DE HUÁMBAR A MEMORIAS DE LO PROHIBIDO: 87 AÑOS DE NOVELA APURIMEÑA. Niel Agripino Palomino

[En un capitulo escondido Esteban Leon y sus novias habian estado con Aledaida y dona Felipa en la Chicheria de Wanupata, pero mejor leer esta exelente nota de Niel sobre  lo prohibido y la novela erotica en Apurimac. Con Esteban Leon y otros autoras, se va claro que la Unamba de Abancay es nawin puquio de la literatura peruana]

DE HUÁMBAR A MEMORIAS DE LO PROHIBIDO: 87 AÑOS DE NOVELA APURIMEÑA

 

¿Qué es la literatura apurimeña? Es una respuesta difícil de definir. Pero, empecemos por decir que es el conjunto de obras literarias escritas por apurimeños y apurimeñistas y cuyas historias están ambientadas en aquella región denominada Apurímac. En el caso de la novela empleemos los mismos dos criterios. Con esa salvedad, la novela apurimeña tiene su punto de partida en 1933 con la publicación de Huámbar poetastro acacautinaja del hacendado y escritor andahuaylino Juan José Flores. La siguiente novela apurimeña es Sara cosecho (La cosecha del maíz) del narrador chalhuanquino Manuel Robles Alarcón que se publicó en Cuzco en 1940 con el sello de H. G. Rozas Sucs.  Siguiendo estrictamente los años de publicación, la tercera novela viene a ser recién Yawar fiesta del gran antropólogo y escritor José María Arguedas, cuya primera edición data de 1941 bajo el sello de la imprenta SIGNED en Lima. Y en 1958 se publica la que vendría la novela más representativa de Apurímac: Los ríos profundos. Luego, se han publicado otras novelas, pero algunas han sido configuradas bajo los cánones de la novela decimonónica o tradicional, pobre en técnicas narrativas, con una historia lineal, tediosa y sin datos escondidos que te sorprendan ni finales impactantes.

Pero, esta clásica manera de narrar termina por fin con la aparición de tres modernas novelas apurimeñas: Eorindari, al sur del paraíso (1999) del escritor abanquino Edwin Segovia Saavedra, Crónicas del silencio (2005) del escritor grauino Nilo Tomaylla y ¡Aquí están Los Montesinos! (2006) del narrador abanquino de orígenes grauinos Feliciano Padilla Chalco. Estas tres novelas, modernizan la novela apurimeña, la elevan a nivel de las grandes novelas de la literatura nacional y mundial. En su configuración, sus autores Segovia, Tomaylla y Padilla recurren a las técnicas narrativas modernas como la narración fragmentada, la narración cinética, la dislocación temporal, los vasos comunicantes, el prolepsis, cambio de punto de focalización, monólogo interior, en inmedia res, los vasos comunicantes, etc. Así, en las novelas de Segovia, Tomaylla y Padilla hay mudas espacio-temporales, se narran varias historias de diferentes personajes en una sola novela, trae iceberg o datos ocultos y finales inesperados. Son técnicas bien aprendidas de la lectura de las novelas del Boom literario latinoamericano y de Faulkner, de James Joyce y Hemingway, de Proust, etc.

A continuación, exponemos las tramas argumentales de las dos primeras novelas y las tres más significativas novelas modernas. Huambar poetastro acacautinaja relata en primera persona la vida tragicómica de Sardaniel Lordigo. Él emplea el pseudónimo de Huambar y realmente es un poetastro. Está enamorado de Adelaida Pitorrez y es correspondido. Empero, esta relación peligra por la intervención de Yayala, un cura ebrio y libidinoso que también pretende a Adelaida. A nivel lingüístico, se observa la hibridación del castellano con el quechua.  En cambio, Sara cosecho, focalizada en tercera persona, narra la historia del gamonal abanquino Hermógenes Molina y de sus indios o pongos que laboran en su hacienda Tomapampa. El eje temático principal es la cosecha del maíz en dicha hacienda. Esa actividad ancestral es toda una fiesta de la vida que trasciende la alegría del hombre por el alimento a la misma naturaleza. A la actividad se suman la historia de amor entre la mestiza Santusa y el primo del terrateniente, Luciano Huarcaya. El autor narra también las actividades periféricas de la cosecha del maíz: la marca del ganado vacuno, el sara t’inkay yo otros ritos andinas y católicas. Sucesos que hacen de esta novela un fresco de la sociedad y la naturaleza abanquinas de las primeras décadas del siglo XX.

