Dos poemas y un relato. Jose Diez (Atawallpac)

20161026_110720_lls

LA MADRE DEL POETA

JOSÉ DIEZ

27.10.2016

QUÉ HERMOSO SENTIRTE VIVA ESTE 2016

Eras la mañana al despertar donde jugaban

tus hijos.

La huerta cansada donde floreció las semillas

de tu juventud.

Eres la circunspecta devoción filosófica escrito

por un loco terrible y humano, que soy yo,

tu hijo.

Tus 100 años se esparcen por el Universo

de infinitas luciérnagas

que brillan moribundas.

Estoica en tus principios te hace la fuente

inacabable de mis sueños.

Cualquier puñado de tierra de mi dichosa

Patria, eres tú.

Me engendraste a tus 32 años y te lo agradeceré

infinidad de veces; a pesar, de que todo

se acaba un día, para siempre.

Pero ¿Cómo entender al hombre su falta

de espíritu?

Caminan individuos con la crueldad al lado

de la hipocresía inventando maldades.

En tus hijos jamás aceptaste el más mínimo

compromiso con la oscuridad de sus actos

en la sociedad donde nacimos.

Eso te llenó de luminosas mañanas

al despertar.

El orgullo que me depositaste en el corazón

es una piedra transparente parecido

al diamante. Y más precisamente cultural,

que millones de seres llaman: Machu Picchu.

El orgullo del hombre son los valores

y sus principios.

¿Qué me diría el poeta de los Dados Eternos?

Que con el orgullo no se juega.

Con el orgullo no.

Cuando llegaba la noche para llenarse

de sombras escogías el camino interminable

de una historia.

Esa historia quedó envuelta en estas palabras

al amparo de quiénes la deseen cultivar.

El tiempo sigue pasando como un viento

imparable y caprichoso.

Qué duro es separarse del amor

y qué trágico y duro es separase de la vida.

¿Quién no sabe que un día partiremos?

De esa inercia impensable lo sabemos.

Ya me darás la mano, alondra mía, junto

a la de papá, que hace mucho

tiempo me inquieta con su ausencia.

 

20161026_110720_lls

ASUNTOS INMEDIATOS

JOSÉ DIEZ

23.10.2016

>Ella no ama porque el hielo la consume<

El pecado es una ciencia de material inflamable

que se parece poco a poco al infierno.

Cuando me diga adiós/ se perderá por la distante

lejanía del recuerdo.

El mundo nos exige sacrificios que cuestan todos

los viajes a la Luna.

El Domingo en estado sólido cae como una plancha

de acero en mi cabeza, tronco y extremidades.

El Mar echa espuma por la boca.

Está infectada de rabia y babosea golpeando

incansable, bajo los efectos radioactivos

de la filosofía comparada.

Si fuiste el escritor maravilloso al premio Nobel

que el cielo te bendiga.

Te bendiga las agencias y distribuidoras con

la crisis de las primaveras internacionales.

La vida es una perra que nos ama y nos consume

en esa caja negra que se encuentra en los desastres.

El Cielo está cambiando de posición.

El poeta por este lado, renuncia a los círculos

de fuego; ya que las palabras en el diccionario

van perdiendo efecto y significado.

No me digas que esas piernas No.

Soy muy testarudo con la obesidad y también

con la anorexia.

Las mujeres afálicas tienen por entretenimiento

patológico la adopción de espermas

intrínsecamente genéticas.

Dormí bajo el puente de los clochard

en Notre Dame, y fue una locura del 75.

Pintaba y dibujaba en chez George por un vaso

de vino y más vino, cuando la vida era poesía.

En Barcelona bailaba en Escudillers y en Saint

Tropez casi me ahogo en sus aguas.

En Mónaco apenas pude entrar al Casino con

mi rubia experta en idiomas,

¿Qué me dice monsieur? …¿Que cuánto?

La capital racial del materialismo trans-dialéctico

es Suiza y los países de su entorno.

Si no te dan gato, te dan liebre o te darán uñas

de gato o un ratón de experimento.

Los átomos se encogen de estructura en el invierno,

por los análisis freudianos que la componen como el

el tritio y el deuterio, para que las detonaciones

atómicas sean más terroríficas y catastróficas.

He llegado a un grado de ignorancia que me da

igual la ortografía.

Zavía usté ke la qultura es la katastrofe del miedo

amviente. Zi ceñor ingenerio, la prueva es ta qui.

A la inmortalidad de la madre tierra le va a costar

mucho dinero. Mucho dinero y muchos cambios

de clima.

¡Qué belleza! ¡Qué mujer hermosa!

¡Qué presidente!

¡Qué hijo de Tuta Pérez!

El olor a muerto de la hipocresía, las leyes

y los valores, marca un antes y un después

en el tren de mercancías.

La descomposición sí que arroja pestilencia en los

discursos presidenciales de Londres y sobre todo

en la movida madrileña. Discursos morfina.

Hace 150 años que el cielo mantiene su camisa

de fuerza, para que los hombres gocen plenamente

con su moraleja leyendo: Vuelos al Insomnio.

20161026_111249_lls-1-2

ALMAS EN REMOJO

SALUTACIÓN A LA PROSA

JOSÉ DIEZ

04.11.2016

Una ventaja deslumbrante para colmar ilusiones me ofrecieron los degollados artistas del capitalismo en los tiempos paralíticos del caos.

No lo pude aceptar y tampoco pude reaccionar.

