PARA EL ESCAPARATE DE CIPRIANI. Eduardo González Viaña

13680895_10154511565557873_2566040534870033932_n

PARA EL ESCAPARATE DE CIPRIANI.

Eduardo González Viaña

Cómplice de asesinos y violadores, Juan Luis Cipriani, Cardenal del Perú, justificó esta semana las violaciones de niñas porque, según él, “la mujer se pone como en un escaparate provocando.” Si es así, el casto sacerdote debe caminar por la vida cubriéndose los ojos con las manos para evitar la tentación de los encantos femeninos.

El texto narrativo que sigue se refiere a violaciones perpetradas en Accomarca durante la guerra sucia. Ya pasaron 30 años y no sancionadas por el Estado peruano. Tal vez sirva a Cipriani para devolverle la caridad y la compasión cristianas… o quizás solamente incrementará los juguetes de su escaparate de talibán enemigo de la mujer, de la vida y de la justicia, y de todo los más bello que hay en este mundo. Se lo dedico:

“Eran las casas de la entrada del pueblo. Después, la patrulla ingresó por varios frentes. Disparaban desde las cuatro direcciones con el fin de evitar fugas. Una vez que tomaron control del lugar, procedieron a buscar choza por choza a los pobladores con el fin de conducirlos hasta una pampa donde se llevaría a cabo una reunión. Durante esta operación no se produjo ningún enfrentamiento, por lo que no hubo heridos ni muertos en las filas de las fuerzas del orden.

Sin embargo, los resultados eran negativos. No había armas, municiones, explosivos ni propaganda de Sendero Luminoso.

Luego de la búsqueda, todos los pobladores fueron reunidos en la zona conocida como Hatunpampa.

13934700_10154511566142873_1313622821933613104_n

Allí, hombres y mujeres fueron separados. En vista de que no había objetivos militares que cumplir, la tropa se dedicaba a golpear con la culata de los fusiles a sus presos. Mientras tanto, las mujeres más jóvenes eran arrastradas hacia un corral cercado por árboles de molle.

-¿Adónde se llevan a mi hija? —gritó una.

No le contestaron. Cuando insistió, el alférez que estaba algo alejado del grupo le dijo por un parlante.

-Van a cumplir sus deberes con la patria.

La tarde comenzaba a llegar. Unas nubes muy oscuras se comían el cielo. El jefe explicó otra vez por parlante:

-La tropa tiene sus necesidades.

Eran decenas de muchachas. Sus aullidos y sus gritos se confundían y parecían ser parte de un río espeso que pasaba por los aires y que estaba inundando Accobamba. En medio de los árboles amarillos, parecían hojas al viento. Se empujaban unas contra otras, daban vueltas en el aire y, por fin, caían sentadas. Dos, tres o cuatro soldados se apoderaban de una cualquiera de ellas y luego de otra como si estuvieran jugando a atrapar mariposas y a cogerlas fuertemente de las alas hasta hacerlas perder el color y las ganas de vivir.

Algunas echaron a correr, pero no alcanzaron ni cincuenta metros. Fueron alcanzadas por alguna bala. Del corral nadie podía escapar porque era custodiado por los soldados que no deseaban o no querían participar de la orgía. El jefe los llamaba “eunucos”. Se dedicaban a hacer puntería sobre las que trataban de huir. Sus balas eran muy certeras.

Quizás el juego sexual empezó antes del mediodía. El río de las nubes oscuras no discurría en ese momento por los cielos sino, mucho más abajo, a la altura de la gente. Era como si fuera un eclipse y de él emergían para luego zambullirse rostros y voces y cuerpos luminosos de mujeres desnudas que después de ser usadas por cuantos quisieran caían despedazadas, aún palpitantes, entre la hierba y la muerte.”

Últimos Comentarios

  1. Tati dice:

    Cipriani, por favor desaparece del mapa…….. vuela a Roma y refugiate con Figari… son igualitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s