Jose Luis VELÁSQUEZ GARAMBEL: EL PROLÍFICO ENSAYISTA Y EDITOR PUNEÑO. Niel Agripino Palomino

No cualquiera escribe ensayos ni es el ensayo un comentario ni opinión personal que se publica en periódico o el Facebook. Como refiere Hugo Patiño “el ensayista tiene mucho de crítico, de sabio y de erudito…”. Y, según Rafael Alvarado, un ensayista debe reunir necesariamente los siguientes requisitos: “vasta cultura, aguda inteligencia, gusto refinado, gran imaginación, sentido de observación, profunda sensibilidad, dominio del tema y pensamiento crítico”. Por su parte, el ensayo es un texto producto y productor de reflexión. Es un discurso en el cual, un intelectual lúcido y agudo, manifiesta esa profunda meditación sobre algún tema de la existencia, a modo de conjetura con el “propósito pragmático de persuadir al lector sobre alguna norma de acción que el autor sostiene”, a decir de Willard Díaz. En efecto, los ensayos y los ensayistas surgen en una crisis, cuando la masa está sumida en la tiniebla sin poder explicarse qué pasa, por qué y cómo. Ahí aparece el ensayo como un texto guía que, cual antorcha resplandeciente, orienta a la masa hasta convertirla en sociedad. Así, el ensayo tiene una repercusión ideológica, sociopolítica, económica, educativa y hasta religiosa, etc. Pues como dice, el gran ensayista y novelista francés Víctor Hugo, “No son las máquinas los que mueven al mundo; sino, las ideas”. Así lo entendieron Montaigne (padre del ensayo), Adam Smith, Voltaire, Montesquieu, Rousseau, Marx, Marcuse, Octavio Paz, Keynes, Mariátegui, Einstein, Hayek, Friedman, Ortega y Gasset, Flores Galindo, y muchos monstruos del ensayo, entre ellos, el divino Lucifer de la filosofía, Frederich Nietzsche, quien además nos dejó dicho: “Escribe con la sangre y sabrás que la sangre es espíritu” en su inmortal Así hablaba Zaratustra. Ahí, la diferencia abismal entre un comentario y un ensayo; entre un comentarista y un ensayista.

Valga este preludio extenso para reseñar dos libros de ensayo del intelectual puneño Jose Luis Velasquez Garambel. Él se hizo mundialmente famoso -junto con el maestro y escritor Jorge Flórez Aybar en los inicios- por dirigir la edición y publicación de los cuatrocientos títulos de la famosa Colección Biblioteca de la Universidad Nacional del Altiplano – Puno. Gesta increíble que fue reconocido no solo por el Congreso de la República, sino por la misma Unesco y, por el gran y añorado Marco Aurelio Denegri. Reitero, esta admirable labor opacó, en mucha medida la capacidad y producción ensayística del doctor José Luis Velásquez Garambel. Y esta reseña es para poner nuevamente al tapete esa proficua labor; pues, como nos consta él fue galardonado con dos premios en ensayos jurídicos el 2002 y el 2005 y, el Premio Nacional de Ensayo en el 2005 organizado por el IEA. Asimismo, es un incansable estudioso y antologador de la literatura puneña.

