Sumaq kawsay o la esplendida existencia. Javier Lajo

Cuando anteriormente, en respuesta a la degradacion semantica de un  concepto potencialment liberador por el el pensamienteo Yanacocha -que lo llevo a extremos del  perro del hortelano-  se  propuso salir del utopismo andino, no se tuvo en cuenta una  lectura llaqta  de su potencial e historia.  Asi la doxa de la opa hegemonia literaria parecia  apropiarse del termino hasta volverlo un cascara esteril. Pero en la siguiente entrega del pensador puquina Javier Lajo, que aparecio en  un numero de Debates de  ciencia tecnologia y sociedad -editado por Jose Mendivil Nina en Noviembre del 2013-  la utopia andina vuelve por los cauces acertados del Kapaq nan,  la ruta de los justos,  la paridad, complementariedad, el dualismo y el sumaq kawsay en una acertada lectura de nuestro legado filosofico y su proyeccion futura como alternativa  de humanidad. La presente entrega se hace nuevamente en scrib donde se pueden ver mejor lo  diagramas que acompanan a este texto esencial.

1 comentario

  1. Agradezco sus mensajes; espero que les hayan llegado los poemas de corte indígena mexicana que les remití. GRACIAS.

    Asimismo, aprovecho la ocasión para remitirles un pensamiento sobre la dificultad de obtener el “ALIMENTO”.

    Atentamente Lázaro Raúl Rojas Cárdenas.     EL ALIMENTO[1].       La próxima vez que tires sin razón un trozo de alimento, recuerda:   “… Al campesino en tierras deslavadas …”; “… Al ganadero en campos desérticos …”; y “… Al pescador en mares de tempestades …”[2].   Pero sobre todo, recuerda:   “…A ‘… TU HERMANO EL HOMBRE …’[3] que carece de alimentos …”.        

    ________________________________ [1] Pensamiento que introduce a la obra jurídica: “EL DERECHO AGRARIO MEXICANO CONTEMPORÁNEO”. Registrada en México, expuesta en el IJF del PJF en noviembre de 2013. Maestro Lázaro Raúl Rojas Cárdenas.   [2] La pobreza, la desigualdad económica, social, cultural y tecnológica; el desequilibrio ecológico y ambiental y el difícil trabajo para conseguir los alimentos; que en muchos casos implican el arriesgo de la propia vida.   [3] Fragmento adaptado de la poesía, “MI HERMANO EL HOMBRE” de Nezahualcóyotl, el rey poeta de Tezcuco (Texcoco).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s