AWICHITAJA, MARKAJITA. Gloria Mendoza Borda traducida por Sabino Maquera

Desde Aymara Marka, un territorio fertil aledano a Patakancha, Gloria Mendoza  Borda comparte poemas dedicados a su abuela Gumeercinda, qe han sido traduciods al aymara por Sabino Maquera. Agradecemos a Gloria compartir la primera entrada literaria en aymara en esta casa colectiva. Kamisaraki Gloria y Sabino

AWICHITAJA, MARKAJITA

                                                                       Por Gloria Mendoza Borda

                                                                        Traducción del poeta Sabino Maquera

 

 

 

I

Nan utajanxa janiu wali sutikpachati

Ma k’ita qantu

Ma lak’ata puquna

Ma suti jani uñt’ata

Ma suti jani marani

Ma suti jani chintiri

Ma chiqata laranja

Ma isi jani kunani

Sapjani jani hurqitan urupakiti

Awichajaxa suyanaja trin tuquntaniri

Patu k’auna alasiñataki

Gumircinda awichitaja

Jani amtupktati, jani

Jumanakaja uñt’awapktati

 

 

I

 

En mi familia debe ser un nombre irreverente

una kantu silvestre

una pukuna de tierra

un nombre anónimo

un nombre a destiempo

un nombre que ya no suena

una media naranja

una chomba vacía

dirán que no es tiempo de horquetas

mi abuela esperaba el retumbo del tren

para comprar huevos de pato

en la estación

la abuela Gumercinda

si no la recuerdan es porque no la conocieron.

 

 

 

 

                                 II

 

Jach’a taicajaniwa jupaxa

Nan lart’iri, nan tuqt’iri, nan sankt’iri, wititjama

Janipiniwa armt’askati

Muñikanaka luriri nayataki,

Ch’iara nayrani, lakapas lart’iri,

Ajanupas chupika

Pullirapas alluja,

Qamaqinpi anatiñataki qullunakana,

Muspt’añanawa kunjamasa

Abujapampi, didalupampi,

Qant’ayanaja aka wasaranakja,

Tupu phayaña

Nina q’uchuna utt’atanawa tallirapaja.

 

 

 

II

 

Ella fue mi madre grande. Mi primera artista en vivo

jamás la olvidaré

creando muñecas de trapo para mí

esbozando los ojos negros, la boca socarrona

las chapas rojas

haciéndole vestidos para que juegue

con imaginarios zorros de los cerros

gustaba esbozar paisajes andinos

con aguja y dedal

su taller junto al fogón.

 

 

 

III

 

Awichitajana ñik’utapaja

K’iju k’iju arumjamanawa

Thutumpjama cinktuyunawa

Gumircinda awichitajana

Ñik’utapaja sumanawa

Lunqullijich’iara q’iwinkinkuni,

Ma muñitlurt’asiri

Sumapiniwa uñkat’asinja

Ñiñi, wali mama, markatayka.

              

 

 III

 

Mi abuela Gumercinda

tenía la cabellera larga cimbreante

se hacía un moño

lucía hermosas horquetas

tenía un estilo

un señorío de señora de pueblo.

 

IV

Awichitajaru thutuyapjanaja

Amparajata kat’auvirutuja, ukatja,

Sarapjiritxa, jallus piskpansa, chaqtañakama

Phaphilanku thaqaskirjama.          

Qhatunja, thuqt’an thuqt’an,

Jani jamp’aturuja takjatanlaiku.

Quillayawa p’iqipanja llijtirija,

Ch’iarakinawa ñik’utapaja.

Iglisias sumanajawa, qalat lurt’ata

Markanja firucarrilanaka suit’asipkiritja

Walipini alantawirija   muñikitanakataqija

Ukuruja janiu phayañakiti

Wali sayt’ata thuqt’apjiritja

Allchhipa munata wawapiritua.  

 

 

 

 IV

 

Cuando mi abuela se molestaba

me cogía de la mano

me llevaba a pasear en plena lluvia

nos perdíamos

como buscando mariposas

saltando para no pisar sapos

por el mercado

cortezas de quillay la iluminaban

nunca vi canas en su cabellera

la hermosa iglesia

enchapada en piedra

nos aguardaba

en la ciudad de los ferrocarriles

 

compraba más atuendos para mis muñecas

ese día no cocinaba

era su rebelión

esa era nuestra fiesta

estoy segura que fui su nieta preferida.

