El primer académico quechua Fulbright de la Ivy League eleva los valores indígenas. Kristina García

Felicitaciones Nico, kay Tayta Arguedaspa punchawninpi.

 

Nico Suárez Guerrero frente a un mosaico en La Casa Latina de Penn (Filadelfia), con un poncho tejido por su madre. En los Andes, es tradicional que las madres tejan un poncho para cada uno de sus hijos, que incluye colores o detalles específicos de su región de origen, como una forma de conectar a los niños con su familia y su herencia cultural. 

Nico Suárez Guerrero (Apurímac, Perú) está impartiendo clases en el idioma indígena más hablado en las Américas mientras comparte su cultura andina.

Autora: Kristina García (Penn Today)

Si no tienes cuidado, te quemarán los dedos, pero las papas son deliciosas, especialmente con ají , una salsa amarilla hecha de un pimiento suave exclusivo de América del Sur. Las papas son de diferentes colores: morado, crema, café con leche, tubérculos nudosos, algunas son largas y de piel tierna. Después de ser enterradas en el suelo, se enciende un fuego. Los agricultores se reúnen en un círculo al final del día, calentando sus manos sobre las llamas mientras las papas se asan lentamente debajo de la tierra. Esto se llama un watya en quechua (o la huatia en español), un homenaje a la Pachamama , o la Madre Tierra, y una comida tradicional de las montañas de los Andes donde creció Nico Suárez Guerrero . Ahora como asistente de enseñanza de lenguas extranjeras Fulbright (FLTA), Suárez Guerrero es el primer académico quechua Fulbright en la Ivy League y el único actualmente en los Estados Unidos. La Ivy League es un grupo de 8 universidades conocidas por su tradición y excelencia académica: Harvard, Princeton, Dartmouth, Brown, Yale, Cornell, Columbia y la Universidad de Pensilvania (Penn).

Mientras está en Penn, Suárez Guerrero está trabajando con el profesor Américo Mendoza-Mori a través del Programa de Idioma Quechua en Penn, que celebra su quinto aniversario en 2020.


El Programa Quechua en Penn se fundó en 2015 como parte del Penn Language Center en un esfuerzo dirigido por estudiantes para elevar el perfil de indigeneidad en el campus, dice Mendoza-Mori. Los estudiantes y académicos dentro del programa están trabajando para hacer de la cultura indígena una parte central de la vida contemporánea del campus, con conferencias, eventos culturales y activismo. Celebraron la Semana de las Lenguas Indígenas , organizaron una conferencia sobre estudios andinos y se unieron al grupo Nativos de Penn en el Día del Pueblo Indígena. “Penn le está dando al quechua el respeto y el espacio que merece”, dice Mendoza-Mori.

El programa actualmente trabaja con cuatro estudiantes de posgrado y ofrece uno o dos cursos por semestre como ofertas interdisciplinarias con el Departamento de Lingüística , el Programa de Estudios Latinoamericanos y Latinos , y los estudios de Indígenas y Nativos Americanos. El quechua es la lengua indígena más hablada en las Américas, con ocho a diez millones de hablantes fluidos. Sin embargo, el idioma solo recientemente comenzó a enseñarse a nivel universitario de una manera que celebra la cultura y la gente, dice Mendoza-Mori, y solo hay otros seis programas en los EE. UU.

La noción de indigeneidad”, dice Mendoza-Mori, “a menudo se considera algo del pasado, un aspecto solo para la investigación. Pero la narrativa ha cambiado”. En la Universidad de San Marcos en Lima, Roxana Quispe Collantes fue noticia internacional en octubre como la primera persona en defender una disertación por completo en quechua, mientras que Renata Flores se volvió viral en YouTube cantando canciones pop quechua. El propio Mendoza-Mori ha estado en las noticias como consultor cultural andino para la película de Dora la Exploradora, “Dora y la ciudad perdida”, que incluyó el diálogos en quechua.

El programa Fulbright FTLA es parte de este resurgimiento más amplio. Patrocinado por la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de Estados Unidos, el programa Fulbright FTLA alberga académicos de más de 50 países que hablan más de 30 idiomas. Quechua se convirtió en parte del programa FTLA solo en 2017, dice Mendoza-Mori. Espera ver un continuo crecimiento y apoyo a las lenguas y la cultura indígenas.

Esto se refiere especialmente a la vida sostenible en una era de cambio climático y escasez de recursos. A través de este conocimiento, “miramos lo que los pueblos indígenas de todo el mundo han estado haciendo. Han sido los guardianes de estas tradiciones ”, dice Mendoza-Mori. “En Penn, tenemos el oportunidad de tener una plataforma; podemos reconocer esto y llamarlo conocimiento, para dar ese marco correcto. Al hacer eso, reconocemos la relevancia de los pueblos indígenas de hoy”.  

Suárez-Guerrero ha estado honrando esta relevancia dentro del contexto del agroturismo. Nació en Mollebamba, una pequeña comunidad de 300 habitantes ubicada en la región montañosa de Apurímac , al suroeste de Cusco, Perú, donde su familia cultivaba y criaba animales. Después de continuar sus estudios en Lima, Suárez-Guerrero obtuvo su bachillerato de la Universidad Andina de Cusco y fue seleccionado para un Programa de Pasantías de Diversidad para afrodescendientes e indígenas por el Banco Interamericano de Desarrollo de la Universidad de Georgetown. Antes de llegar a Penn, Suárez-Guerrero trabajó en consultorías para el Ministerio de Cultura de Perú, desarrollando oportunidades para el turismo rural y agrario.

Suárez Guerrero gravitó hacia el agroturismo “porque las comunidades campesinas como la mía estaban involucradas en esta práctica, compartiendo sus formas de vida”, dice. Él ve potencial en el turismo para empoderar a las comunidades rurales, ya que honra su patrimonio cultural. Al usar el marco adecuado y la capacitación de ambos lados, esta interacción enriquece la experiencia del visitante al tiempo que proporciona una nueva fuente de ingresos para las familias andinas. “Creo que estamos en un gran momento de oportunidad para el reconocimiento de las culturas indígenas”, dice Suárez-Guerrero.

En Penn, Suárez Guerrero se desempeña como asistente de enseñanza, toma clases de metodologías de enseñanza y literatura hispánica, y comparte su cultura. Le ha impresionado el respeto a la diversidad en el campus. “He descubierto que todo lo que la gente trae es compartido y respetado”, dice. Cuando regrese a Perú al final del año académico, le gustaría continuar involucrado con las comunidades de habla quechua y explorar oportunidades para enseñar en su país de origen. “El quechua será mi vida”, dice.

Suárez Guerrero alienta a los estudiantes a tomar clases de quechua y a aprender más sobre su estilo de vida. “Al aprender una palabra o frase”, dice, “las personas encontrarán una nueva forma de pensar y toda una comunidad de personas. Detrás de cada idioma, hay una nueva cultura por descubrir ”.

2 Comentarios

  1. Allin punchaw Yachachiq, allin sumaqta qillqasqanki,
    Ñuqa munani qamkunawan juñunakuspa runa simipi rimayta…
    Yachanim allin rimayta chaymanta qillqayta …pay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s