¿”LIBRO”, EN QUECHUA SERÍA “MAYTU”?*. Bernardo Rafael Alvarez

Desde hace unos dias hay una polemica interesante sobre si “maytu” puede significar “libro” en quechua. Atento a los pulsos del lenguaje, Bernardo Rafael Alvarez ha publicado en FB una nota al respecto. Con su permiso reproducimos toda la conversacion. Y esperamos que el amable liyipakuq haga sus contribuciones en este foro.

¿”LIBRO”, EN QUECHUA SERÍA “MAYTU”?*

Traducir es cosa seria, pues. Aquí -a manera de adelanto-unas reflexiones mías, por las que pido disculpas, ya que tal vez resulten osadas e imprudentes (y porque, además, yo no sé nada de quechua):

En el Vocabulario de la Lengua Quechua, de Diego Gonzalez Holguín (1608), aparece lo siguiente (lo transcribo sin variaciones): “Mayttu. Emboltorio, o manojo &c // Mayttuni. Emboluer, liar, o hazer manojo de algo. // Mayttururu maytuyuyu. Emboltorio. Para presentar de fruta o yeruas”.

En Pastaza, “maytu” es la también llamada “patarashca”. Y así aparece precisamente en el “Vocabulario Quechua del Pastaza”, editado por el Instituto Lingüístico de Verano: “patarashca (una comida de pescado envuelto en hojas)”.

En la página PERUEDUCA/ Sistema digital para el Aprendizaje, encuentro la siguiente frase en quechua: “LLamkana maytu: Yupana 1 Pulla yachakushum”, traducida al castellano de este modo: “Cuaderno de trabajo Quechua Inkawasi: Matemática 1 Grado”. Es decir, “Llamkana maytu” como “cuaderno (o libro) de trabajo”.

González Holguín: “Llamccancca, o llanccana. Las obras que se han de hacer”. En una palabra: “trabajo”.

Como sabemos, antes de la llegada de los españoles, en esta parte del planeta no se conocían los libros y, como tal, era imposible que existiese una palabra en quechua para nombrarlos. Lo que algunos científicos han considerado como sistemas de escritura prehispánicos son los tocapus (figuras geométricas, en tejidos, o pintados en vasijas) y las quilcas (pictogramas, petroglifos o marcas culturales sobre rocas). Pero, repito, no hubo libros propiamente dichos).

Bien. Empleando la lengua de los incas, qué podríamos hacer, en los tiempos actuales, para referirnos a ese maravilloso objeto de papel que encierra sobre todo conocimientos, sabiduría, y que nuestros remotos antepasados no conocían? ¿Cómo traduciríamos la palabra “libro” al quechua? Difícil tarea.

No sé a quién se le ha ocurrido (en el Ministerio de Educación o sabe Dios dónde) emplear, por primera vez, el término quechua “maytu” para designar, en la lengua de los incas, al libro o cuaderno (que, en buena cuenta, son lo mismo). Pero yo (aunque sé que lo que voy a decir puede ser cuestionable o, de hecho, cuestionado por algunos) debo decir que a mí me parece acertado el que se haya hecho esa traducción que –creo que es obvio- ha tenido en cuenta lo que es una suerte de analogía entre lo que lo que significa “maytu”, especialmente en el Pastaza (el envoltorio de un alimento, o “una comida de pescado envuelto en hojas”) y lo que esencialmente es un libro: “manojo” o “envoltorio” de conocimientos, de “alimento espiritual”.

¿Debió ser otra la palabra quechua para designar al libro? Probablemente, pero yo no sé cuál. ¿O es que acaso lo más conveniente hubiera sido que ocurriese lo mismo que pasa, por ejemplo, con la palabra “cuerpo” que, según veo en un diccionario (castellano-quechua), está “traducida” como “kwirpu”? ¿O sea, en el caso de “libro”, cambiar solo una vocal, para que se convierta en “libru”, tal vez? Eso (es mi modesta y atrevida opinión) sería de mal gusto.

(Repito: me parece acertada la traducción referida. Sin embargo, para evitar confusiones, ¿no hubiera sido mejor que, antes de usar el término, se diesen las explicaciones pertinentes?)

¿Qué opinan los entendidos?

¡Un abrazo, amigos!