 

 

                       V

 

Sapa imilla, taykaja

Ukatja awichitaja, jiwasan taykaja

Gumircinda t’ijnakanaja qulljama

Chupikq’illun jaipt’irini

Phaytiri taikanja yuqapanataki

Nayaja phisqiritua, sullka kullakita

Kunawarasati alluj jilatanakaja puriniujija    

Ukaurasakiwa tumpt’apjituja,

Chhacatatja.

 

 

 V

 

Mi madre, hija única

entonces la abuela Gumercinda era nuestra madre

la que corría como una perdiz

bajo el crepúsculo

cocinaba para los hijos mayores de mi madre

yo, la quinta

cuando llegaron más hermanos

nos había dejado una ausencia infinita.

 

 

VI

 

¿Awichitjämati? janiwa yaykti

Ñik’utajasa k’iwinkinkuni

Ukaja, aka p’iqinwa jakaski

Ist’askitua, thayawa situja

Jawiras, pankaras, laranja musk’askiwa

Awichitajampi utjiritua.

Gumircindaj awichitja, aparapjitua

Awichitaja sapakiwa jakust’askija

Marka thayan utapanwa.

 

 

VI

 

No sé si me parezco a mi abuela

los cabellos ligeramente ondulados

el recelo

está vivo en mi memoria

 

sé que me escucha me lo dice el viento

el aire, el río, la flor silvestre, el sabor a naranja

yo vivía con mi abuela Gumercinda

me alejaron de ella

mi abuela quedó sola

en un cuarto de la ciudad de los vientos.

 

VII

Fiscal iscuilan taykajaxa yatichanaja

“Sollata” sutininawa uka comunidadaja

Jilatajampi, nayampi, taykajaxa, jupampi

Yatiqiri apapjituxa.

Cayutaq sarapjiritan iscuilaruja

Arumaja ratukiu puriniujiriwa

Ch’ult ch’ult sasawa jisk’a jawiranja

Sarnakaptja payirjama

Utaninakanja, wakanacaja mü sanawa    

Khiyajama uvijanakaja chhactunaja

Qinayan sarañanja

 

VII

 

Mi madre trabajaba en una Escuela Fiscal

una comunidad campesina Sollata

nos llevó a estudiar junto a ella

a mi hermano y a mí

caminábamos a pie hasta llegar al local

llegaba la noche

cruzando arroyos

desde las casas de campesinos

mugían vacas

copos de ovejas

se perdían en manada

debajo de las nubes.

 

 

 

VIII

 

Aruman kayupanktua

Ch’iwillan taipinktua

Naturalizaja jutixa tunkinaka warurirjama

Music aru jama

Ch’iaraptaniwa arumaja,  

Tunkinakasa wali ch’iarapininawa.

Jilataja chhacayirituwa  

Nayrajaxa thaqirinaja ch’amak pampamwa

Ch’iwujakiwa jakasktanwa

Iscuilitaja jawira Taipinkinawa

Iñantapjiritua, chaka qala thuktuapjiritaxa

Janiu michas utjkanati

Jaxtaña candilirikiwa naqaskanaja pirkhanakanja

P’ianakatja pankatayanakiwa uñch’ukisininaja

K’uchi jalantasa jalantasa    

 

VIII

 

 

Al pie de la noche

entre la paja brava

el susurro de la naturaleza

nos traía música de cuervos

la noche se ponía más negra

los cuervos más negros

mi hermano me perdía

buscaba mis ojos en la campiña

para sentirme una sombra cercana

la escuelita estaba rodeada por un río

para entrar cruzábamos un puentecillo de piedra

no había luz eléctrica

unos candileros espantosos alumbraban

las paredes de adobe

por los huecos nos observaban

libélulas aleteando alegría.

 

IX

 

Wakisinaja umat mistsuña

Pata jawiraru

Chupik intiujalantaski, uñjasktua umanja

Amtusktua phaxsin llijipja

Nan wawa nayrajanxa

Jach’aqull jämanawa

Vulkanjama ut t’atanawa

Uka alajpacha manqa larama

 

 

 IX

 

Era mejor salir con mi hermano a la ribera del río

aún veo rojos ocasos de sol reflejados en el agua

recuerdo la brillantez de la luna llena

en mis ojos inocentes

parecían montañas pobladas de volcanes

dentro de esa órbita azul.

 

        X

 

Ch’iwunakaja, suninja

Suma jiruntata cuadrunakanawa

Ukatjwa, jilata, uka ch’ara sankajaxa

Jiruntasija chuymajanxa  

Nakhantirjama wifaljäma      

Uka thakinja khauqakutis Humarida ch’iwupaja

Sarnaqt’awpachanaja  

Curbatapampi chint’ata  

Tarkuri k’iwjtata    

Chuymapan, jachapampi.

