POR ELCAMINO DE MOLINO WAYQO. Fredy Roncalla

Si los Itinerarios de retorno de Apurunku nos han dado varias narrativas pobladas de  gente de ahora y entonces, en mi caso la narrativa de la memoria, y del retorno son de imagenes del paisaje y de algunos suenos. Sobre todo de ahi donde el Molino  wayqo esta a punto de unirse al rio Chahuanca y ha sido en muchos suenos y escritos una  chinqana pararina en donde he vusto incas, caminos a la china, genraciones venideras y toda clase de apariciones. Por eso fue que cuando el tio Wellington Pacheco quizo  construir  una carretera  hacia  Huaraqo pasando por el lugar, puse el grito al cielo. No me hicieron caso, pero de todos modos ahora la carretera pasa por Pinchahuacho.  El titulo incial de este trunco poema que es bueno publicarlo porque tambien tiene su corazoncito- hace referencia  a Achaq wayqo, pero luego de hacer averiguaciones con mi madre y mis tias, me di cuenta que es mas bien Molino Wayqo. Ellas muy contentas de no tener que ubicar a Gabino Pacheco Zegarra en el arbol familiar. Ya que si bien tanto Pachechos como Zegarras son sendos cholos chalhuanquinos, Gabino es el famoso puneno que publico el Ollantay.

POR ELCAMINO DE MOLINO WAYQO

(A Juan Pacheco i MIranda)

Estas  aqui

Donde Molino Wayqo descarga sus aguas claras

En el triste torrente turbio

Del rio mayor.

Tras un largo recorrido de palabras imagenes

Brillos intensos en los angulos mas intimos de la nostalgia

La enorme banalidad de lo hallado

Sustrae de euforia  al momento.

El sol de las once quema la grama

Y te has sentado junto al torrente

A lado del tio Juan que duerme un poco

Mientras  un hombre y una mujer se van cuesta arriba.

Son  muy leves los incencios de imagenes en el silencio

De escuchar las aguas briosas cantando su propio son

Al pasar por las chilcas y rodar entre las piedras.

Otras eran las plantas que habias visto en el prisma de la memoria

Zunchos magueyes chachacomos flores  zapato amarillo

Treboles retamas sauces y  eucaliptos.

Otras eran las imagenes suenos de alcohol y nostalgia

Lagunas entre  cuevas  paredes chorreando aguas helechos

Los rastros de los antiguos queriendo hablar entre las calmas cavidades

como si por esta quebrada continuara la morada de los gentiles

con su puerte abierta en Kundurwachana.

El tio Juan duerme

Descansando sus decadas de soledad  sobre una piedra

Con el sombrero de flores de soltero cubriendole el rostro

Mientras la tarde anterior de Pinkawacho le hinca las costillas

Con un jodido dolor.

Feliz del cuerpo que puede recoger lo no dicho en un resfrio

O una hernia  que compite con una  calentura de huevos

Por las mas guapas de Chalhuanca:

Pasaran las semanas y comprender la larga ausencia

Sera tomarse unos mates y jarabes

Mirar unas fotos recibir una carta una llamada

Para pasear en la larga niebla Lima pensando en las musaranas.

A ti te ha quedado un amague de chi kun que no te sirvio

Y tu destino es aun merodear este instante

Como un moscardon al carrizo de la casa antigua

Encontrar el largo poema

seguir el destino de las hormigas recogiendo trozos de lenguaje en el camino

Manojos de agua clara en el turbio poluido cansado reomolino del tiempo.

Las laderas del Quinota tienen la huella de un agosto

Quemado y sediento

Y los retornados han acampado al pie de la montana de la duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s