 

Por su parte, Eorindari, al sur del paraíso narra la historia del cauchero alemán Carlos Fermín Fitzcarral, la del brujo y experto en chamanismo Salvador Huansí, El éxodo de Sebastión Cutiri desde Cusco hasta la selva de Puerto Maldonado en busca del oro, la ventura de Samuel Paquerre en los lavaderos de oro, los amoríos del poeta donjuán Álvaro Moyer y la siempre interesada, sensual y experta en cama Virginia Calderón, y las miserias de Mochita Requejo en su burdel El polvo de oro. En cambio, en Crónicas del silencio se relatan varias historias y de diferentes protagonistas en una sola y gran novela. Está la de Antonio Médico, un anciano santarrosino a quien los adultos le nombran Pistaco (degollador) y los niños lo adoran. Está la historia de amor del músico forastero Valentín Guerra con la hermosa Asunta Romero. Está la del militar francés Laurent y la bella Suyana. Está como segunda línea argumental la odisea de un hombre que parte de su Santa Rosa natal hasta Cusco para terminar en Europa. La novela ¡Aquí están los Montesinos! de Chano Padilla está centrada en la defensa del derecho legítimo de representación política de la provincia de Cotabambas que hace la familia Montesinos contra las pretensiones reeleccionistas del usurpador Rafael Grau Nuñez y Cabero, que ya había sido diputado por Cotabambas en tres periodos sin siquiera conocer aquella provincia. En esa ambición política Rafael Grau viaja a Cotabambas y tras un incidente confuso en el puente Palcaro, es muerto por las huestes de los Montesinos. A eso se agrega rivalidades, amoríos, aficiones, muertes y caracteres de los Montesinos en casi tres generaciones. La historia del departamento de Apurímac, de Cotabambas y Grau es esta novela bellísima y encantadora novela de Padilla.

