Texto de “JUICIO ORAL: LOS ENTUERTOS DEL QUIJOTE EN LA VERSIÓN QUECHUA”.Odi Gonzalez

La semana pasada, el wayki Odi Gonzales hizo una larga y fascinante exposición de sus observaciones a la traducción del Don Quijote por don Demetrio Tupac Yupanqui. Grabamos la presentación pensando publicarla con algunos comentarios, pero el archivo es muy largo, supaytam llasan. Generosamente Odi Gonzales  comparte el texto, del mismo titulo, que acaba de salir en la Revista de la Universidad Científica del Sur, en Lima, y también saldrá en la revista INTI, de Brown Univesity. Dándole una qawada a vuelo de pichinko, vemos que las ideas planteadas en la exposición  oral de Odi están bien articuladas y documentadas en el articulo, que merece una buena  lectura. En ese sentido invitamos a los llaqatamasis a comentar y ahondar en la discusión sobre la traducción del Quijote en particular, y la traducción al quechua en general.  Un avance de eso seria “Por que traducir a José María Arguedas al quechua” de Gloria  Caceres, y el articulo de Julio Chalco: Wikipidiya: portal de Wikipedia localizado al quechua. Análisis de la traducción y algunas propuestas interpretativas.Pero  sin comentarios agraviantes, insultantes, denigrantes y poco informados. Por mi parte pienso que  la critica de Odi es acertada en lo concerniente a errores sintácticos y  léxicos de la traducción del Quijote pero, pese su brillante  exploración de la relación entre la narrativa oral y el libro,  no creo que el quechua deba ser concebido como una lengua  solamente oral. Eso le quitaría  viada a los nuevos narradores quechuas,  entre los cuales habemos varios urbanos y tras nacionales, chawa chawallapas, quechuanol nisqankupi chapu chapullapas. Ninguna lengua es  químicamente pura, como lo sabían Waman Poma y Huambar. Lo mismo en lo concerniente a la supuesta naturaleza concreta del runa simi, ya que  en toda lengua el signo es abstracto. A ello habria que anadir cuestiones de estilo, ya que  para la traduccion literaria ayuda saber el idioma como su tratamiento artistico. En la  secccion de preguntas Odi senalo que el asunto habia que manejarlo con cuidado y optaba por  no tocar el arte narrativo. Pero a ello volveré mas tarde. Mientras tanto aprovechamos la oportunidad para saludar la iniciativa de Odi y una pregunta de un joven quichua respecto si ya es momento de pensar en una ciudad letrada quechua. Ahora kunanqa imaynaraq chayqa.

JUICIO ORAL: LOS ENTUERTOS DEL QUIJOTE EN LA VERSIÓN QUECHUA

Odi Gonzales

Center for Latin American and Caribbean Studies, Department of Spanish and Portuguese. New York University, NYU.

Resumen

La reciente noticia de la traducción de la segunda parte del Quijote al quechua –la lengua nativa más extendida de los Andes- ha motivado una odi_gonzales-pensivelegítima expectativa en el Perú, en Latinoamérica y en España donde se celebra el IV centenario de su publicación (1615). Sin embargo, una cuidadosa lectura de la versión quechua de la portentosa novela de Cervantes (Primera parte), alberga imprecisiones y arbitrariedades que acechan desde el título. El presente trabajo analiza la traducción de Demetrio Tupac Yupanqui que entremezcla dos códigos irreductibles forzando la naturaleza oral de la lengua quechua en el discurso escrito de una novela, lo que la hace, por momentos, ininteligible para los lectores quechuahablantes.

 

Palabras clave: El Quijote quechua, oralidad y escritura quechua, traducción- yuxtaposición, Demetrio Tupac Yupanqui.

 

 

Material noble

El hecho de que el runasimi o quechua pueda fijarse en la escritura con caracteres del español no significa que la ancestral lengua nativa de los Andes haya perdido su índole oral y devenido en lengua escrita. Ni siquiera la lengua maya que alcanzó a configurar un sistema de escritura a través de glifos o logogramas, abdicó de su naturaleza oral. Las estrategias narrativas de las lenguas orales[1] conciben relatos breves, concisos, memorizables, con un ordenamiento espacio-temporal, con encabalgamientos de sucesos distintos al de la estructura narrativa de una novela o de un cuento (escrito). En la urdimbre del discurso literario gravita un léxico de abstracciones y conceptos que no es usual en el quechua que es, más bien, proclive a las acciones concretas. ‘Libros’ emblemáticos de la oralidad quechua como Dioses y hombres de Huarochirí (siglo XVI) o Autobiografía de Gregorio Condori y Asunta Mamani (siglo XX), no obstante su extensión de muchos segmentos –que no son capítulos- y las asociaciones entre el inicio y el fin, no son novelas; son un conjunto de minuciosas, sucintas y autónomas narraciones orales, ajenas a una organización y estructura novelística. Por esta razón, en principio, la versión quechua de El Quijote[2] sólo alcanza momentos de fluidez y solvencia narrativa en algunos pasajes, no en un capítulo completo y menos en la totalidad de la obra.

La aparición de la primera parte del Quijote en quechua (2005) y el reciente anuncio de la culminación de la segunda parte es una gesta muy peculiar. No se tiene conocimiento de ninguna otra lengua nativa –al menos de esta parte del continente- que haya emprendido tarea de tal magnitud. Que se sepa, no hay una versión del Quijote en guaraní[3], en maya-quiché, en zapoteco, en navajo, o en mapudungun, lo que hace loable la audacia del educador cusqueño Demetrio Túpac Yupanqui[4], traductor del clásico cervantino……

seguir leyendo Mancha-manta Odi Gonzales

 

5 Comentarios

  1. Odi no dice que el quechua deba ser concebido como una lengua solamente oral. Lo que dice es que hay una matriz oral predominante, que se mantiene a pesar de todo y que no se debe perder de vista al momento de hacer traducciones. Lo dice claro al inicio, el quechua puede fijarse en la escritura, pero eso no signifca que deba perder su matriz oral.
    Tampoco plantea la pureza del quechua. Lo que plantea es que hay que profundizar y trabajar mejor las estrategias que permitan una mejor traducción. Traducir de una lengua profundamente enraizada en la escritura a otra que tiene una matriz oral no es tarea fácil, pero hay que hacerlo sin que pierdan ambas.
    Y, en cuanto a la naturaleza concreta del runa simi, lo plantea también en términos de “horizonte de sentido”. Una lengua no es solo signo es también concepción del mundo y eso se hace muy evidente en el caráter factual del “pensamiento” andino que se opone a lo abstracto y que se revela en el uso de su lengua. El quechua es una lengua que está más vinculada a acciones y a situaciones concretas y se aleja de lo abstracto o análitico.

    1. Hoal Guisella, gracias por el comentario. Yo no creo que el pensamiento andino se opone a lo abstracto por un lado, y que no hay que perder de vista que por naturaleza, el signo es abtracto. Si gustas ahindar en el asunto, con referencia a la traduccion del Quijote, a la traduccion en general, y al trabajo de Odi seria una gran cosa. Saludos

      Fredy

    2. Hoa Guisella, aqui me tienes repensando el asunto, y veo que hay un angulo que no he captado asi que volvere a los materiales y a la reflexion, a ver que pasa. Gracias por la observacion.
      Abrazo
      Fredy

      1. Ok Freddy disculpa que recién te responda pero tu mensaje no llegó a mi bandeja, se fue para otro lado y lo acabo de encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s