Sin embargo, sin ánimos de escribir ninguna Bohemia de mi tiempo, debo antes dar un testimonio de parte. José Luis y yo somos del 80 del siglo pasado por nacimiento. Este nos acerca mucho por generación (fines del siglo XX e inicios del XXI, la nefasta dictadura del fujimontesinismo). En tales circunstancias, nos tocó ser universitarios (estudiantes de Lengua y Literatura, José Luis en la Una – Puno con Jorge Flórez y Chano Padilla como maestros y, yo en la Unsaac con Pantoja y Pantigozo como maestros que también eran amigos con los docentes de la Una. Esto, felizmente, cuando el Facebook y el WhatsApp aún no existían. Entonces, leíamos, leíamos todo texto que pudiéramos hallar en las bibliotecas. Entonces, la lectura nos permitió fortalecer nuestro pensamiento crítico y asimilar una vasta cultura y con ello, pensar, escribir y seguir leyendo y pensando. Pero, eso de coincidir en los años de estudio universitario, hizo también que fuéramos amigos y “rivales” en los diferentes congresos académicos (educativos, lingüísticos y literarios) en los cuales participábamos como asistentes o como “ponentes”. Incluso, casi en los mismos años, muy jóvenes, empezamos la docencia universitaria. Entonces, de manera directa e indirecta, debatíamos en dichos eventos, sin saber que, con los años, íbamos a terminar como caminantes amigos de la misma senda intelectual.
27294589_10209468411421162_1466161068_nLa ensayística de Velásquez Garambel se ha editado en dos libros que tiene vasos comunicantes. Estos son Violencia social y educación en el Altiplano (2018) e Imaginarios distantes (ensayos de cultura y literatura heterogénea) del mismo año que el primero. Violencia social y educación… es un texto desgarrador y a la vez épico de la lucha del runa o jaque puneño por la educación y, la consecuente liberación de su ayllu, contra los gamonales de esta republiqueta criolla y de tinte colonial. Como los caciques de todas partes, sabían bien que un esclavo educado es un esclavo libre. Además de Bustamante, los héroes de la educación del altiplano están Telésforo Catacora, Manuel Z. Camacho, Teodomiro Gutiérrez (Rumi Maki), José Antonio Encinas, entre otros. El libro referido es equiparable a Historia de la educación en Puno de José Portugal Catacora. La diferencia es que mientras de José Portugal es historia valiosísima con datos puntuales, desde Manco Capac hasta la educación puneña de 1956, de José Luis es reflexión acompañado de datos consignados como Anexos documentales. El libro Violencia… está divido en siete apartados cuyos títulos ilustrativos son Bustamante y la violencia en el siglo XIX, Los sucesos de Pomata, La escuela de la perfección, La escuela de Utawilaya, El 881, la escuela nueva de Encinas, Rumimaki y Huancané y la escuela de la otrora capital del Perú. Además de los documentos, los protagonistas por la educación en Puno: caciques, curas, líderes comunales, maestros y políticos, desfilan en casi 200 páginas. La bibliografía expuesta es también determinante y extensa en este libro. Un libro que nos recuerda que en el Altiplano, el analfabetismo fue enfrentado con coraje hasta la persecución y prisión y la continuidad del analfabetismo fue propiciada con violencia por los hacendados. Aún así, la educación, como ya lo había advertido Mariátegui, sigue siendo colonizante y colonial.

Imaginarios distantes es otro buen libro de ensayo. Es una especie de continuidad del primero. Está constituido por seis textos cinco ensayos y una antología. Farsas e impertinencias en los estudios de las literaturas originarias, Las lógicas fronterizas de Gamaliel Churata o la alegoría de “El pez de oro”, Interludio bruníldico, Violencia y maestro en el Altiplano, No se puede escribir poesía después de sendero y MRTA y El árbol de las poéticas del conflicto.

En Farsas e impertinencias en los estudios de las literaturas originarias, Velásquez Garambel defiende la tesis de que los estudios sobre literatura oral del Altiplano fueron hechos de manera impertinente y por ello mismo esos estudios son farsas, porque muchos de ellos están solo en castellano o pésimamente traducidos del quechua y aimara al castellano. Velásquez dice: “Así publicaron textos de ‘literatura quechua o aimara’ con miradas y persfectivas hispanizantes, reforzadas con traducciones descontextualizadas y que terminaron rompiendo el hilo semántico que caracterizan la ironía, el humor y las metáforas que, en su oralidad, que aún contienen las literaturas originarias, para el caso puneño, el quechua y el aimara” (2018: 9).

