Pequeña oración para soportar los días hoscos y los demás días. Fredy Roncalla

De mediados de los ochenta, recordando los viejos poemas

Pequeña oración para soportar los días hoscos y los demás días

 

soy el hombre entristecido por las espadas del asombro

con la apretada dentadura, el pie encallecido, la casa

abierta

y los arbustos del amor tirados a merced del viento

 

soy un hombre nacido en un país triste que labra sus

tristezas

con espigas, caricias brutales y patadas del destino

porque así nos ha tocado vivir entre piedras y crímenes

 

soy un hombre entristecido por ser yo mismo

mirando el vaivén de mis preguntas

de mi nada de palabras

y mi todo que enmudece

para no traer mas sombras por las calles

como si en ello mismo hubiera

un secreto amor por el mundo

 

pero a veces se canta y uno vuelve desde lejos cabalgando

hay frutas frescas y cuerpos jóvenes en la alforja

mientras las sombras se despiden atentamente de la reunión

de los vecinos

 

pero a veces este país está feliz y ruge de árboles y rostros

milenario y fértil de silencios comúnmente entendidos

 

es tiempo entonces de recordar las cosas mas importantes

porque la esperanza es lo último que se pierde

las habas, los manantiales,

y los obscenos gritos que la noche exige

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s