Quemaba la victoria de las frustraciones por la calles de Montmarte y en los suburbios parisinos del 75 y del 77.

Era y es la ciudad grande y otra vez grande y conflictiva y bretoniana, para los nuevos amigos del conde de la palabra, Antonin Artaud.

El barrio latino era el mundo de los dragones permisibles que caminaban errantes con la frescura de su ausencia; sobreviviendo a la abundancia de aquellos caminos insólitos e interminables.

UNICLAM, la agencia de viajes de José Carlos. Mabillon, el comedor de estudiantes. La Mesón de Saint Lazare y las orgías de Ivo Pérez y Óscar Málaga, mientras dejaban quemar sobre los hornos, la juventud de sus 30 años. La Bastille, Créteil Prefecture, Saint Denis, la Rochelle, Mouline Rouge, Pont de Neuf, Notre Dame, Place d’Italie, la gare du Nord; y Evelyn Cage, mi compañera Suiza y activista en los eventos culturales en el Teatro Olympia; y conyugales en el Quartier Latin, navegando por los metros de los enamorados con 900 estrellas de polyester en el corazón de los noctámbulos. Odeón, café Odeón y Café monsieur Le Prince, donde Gabriel con su arpa llanera aceptaba una copa de coñac para dar cuerda a la belleza musical venezolana.

Los tiempos han desaparecido sin magia y sin penas, que el sensor de las brújulas magnéticas orientan hacia los desfiladeros de Atacama; explorando los profundos infiernos que son un homenaje a la desesperación de la épocas terribles, el título de mi poemario invisible del 72.

Y ahí estuvimos Juan Barea, JC Rodríguez, Alfredo Pita, el pinche de Málaga y elloco” lindo de Ivo Pérez.

Tropezaba muy de vez con Nájar y Elqui Burgos, a veces con Arturo Castañeda, divorciado del ruido mundanal y tratando de peinar la poesía como expertos peluqueros de Avignon.

Delicias que saltaron del paraíso y de los alucinados puentes de los clochards bajo el cero de las temperaturas microbianas en el decir de César Abraham.

Cuántos nidos sembraron ideas, florecieron y sobrevolaron la place de la Concorde, el Arc de Triomphe, sin recordar las andanzas y travesuras de Apollinaire, de algún Modiglinai escapado del Louvre rociado de absenta y de idilios atormentados y fugaces.

Escucho los delirios de mi ser 37 años después de que a la inmortalidad la sentaran de rodillas en la Bastille. No como poeta recorrí las avenidas del Tequendama francés, me latía el hombre lúdico de la impaciencia.

Y cuántas veces he visto los ojos de poetas hundirse en las tinieblas de piedra calcinada descendiendo a los metros de Mabillon, Chatelet, Pont Marie, Sébastopol; con los intestinos vacíos por la solidaridad y las buenas maneras de vagar sobre este mundo.

¿Qué será de Cato, César Vera, Estanislao el panameño, el arpista de monsieur le Prince, el taíno colombiano? ¿Qué será de Huáscar Amaru, los hermanos Arguedas? ¿Qué serán de ellos, de sus sueños interminables?

Con mis locuras los llenaba de felicidad bajo el supuesto nombre de Atawallpac (el ave gigante).

Los años me llevaron en sus andas de oro por esos largos recorridos de la eternidad inmediata y placentera. Las añoranzas hoy me dejan perturbado.

Y por esta centrífuga de los conductos terrenales de la casualidad conocí al poeta escritor Manuel Scorza. Al iniciado en gramática Chimú, González Viaña. Al “zambo”José Tang en la residencia de George Mandel, tratando de alcanzar lo inalcanzable. Conoció una estrella y se lo llevó a Lima para nunca más volver, ni aquí ni allá.

Los años tienen una historia marital que todavía mantiene su gimnasia en casonas y chambres de la ciudad lumiére con sus persistentes 60 vatios de candela.

La danza de la calavera erótica hizo sus revoluciones políticas y vaginales en los años más insensatos de la Cuba marginada por las garras del águila imperial.

Fueron los años de los tira y afloja con mr. Debray y sus impenetrables agentes dopados como perros policías.

París es una mezcla agridulce de sabores raciales. Es un claro oscuro de siluetas que se arropan en la noche fría, inaguantable. Es soledad y multitud, solidaridad y desprecio.

Aquellos años fueron comprobados en mi lista de recuerdos a punta de pistola y a punta de chalecos.

Los artistas, los poetas, el demiurgo de la Sorbona, el actor de teatro, el músico de restauran, el vendedor de sueños. El paranormal, el bien hablado, el cuentero ¿Qué más? ¿Qué más hay en París? Y una resbalada por el Sena te conectas con los dioses de Henry Barbusse, con Saint- John Perse y los fanáticos dadaístas.

He profanado amores y mezclas de mujeres, ansiosas de sentimientos extraños en esta ráfaga de siglos y voracidad cultural. Conquisté y fui conquistado.

Cada nombre es un epígrafe dedicado a la diosa del deseo. A esa mujer que se levanta como una sombra de los sueños y cruza la realidad cercenada a latigazos.

Y ahora nos llega la pena de envejecer sin trafa alguna, sin condiciones, sin tirantez. Si no es gris el cabello, es su caída frenética y sin discusión alguna.

¡Oh! maravillosas campanas que detienen el silencio de la muerte. La muerte que siempre toca en sus huesos la sonata al claro de luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s