donde los restos [de otros] están,
para comenzar a luchar.
Por donde yace el cadáver de nuestro padre recaen muerto
así habló el muerto:
– “Como él voy a ser,
bien valiente, bien valiente, voy a ser.
A todititos voy a terminar matándoles.
La casa vacía quedará. Voy a terminar matándoles.
A todos los edosikiana voy a matar;
colgados en sus hamacas están”.

18. Allí nos van a dar el hígado de nosotros
paro que nos lo comamos.
Parecía que [el muerto] lo estaba comiendo. .
Así hacía.
Con el rabillo del ojo estaba mirando;
su hígado de él no comía.
Su hígado de él lo tiro por donde miraba.
Allí cuando ellos ya lo iban a matar
las mujeres le cortaron.
– “No vales por lo que has hecho.
Así tú vas a morir flaco”.
Así [el muerto] matándolos se fue yendo.

19. Allí en otro lugar uno va a pelear.
A otros muertos van a llevar
para pelear en otro lugar.
Allí después de matarles,
nosotros vamos a volver
por donde nuestros viejos antiguos están.
Después de matar, uno viene
a estar donde los padres de nosotros están.
Allí uno va a hacer la prueba.
Allí uno va a picarle al edosikianaque está colgado en la hamaca.
El hizo un quite cuando le iba a tirar la flecha,
en dirección de la tierra se tiró.
Allí uno va a matar.
Cuando se paró la flecha, de nuevo tiró.
Así a los muertos dijo:
– “Ya no me podrás matar,
ya soy igual a ti.
Ya no podrás.
Aconténtate conmigo”.
Así continuó:
– ‘”Muy feliz estaré
con mis padres,
con mi madre,
con mis hermanos,
con mis hermanas”.
Allí una casa para que esté le darán.
Y así dijo el muerto:
– “Hasta aquí nomás seré.
¿A dónde más puedo morir?”.

Por donde nuestros viejos antiguos se han ido se considera un mito de retorno que cierra el ciclo de vida y por ello es tan importante como un mito de origen. En la cultura ese eja (Perú) la muerte forma parte de la vida y por ello, vida y muerte no se excluyen; más aún, se complementan e interactúan. Para los ese eja es importante saber vivir y también saber morir. La muerte no se concibe como un hecho fortuito, es algo que se sabe va a ocurrir pero hay que estar preparado “para poder morir bien”. Este mito es esencial para el pensamiento ese eja porque describe el recorrido de los muertos a otra dimensión de la existencia: el Kueihana o mundo de los muertos.
En la traducción he tratado –en lo posible- de mantener la calidad expresiva de lo narrado en lengua nativa, aunque no siempre he podido encontrar en castellano las formas que evoquen la riqueza y complejidad semántica que actualicen los vocablos y la construcción ese eja. Pese a ello, he procurado encontrar un elemento de apoyo en el castellano regional de la zona y en las notas que acompañan esta versión castellana, con el fin de no desvirtuar el espíritu primigenio del relato y los propósitos que nos acompañaron al intentar ofrecerlo en su versión escrita.
Por donde nuestros viejos antiguos se han ido en un relato que describe las numerosas peripecias que ha de sortear el muerto o emano durante su largo recorrido hacia la otra vida hasta volver a encontrarse con sus ancestross, en un lugar de partida. Los ese eja –batsája o wiiho, según sea el caso- deberán optar por uno de los dos caminos que les señala el árbol de castaña y caminar a paso lento o corriendo en una misma dirección, durante una travesía cuya duración se desconoce. Al fin de este largo viaje, “dando la vuelta al mundo”, volverán a reencontrarse con sus parientes fallecidos, con sus amigos, con todos aquellos paisanos que conocieron en vida, para no separarse más de ellos. Se les dará una casa, una chacra para que la cultiven y nunca más volverán a moverse de ese lugar. Después de todo, tal como concluye el relato, “¿Adónde más ya puedo morir?”.
Notas
1) Publicado originalmente en 1977 con el título “Los ese eja”, en la Runa, Revista del Instituto Nacional de Cultura 4:22-25. Comentarios y notas revisados por su autora [Nota de los Editores].

2). De acuerdo a sistema de parentesco, los ese eja se hallan divididos en dos mitades: los wiiho y los batsaja. Los wiiho son descendientes del mono blanco y los batsaja del mono negro. Tal como se observa en esta parte del relato, el hecho de ser wiiho o batsaja es determinante para poder optar por algunos de los dos caminos que señala el árbol de castaña. Este hecho excluye la posibilidad de que alguien que no sea decir que no sea ese eja pueda realizar este largo viaje.
3) Los wiiho deberán seguir el camino que va hacia donde sale el sol (“en dirección a Bolivia”) y los batsaja, aquel que está por donde el sol se oculta. Caminando siempre en la misma dirección, al término del viaje el emano o muerto volverá a encontrarse en el lugar de partida.
4) Pez llamado también “boca-chica”,vive chupando el barro. Muy espinoso, pero de carne agradable al paladar.
5) Especie vegetal como las moráceas.
6) Se conoce también como “pato balsa”, se utiliza en la fabricación de embarcaciones.
7) Arbol cuya madera es muy apreciada en la construcción de balsas.
Especie de caña brava de múltiples usos.
9) Espíritu dueño del bosque, del agua, del cielo, de todo lo existente. Su traducción en el castellano regional es “tunchi”. Así también se denomina a un ave cuyo silbido lúgubre es anunciador de desgracias.
10 ) Especie de garza. Posee alas blancas y cuello caniza con filos rojos. En el relato, estas garzas se llaman botáo.
11) Garza ceniza. conocida tambiénc omo “cushuri”. Se llama yojo.
12)Flor de caña brava
13) Espíritu dueño de la naturaleza. Véase la nota 9.

14)Este relato pertenece a una serie narrativa que forma parte de un libro inédito, que provisionalmente he titulado “Kueihana, relatos del otro mundo”

4 Comentarios

      1. Resido en Huamanga donde activo TESELO, Centro Cultural y Resistencia Andina
        en mi casa del Jr. Tenería 101

      2. Don Antonio, es un honer saber de usted. Estive en el homenaje que le hicieron en la casona. Me gustaria que me mande su poesia, lo que usted hace qammla ruwachanki,
        abrazo
        Fredy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s