GLORIA MENDOZA BORDA: LA VOZ DEL ANDE. Hélard André Fuentes Pastor

Publicado el pasado 3 de Mayo en el Diario el Pueblo de Arequipa. Un justo Homenaje de Helard a la querida poeta Gloria Mendoza Borda dando cuenta de su trayectoria literaria y del justo homenaje escultoprico hecho por los jovenes escultores en torno a su bello libro “Desde la montana grito tu nombre”.

11038252_10206910242781761_8948978340483823461_n

GLORIA MENDOZA BORDA: LA VOZ DEL ANDE

Por: Hélard André Fuentes Pastor

La Alianza Francesa de Arequipa realizó una muestra artística de poesía visual con estudiantes egresados de la Escuela Superior de Arte Carlos Bacaflor, en homenaje a la escritora Gloria Mendoza Borda.

En una sala donde los óleos, acrílicos, acuarelas, esculturas, tallados en piedra y las técnicas mixtas buscan representar visualmente los versos escritos por la poeta Gloria Mendoza Borda en su libro “Desde la montaña grito tu nombre” (2013); más de diez artistas como Keoma Vargas, David Villalva, Edgar Chauca, Fredy Champi, Karelia Gómez, Luisa Aguilar, Claudina Pauca, Mario Miranda, Johnny Peña, Gabriel Mamani, Ernesto del Carpio, Hernán y Christian Chilo, Thomas Lizárraga, Diana Bedoya, Berty Choque, María Ramos, Raúl, Ryam y Edwin Yanqui Yucra, se han preocupado por representar las reminiscencias de un pasado que cobra presencia en dicha poética.

Gloria Mendoza es una escritora que ha luchado por devolverle su dignidad al país, con ella toma fuerza la lírica andina contemporánea. La afamada escritora que en su adolescencia perteneció al Grupo Carlos Oquendo de Amat en Puno, es parte de la generación de escritores que conformaron dicha promoción intelectual como José Luis Ayala y Omar Aramayo. Nacida en Puno en 1948, su segunda infancia nos remite inmediatamente a su padre, Julio Mendoza Díaz, con quien compartió el amor por los libros, revistas y periódicos de la época. – ¡Crecí entre papeles! –dice la poeta– mi padre demostró ser un joven apasionado por la literatura y era un conocedor de la historia del Perú profundo. Mientras su madre fue una maestra rural.

Realizó sus estudios en el Colegio Nacional Mixto de Huancané, el Colegio Adventista del Titicaca y la Gran Unidad Escolar Las Mercedes de Juliaca. Desde pequeña mostró interés por la literatura, y posteriormente, en los años ’70, ingresó a la Facultad de Letras en la Universidad San Antonio de Abad (Cusco) siendo alumna del recordado poeta Luis Nieto Miranda.

En los primeros meses de 1972, se casó con el catedrático Juan Alberto Osorio, con quien viajó a Ayacucho dejando su carrera inconclusa. En aquella ciudad, compartió varias tertulias literarias con el sociólogo Carlos Iván Degregori. Y, paralelamente, siguió Educación en la Universidad San Cristóbal de Huamanga. Así pasaron los años, y en 1980 se tituló como profesora en la especialidad de Lengua y Literatura, comenzando a trabajar en el Colegio Particular María Auxiliadora de la congregación salesiana, sin abandonar los encuentros literarios.

La historia de Gloria Mendoza está cargada de una profunda sensibilidad. El Conflicto Armado Interno de los años ’80, la afectó en la pérdida de su trabajo como catedrática en la universidad emblema de Huamanga, obligándola a buscar empleo en otras regiones. De este modo, decidió viajar a la Ciudad Blanca y se desempeñó como profesora en la Escuela de Música “Luis Dunker Lavalle”, y actualmente, en la Escuela Superior de Arte “Carlos Baca Flor”.

