Tres Poemas de Alvaro Cortes Montufar

A partir de una resena de Enrique Verastegui sobre dos poetas coloquiales -Ana Monica Vilchez y Alvaro-  pude conocer la literatura de Alvaro Cortes  Montufar (Abancay 1986) que ha compartido  su libro Apurimac Radio Poder, gracias tambien a la mediacion de la poeta Gloria Mendoza Borda. Alvaro es parte de una plasmada y prometedora nueva generacion de escritores apurimenos en los que debe incluirse la narrativa de Katherin Yurema Mamani Contretas. Un placer leer la poesia de Alvaro, ademas de que  su padre es paisano chalhuanquino.  This reminds me an old conversation with Mary Alpern:

-you must be the only writer in your town

-you would be surpised

Si los apus hablan lo hacen en poesia a traves del multiempo y multiespacio. Saludos Alvaro.

 

17155988_1633145043369781_4119281860377610896_n

ENCONTRANDO A ENRIQUE DELGADO EN EL GÉNESIS DE LA CUMBIA

MIENTRAS OBSERVAS UN CUADRO DE MONET

EN UN RESTAURANTE

 

De pronto desperté regado en la banca de un parque

abrazado a tu sombra y de almohada solo poemas

de 1970, y un par de Vallejo en el parque Vallejo

esta ciudad siempre fue muy chica para nuestra poesía

por eso tratábamos de ancharla anchando sus mercados

y sus parques y sus calles adoquinadas

y sus combis de la ruta Hunter cercado Hunter.

Conocimos a Juan Ramírez Ruiz en un PDF

y el PDF salió a la calle y se tomó un ron y un café con leche

y danzó una danza tribal bajo nuestra luna a las 2:00 am.

No teníamos luz en los bolsillos

el vacío abrazaba nuestro estómago siempre vacío

mientras cabalgábamos por las calles del cercado.

 

No solo de pan vive el hombre, ni solo de versos el poeta

por eso Maiakovski decidió ser hombre y poeta, y conquistar

el pan a través de los versos.

 

Y nos han mirado con desprecio mientras incendiábamos

los viejos tambores de la poesía

mientras incendiábamos los zapatos gastados de la poesía

envueltos en yerba y humo

en yerba y trapecios amargos de indigeridos prejuicios

porque yo vengo del trapecio andino

y he arrastrado mis pies hasta esta ciudad

y he arrastrado mis sueños hasta esta ciudad

y he desgastado mis dedos en esta ciudad.

Como lo hizo la señora Martha Vilca, que es de Moquegua pero

hace los mejores chicharrones cusqueños en Arequipa.

Y tú vas rodando por la calle Ayacucho vas rodando por la vida

buscando encontrándote a ti y a mí en un coito explosivo.

 

Encontrando a Enrique Delgado en el génesis de cumbia

mientras observas un cuadro de Monet en un restaurante

donde vas comiendo y digiriendo un plato de arroz

almorzando frente al Hospital Goyeneche, dándole la

espalda a la tv, porque la calle es un mejor espectáculo

mientras el anciano de a lado sacude sus dedos esperando

sentado su orden. Como quien espera a la muerte.

Comiendo y digiriendo un plato arroz

y comiendo y digiriendo un plato de melancolía

y de postre la ausencia que nos ahorca

la ausencia que llega con 3 meses de embarazo

la ausencia que deja una huella sobre el colchón

que abandona una camisa planchada, que es una silla sobrando

a la hora de la cena

la ausencia que envejece y se pudre de madura

la ausencia que te lleva de la mano hasta el jardín de niños

y te deja en la puerta del salón

la ausencia que sabe a fosa común, porque

la sangre del pueblo tiene rico perfume

huele a jazmines, violetas,

geranios y margaritas;

a pólvora y dinamita.

 

Y ahora debemos ir a trabajar

lo bueno del libre mercado, es que uno puede escoger a su explotador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PARHUA

 

I

Llega un sonido exagerado como un navío transatlántico

desde tu pecho

para encender la noche y mi alma y mi cuerpo

y librarlo de la sombra / canción en mute.

Llega un sonido exagerado como tú llegando a la

Av. Nuñez cuadra uno

al compás de una rock song de Pink Floyd/learning to fly

y he aprendido a volar sólo para subir y verte leer Monte de Goce

y solearte en tu patio, a las 12 del día a las 3 de la tarde.

Tú floreces viva y contorneada como una flor de maíz entre mis brazos

y tus muslos de seda hermosos como un manojo de yerba

tendido sobre la mesa

te escribí entonces una carta enviada por inbox, que decía:

Oh Parhua! Tu rebeldía es cieloscuro como una lluvia

derritiendo el plástico.