_______________________
* Hace unas semanas le prometí escribir sobre este tema a mi amigo Fredy Roncalla, pero ocupaciones y malestares me lo impidieron; hace un rato -al ver que Fredy volvió a tocar el asunto- recordé la promesa, y no me quedó más que coger la Laptop y, apurado, ponerme a escribir. You, Nora Curonisy Lostaunau, Eduardo Jose Arroyo Laguna and17 others29 Comments3 SharesLikeCommentShare

Comments
  • Fredy Roncalla Bracias Bernardo. Aparentemente se usa maytu para conservar la “pureza” del quechua, pero he aqui que el simil “envoltorio” es un proceso metaforico en espanol. Es decir es una falacia. Con este criterio estamos muy mal. Lo publico. con tu permiso, en Hawansuyo2Edit or delete thisWrite a reply…
  • Ivo Urrunaga Cosmópolis Carmen Cazorla ZenHide or report this
  • Armando Vargas Alcalde En cada lengua es difícil encontrar la palabra exacta a su significado, en otra lengua.
    Creo que se acerca o asemeja la intención o cosa parecida a lo lo quiere expresar.
    Un abrazo hermano.1Hide or report this
  • Julia del Prado gracias querido Bernardo Rafael Álvarez1Hide or report this
  • Pedro Diez Canseco Muñoz A ver si entendí. Puesto que las palabras significan conceptos, ideas, y no palabras, no hay traducción perfecta. Eso, de cajón. Y si en quechua no hay ninguna palabra ni remotamente parecida a libro y no se acepta el simple préstamo lingüístico, se busca una que establezca una metáfora o un símil.

    Podría entonces extenderse la metáfora para construir un significante nuevo (pero perfectamente comprensible por tener referentes materiales, los libros) y hacerlo siempre desde la visión quechua.

    Por lo tanto, ¿no es posible designar al libro con una palabra compuesta, digamos «envoltorio» [del] «saber» o «fuente» [de] «conocimiento» o «almacén» [de] «palabras» «sin» «sonido» o «cosecha» [del] «pensamiento» [y la] «imaginación», o algo así?

    Estas son metáforas españolas, pero intento señalar la dirección.3Hide or report thisHide 19 Replies
    • Bernardo Rafael Álvarez Pedro Diez Canseco Muñoz Así es, Pedro. Yo creo que sí es posible. ¡Un abrazo, hermano!3Hide or report this
    • Pedro Diez Canseco Muñoz ¡Saludos, Bernardo!2Hide or report this
    • Fredy Roncalla Pedro Diez Canseco Muñoz pero el proceso metafórico está pensado en español, por ende es muy deshonesto que se piense que se está conservando el quechua. Este es un grave problema1Edit or delete this
    • Pedro Diez Canseco Muñoz ¿Cómo se puede conservar el quechua si se trata de darle un nombre quechua a un concepto que nunca existió en quechua? Por eso dije que mis ejemplos son españoles pero la metáfora real tendría que ser pensada desde la visión inherente al quechua.3Hide or report this
    • Fredy Roncalla Pedro Diez Canseco Muñoz completamente de acuerdo, o en todo caso crear consenso pero. O meter gato por liebre1Edit or delete this
    • Bernardo Rafael Álvarez ¿Cuál o cómo es o sería “pensar en quechua” o tener una “visión inherente al quechua”? ¿Decirle “libru” al libro, por ejemplo, como ocurre con muchas otras palabras? ¿Darle un nombre en quechua (“maytu”) a un concepto que no existió en esa lengua es un atentado contra ella? Opiniones.2Hide or report this
    • Pedro Diez Canseco Muñoz Ni siquiera la RAE pretende conservar el español, solamente recomendar un uso prescrito como correcto y anotar sus variantes, y también los usos indebidos… que podrían o no establecerse como los correctos mañana. Esto incluye los préstamos lingüísticos y la adaptación fonética de extranjerismos, sobre todo cuando se refieren a nuevas tecnologías.

      El quechua no puede «conservarse» si no admite conceptos nuevos, que necesitarán vocablos nuevos. Y ya no está aislado del resto del mundo, tiene que convivir con las demás lenguas. Si hasta ahora ese proceso ha sido atropellado, sería bueno que se lo conduzca mejor.

      En cuanto al «genio del quechua» (para usar una expresión de Álex Grijelmo que puede aplicarse a cualquier lengua, y que alude a ese guardián algo caprichoso de las palabras y construcciones que tienen o no sentido en una lengua dada) y a la percepción del mundo que le dio forma hace siglos, es importante hallar un consenso hermenéutico, incluso epistemológico, y no entrar en separatismos gnoseológicos aunque haya elementos culturales y significados a duras penas transferibles de una lengua a otra (por ejemplo, el «blue» del inglés o la «Sehnsucht» del alemán o incluso la «saudade» portuguesa, o el mero hecho de que algunos objetos cambien de género gramatical de un idioma a otro, lo que altera el campo semántico). Esta dificultad no ha impedido que, por ejemplo, el mundo anglosajón y el mundo eslavo compartan un área común y que ambos encuentren ciertos referentes en el griego y el latín. Igualmente, el árabe tradujo al griego, el español se acercó al japonés y al chino, el japonés se enriqueció con el inglés y el alemán, el inglés adaptó la riquísima mitología india, el italiano unificó los dialectos de la península y permaneció permeable a ellos.

