Transformación de la nueva narrativa quechua del Perú contemporáneo (2010-2014). ULISES JUAN ZEVALLOS AGUILAR

Ulises Juan Zevallos comparte un reciente articulo publicado en La Revista canadiense de estudios hispanicos Vol. 39 # 1. Es un numero  dedicado a: K’óoben. Subjetividades indígenas en la literatura latinoamericana: antiguas paradojas y nuevos enfoques y editado por Juan Guillermo Sanchez y Rafael Montano. Dados los desencuentros en torno a la literatura de la violencia que suelen haber de cuando en cuando, es momento de tomar en cuenta la produccion de los escritores y creadores quechuas. Ir a la fuente para centrar la conversación.

“Existe una constante producción de testimonios, novelas cortas y cuentos quechuas en la actualidad que han sido publicadosimage1 en por lo menos tres modalidades: quechua, castellano y ediciones bilingües quechua-­‐ castellano.1 La mayoría de estos libros han sido publicados en castellano o en ediciones bilingües. Si bien todavía se está esperando la primera novela de largo aliento en runasimi, los narradores quechuas ya han incursionado en varios géneros literarios.2 En este artículo voy a analizar tres libros de reciente aparición: Memorias de un soldado desconocido (2012) de Lurgio Gavilán, Hilos de mi vida (2010) de Hilaria Supa Huamán y Wiñay Suyasqayki Huk Willaykunapas. Te esperaré siempre y otros relatos (2010) de Gloria Cáceres Vargas. Considero que los tres libros son representativos de las corrientes de narrativa quechua vigentes. El primero es una de las primeras memorias escritas en castellano por un quechua bilingüe. El segundo representa una renovación del testimonio andino. El tercero se constituye en un libro de relatos en los que se exploran aspectos inéditos de la memoria y subjetividad de una mujer quechua bilingüe migrante con gran sofisticación literaria. La importancia de los tres libros radica en el hecho de que hace visibles aspectos desconocidos de experiencias, posicionamientos, sentimientos y formación de nuevas subjetividades quechuas en la segunda mitad del siglo XX.

En los estudios de la literatura quechua se ha discutido si ésta debe escribirse en runasimi y si su narrativa alcanza excelencia artística cuando entra en el ámbito de la ficción. La discusión sobre los dos temas fue iniciada por José Carlos Mariátegui en los Siete ensayos de la realidad peruana (1927). En su concepción de la literatura considera que si una literatura moderna tiene solamente expresiones líricas se encuentra en la infancia de su desarrollo. Una literatura recién alcanza su madurez cuando posee narrativa en general y novela en particular. Dentro de este esquema de desarrollo, reconoce que existía solamente una “literatura oral indígena” (237) en los años veinte. Por eso señalaba categóricamente que “una literatura indígena, si debe venir, vendrá a su tiempo. Cuando los propios indios estén en grado de producirla” (335). Esta opinión ya ha sido criticada en el sentido de que la concepción de escritura y literatura de Mariátegui era reduccionista y demasiado apegada a las reflexiones sobre el desarrollo de las literaturas europeas modernas. Pareciera que el Amauta privilegiaba la escritura alfabética y la literatura en tanto forma cultural e institución literaria. Para él, una tradición e institución literarias sólidas eran indicadores de alta cultura. No tomaba en cuenta, por ejemplo, otras formas análogas a la escritura que mantenían viva la cultura quechua (Cornejo Polar 130-131). José María Arguedas ratifica la opinión de Mariátegui en la introducción a “El sueño del pongo” (1965). En este texto Arguedas sostiene que la literatura quechua debía ser escrita en runasimi. Luego hace su diagnóstico de la situación de literatura quechua en la primera mitad de los años sesenta. En su reflexión tomó en cuenta los géneros literarios del cuento y la poesía. Añade que se debe escribir en los registros culto y popular del quechua. Por último critica las posiciones puristas sobre la escritura del quechua y acepta la incorporación de ciertos vocablos del castellano. Según Arguedas:

