ATUQQA ATUQMI… QUÉ DICE?(ATUQPA CHUPAN EN HUAMANGA, AYACUCHO). Pablo Landeo Muñoz

pablo_landeo

Sábado 08 de agosto, de 2015. El sol en los cielos de Huamanga (sí, cielos, muchos cielos), es cálido y transparente. Arde, revitaliza, no obstante su caída inminente por el oeste, incendiando las montañas que circundan la capital ayacuchana. El salón “Don Tomás” de TESELO, Centro de Cultura y Resistencia Andina (Calle Tenería No.101), asemeja una embarcación legendaria, mítica. En su seno acoge una tripulación curtida hasta el sacrificio, en el oficio de escribir, de hablar sobre arte y literatura, sobre libros y revistas, ya sea en la vieja lengua de Castilla o en la siempre dulce, fresca y contestaría lengua de los andinos: el runasimi. En la nave se encuentran a modo de capitanes Antonio Sulca Effio y Víctor Tenorio, personalidades de la cultura y literatura de Huamanga y los secundan jóvenes plenos de entusiasmo, dispuestos a entregar su palabra en aras de la cultura y estremecer con su poética la indiferencia o la ignorancia de la civis. ¿El evento? Inusual, extraño, quizás inconcebible en el imaginario de los huamanguinos: la presentación del tercer número de Atuqpa Chupan Riwista, íntegramente runasimipi qillqasqa, kastillasimiman mana tikraspa, poética del Atuq, a la que esta tripulación se suma para cuestionar, desde la marginalidad, los discursos celebratorios del Bicentenario de nuestra Independencia. ¿Independientes? Depende de las jerarquías donde se ubiquen los lectores, pero tengo la certeza que los capitanes y la tripulación de este navío tenemos mucho que cuestionar del Bicentenario, ÑUQANCHIK RUNAINDIYUKUNAQA IMATAM HAYLLISUNCHIK, KAY BICENTENARIOPACHA NISQANCHIKPI? Las preguntas y cuestionamientos sobran. Entonces, muy desde el corazón, sunquypa rurunmanta, escucho la voz de los atuqkuna (Hanaymanta uraymanta atuqkunapa rimanakuyninta), como en los tiempos míticos deHuatiacuri, en la lejana Huarochirí.

–Purichkanchikmi.

       –Arí wayqiy, purichkanchikmi, llaqtanchikkunapa ruwasqanta qawaspa, kaypachapi imaymana kawsaykunawanpas kuskalla. Purichkanchikmi runakunapa sunqunta muspachistin, yuyayninkutapas aswan allinta riqsistin, rinrintapas nanachistin. Purisunchikmi yuyayninchik qispinankama.

       –Mayraqya ñan purinanchikqa, chayachwan manapas; yupinchikmi ichaqa aqu ñankunapi, ranra-ranra patakunapi wakcha runakunapa ñakariynita kanchirinqa. Apunchikkunaqa chaypaqmi qapaqchawarqanchik, chaynallam karqa Waruchiri ñawpa runakunapa punchawninkumantaraq.

       –Purisunchik, minkakuna kuyurinanpaq. Paykunaraykum upallalla tiyachkaspanchik rimayta qallarirqanchik.

       –Arí, una-unayñam qallunchikta kipurquspa tiyakurqanchik, llaqtakunapa wiñayninta qawaspa, imaymana pachatikraykunata atipaspa. Imatam mana qawarqanchikchu? Maymantaq mana chayarqanchikchu? Hanayman urayman, alliqman ichuqman chinkariq ñankunatam wasaparqanchik. Chaypunim mana chinkasunchikchu.

 

       –Arí wawqiy, atuqqa atuqmi!

 

(Atuqpa Chupan kimsa raktapa riqsichiyninpaq qillqasqaymanta urqusqay)

 

 

La palabra del runaindio fluye por las venas, el conversatorio, las interrogantes, la sapiencia de tayta Antonio, la lucidez femenina presente en mama Inés; el humor, la ironía del runasimi blandida por VITE, renuevan la palabra. Matisqa, hamutay, wiñay… y demás categorías. Gisela, Lenon, Luis, y otros –yo entre estos últimos– disfrutamos del evento.

Valió la pena el esfuerzo de viajar a Huamanga, la altura, el chuño con yuyo, el pan chapla –huamanguina sipas-hina mana sunquyuq– en el Mercado Central; el almuerzo en casa de tayta Antonio, magnífico; el vino de honor con los ancestrales Rasuhuillca y Huamanrasu, se asiste al encuentro con la pachamama, con las divinidades andinas, la llaqta, el Perú nuestro.

       Chaymantaqa?

Concluido el acto, llega la partida, el feliz retorno a casa con la certeza de haber conocido amigos y voces que constituirán un coro épico, apunchikkunapa kallpanwan kallpachakuspa. La mítica embarcación TESELO, digno de una versión andina de Odiseo queda varada entre verdes y florecientes paltos, entre viejas fotografías que testimonian el señorío de la palabra y la watya de calabaza, sabor y memoria de la infancia.

Huamanga se empodera, gesta su qillqa, su liberación definitiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s