Javier Castellanos Martínez El corazón de los deseos/Laxdao yelazeralle. Ulises Juan Zevallos

6gk_p4cfprd5da1xnooeml58kzesgaslgoucoi1zgucr3p63esr4f7qat2ibxgppue-giqs132

Javier Castellanos Martínez El corazón de los deseos/Laxdao yelazeralle. Oaxaca:  Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Oaxaca, 2007.

Recién pude conseguir la tercera novela del escritor zapoteco en mi último   viaje a México DF, en mayo del 2016, luego de una larga búsqueda. Tuve que comunicarme con el autor para que me indicase dónde había dejado sus libros a consignación. Compré el libro de circulación restringida en el Centro Cultural Elena Garro de Coyoacán. En su librería, no pude hallarlo por mi mismo. Pedí la ayuda del administrador para ubicarlo. Las librerías mexicanas, incluidas las cadenas Gandhi o El Sótano, colocan los libros de escritores indígenas mexicanos en una sección aparte. No se encuentran en la sección literatura mexicana donde  deberían estar.

Leí la novela de un tirón en el vuelo de retorno a los EEUU por su fascinante historia y la sofisticación de su narración. Es una novela bilingüe en zapoteco y castellano,  traducida por el mismo autor. La versión en español no está escrita en un registro culto sino en uno coloquial y popular de provincia. En ella se narran los preparativos para poner en escena “La danza de la conquista” durante la fiesta patronal del pueblo después de cuarenta y cinco años. La participación de por lo menos cincuenta personas demanda enormes gastos a los organizadores. Muchos pueblerinos no están de acuerdo con la escenificación. El equivalente de esta danza-teatro es la “Representación de la muerte del Inca Atahuallpa” que se lleva a cabo en pueblos andinos.

La iniciativa de recuperar una danza, casi perdida, parte de Toribio, un joven migrante del pueblo que por necesidad trabaja en California como obrero indocumentado. En uno de sus retornos ofrece a las autoridades municipales conseguir diez mil dólares para financiar la puesta en escena de la danza. Cuenta que coterráneos residentes en Los Ángeles le prometieron aportar el dinero necesario. Toribio de vuelta  a California finaliza la colecta tres meses antes de la realización de la fiesta. La mayoría de sus paisanos da pequeños montos. Para poder cumplir parcialmente su promesa él y dos amigos cercanos deciden dar mil dólares cada uno. Para el hogar de Toribio es un gran sacrificio. Su esposa le recuerda que van a sufrir sus niños en una fuerte discusión matrimonial. Finalmente envía cuatro mil dólares con un paisano que retorna al terruño. La suma es entregada al secretario del municipio quien la cambia a pesos. Un ingeniero estafador le pide prestados veinte mil pesos para terminar obras inconclusas en el pueblo. Cuando llega el momento de pagar adelantos a los responsables de la puesta en escena de la danza, el secretario confiesa a las autoridades que no tiene todo el dinero. Los dirigentes se ven obligadas a pagar con su propio dinero los gastos que ocasiona la danza. Antes de que tenga lugar la fiesta, muere Toribio en Los Ángeles en el incendio de un departamento donde estaba emborrachándose con sus paisanos. Uno de ellos especula que Toribio se suicidó por la tensión que le causaba el incumplimiento de la palabra empeñada. Reflexiona que les hubiese resultado más barato dar cien dólares por cabeza para financiar la danza desde un principio. Ahora tienen que aportar doscientos dólares para repatriar el cadáver de Toribio a México. A pesar de todos los percances ocurridos se escenifica la danza con éxito.

La novela es experimental. Utiliza un artificio narrativo bastante ingenioso. La materia prima de la novela son las transcripciones de las grabaciones que el secretario hacía de todas las conversaciones que tenían lugar en el bar y el municipio. Asimismo se incluyen las declaraciones que  obtuvo el hijo de un viejo profesor del pueblo de los que trajeron al  muerto. El secretario municipal vendió los casetes al maestro para cubrir parte de los gastos de la danza.  Luego de comprarlos entrega las grabaciones a su hijo.

El corazón de los deseos está organizada en una sucesión de escenas como una película. Las escenas ocurren en un departamento de Los Ángeles, un bar del pueblo, el local de  la municipalidad y casas de involucrados en la organización del baile.  Nos enteramos de la trama a través de los diálogos de los personajes. La narración es hecha con mucho humor e ironía, incluida la muerte de Toribio. Para esta comunidad de indígenas oaxaqueños es muy importante la palabra empeñada. Las promesas se cumplen a cualquier costo.

A pesar de que el autor ha declarado que el despilfarro de recursos en fiestas patronales mantiene el atraso de los pueblos, su novela soporta otra lectura. La recuperación de la danza es parte de un proceso de revitalización cultural que da orgullo y prestigio. Más que el gasto insulso de una comunidad pobre, la organización de la fiesta reactiva las relaciones sociales. Una comunidad transnacional participa en la fiesta patronal. Varios de los emigrados vuelven al pueblo para celebrar el convivium. De este modos se asegura su futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s