El mozo de saco y corbata un aqchi habia sido. Reyna Esther Aguilar Quispe

Ese hombre que tanto amé habia sido pez del río. Ahora sus turbias aguas me piden que lo devuelva. Vino a mi entre mis sueños. No lo busque. Muy malo habia sido dormirse sobre las orillas del río.Tantas lágrimas de adiós mayutapas putkayarachisqani y mi lamento fue más grande. Hasta que con su guitarra un apuesto mozo de corbata y saco negro comenzó a darle versos y melodías a mi tragedia. 

Foto: Sillkawchay


Así me curo las llagas de mi corazón. Pronto comence a tener sentimientos por el chico del saco y corbata negra. Extraño me parecía qué solo de noche se dejaba ver. Cuando le pedí una madrugada qué me acompañara al valle a por los capulis se negó rotundamente. Los chiwakos y yo cosechamos los capulis, triste yo qué solo coseche más no comí. Me propuse a seducirlo en mi alcoba y dejarlo muy agotado de placer para que durmiera hasta que el sol quemara su ombligo. Tal cual pasó, aaaayy vidallay ese hermoso mozo de sacta negra un aqchi habia sido. Esa mañana un crimen ocurrió en mi cama. Con mi rabia le rogue al río de Anchiway que me devuelva mis sueños y mi sueño. Pero no lo hizo. Ahora estoy en coqueteos con un wero, sus amigos le dicen “paqu chukcha” porque tiene el cabello amarrillo de atardecer, aveces hace tonterías que pienso que podría ser un zorro. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s