El trasfondo de un día. Nakai Mirtenbaum

 

I

Un baño

En mi nacimiento encendieron velas, luz para contrastar nuestro origen.

Para simbolizar la comodidad espiritual de mi familia fui acostado en una bañera.

Hoy como ayer, me he acostado sobre una bañera con agua caliente, que lentamente cambia,

ahora esta tibia pero lentamente se enfría,

suave y paulatina, el agua se escurre entre mi piel y la dejo ir.

Se me eriza la piel, poniendo fin a una caricia.

II

Caminando

La ignorancia se parece a una mujer muy hermosa, no se porque,

existen muchas razones por las cuales me atrae la idea de tenerla, pensándolo bien, son pocas.

Estoy seguro que todos a mi alrededor me envidian, los tontos la desean por ninguna razón, los intelectuales la quieren por razones obvias, o quizás al revés.

Las tontas entienden el trasfondo de su relación conmigo, las intelectuales simplemente me ignoran, o quizás al revés.

Después y a pesar de todo, ahí me ven,

que capaz me siento, que fuerte me debo ver,

que fácil librarse del contexto, si todos pierden la noción, donde yo específicamente la pierdo.

III

Y escuchando.

Un gobierno nos quiere feliz, si es cierto, aunque no lo creas,

un gobierno nos quiere libres, si es cierto, aunque no lo creas.

La felicidad está subordinada ante la libertad. La libertad ante todo, a la información

y así lentamente pierdes la atención.

Nuestro mundo nos puede revolver,

pero no se trata de santificar saberes o ignorar placeres.

Aunque puedes sentirte eternamente en tus sueños,

Y ser eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s