Creemos en la posibilidad de una narrativa quechua escrita, escasa o casi nula ahora en tanto que la producción poética es IMGrelativamente vasta. Consideramos que en ambos géneros, debía emplearse el rico quechua actual y no solo el arcaico y el erudito -­‐purismo algo despectivo con respecto del quechua que realmente se habla en todas las esferas sociales-­‐ arcaico quechua que escriben con tanto dominio los poetas cuzqueños. Un análisis estilístico del cuento que publicamos y el de la narrativa oceánicamente vasta del folklore, demostrará cómo términos castellanos han sido incorporados, me permitiría afirmar que diluidos, en la poderosa corriente de la lengua quechua, con sabiduría e inspiración admirables, que acaso se muestran bien en las frases: ‘tristeza sonqo’ o ‘cielo hunta ñawiniwan’. (257-258)

En líneas anteriores a este párrafo, Arguedas enuncia el siguiente comentario: “‘El sueño del pongo’ lo publicamos por su valor literario, social y lingüístico” (257). En frases siguientes da a entender que el valor literario consiste en la originalidad o capacidad imaginativa del narrador puesto que no se encuentran otras versiones en el archivo oral y es universal en cuanto comparte temas con cuentos europeos. Su carácter social radica en que es una muestra de resistencia cultural. En el cuento no se acepta la mala situación en la que se encuentran los quechuas. Su valor lingüístico, como se ha visto, se debe a que fue contado en un quechua popular. Muchos años más tarde, el quechuista francés César Itier en su artículo “El desarrollo actual de la literatura quechua” (1999), siguiendo los lineamientos de Mariátegui-­‐Arguedas, constata que hay un incremento de la escritura en la narrativa quechua y celebra que esté entrando en una nueva fase de desarrollo. Encuentra un reducido grupo de escritores que ha empezado a escribir ficción. Itier señala: “Desde hace algunos años, se observa una intensificación de la práctica escrita del quechua. Algunos escritores, autores de cuentos en ese idioma, están creando en él una prosa de ficción que no se basa en la tradición oral sino que constituye creaciones literarias originales” (40). Más adelante nombra y describe los aportes de los narradores quechuas Porfirio Meneses, Sócrates Zuzunaga, Macedonio Villafán Broncano y José Oregón Morales, y explica las razones de su celebración:

Si este proceso siguiera desarrollándose, esa literatura le daría al quechua una riqueza, un prestigio y una visibilidad decisivos para su futuro. Este idioma, hasta hoy muchas veces desvalorizado adquiriría una mayor dignidad cultural en el mundo urbano. Los mismos quechua hablantes establecidos en la ciudad, seguirían considerándolo como vehículo de sus experiencias y lo transmitirían a sus hijos, aunque éstos hubieran nacido en la ciudad. (41)

Como se ve, Itier actualiza los mismos criterios de Mariátegui y Arguedas desde una aproximación lingüística. Los términos originalidad, escritura, ficción y la concepción de la prosa (cuentos y novela) como el mejor vehículo para expresar la experiencia quechua aparecen en su argumentación.

En este artículo propongo que la narrativa quechua también puede ser escrita en castellano u otras lenguas europeas. No se les debe requerir a los escritores quechuas narrar en su propia lengua. En esta exigencia hay un doble estándar. Vladimir Nabokov no dejó de ser ruso por escribir Lolita en inglés y el escritor polaco Joseph Conrad se convirtió en británico al escribir sus novelas en la lengua de Shakespeare. El caso del escritor peruano norteamericano, Daniel Alarcón, es más complicado por su situación transnacional. Cuando tratan de clasificarlo como escritor norteamericano por sus obras escritas en inglés o escritor peruano por los temas de sus obras y textos en castellano, Alarcón se resiste a que lo encasillen en una sola cultura y lengua. Declara que se considera norteamericano y peruano y que no deben exigirle escoger una de estas dos opciones.3″

seguir leyendo o bajar el articulo Art Zevallos-RCEH (1)

ver el contenido el indice completo de Kooben: subjetividades indigenas en la literatura.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s