Poemas del Violin de tu cuerpo, de Hernán Hurtado, con nota previa de Jorge Luis Roncal

La poesía de Hernán Hurtado, desde sus primeros poemarios tiene la limpidez de la palabra como piedras de calicanto de río arriba, posee el fuego acezante del amante y los resabios siempre desbordantes del amor encendido en la cumbre de los atardeceres. Su afán de aprisionarse de amor y a la vez, la búsqueda de liberarse es un signo constante de su trabajo poético. En su poesía de relámpagos y albas ensaya versos contra misterioso y peligroso. Estas características de sus poemas son la varilla del arco con la que Hernán no deja de tocar el violín del cuerpo del amor, desde donde prende el cosmos rojo de la palabra y el verso cautivo que suspira desde el pálpito de la metáfora.

 

Boris Espezúa Salmón

 

 

LA MÚSICA DEL AMOR EN EL VIOLÍN DE TU CUERPO

 

 

Jorge Luis Roncal

Gremio de Escritores del Perú

 

 

Con un bello epígrafe (A las aves /que cantan al amor /con el corazón desnudo), que revela el universo que el poeta pretende poetizar, el amor físico, Hernán Hurtado abre el breve pero intenso poemario El violín de tu cuerpo. Poesía de antipudor, como -le hurtamos la idea al verso oquendiano-, quien desviste a su muchacha. Si ya el título del conjunto de textos es suficientemente explícito sobre las «malévolas» intenciones líricas, el subtítulo no se queda atrás y es provocador con alevosía y ventaja.

A diferencia de lo que se pueda sostener, en el sentido de que volcar en versos la intensidad amatoria y poner en el centro de la fragua el cuerpo que se ama es, por llamarlo así, algo que fluye, que discurre de manera libre, arbitraria y en cierto sentido desbocada, lo que nos plantea este libro de Hernán es un conjunto de variaciones de la poesía erótica que asume el desafío de no ser previsible, desdeñar la retórica del cuerpo y desplegar la voluntad de ir más allá de lo que el lector, avisado o no, puede suponer.

No se trata entonces de un inventario de poses, un mapa del recorrido que apuramos al transitar la ruta del cuerpo de la mujer y que la poesía universal de todos los tiempos ha asediado con distinta suerte. Hurtado elude esta tentación, convertida en tendencia ancestral que se fatiga en una morosa y nada sorprendente descripción de los saludables desenfrenos del amor sexual.

Armado —dicho esto sin ninguna malicia— de los insumos expresivos que la atenta lectura de la poesía moderna y contemporánea le provee, Hernán evade el camino fácil del descriptivismo y apela a una variante válida: el guiño del humor, el sarcasmo y la ironía, elementos muy reconocibles en el conjunto de su poesía ya publicada, sobre la base de una verdad histórica y literariamente irrefutable: la entrega de los cuerpos en el trajín amoroso es agónica, tormentosa y se hilvana con el tránsito de la vida en busca de la armonía y la plenitud.

Pero en donde, de acuerdo a mi lectura de sorprendido editor, Hurtado alcanza su mejor registro, es en el buceo por una sintaxis poéticamente irrecusable: el fuego de la pasión amorosa y el despliegue de la ternura, lo que finalmente provoca una sensación de altura, de tensión humana tan gratificante como trascendente: En tus senos / de miel / y ciruelo / amamanté / el misterio del placer…, solo por citar un ejemplo.

Suficiente razón para redescubrirnos, contagiarnos y disfrutar, en el mejor sentido, de estos dos componentes fundamentales de la historia humana: el amor y la poesía.

 

 

 

 

 

CONTIGO Y FUERA DE MÍ

 

Por el camino de tu piel

que lleva a tu alma

me alejé de mí

 

Soy catarata derramándose

al abismo…

para llenarse de ti

 

El amor

es vivir

exiliado de mi ser

y morir

por estar contigo

Es el templo donde vivo

loando tu nombre

como vives

en la sonrisa que te di

 

El amor

es el beso del vacío infinito

repleto de ternura

 

El amor

no mata

no ata

ni vuelve esclavo

al ser amado

nos hace libres…

hace florecer en el alma

otra luz

otro mundo

distinto a lo que somos

cuya belleza

ilumina

y llena

nuestros abismos…

 

El amor

con un beso nos da la muerte

con otro nos da la vida…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PELIGRO

 

 

No me gustan

las muñecas

objetos infantiles de juego

que sueñan

con príncipes azules

No

no quiero

a la mujer que sueña

alcanzar de rodillas el cielo

golpeando sus culpas

en el pecho

 

Quiero a la mujer

que forja su destino

con el puño

de los hombres

Amo a la mujer

que arriesga

su vida

por un beso

y toma por asalto

la dicha…

 

Te amo a ti

porque contigo

aprendí

a caminar

entre rocas vivas del abismo

donde transita

el amor

en eterno peligro

salvando los muros

del temor y la infamia

sin jamás dislocar

los pasos azules

de nuestras manos…

 

Amo

tu cuerpo de fruta prohibida

bendita tentación

de mis caídas

y eterna

resurrección

de mis fuegos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA BATALLA DE TUS LABIOS

 

He perdido muchas batallas,

pero no el amor.