La afamada poeta peruana también se siente arequipeña. Su actividad cultural ha sido constante, organizando varios encuentros literarios en la Alianza Francesa de Arequipa. Ha ofrecido una tribuna a los escritores Luzgardo Medina Egoavil, Catalina Bustamante, Boris Espezúa, Octavio Santa Cruz, Carlos Rivera, Shelma Guevara, Patricia Roberts, María Antonieta Tejada, Soledad Maldonado, Luz Vilca, Porfirio Mamani, Walter Márquez, Rosario Torres Pérez, Rosa Núñez, Orlando Mazeyra Guillén, José Luis Ramos, Pablo Nicoli, Abel Rubio, Filonilo Catalina, Hélard Fuentes Pastor, Urpi Orihuela, Martín Zúñiga, Jorge Luis Roncal, Elizabeth Obando, Jorge Monteza, Robert Baca, Lily Sánchez, La Chimba, entre otros, que fuimos parte de los “Martes Literarios”.

Una verdadera mujer de serios valores sociales, culturales e intelectuales, cuyo legado a posteridad se concentra en la Cordillera de los Andes y su sabiduría. Vivió en distintas ciudades del país, publicando sus poemas y artículos en diferentes medios. Asimismo, participó en el Encuentro de Escritoras Peruanas (Lima, 1999), Jornadas Andinas de Literatura JALLA (Cusco, 1999), I Encuentro Internacional de Escritoras “María Nieves y Bustamante” (Arequipa, 1998), II Encuentro Internacional de Escritoras “Nana Gutíerrez” (Chile, 1999), III Encuentro Internacional de Escritoras “Luisa Luisi” (Urguay, 2000), Coloquio Nacional de Literatura Peruana (Huancayo, 2001) y en muchos otros donde socializó su conocimiento.

Gloria Mendoza está considera como una de las poetas más importantes de fines del siglo XX, y es autora de numerosas obras, entre ellas: “Wilayar” (1971), “Los grillos tomaron tu cumbre” (1972), “Lugares que tus ojos ignoran” (1985), “El legendario lobo” (1997), “Danza de las balsas” (1998), “Dulce naranja, dulce luna” (2001), “Q’antari deshojando margaritas” (2006), “No digas que no se atrapar el viento” (2011), “Amtasiña” (2014). Razones por las cuales merece un sincero reconocimiento a su obra que está canalizado por los siguientes estudiosos y escritores:

JOSÉ RUÍZ ROSAS

Sus palabras hallan el mestizaje como el viento a través de las antaras desde los entrañables suspiros de los siempre renovados suspiros; sus palabras nos llegan llenas de nostalgia para asentarse al borde de nuestros corazones, como en un poyo para ver caer la lluvia o la granizada y ver elevarse los reventazones de inocentes brujas o extenderse la blancura de la nieve, cada una entre el espíritu protector del amor a la tierra y al cielo que lleva en sí el ser humano.

MARCO MARTOS

Gloria Mendoza, es una poeta que se puede inscribir en dos líneas diferentes, pero complementarias. En sus primeros poemas el nativismo, el cariño por la tierra, los animales y los hombres, es la tendencia predominante… la poesía de Gloria Mendoza deja de ser contemplativa y, sin perder su originalidad se hace exteriorista y crítica.

AUGUSTO TAMAYO VARGAS

Encuentro que particularmente Gloria Mendoza Borda tiene una voz andina rotunda: perro voz poética por encima de circunstancias y de caracteres ideológicos, y por sobre las experiencias prosaicas que viajan de contrabando en poemarios de muchos otros autores representativos de la provincia peruana.

ROCÍO SILVA SANTISTEBAN

Mendoza es una de las voces fuertes de una poesía que no teme acercarse a sus raíces, que no se podría llamar “provinciana” pero tampoco urbana, que reelabora la amplia tradición occidental desde la prisma del Ande desde su propia genealogía vital (se descubre a sus íconos en cada texto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s