Entre estas cuatro novelas que son como los extremos, se considera las famosas de Arguedas, que por ser muy difundidas ya no se glosan. Pero, además, están otras novelas como El extraño indio Clemente Kespe (1959) y Alancho, el noble bandolero (1991) del escritor mamareño Guillermo Viladegut Ferrufino. El primero cuenta la historia de un indio que viajó a Europa, allí ha logrado “civilizarse”, volverse culto; pero retorna a Mamara y vuelve a la vida salvaje de indio. La segunda, en una especie de estampas, narra las aventuras de Alejandrino Montesinos Gonzales (Alancho), líder de la lucha de los cotabambinos contra el centralismo limeño, tildado peyorativamente de bandolero o ladrón por Viladegut. Tenemos también Pampacóndor (1994) de Waldo Valenzuela (narración basada en la vida de un famoso abigeo y torero grauino); Los forjadores de la eternidad (2004) de Pedro Hernán Portilla Salas (calificada por el mismo autor como mitohistoria inka); Las proezas de Vivucha (2013) de Federico Latorre Ormachea (novela picaresca apurimeña ambientada en Ayacucho, Apurímac, Cusco, Madre de Dios y Brasil); Wakcha wawa (2004) de Víctor Manuel Chahuayo Súcñer (narra la historia de un niño huérfano que venciendo dificultades llega a ser profesional); La niña de nuestros ojos (2011) del narrador cajamarquino Miguel Arribasplata, cuya trama argumental es la horrorosa violencia senderista y del estado perpetrada en Apurímac contra los campesinos; Una novelita vulgar y otros relatos (2017) de David Quispe Altamirano que narra la historia de un adolescente pudibundo de familia cristiana que es llevado a un prostíbulo por un compañero de la universidad y, luego de la experiencia sexual, se enamora de la mesalina. El 2018, el consagrado poeta Alejandro Medina Bustinza publica la novela Killinchus, pateadores de precipicios. Ambientada en Tiaparo – Aymaraes, la novela cuenta las vivencias, conflictos, espiritualidad, actividades cotidianas, abuso de las autoridades contra los campesinos. El polifacético cantor y antropólogo Ugo Carrillo, nos sorprendió, como siempre, con Anqhas Wayta, Flor Azul (2019), firmada con el pseudónimo de Isaura de los Andes, la novela en dieciséis capítulos enumerados con vocablos quechuas, cuenta la historia de Flor Azul Montes en la segunda década del siglo XX. Ella es una señorita perteneciente a la aristocracia andahuaylina que viaja a Francia por motivos de estudio. Estando en Toulouse, gracias a las enseñanzas de su institutriz Clemencia Isaura e inspirada en la cruzada que emprendió Flora Tristán a favor de la mujer, retorna a Andahuaylas para defender los derechos de la mujer y en una sociedad feudal católicamente machista e hipócrita. El año pasado también, el narrador ayacuchano radicado en Andahuaylas, Hernán de la Cruz Enciso publica Por las tetas de Miriam (2019), fabulosa novela sobre la violencia terrorista de SL y el estado en la década de los 80 – 90 del siglo pasado). El mismo Enciso que emplea el pseudónimo de Tankar Rau Rau, el 2005 ha publicado Apaga las velas, una novela ecológica, de defensa a la tierra contra el capitalismo salvaje. Es también una novela de identidad. Y como para atenuar este fluir de la novela apurimeña, este 2020 aparece Esteban León -escritor abanquino que ya había publicado novelas en formato ebook- con su novela corta Memorias de lo prohibido. Con ella, son pues 87 años de novela apurimeña que suman alrededor de 23 novelas en total, incluida las de Arguedas. Evidentemente, entre estas novelas existen diferencias palmarias no solo en estilos, sino en calidad, contenido y propósito. Hay unas bien logradas, escritas con conocimiento del arte de novelar y otras que más se aproximan a etnografía, relato testimonial o a la historiografía. En unas hay empleo de técnicas modernas que dinamizan la lectura, en otras las historias siguen presentándose en forma lineal y denotan pobreza de técnicas, falta fabulación y manejo en el lenguaje narrativo. La literatura es arte, es decir, técnica.

Por lo pronto, tenemos Memorias de lo prohibido (2020) de Esteban León que viene a sumarse al árbol de la novela apurimeña para hacerla más frondosa e incontenible.

Memorias de lo prohibido está narrada bajo los cánones de la novela moderna. Empieza con el final, los protagonistas vuelven a reencontrarse después de ocho años en que se amaron por primera vez. El entierro del abuelo Leopoldo Valcárcel es el motivo que vuelve a juntarlos. Ella tiene 25 años, flor de la edad, y está más hermosa y sexualmente más atractiva que nunca. Después del consabido luto, Sofía y Santiago hablan de lo que fue sus vidas. Ella ha estudiado Ingeniería Química, labora en una refinería al norte del país y gana bien. Él es pintor, bohemio y donjuán, el arte no le da nada pecuniario. Luego, empiezan a recordar escenas del pasado, hasta que arriban a aquel instante en que se besaron y amaron por vez primera. Entre los primos, el vedado sentimiento amoroso, como la dormida semilla que recibe la gota vital, despierta hasta hacerse tallo y flor. Impulsados por ese recuerdo, acuden al mismo lugar y hacen lo mismo aunque esta vez sin temor, con pasión y con más maestría sexual.

Como para atenuar el desenlace o como para proporcionarle suspenso a la novela, el narrador protagonista cuenta detalles de la misma historia de amor prohibido, intercalándola con escenas de una reunión con su amigo Willy en la chichería de Patibamba y con tres de sus enamoradas. Esta es una técnica moderna llamada cinematográfica en el cual se producen mudas cronotópicas.