      No hay dos palabras en lenguas distintas que se equivalgan porque no responden a un proceso de pensamiento idéntico, se formaron a partir de experiencias sociales distintas. Pero puede haber similitudes y, además, contra lo que postula el postmodernismo, que reduce el mundo objetivo a un «texto», tenemos la realidad y la experiencia común para confrontarlas con ideas y palabras. Creo que cada lengua posee una personalidad específica, incluso que puede ser más o menos propensa a ciertas ideaciones (esto sería tal vez su «visión inherente») y que -esto está probado- inspira a los músicos que las hablan unas determinadas formas melódicas, pero los conceptos maestros tienen aire de familia.

      Creo que si el quechua anhela algún futuro, habrá de entrar de lleno en el mundo actual (porque no todo aspecto de la globalización es perjudicial), adaptarse a él, incluir significados que no tenía, hallar expresiones adecuadas para ellos. Lo último que debería hacer es convertirse en una lengua hermética, en el peor sentido del término, para peruanos y bolivianos. Pero si consigue coger viada, si recibe ingredientes ajenos para procesarlos sin indigestarse (y no tendría por qué: una civilización o una lengua son fuertes en la medida en que se nutren de otras y siguen siendo ellas mismas), llegará el momento en que a su vez aportará palabras y nociones robustas.

      Pero nada de esto ocurrirá si predomina la tendencia museística, aislacionista, clorofórmica, diríase nostálgica de un quechua platónico.4Hide or report this
    • Bernardo Rafael Álvarez Eso. No aislarlo, ni mantenerlo como un objeto de museo ni como un “niño de cristal”.2Hide or report this
    • Fredy Roncalla Pedro Diez Canseco Muñoz desde hace tiempo, tanto el hablante cotidiano como en las escuelas rurales de usa libro fonetizado al quechua. Es decir el término quechua para libro ya existeEdit or delete this
    • Bernardo Rafael Álvarez Fredy Roncalla ¿O sea, en el idioma de los “invasores”: “libru” o “lebru”?Hide or report this
    • Fredy Roncalla Bernardo Rafael Álvarez , ese tiro es con efecto1Edit or delete this
    • Bernardo Rafael Álvarez Fredy Roncalla ¡Wayki!Hide or report this
    • Fredy Roncalla Con ese criterio en el español no se debería usar la palabra “fútbol”Edit or delete this
    • Fredy Roncalla Bernardo Rafael Álvarez eso ya es quechuaEdit or delete this
    • Fredy Roncalla Pedro Diez Canseco Muñoz de acuerdo. La única aclaración es que todas las lenguas que se hablan y escriben en el mundo en este momento son actuales. Nadie viaja en una cápsula temporal al pasar del castellano al quechua, por ejemplo. Por lo menos yo no lo hago. Sino tendría frequent flyer como canchaEdit or delete this
    • Fredy Roncalla Pedro Diez Canseco Muñoz el concepto de libro hace siglos que existe en el quechua, como préstamoEdit or delete this
    • Bernardo Rafael Álvarez Fredy Roncalla Eso lo sé. No hay razón para oponerse al uso de préstamos (o apropiarse de ellos); es legítimo. Las lenguas no tienen por qué ser “puras”. Eso de la “lengua de los invasores” lo dije en broma. Pero lo cierto es que si se usa una palabra quechua para referirse (por analogía) a la palabra libro no me parece reprobable. Pero, claro, es cosa de debate.y seria bacan que se organizara una suerte de mes redonda para que se discuta el asunto.Hide or report this
    • Fredy Roncalla Bernardo Rafael Álvarez ya lo estamos haciendo. La cuestión es que si ya hay el término via préstamo querer imponer por capricho purista un término por analogía ( en castellano) es contraproducente. Mejor sería concentrarse en términos muy nuevos en la cuales no hay préstamo en uso. Algo que debería hacerse por consensoEdit or delete this
    • Bernardo Rafael Álvarez Fredy Roncalla Lindo y apasionante tema, hermano.Hide or report this
    Write a reply…
  • Alberto Colán La palabra libro, no existe en quechua por ser un vocablo extraño al mundo Andino, importado por los ¨conquistadores¨ españoles. En cambio, hay voces similares que cumplen la misma función, como las palabras : Kelka, Quelca, o Quilca; o el Kipu, Quipu, o Quipo. Que, si bien son sistemas nemotécnicos de dibujo y escritura; traducen el mismo concepto. Y, a la vez, cuestionan la falaz idea de que los Antiguos Peruanos no conocían la escritura.2Hide or report this

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s