 

 

  

 X

 

Nuestra sombra en la orilla

tenía forma de cuadros de pintura

desde entonces esa lobreguez, hermano

se dibuja en colores por las canteras de mi corazón

por allí cuántas veces habrá pasado

la sombra de Humareda

con la corbata anudada a medio pecho.

 

 

XI

 

Tiyalaja Zuila Cuintas, situja ukat juttaja    

Taykamaja usuriniwa, partupawa puriniwjixa

Raúl Paricahua satanawa wawa ichchurija

Jupawa uñt’ayanituja aka jach’a suma marka  

Taikajaxa janiuk sawkitutija

Sullatanja, laranja walipininawa

Ukatjalla Chiki jalirinakaja

Ch’ik ch’ik sija sapa q’uchujanja,      

“Misk’i laranja, misk’i phaxsi”

 

 

 

 XI

 

Tía Zoila Cuentas me contó que nací allí

porque el parto se adelantó a mi madre

el partero de la comunidad don Raúl Paricahua

me enseñó la luz del mundo campesino

mi madre nunca me había contado esta historia

 

en Sollata la notable fruta que recuerdo es la naranja

mucha naranja, será por ello

que sagaces aves silban

en mi único escritorio

de mi único cuarto

“Dulce naranja dulce luna”

 

 

 

         XII

 

Laranja manqhanwa moskt’aitja wawañaja

Jawiranja phaxsi kunjamasa

Uka maranakanja Mallku yatichiri Incinas uñjanaxa

Iscuilitanaka        

Mallku Juliu, satanawa aukijaxa    

Pampacha wali masipjanawa,  

P’iq’iña aimaranawa taitajaxa

Nan muspañaja, nan amuytiri, nan Mallku.

 

 

XII

 

La inocencia me penetra con aroma a naranja

la luna dibujada en el río

eran tiempos donde el maestro Encinas

inspeccionaba escuelas rurales

amigo de mi padre Julio

mi líder indiscutible

en el universo aimara.

 

 

             XIII

 

Iscuilitaruja ma uruwa puriniwjixa

Anti camiunitawa,

Tiula nakaj taycajaxa  

Watina watina sasawa

Gumircinda awichitajawa jiwauxatainaja

Ch’iara sacumpi, ma pañulitampi

Thayanja phalaliwjixa taycajaxa llaqisimpi  

Markaru sarantañataki.

 

 

 

XIII

 

Un día llegó a la escuelita una camioneta color naranja

eran mis tíos maternos

dieron trágica noticia

la muerte de mi abuela Gumercinda

mi madre buscó abrigo negro

y una pañoleta blandida por el viento andino

se abrazaban de tristeza

alistándose para ir a la ciudad.

 

 

         XIV

 

Sausjamawa jachtja

Janiwa qhitis uñjkituti

Asuritwa, muñikitanakaja jani taikani

Ukhamarakiwa muñikitanakaja jacht’apjixa nampi

Qhumant’asiwaptja jach’a jakinakxama

Jiwañaja jutatainaxa anti laranjama.

 

  

XIV

 

Lloré como un sauce

nadie se daba cuenta

de mi llanto

porque era pequeña

mis muñecas también quedaron huérfanas

mis muñecas también lloraron

las abracé como los grandes

la muerte era color naranja.

 

 

XV

 

Uka jisk’a maratja Huancaniruwa sarjaptxa

Aukijaxa suit’apjituxa Picusani punku mantañanwa

Sikurinakasa tuquntanaja sankanjamawa

Katukapjituxa k’iju k’iju irrumpido

Flichanakjamawa llijtupjinixa alluja

Tata, ukanwa thuruntja saludará

Awichitaj laiku, chhacawïpata      

 

 

 XV

 

Pocos años después fuimos a Huancané

mi padre nos esperaba en la Compuerta

de Pecosani con imaginarios sicuris

nos dieron la bienvenida

furiosos relámpagos

con flechas alucinantes

junto a la lluvia, papá

allí definí mi impacto walawala

ante el agobio de la ausencia de la abuela.