El incesto en segundo grado es el tema central de esta novela de ahí el título. Por eso mismo, lo prohibido atrae y atrae más, la intensidad de la atracción es mucho más fuerte. Los primos Sofía y Santi, sucumben en la tentación, arden en las llamas de lo clandestino, se aman, se desean y funden sus cuerpos y carnes íntimas en el placer que no conoce de parientes ni respeto entre ellos. El escenario de esos encuentros sexuales, de esos gemidos prohibidos es el campo abierto, la orilla del río, la sombra de un arbusto. El colchón es el pasto fresco de esa geografía abanquina que tiene “calor de hembra en celo” a decir del poeta cusqueño Mario Pantoja, veterano cantor erótico de las abanquinas, de ellas, cuyos besos saben al dulcísimo y embriagador cañazo del Pachachaca. El recuerdo de ese pasado obscuro, la llama de ese amor prohibido sigue viva en Santiago. Y eso le granjea problemas con las parejas ocasionales que ha cosechado el pintor durante el distanciamiento de su sensual y fogosa prima. De esta manera, las enamoradas son tres: la bachiller en psicología Cinthya que teniendo enamorado mayor, mantiene otra relación con el protagonista; Marguit la estudiante de farmacología y de religión cristiana que se escandaliza con la narración del amor prohibido que le hace Santi; Evelyn, la ardiente abanquina de diecinueve años con quien el narrador mantiene relaciones íntimas intensas. Ella, como si estuviese celosa con la descripción de la prima que hace Santiago, envidia los senos de Sofía que a los trece años tenía más turgentes que Evelyn con diecinueve. Ninguna de esas mujeres pudo arrancar a Claudia Sofía del corazón y mente de Santiago.

Memorias de lo prohibido es la primera novela erótica de Apurímac. Por lo mismo es una novela de gozo, de fiesta carnal y fiesta de letras, novela de amor como el carnaval abanquino. No tiene ningún propósito moralizante ni va contra la moral. Las novelas y los cuentos no tienen por qué mostrar un mensaje. Para eso está la fábula y su consabida moraleja que no moraliza nada en realidad. En las novelas y los cuentos cada lector saca su propio mensaje o moraleja. Esteban León, sabe eso. Vladimir Navokov, autor de la famosa Lolita, la más hermosa novela erótica escrita por un ruso, dice: “Los profesores de literatura tienden a plantear problemas tales como ‘¿Cuál es el propósito del autor? o, peor aún, ¿qué trata de decir este tipo?’ Ahora bien, ocurre que yo pertenezco a esa clase de autores que al empezar a escribir un libro no tiene otro propósito que librarse de él…”. Y eso es el propósito de Esteban León, librarse de sus demonios interiores que cada narrador tiene mientras va ideando en su mente escenas y hechos, mientras selecciona vocablos y frases. Por todo ello, Memorias de lo prohibido es una novela para lectores que aman la vida, para aquellos que han entendido que la ficción nos hace revivir lo que hemos vivido, lo que hemos visto vivir o aquello que quisiéramos vivir y la existencia real no nos permite. Al cierre de este comentario, me entero que una valiente apurimeña tiene escrito hace mucho tiempo una novela altamente erótica. ¡Clamamos su pronta publicación!

Por estos méritos, el joven narrador apurimeño, León Ramos, es otra voz que se suma a la nueva novela apurimeña, a la novela posarguediana, que lo han inaugurado Edwin Segovia, Nilo Tomaylla y Chano Padilla. León conoce muy bien el arte de narrar, tiene lecturas, está dotado de esa habilidad para fabular hechos y hacerlo arte. Conoce las técnicas más modernas. Entiende que el rol de todo escritor apurimeño es alejarse de la luz umbría del tayta Arguedas en su manera de narrar. Por todo ello, saludo su primera novela impresa con la seguridad de que en adelante nos dará, a manos llenas, nuevas historias conmovedoras y entretenedoras para beneplácito de los lectores y para bien de la literatura apurimeña.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s