El Payande de Montes y Manrique. Luis Salazar Mejía

Desde el canal AVIRUKA de youtube, via Mario Cerron Fetta, esta valiosa investigacion de Luis Salazar Mejia sobre los padres del criollismo. Recordando que esta es un puerta de entrada a las muchas entregas de Montes y Manrique y otros representantes de la musica nacional que hay en AVIRUKA y en Radio Inkarri.
11406811_10204823451122187_4899003897141477375_n
Montes y Manrique
Luis Salazar Mejía
Agustín Eduardo Montes Rivas, cantante, nació el 28 de Agosto de 1874 en los Barrios Altos y murió el 31 de Agosto de 1939.Montes tuvo a Alfredo Pastor como su maestro de canto, según declaró a “Cascabel”. César Augusto Manrique, guitarrista, nació el 25 de setiembre de 1878 en la Calle de la Huaquilla (jirón Ayacucho) y falleció el 26 de diciembre de 1966.Su maestro de guitarra fue Octavio Casanova. Montes y Manrique se conocieron a fines de 1904,durante una jarana en Cocharcas. Desde allí comienzan a interpretar a dúo haciéndose llamar “Los Carachosos”(Juan Morillo “Manrique un diálogo con la muerte”). En 1907 nació el primer hijo de Eduardo Montes, de un primer compromiso, al cual bautizó como Eduardo. Después se casaría con Maria Clausen y con ella llegaría a tener 5 hijos: Carlos, Angélica, Alida, María y Graciela. De ellos solamente queda viva Graciela Montes Clausen. Una hija de Angélica vive en Sydney, Australia(dato de Darío Mejía,no indica fuentes). A fines de 1910 llegó a Lima un representante de la COLUMBIA RECORDS, fabricante de discos COLUMBIA, de apellido Hoffai (Montes en “Cascabel” No.69,1 de febrero de 1936) con el objetivo de hacer un repertorio de discos peruanos. Grabó a las Bandas de músicos del Primer Batallón de Artillería, a la del Regimiento de Gendarmes de Infantería, a la Banda de la Escuela Militar de Chorrillos y al dúo formado por Montes y Manrique, para lo cual les hizo firmar un contrato (Darío Mejía señala que fue en setiembre de 1910). Según refirió Manrique a “Cascabel” fue un contrato “leonino” que los obligó a exclusividad por 20 años. Comenzaron a “impresionar” los tubos de los discos en Lima” en el popular bazar de Boza, de Flores y Benero” (“Variedades”17 de febrero de 1912) y luego el 28 de agosto de 1911 se embarcaron en el vapor “Urubamba” con destino a Nueva York” para, según palabras de Montes” impresionar doscientas piezas en Estados Unidos, entre tonderos, valses, yaravíes, etc. (“Cascabel”1936,No. 69, p.19). Es probable que haya sido así, pero sólo fueron 91 discos los que salieron a la venta. Las grabaciones hechas en Lima y las que luego hicieron Montes y Manrique en Nueva York, fueron catalogadas por la COLUMBIA como SERIE P (1-91), correspondiente a los discos peruanos de 10 pulgadas de diámetro y llegaron al Perú en 5 lotes: La llegada del primer lote se anunció en “El Comercio” desde noviembre de 1911 y llegó a fines de febrero, el segundo llegó a principios mayo, el tercer lote a principios de junio,el cuarto lote llegó en julio y el quinto y último lote a fines de agosto de ese año. Cada lote o serie incluía al comienzo o final las grabaciones de las bandas, las demás eran las grabaciones de Montes y Manrique. Las grabaciones de Montes y Manrique suman 172 ó 173(sobre el número exacto hay controversias).Darío Mejía primero y luego José Antonio Llorens han hecho conocer la relación de ese primer lote de discos, aparecida el 28 de enero de 1912 en el diario El Comercio. La casa Holtig publicó la relación de la primera serie de 18 discos dobles con 36 piezas que llegarían a fines de febrero de ese año”, vendiéndolos en forma adelantada, al precio de 3 soles cada disco y la serie completa a 50 soles. A su regreso a Lima, Montes y Manrique fueron muy solicitados. Mejía, sin indicar fuentes dice: “en la segunda semana de febrero de 1912 se llevó a cabo una función en el Teatro Olimpo (hoy Municipal),a teatro lleno, donde Montes y Manrique hicieron delirar al público con sus interpretaciones. Si bien el público presente esa noche en el Olimpo disfrutó enormemente con cada canción que Montes y Manrique les entregaban, el apoteosis llegó a la hora en que entonaban el valse “Arica”. Los recuerdos de la Guerra del Pacifico estaban frescos en la población, lo mismo que el heroísmo de los soldados peruanos en la Batalla de Arica, y Montes y Manrique interpretaron “Arica” con tanto orgullo, patriotismo y sentimiento que el público, entre los que habían muchos militares, incluido el Presidente Leguía en primera fila, los cargó en hombros”. “El Comercio”del 29 de noviembre de 1913, anunciaba una “extraordinaria y soberbia función con los afamados Montes y Manrique”. La función, en el Teatro Mazzi, continuaba con la proyección de la película”La Recompensa”. Agradecimiento al maestro Luis Salazar Mejía, por los datos proporcionados y por su investigación. Asimismo queremos agradecer a los maestros investigadores Darío Mejía, Gino Curioso, César Pereyra, Fred Rohner, Gerard Borrás y Luis Pareja, cuyos aportes permitieron rescatar estas grabaciones.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s