Acomplejados y Resentidos. Wilfredo Ardito

Coincido  con el articulo de Wilfredo Ardito, especialmente  lo referente a  la tremenda violencia que traba el encuentro entre los peruanos tanto en el Peru como en el extranjero, y a la inseguridad  del discriminador frente a la diferencia. Solo hay que recalcar que  la  deshumanizacion del racista viene de  su propio complejo de inferioridad ante el modelo eurocentrico  del que se amamanta. Europa es la verdadera utopia, nispalla nichkani. Articulo tomado de la perqa facebook de Wilfredo.

Acomplejados y Resentidos

En los últimos meses,  frente a las diversas denuncias sobre racismo en el fútbol, las redes sociales o los medios de comunicación (especialmente por el retorno del nefasto programa La Paisana Jacinta), diversas personas han tildado a los denunciantes como “acomplejados”,    negando que exista racismo en el Perú o declarando que protestan frente a bromas intrascendentes. Hilaria Supa, Mónica Carrillo, Tulio Loza, Reynaldo Arenas, varios futbolistas y este amable cronista han recibido el epíteto de “acomplejados”.

Una de las características más marcadas del racismo peruano es la negación del problema.   En este caso, los que llaman “acomplejados” a quienes denuncian el racismo pretenden negar un problema social y convertirlo en un problema individual y psicológico.   La supuesta víctima es en realidad un paranoico, que encuentra racismo en todas partes o alguien exageradamente sensible, que considera que muchas situaciones inofensivas tienen una intención racista.    A las agresiones racistas se añade entonces la acusación de tener un desequilibrio mental, que, curiosamente, sería responsabilidad de quien lo padece, pues se estaría autoimponiendo sentimientos negativos.

En el fondo, “acomplejado” se ha convertido en el término que usan los racistas para referirse a la víctima que rechaza el maltrato.    Lo que esperan los racistas es resignación y sumisión… y ante el desconcierto que sienten ahora que encuentran cada vez menos estas actitudes, pretenden descalificarlos.

Ahora bien, hace décadas yo escuchaba mas bien otro término, “resentido”, para referirse a quien se encuentra disgustado por las diferencias sociales.   Quienes califican a otro como “resentido” consideran que no existen realmente problemas como la explotación o la injusticia social y que el verdadero problema está en la mente del “resentido”, un amargado, alguien que no ama a su país.  Inclusive se le acusa de tener tendencias autodestructivas, porque no sabe aprovechar las oportunidades que el Perú le brinda.    Para quienes piensan así, el Presidente Velasco fue el ejemplo más evidente de “resentido”

Reducir el racismo a un problema psicológico permite negar situaciones evidentes, como las sogas que colocaban los veraneantes de Naplo y Ancón hasta hace unas semanas.  Se señalaba que no era por racismo, sino para evitar que otras personas llevaran alimentos.   Solamente cuando mostramos en fotos que inclusive se colocaban sogas en el mar, donde nadie lleva alimentos, se pudo desmentir esta afirmación.

De igual manera se acusa de acomplejados a quienes critican los programas del Canal Plus o los anuncios comerciales donde aparecen solamente personas de rasgos europeos.  Se dice que no es por racismo, sino porque se dirigen a un público de estos rasgos.  Sin embargo, esto no es cierto, como tampoco en lo que se refiere a los programas Combate o Esto es Guerra que tienen los mismos parámetros estéticos.         Es interesante cómo aún personas que se pronuncian contra el racismo, pueden acudir a la negación o inclusive la agresión cuando se enfrenta a actos racistas vinculados a su entorno cercano, como la publicación de un aviso racista por la entidad a la cual pertenecen.

El “acomplejado” puede tener una buena posición económica o buena educación, pero continua incubando sentimientos paranoicos, sintiéndose agredido por palabras o imágenes que siempre han existido en el Perú.   Julio Álvarez analiza lo que está detrás de este término: “Cuando el discriminador me tilda de “acomplejado”, pretende además arrebatarme mi dignidad.  Cuando el discriminador me dice que “solo es una broma”, pretende decirme que carezco de sentido del humor. Cuando el discriminador me dice que “no tienes correa”, pretende acusarme de carecer de habilidades sociales, que soy insuficiente, anti-social, que soy intolerante. En suma, es un juego diabólico donde el discriminador pretende ser jugador, juez y ser el único que cuenta con fichas.”

Geraldo Flores precisa además que  el discriminador se refugia en decir que es una broma o en ridiculizar a la víctima cuando se ofende porque él “no es capaz de enfrentar en serio la agresión que comete” y por eso “tiene que recurrir a vericuetos verbales escapatorios”.   Él añade que “eso no es otra cosa que cobardía mezclada con miedo a lo que no sea como uno”.

Cecilia Wong además indica el contexto en que se actúa con racismo “Lo podemos plantear también similar a la dinámica del mobbing (o acoso laboral) donde la persona acosada es un chivo expiatorio y quienes le acosan son del tipo narcisista, del tipo paranoide o bien del tipo psicopático. El tema de fondo es que acosan porque se ven amenazadas”.    Este análisis sobre por qué se discrimina es fundamental: en sí la diferencia (étnica, de orientación sexual, de lugar de origen) es vista por muchos peruanos como una amenaza.  Inclusive, en ámbitos académicos, le ocurre a quien tiene un origen diferente (en términos más sencillos, quien no es de la argolla).

En el Perú, todavía nos queda un largo camino para aceptar las diferencias… y para aceptar que todavía somos intolerantes a las mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s