 

 

 

XVI

 

Kunaurasati ñik’utamaja nayaru mantitani

Ukhaurasawa, mayu awichatwa

Mayu awicha inunqt’ata

Jupxam muntja, inamayawa thimisktja

Ch’uquñ muntja, inamayawa t’isisktja

Sutijas chhaqhata, wacagluria lichiwa aparituja

Nan markajanxa, k’arinaka utt’asija  

Phinq’astua Gluria sutijampixa

 

 

XVI

 

Cuando su ondeado moño aflora en mis sentidos

soy la abuela Mayo

la abuela Mayo inventada

quiero hacerme un moño y no puedo

quiero coser y no puedo

perdí mi nombre por culpa

de la vaca Gloria que no era tan leche

en mi país gobierna la mentira

tengo vergüenza de ser llamada Gloria.

 

 

XVII

 

Wallakit lichija mukt’ayasiwa

Yirbaluisampi, salviampi

Anti jaip’unxa      

Gumircinda awichitaja

Tawaquva jiwatainaxa      

Sujtatunka marasa janiw phuqutakanati

Jakusiñajaxa muñajamawa muskt’aija

Aka churirita jachha marka glubalisata

 

 

XVII

 

Siento la fragancia de leche recién hervida

con hierba luisa o salvia

en el crepúsculo

 

mi abuela Gumercinda

murió muy joven

decían que antes de los 60

mi plegaria tiene aroma a muña

en la palidez

de un mundo globalizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    

 

 

 

     XVIII

 

Jawiraru qalanakwa jakuntxa

Nuwastja lak’ampi, ñiq’inwa

Kunats awichit, apastamja

Amparajampi llinq’iapstja  

Ch’iqa amparaj, laq’ampi

willt’anija thayanwa, jiruntirjama

Chaka makatañatwa    

Jallallt’antwa, ch’iwujaruxa ch’intajanwa

Ukatja llinq’ija, jawiranja jachaskakiwa    

Kunats sarawjta taykita

Kunats sarawjta taykaja

Sartma, awichita, sartma

Aka jach’a markajaruwa tuctaja awichita

Inaimayawa sartja k’alpacharu markanaksa

Jawiranqtawa jachaxampi

Awichita Gumircinda

Cumpañir awichita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

XVIII

 

Tirando piedritas a la corriente

reproché a la tierra porqué te llevó

escarbé un poco de llinqui

levanté mi mano izquierda

de tierra

garabateando en el aire

desde el puente

arengué a mi sombra en silencio

y seguí humedeciendo el llinqui

en la corriente

apelando

imanantaj ripunky mamallay

imainalla ripunky mamitay

rijchari ahuichita rijchari

te hiciste mi patria eterna abuela

rompí todos los límites

en todas las ciudades recorridas

quedó el río

con mi llanto por ti, compañera Gumercinda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GLORIA MENDOZA BORDA   – PERÚ

Gloria Mendoza Borda (Puno – 1948) Publicó varios libros de poesía. Traducida al italiano por Gladys Basagoitia, al alemán por el poeta Rainer Maria Gassen. El 15 de diciembre del 2015 el Congreso de la República le dio un reconocimiento por su aporte a la poesía peruana. Participa invitada a países de Latino América: Uruguay, Bolivia, Ecuador, Puerto Rico, Colombia, Buenos Aires, y Chile. Como promotora cultural dirigió más de 10 años el Martes Literario en la Alianza Francesa de Arequipa. El primero de abril del 2017 -mes de las letras- el GREMIO de Escritores del Perú le dio una distinción especial por su aporte a la cultura peruana. En mayo del 2017 el Estado Peruano mediante el Ministerio de Cultura Salvador del Solar la distinguió con la Medalla de Oro y diploma declarándola Personaje Meritorio de la Cultura Peruana. En agosto del 2017 la Municipalidad Provincial de Arequipa la distinguió con Medalla de Oro a la Cultura. Fue invitada a Poemario, Festival Internacional de Poesía en el Caribe, Barranquilla (2017); invitada al Grupo Cultural Ñuble – Chillán, uno de los Encuentros Nacionales más importantes de Chile con un invitado internacional (2018); en el VI FIP Primavera Poética dirigida por el poeta Harold Alva celebraron a siete poetas internacionales, dos de ellos peruanos Ricardo González Vigil y Gloria Mendoza Borda. Participó como invitada al Hay Festival Arequipa-Perú 2019 en el conversatorio: TEJIENDO LAZOS EN LA AMÉRICA INDÍGENA con el poeta Garry Gottfrietson (Canadá), el editor Sean Cranbury (Canadá) en la conversación con Jorge Alejandro Vargas; Gloria Mendoza fue destacada por el Hay Festival Internacional 2019.

 

 

gmendozaborda@yahoo.es

Celular: 946874464

Lugar de residencia: Lima, Perú: Malecón Cisneros 952 Dpto. 401 B Municipalidad de Miraflores

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s