Construccion civil de Willy Gomez Migliaro. Pablo Landeo Muñoz

POETA WILLY GOMEZ OBTUVO EL PREMIO FESTIVAL DE LA LIRA

El «V Certamen de Poesía Hispanoamericana», Cuenca Ecuador 2015, ya tiene un ganador: El libro de poemas Construcción Civil (2013), de Willy Gómez Migliaro. El resultado es significativo y demuestra que un maestro peruano (Willy es docente de Lengua y Literatura y consultor en educación) no solo está comprometido con la educación y los cambios sociales que acontecen en nuestro país, que además de ser una de las víctimas de la crisis económica –como los cientos de miles de maestros peruanos–, su compromiso también esta con el arte, con la poesía y el futuro del Perú. Su poesía se inspira en el devenir cotidiano de nuestro país, en la crisis política y social que experimentamos los peruanos y no teme expresar, desde su poética, su rechazo abierto y contundente contra los años de violencia senderista que nos tocó vivir. La voz del poeta Willy Gómez, no transige con la injustia, busca la paz, cree y apuesta por un Perú de todas las sangres, aspiración suprema de otro gran maestro, José María Arguedas.

Salud poeta. (Pablo Landeo)

Gómez Migliaro, Willy

CONSTLima, Paracaídas editores, 2013.

 Construcción civil significa el retorno de Willy Gómez Migliaro hacia la forma más intensa de hacer poesía, por consiguiente –desde mi lectura particular–, hacia Nada como los campos[1] (libro donde el autor, desde la impronta de los años violentos que nos correspondió vivir, emprende la angustiosa búsqueda de referentes wgom170315de territorio y peruanidad en íconos como Atahualpa, Túpac Amaru, Arguedas,Tello y Javier Pulgar Vidal o espacios como Uchuraqay –esa cordillera que siempre estará en nuestros huesos–, y Barrios Altos, donde la violencia llegó a manifestarse en su forma más cruenta y luego en el Jr. Tarata).Construcción civil es también el retorno hacia Nada como los campos porque en ambos libros hombre y territorio constituyen una unidad congénita como antes lo eran los runakuna y la Pachamama; el ayllu, la memoria y la palabra. Ambigüedad, polisemia, textos anti–argumentativos o ausencia de situaciones narrativas, turbulencia, amor y caos; en ambos libros, una forma distinta de viajar por el Perú y sus hombres.

Pero vayamos por partes, ¿qué tan difícil puede resultar la lectura de un libro de poemas con situaciones narrativas nulas o casi nulas? Precisemos que la mayoría de los lectores buscamos en los libros la experiencia del placer estético; otros, los menos, además de la experiencia anterior –si es que aún son capaces de llegar hacia la belleza– buscan una explicación del texto, la diégesis que lo alienta, la teoría y la razón poética. En tal sentido, aproximarnos a la poesía de Willy Gómez podría resultar frustrante o gratificante porque Construcción civil es un libro que, como La tierra baldía, difícilmente otorga concesiones al lector.

Desde otra perspectiva, el libro que reseñamos, es también la construcción o reconstrucción de la civis, después de los años de barbarie que nos tocó protagonizar. Reconfiguración mítica y visibilización de los Quispe, los Chuquisuta y los Huillca (:11), aunque en Occidente se anuncie el triunfo de la ciencia y la decadencia de los meta-rrelatos, de los héroes y las utopías. Por momentos, se podría pensar que uno está frente a Nada como los campos (los vínculos son intensos) pero Construcción civil es más urbano; en este, es la poética de la urbe la que emerge con fuerza para hablar de la naturaleza humana y metaforiza la migración de los andinos: “ciego cantaba oro bruñido / en su carretilla azul cuando Martínez era un huamani [o Huamaní]” (:53); “…para nosotros Huillca [Pedro] / toda una cicatrización de seguir aprendiendo el Perú ahora” (:71); “hazme saber al cerrar que esto no es sino una construcción civil [alusión a los trabajadores de este sector, básicamente migrantes de provincias o descendientes de ellos]” (:75).

Construcción civil revela asimismo una estética cultista, académica, por ello configura (además del mismo Arguedas y Tello, presentes desde Nada como los campos) una iconografía de héroes culturales como Eguren, [Marco] Martos y Jorge Eduardo [Eielson]de “Habitación en Roma”, Amat [Carlos Oquendo de] (poesía); Herskovitz y [Gerardo] Chávez (fotografía yartes plásticas) o [Augusto Salazar] Bondy (artes escénicas); es decir, nos hallamos ante un libro que, desde la palabra, pretende la integración de las artes. Sin embargo, la poética de Willy Gómez no se detiene en la unidad de las artes, busca un tiempo único, el actual, y lo asocia a la tradición poética de Occidente. Como en el caso de los peruanos, las alusiones directas o indirectas a personajes reales (la voz a ti debida –Pedro Salinas–, Elena Rubenstein y los artículos de la estética femenina, Shakespeare, JFK, Sor Juana Inés, y las urbes europeas primordiales) y mitológicos (Sísifo, Sibila de Cummas, también la de Arguedas, Helena, Minerva, Narciso, el bíblico David, Horacio, entre otros), establecen un discurso único y trascendental.

Entiendo que la poesía de Willy Gómez, también autor de otro libro de reciente publicación[2], debe ser leída y disfrutada verso a verso porque resulta difícil hallar un poema cuya comprensión sea total; si un núcleo (no estrofa) de 4 o 5 versos asume el desarrollo de una idea única o sugiere alguna escena, ya resulta extraño, como en el siguiente caso que, al parecer, sugiere una naturaleza muerta:

 

CONMUEVEN LAS IMÁGENES de barro

huacos con un lenguaje que se extiende en una consecución

de símbolos

conmueve el panorama de fondas adentro con chivo destripado

carne con retrospectiva con moscas & claveles después

del entendimiento del instante de imágenes de cama

casi volteada

ruedas y procesiones

……………………………………………………. (:29).

 

Desde la norma, la escritura de Willy Gómez tampoco es sencilla. Apreciamos la ausencia de signos de puntuación, alteraciones o distorsiones sintácticas, omisión de conectores o verbos en la estructura de algunos versos, particularmente en los que fungen de título, que además parecen remitirnos a Trilce de Vallejo, como en: “OBJETOS ALZAN TEMPESTAD frente al progreso”(:36), “CRIOLLA EL CUERPO con ojos de hormiga” (:47), “DEBERÍA POLÍTICA EL PERÚ en tu cuerpo desnudante” (:54), “BOTONES NO DEJAN al cuerpo solo luz adentro” (:75), “CONTIENE CAMPO y divisiones de trilce con forma / con golpe y comunión sin Lázaro” (:89).

Construcción civil, significa la consolidación de una voz poética que respira sus rebeldías y su generosidad; una voz que no transige en la búsqueda de una sociedad más humana y plural, que apuesta por el Perú de Javier Pulgar Vidal, de Arguedas y Pedro Huillca; asimismo, constituye el diálogo con otras culturas próximas a la nuestra o distantes, en apariencia, porque en las sociedades globalizadas, las distancias han sido superadas, aunque no los tiempos; por consiguiente, es necesario reconocer el esfuerzo de Willy Gómez por propugnar la construcción de una poética peruana en tiempos de globalización y libre comercio, donde todo parece conducirnos a la nada.

 

Pablo Landeo Muñoz

 

 

 

[1]Williy Gómez Migliaro.2003. Nada como los campos. Lima, Hipocampo editores.

[2]Willy Gómez Migliaro. 2013. Nuevas Batallas. Lima, Grupo editorial Arteidea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s