Dos cronicas humanas de Omar Aramayo

Dedicadas a dos grandes maestros  del arte peruano, Don Maximo Damian y Carlos Chino Dominguez. Hanaq Pachapi allinlla kachunku.

images

En aquellos días Máximo había vuelto a su tierra, cuando recibió una carta del doctor Arguedas, para quien había tocado en múltiples oportunidades, y a quien conocía muy bien. Arguedas le decía que se viniera a Lima, le buscaría trabajo, ven Máximo, le decía, luego traerás a tus hijos, a tu familia, ven solo, aquí haremos conocer tu arte, es necesario. ¿Acaso no confías en ti?

Un día Máximo tomó el ómnibus interprovincial y se hizo a Lima. Arguedas le había dicho, llegas a la avenida Manco Capac, te alojas en uno de esos hotelitos, a las ocho en punto de la mañana paso por la puerta del hotel, en mi carro. Me esperas en la esquina, subes, y nos vamos a la Casa de la Cultura, donde era director.

Máximo se levantó muy temprano, como se acostumbra en el campo; se bañó, se vistió y salió a la avenida. Faltaba mucho para las ocho, se fue de una esquina a la otra, saludaba a todas las personas que se le cruzaran en su espera. Hasta que fue las ocho, cuando apareció Arguedas en su automóvil, sube, le dijo, ¿y que has hecho? Máximo le contó su avatar mañanero. He saludado a todo el mundo, como se acostumbra allá, dijo; y Arguedas rió amablemente.

carlos_chino_dominguez_azj4

GALERÍA DE ESPEJOS

De luz se alimenta el fotógrafo Domínguez, luz que a veces se llama dolor. Y el dolor se mueve como una serpiente en los rostros y en esa los gestos públicos y privados del país. O solo se pasma por un instante, para luego seguir su instinto de río. Ríos de dolor marca Perú.

Todo contraste produce dolor, risa, o solamente asombro, estupor; y en ese juego de contrastes, en ese intercambio de emociones y sensaciones, el Perú se mantiene vivo, palpitante, humanísimo, fiel a su balanza, en blanco y negro, no obstante su corazón de arcoíris, sus fiestas multicolores. País que no cesa de descubrir sus entrañas donde se mezcla el futuro con el pasado, en este caso en blanco y negro.

Carlos Chino Domínguez, tiene tanto de alfarero mochica como de historietista a la manera de Huamán Poma de Ayala, de Courret el gran fotógrafo francés que documenta a la Lima del siglo diecinueve, o del genial Martín Chambi. A todos lleva danzando en la retina, y no se cansa de estudiarlos. Pero no solo a ellos, también de Arguedas y a Vallejo, su afán es retratar el corazón del día, el alma nacional, con información fecunda.

Hombres y mujeres, exiliados en su propio país, y que todos los días ponen la piel, el rostro, la palabra imprecisa o profunda, para salir de la tibieza del sueño para darle la cara a la realidad. Que a veces es luz y otras tan solo tormenta desnuda, desierto, granizo, o despojo. Domínguez nos habla de la imagen neurológica del país, de sus reflejos.

Conozco a Domínguez desde que premedita la foto y su premeditación envejece, pero está allí, latente, a la espera, felino y encubierto, sigiloso, con la cámara en la mano, porque sabe que va a suceder. Y sucede. Y repentinamente dispara, detona esa bomba de tiempo que se llama cámara fotográfica, porque el curso de los acontecimientos y su expectativa, su premeditación han venido juntos, paralelamente, y al fin se juntan.

El estado de ánimo y la crisis de los acontecimientos, se juntan, se aman, y se hacen fotografía. Nació así, ese es su don, estar en el lugar y en la hora exacta.

Y sin embargo una gran alegría, un entusiasmo inmenso, un optimismo a prueba de balas, vertebra toda la obra de Domínguez. De este guerrero mochica. Obra que es una galería de espejos, porque eso es en verdad el conjunto de sus fotografías, una galería de espejos.

(Del catálogo de su exposición de año 2000, en Cayetano Heredia, cdra 11)

7798610976_c7a13785c2_b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s