 

II

Nuestra larga avenida que conecta Abancay y Tamburco

es también una palabra borrada del diccionario

ya no sabremos decir adiós.

 

III

Y aquí me tienes encendiendo inciensos en tu pubis,

bosque tropical en pleno invierno

y a tu paso vuelan azoteas

yo entendí mejor que nadie esto

que fue como un solo de guitarra retumbando en mi cabeza

y te seguí por las calles de Abancay.

Tú, recién salidita de un cuadro a pincel de Laurenzi, altiva y

dibujada bella como una bengala

mientras continuabas caminabas oyendo canciones de los 70s

y tus pasos como notas musicales guiaban a mis dedos tocando

tus senos como en una serenata para celebrar la vida

huyendo del asombro de los ecos de las ráfagas de las metrallas

como un adobe frío a la deriva y merced del crudo invierno

o catres oxidados o platos despotricados o duraznos agusanados.

 

 

IV

Yo adoré tu forma de amar, fresca como un eucalipto en lluvia de marzo

que quiso ser un níspero en tiempos de hambruna

y yo quiero ser un níspero en tiempos de hambruna

porque el sexo fresco y dulce y salvaje como una fruta andina

es también como un manojo de estrellas iluminando el Quisapata

que es también algo tan parecido a ti cuando:

  1. Echada en mi cama bocabajo dibujas los andes con tus formas.
  2. Te estrellas en mi pecho como un kamikaze enamorado
  3. Te estrellas en mi pecho como un kamikaze enamorado otra vez.

Y aquí me tienes pensando y repensando como hallar la ecuación

que te envuelve

y tus versos son más que un conjunto de palabras, una melodía

de guitarra terciopelo

como un rockstar abrazado al falo de la vida

o un Mochika enloquecido en las esculturas del amor.

Y vamos navegando en un océano de fuego 57 km alejados de la muerte, pero cerca de Cachora

Music and carnival of Cachora

Y fue entonces que descubrimos (en una pintura rupestre

pintada siglos atrás, como un hermoso grafiti)

El fruto tostado de tu sexo dorado.

 

V

Nuestra larga avenida que conecta Abancay y Tamburco

es también una definición borrada de Wikipedia

ya no sabremos decir adiós.

 

 

 

 

 

PACHACHACA

 

Es el 19 de Marzo

y un manojo de estrellas intenta secarte las lágrimas

y acomodarte el poncho, lustrarte las botas y limpiarte el sombrero

en Tamburco Natividad Monzón ha preparado harta chicha

para los peregrinos

y para los cuculíes y para los colibríes y para todos los hombres

que se erigen esbeltos al sol como una vieja Intimpa

en lo alto del Ampay.

 

Renacer cada día al canto de un cuculí es un arte.

Como la inocencia no reprimida en la niñez

la t’anta wawa reuniendo a la Antropología

en el Sumaq Kawsay

el sol atado a una Intiwatana por Pachacutec, así como a todos

los planetas alineados a tu sexo

la extensión de un poema en todo tu cuerpo

la extensión de un poema en las cuerdas de un violín

de Brahms y la Danza Húngara

a Máximo Damián y la Agonía de Rasuñiti.

El florecer de los Amancaes meciéndose al ritmo del pop de tus

caderas

Sofía Valdiglesias regando la alfalfa bajo la luna llena

la semiología a pesar de las distancias y curvas en las carreteras.

Renacer cada día al canto de un cuculí es un arte, y más aún si es

en tu cuna

 

El pequeño Moises Urrutia se para cada domingo a las 10 am

en la puerta de la catedral de Abancay, esperando

el rucchu padrino luego de un bautizo.

 

Abancay es una congestionada avenida de Lima

pero por encima de eso, es la capital de Apurimac

Apurimac significa dios que habla. Yo creo que es un dios que

nos habla en runasimi y nos reconstruye a cada palabra:

Una piedra sobre otra y sobre otra y sobre el mundo un puente

de un lado hay un poema, del otro un país.

 

A las 08:00 a.m. el profesor Raúl Palacios va tomando lista

en el 4to año, sección “C”, de la escuela primaria de menores                nro. 55001 Manuel Jesús Sierra Aguilar

faltó el alumno Adolfo Huamán, el tercero de seis hermanos

tuvo que asistir a su propio entierro

unos que se van y otros que llegan:

Abancay-Apurímac, 9:15 am.

Hospital General-sala de partos

Una sola alma es fragmentada en dos

Sollozo el niño es desterrado de su patria.

He nacido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s