Under the Road. Fredy Amilcar Roncalla

 

Ya hace  tiempo quedé  trabado  en un relato de cuando la ruta 17  pasa por Liberty y se adentra en las bellas y sinuosas colinas  de los Catskills. Será porque ciertos  tránsitos mejor no mencionarlos? Que ahora viajo por la ruta 80? O que en el fondo, haciendo señales tenues, sigue ardiendo la fogata de una extraña  fiesta?

A la salida de Abany I 90 se lanza hacia Buffalo, como buscando las cataratas, que  están apenas a unas millas del final. Y se cruza en ángulo recto con la ruta 7 que viene  de Vermont, y la I 88 que parte a destinos desconocidos  al sur. Ambas corren paralelas por sendos valles  bordeados de tenues y onduladas colinas que  alternan gires y verdes de insondables distancias.

Un viejo microbús lleno de muchachos y muchachas me había dejado justo al inicio de I 88. Sabia que no llegaría pronto, pero de todos modos sería más rápido en la supercarretera. No se cuantos  me llevaron en tramos cortos  cerca de Oneonta, cuando ya la noche  estaba cercana.

No importa, persistí en el asunto.

Al rato para una pick up con  dos jóvenes y una muchacha. Tras una breve conversa, el chofer pregunta de dónde era. Le dije del Perú. Then he switched into Spanish.

Perú! Perú! Mi padre es del Cusco!

Estamos yendo a una fiesta, quieres ir?

Sí, claro.

Salimos por un corto desvío de la ruta 7.  Que bien, dije, aquí me tiro una  tranca y me quedo dormido por ahí, como  cuando un día desperté en Churín en un catre sin colchón. Pero la camioneta se metió en un  túnel debajo de la pista al final del  cual varios jóvenes celebraban en torno a una fogon.

De nuevo los túneles.

Trate de acollerarme a la pareja, pero se perdieron al rato. Tal vez  en el maizal. Yaw Yaw puka polleracha. Luego un joven dijo estar sorprendido por ver alguien andar  por el mundo con libertad. If you only knew! No se qué le respondí. En se momento el lenguaje era los mas alejado del mundo.

Poco a poco la fiesta se fue disipando y me tiré  a lado del fogón a pasar la noche.

Los túneles. Kondorwachana. El viejo camino subterráneo al fondo de Cruz Pata.

Las chingadas chinganas. Chinka chinka.

De rato en rato, desde el otro lado del túnel, unos faros se acercaban y el automóvil paraba  al lado del fuego:

Where is the party?

Everybody left already.

Se iban  sin comentario.

Al amanecer caminé hacia el otro lado de la pista. En la mañana  el rocío y la niebla se iban disipando y acaso ensayé un atomo de esperanza.

Ahora iba  al  sur por la ruta 7 y me recogió un nativo americano. Feliz, me contó de su parafernalia para ir a pow wows y presentaciones.

Bajé en el cruce de la  W 206,  ahí donde  mucho tiempo después dejé  a un Lakota que había sido asaltado en Albany y contaba de un amigo que fue fusilado en  Nicaragua por luchar junto a los Miskitos.

Pero esa vez  volví días mas tarde   por la misma  I 88.

El chofer  tenía un revolver  en la  gaveta a vista y paciencia.

Me hice el cojudo.

Al rato paró de improviso  y salió corriendo del carro en dirección al bosque.

Por una fracción de segundo dije, que pasa si me agarro el carro y me largo.

Hay cosas que uno no hace así este transitando por las jodidas chinganas.  Y es cuando  las conversas  sin sentido valen un mundo.

Dijo sonriente que había  visto un perrito y se lo quería llevar.

Pero eso sería una historia On the Road mientras seguíamos  rumbo al norte.

Chelsea, marzo 5-6-2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s