LOS NOCTURNOS DE PABLO LANDEO. Willy Gómez Migliaro

El año 2011, Pablo Landeo publicó Los hijos de babel, su primer libro de poemas del cual pude advertir una 0voz poética nacida del silencio donde construía su propia ciudad de lamentos, con un lenguaje, además, hermético que elevaba una épica de los migrantes y dejaba abierto una especie de éxodo para cuando tengamos, de nuevo que partir, confusos en nuestra lengua, a algún otro lugar.

Con Nocturnos, libro de poemas que esta noche nos convoca, la economía del lenguaje son las sensaciones del descubrimiento a través de una luz por donde pende toda intermitencia que esta provoca en su estallido, y en el cual el poeta las ha atrapado para construir líneas, primero imaginarias, luego, un fresco de los sentidos. Cada captura es un silencio velado cuando el poeta elige una fijación que los sentidos desbordan.

wgm090412La desavenencia de las imágenes en cada nocturno clarifica otras instantáneas, no de definición real que percibimos afuera, sino de instantes fugaces en la mirada de quien las lee y alcanza, por último, un olor de cierto jardín, de cierto licor amargo, de cierto espacio que el cuerpo abandona, incluso de un mar nocturno que la ciudad arrima hacia sus costas de nuestro mar pacífico; así mismo, un sonido fuerte de los objetos sociales y su relación metafísica con las relaciones del hombre cuando las nombra solas en su espacio.

Estos bellos nocturnos se abren con unos versos del poeta barranquino Orlando Granda quien nos dice:

¡oh imagíname bajo una puerta / o alrededor de una ventana que no existe!, cierto, porque desde ahí deja correr los sentires del canto hacia la constitución del símbolo que se adentrarán a su propio encendido. Una imagen, de vuelta, ilusoria como el planteamiento de la estética que el propio poeta expone sin definir, sino que deja toda sugerencia como luz que se extiende o se proyecta velozmente buscando los rincones. Todo alumbran los nocturnos del poeta Pablo Landeo y en un instante de poesía endemoniada.

El poeta parte sus misterios de reconocimiento y los envuelve con una voz de inusitada calma cuando la esencialidad de su lenguaje se tiñe de colores para seguir indagando más allá, incluso, de cualquier luz del día, es decir, contrapone desde su propia intimidad llena de nostalgia, una realidad superior que se torna principio, nacimiento o génesis.

Hay en estos Nocturnos, una atmósfera del gran poeta mexicano, que con golpes de surreal simbología contrapone, también, su Nostalgia de la muerte donde cada ser inanimado toma vida propia. Sentires del surrealismo de las vanguardias europeas, definitivamente, pero no exento de esas victorias de la gran revolución cultural que México imponía por aquella época.

Entonces, el aporte de Pablo Landeo con estos Nocturnos, viene a ser la creación de un mundo que devela sus misterios, todos los poemas son las exhumaciones de un cuerpo vuelto de su dolor, porque la luz en estos nocturnos no se resquebraja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s