HHT

Granizadas

vientos

relámpagos

golpean el tejado de las casas

sacuden

los viejos árboles de la plaza

arrastran las hojas caídas de la tarde

por la calle desolada de mi nombre…

 

Todos se van

en el tranvía chirriante

de la noche

pero no se van tus manos

pero no se van tus brazos

no se apaga

la tullpa de tus labios

si te quedas conmigo…

 

Solo tus labios

pueden saltar el muro

de la muerte

y darme

con un beso

la vida…

 

Tus labios son puentes

entre la noche y el día

entre la cita y el olvido

entre el ser y la nada

entre tu alma y mi alma

 

Solo tus labios

encienden armonía

en el caos de la noche

unen mundos distintos

rompen fronteras de olvido

y hablan en voz alta

con el silencio profundo

 

Tus labios

purifican el cielo

laceran el infierno

En tus labios

canta y suspira el mundo

y llena de ternura sus vacíos

 

Solo tus labios

saben

del amor y sus batallas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESCUELA

 

En tus senos

de miel

y ciruelo

amamanté

el misterio del placer

 

Balbuceé

las primeras vocales del amor…

 

Tu sexo es una escuela

encantada de amor

donde no quiero faltar

 

¡Oh!     Maestra del placer

pentagrama de carne divina

que deletreo

nota

a

nota

con el fuego inevitable de mis besos

 

 

Si apresado en tus brazos

no salgo al recreo:

¡qué importa!

Si tus labios

me hacen libre

 

Si tu cuerpo

es un cielo de recreo

y deleite

 

 

 

 

FÁBULA PARA QUITAR EL MIEDO

 

Ella no quería…

 

Tenía miedo

quitarse la ropa

Entonces

tierna y cariñosamente

piquito

a

pico

le quité

el miedo

y ella solita

se desvistió

cuando una paloma azul

voló al infinito

de la jaula destruida

que apresaba su corazón

 

Moraleja:

ahora ella demora

más en vestirse

que en desvestirse…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ELOGIO A TU CAMA

 

No hay amor que dure cien años, ni cama que lo resista…

César Calvo

 

Puedo olvidar

tu nombre

tu mal carácter

menos tu cama

 

Tu cama fue

la última estación de mis noches

un pequeño planeta

donde aborda el amor

y se funden almas

olvidando quienes son

 

Tu cama es la memoria

de mil batallas

de muertes y resurrecciones

de noches y relámpagos

de madreselvas y rocíos

 

Tu cama mató mis noches

más frías

abrigó con tu piel

mis caprichos y sueños

 

Tu cama sabe

de los besos

que llegaban con la luna

y se iban con el sol

 

Entre la sábana infinita

de la noche

se oye

a la luna que aún gime

con tu fina voz de amancay

 

Y cuando la lluvia

acribille tus sueños

oirás

bajo tu almohada

el trino de besos

que dejé para ti

antes de huir

esa mañana felina de diciembre

que nunca volverá

 

Y tu entrañable cama

jamás abrirá la boca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN ASTRONAUTA EN LA URBE

 

Un poeta en la urbe

es un astronauta solitario

si nadie escucha su palabra

Quiere abrir la boca

y no puede

solo oye todo lo que no le dicen

 

Entra al Café internet Booby

y no tiene con quién compartir el café

Navega en la pantalla

puteando al mundo

por las cosas que pasa

Recorre de caricias y besos

el cuerpo encendido

de una muchacha digital

¡Hace el amor

en forma virtual!

Luego le pregunta:

¿cómo te llamas?

-La mujer Maravilla

¡Ah! ¡qué chévere!          gusto de conocerte

chateamos después

 

El poeta no tiene salida

vuelve

de la pantalla a la calle

como un ser universal desconocido

más desconocido

que la gelatina Universal

donde nadie

le dice un pío

Cada cual vive su mundo

en su caja virtual de pollo

 

Tu boca no tiene oído

si no tienes pan o celular

conectado al dinero

que transmita

la protesta revoltosa de tu tripa

 

Todo esto me recuerda     amor

tu choza de Layampata

donde comía feliz

a falta de queso

mote salpicado de tus besos

que es lo más Rico para los pobres:

¡compartir lo que no tenemos!

Hablar sin tarifas

las palabras más queridas…

 

Y hacer el amor sobre el pellejo

con las nalgas a la luna

hasta subir

de nuestra carne encendida

a las almas dormidas

y volar   volando

por el cielo celestial

sin ningún rezo cristiano

ni pantalla virtual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANTIPUDOR

El prostíbulo

es un pedazo de cielo

cuya escalera

por donde se sube

es el pecado

a santificar

las palpitaciones

y secreciones divinas

de la carne

 

Con la bendición

de los dioses

el prostíbulo

es la salvación

el comedor popular

de los pobres de amor

y sedientos de placer

 

Es el recinto

más cálido

que una cama fría

sin compañía

Más alegre

que una fiesta sin música

y más decente que el Congreso

que nos engaña

y amarga

Su auténtica puta

es la poesía

perseguida

y difícil de ser poseída

por los poetas

y despreciada por los cerdos

que no creen

en la belleza

y poder

de la palabra

 

Ella no es juguete del dinero

ni se viste fastuosamente de amor

como los padres de la patria

se entrega desnuda

y pura

sin máscara

de virgen

a vencer la batalla

 

Admiro a las putas

por ser mujeres libres

de todo perjuicio

diosas

que te mueven la cabeza

con las nalgas

y convierten

las rodillas de los hombres

en su altar

de besos…

 

Mujeres valientes

que se limpian…

con la doble moral

y pudor

teatral de la gente

 

En las horas punta

cuando la noche

convulsiona en la botella

y la ciudad

abre su útero

a la luz del placer

del corazón del prostíbulo

centellean gemidos

convocando a la soledad

a liberarse

de su mortal tristeza

Así

un prostíbulo

abierto

es más hermoso

que un corazón cerrado…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s