AAKKOSJARJESTYKSESSA. Hilda Balbin Alcocer

Desde una biblioteca de Florida, Hilda Balbin Alcocer, comparte su primer dia de trabajo descifrando varios idiomas con su miski huamanguino en Clave Huambar. Se extienden los caminos de la narrativa quechua, chikachalla kallaspapas. Gracias Hilda.

Es mi primer día de trabajo. Un delicioso aroma a libros invade la biblioteca. Al fondo, una gran ventana deja ver las palmeras que se mecen con el suave viento de primavera.
En el umbral está escrito: “The man who does not read good books has no advantage over the man who can’t read them”. Mark Twain. “El hombre que no lee buenos libros no tiene ventaja sobre el hombre que no puede leerlos” Mark Twain.

Mrs. Kirkwood, directora de la Sección, me habla en inglés sobre algunos aspectos precisos del área, relacionando el CDU (Clasificación Decimal Universal) y otros asuntos técnicos de organización y catalogación de autores por idiomas, código 8 (literatura).
Observo que todo está escrupulosamente ordenado, lo mejor de los autores universales, en todos los idiomas con lomos de todos los colores del mundo.

Parafraseando al extraordinario Borges: estoy en el paraíso.

Mrs. Kirkwood termina de hablar. Alta, rubia pelo de choclo, ojos turquesas como el Atlántico, me deja amablemente con un: “Enjoy your work”.

Una ruma de libros me espera para regresar a su respectivo lugar y yo, como pez en el agua, empiezo con mi labor.
Agarro el primer libro cuyas palabras del título, mi cerebro no reconoce. Abro al azar, el grueso libro, y mis ojos se encuentran con esta frase:
“Jonkinlaisena Järren adjutantti istua kahirossa…”
Parece alemán, pero; no, no es. Primer día de trabajo y esta es la bienvenida. Imama kayqa, me digo a mí misma. Copia esta frase en tu mataburros Apple. Cuida cada letra, no te equivoques, hazlo rápido. Acá está prohibido demorar.No empieces a sudar. Tranquila. Te parece que el aire acondicionado es insuficiente? No hagas caso.

Hay otra instrucción en la tarjeta, en inglés, dice: “finnish” pero escribe esta otra, además: “AAKKOSJARJESTYKSESSA” sigue las instrucciones y escribe también TEJIKAN SUKINEMEN MUKAAN. Haz clic en el buscador de idiomas. Apúrate que hay muchos libros más en otros idiomas que tú desconoces, seguía hablándome a mí misma…Que no sabes cuántos minutos estás demorando? Casi nada. Te parece una eternidad? Imama kayqa. Utqay! Ñachu? Tarirunkiña! -Cuando estoy en apuros me brotan pensamientos, palabras y hasta lisuras en quechua- pero esta vez no dije ninguna mala palabra.

Mi mañana se iluminó porque la búsqueda ha terminado:
AAKKOSJARJESTYKESSA
TEKIJAN SUKuNIMEN MUKAN

El traductor de mi celular, al que yo llamo mataburros universal, indica que en este caso debe ordenarse primero por nombre y después por apellido. El idioma es “finnish”: finlandés.
Debo buscar rápidamente los anaqueles de los libros en “finnish”.
Dirijo la mirada hacia la izquierda, solo por intuición, y el “finnish” está cerca de mí.
Con cierta satisfacción, hecho una rápida mirada a mi alrededor. Entran dos personas hablando en voz baja y en perfecto alemán. Un lector busca un libro
repitiendo el título en italiano.
Mientras acomodo el libro escrito en finlandés, escucho despedirse a dos personas en francés y voy recordando la biblioteca de Babel por todos los idiomas que aquí existen, recuerdo también, la biblioteca infinita, por la clasificación mediante números decimales, inacabables, como libros hay.

Hoy día, como nunca, recuerdo las palabras del gran Borges y su biblioteca infinita.

Agarro el segundo libro y, como una gran recompensa a mis sudores, el autor es el Premio Nòbel alemán Hermann Hesse, uno de mis creadores favoritos. Es ist bunderwar! me digo en alemán.
Este idioma lo conozco bien. Leo fragmentos de su obra maravillosa “Bajo la Rueda”.

El tercer libro escrito en Swedish (sueco) Somnla.
Y así, sucesivamente en varios idiomas.
No me di cuenta del paso de las horas.
Sentí que cerraban las puertas. Es hora de salir.
Mrs. Kirkwood me toca el hombro y se despide con una sonrisa, diciéndome: “ Good Job, Hilda”

Fue un día espectacular. El sol se pierde entre las palmeras y el suave viento ondula el lago y sus patos.

Gracias, Mrs. Kirkwood por confiar en esta servidora que si no se guía por su intuición, se deja guiar por los mismos libros o consulta con su mataburros universal, y; gracias amigos lectores que sin Uds. no tendría razones para escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s