Las lógicas fronterizas de Gamaliel Churata o la alegoría de “El pez de oro”, es el más logrado de los ensayos, para mi gusto. Para José Luis, la mayor parte de los asedios exegéticos al inquietante y hasta ahora poco comprendido “Pez de oro” han soslayado su aspecto lúdico y burlón. La burla y el juego de Churata serían a la lógica cartesiana o europea. Es decir, el profeta del Altiplano, el cultísimo y agudo ensayista puneño, el yatichiri Gamaliel, con la burla y la ironía, realiza en su poliédrico libro Pez de oro, un cuestionamiento a la epistemología eurocentrista En tal sentido, Churata “se adelantó por mucho a Quijano, Dussel y de Sousa…” (2018: 26). Velásquez, también cuestiona la idea manida que la poscolonialidad parte del pensamiento posmoderno francés encabezado por Derridá y Foucault y considera que no es tan cierto, porque el alejamiento de lo eurocéntrico o “la decolonialidad inicia implícitamente empieza con Guaman Poma de Ayala y su Nueva corónica y buen gobierno y con Gamaliel Churata con su Pez de Oro. Así, el vuelco decolonial, que es un proyecto de desprendimiento epistémico en la esfera ‘de lo social’ se convierte en una posición política e identitaria, encontrando asideros en la música, la danza y, en otras expresiones culturales contra el poder proveniente de Europa y sus abusos” (2018: 26 – 29).

Interludio Brunúldico es la muestra de la poética que Gamaliel Churata en 1931 en el diario El Comercio de Cuzco. Velásquez reproduce los doce bellísimos y telúricos poemas de Churata más la nota introductoria, sin expresar ninguna opinión crítica ni analítica que hubiese sido mejor.

El ensayo Violencia y maestro en el Altiplano -que es el vaso comunicante con el primer libro- vuelve al tema de la violencia con los agentes educativos; pero en específico con el profesor, y esta vez ya no de parte de los terratenientes, sino de SL y el Estado. Contextualizado en los 90, nuestro ensayista se inmiscuye en las venas abiertas y sangrantes del profesor, dirigente y diputado Porfirio Suni Quispe torturado por las fuerzas armadas acusado de terrorista y asesinado en Juliaca de 1991 por los seguidores del insano criminal Abimael Guzmán incriminado de soplón. Además de los datos consignados por el informe de la CVR, el autor reproduce el testimonio desgarrador de los familiares del docente. Velásquez Garambel, al inicio de su ensayo, asevera que él formó parte de los integrantes de la CVR y que tuvo contacto directo con los familiares de la víctima. El texto es una muestra del terror, sangre y muerte que se ensañó con el magisterio e incluso con la misma iglesia en el Altiplano.

No se puede escribir poesía después de sendero y MRTA está centrado en la literatura puneña de la violencia. Es decir, en los autores y sus textos que asumieron la difícil tarea de poetizar el dolor, el terror y la muerte propiciados por SL y el MRTA. Según el autor, entre estos autores puneños están Simón Rodríguez, Luis Pacho, Gabriel Apaza, Víctor Villegas, Walter Paz Quispe, Darwin Bedoya, Edwin Ticona y Fidel Mendoza. El poema citado de Simón Rodríguez es elocuente: “Mamá Maticha:/ No estoy del tiempo que ha pasado/ desde que fui exiliado de mi propio sueño… Pienso que este encierro/ se hizo para dolernos…”.

El árbol de las poéticas del conflicto (bosquejo temprano) es el último ensayo, de Velásquez Garambel. En este, el autor de El hombre y el cosmos en la concepción filosófica andina, propone una periodificación de la excelente y prolífica literatura puneña por grupos, movimientos, generaciones y estilos. El mismo que su próximo libro que ya está en imprenta lo amplía en una especie de antología comentada de la literatura puneña. En cuanto salga será un portentoso aporte a la literatura peruana desde Puno.

El doctor José Luis Velásquez Garambel, como ensayista tiene la erudición de Octavio Paz, la sangre de Nietzsche, la agudeza y la criticidad de Hugo Niera en sus mejores momentos, lo testimonial de Mario Vargas Llosa, lo telúrico y decolonial de Churata, el raciovitalismo de Ortega y Gasset y la capacidad interpretativa de todo buen ensayista. Por lo que saludo estos y otros textos de él que irradian información y reflexión desde las entrañas del gran lago azul, el maravilloso puquinakota. Saludo y reconozco su gesta procultura de quién editó en cinco años medio millar de libros de diversas especialidades y con ello, dio gloria a la UNA y al mismo Puno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s