EN RELACION A LA BIOGRAFÍA DE KILKU WARAK’A. Antonio Alencastre Calderón

Discurso de Antonio Alencastre Calderón en la Alianza Francesa de Miraflores en noviembre del 2007 en el acto cultural de presentación del CD de Armando Azcuña Niño de Guzmán declamando poemas en quechua de Killku Warak’a.

REFERENCIAS EN RELACION A LA BIOGRAFÍA DE KILKU WARAK’A

El doctor Andrés Avelino Alencastre Gutiérrez nació el 14 de Abril de 1909 en el pueblo de Layo, capital del Distrito del mismo nombre, Provincia de Canas, Departamento del Cusco.

Fueron sus padres el señor Leopoldo Alencastre Zapata y la señora María Rosa Gutiérrez, natural de Huanipaca, un pueblo de la Provincia de Abancay, Departamento de Apurimac.

De los ocho hermanos varones, fue el cuarto.

Debido al estado delicado de su madre, fue amamantado por la campesina, doña Eulalia Pineda de Taparaco. Su primera infancia transcurrió entre el pueblo de Layo y la estancia de Parcco, situados ambos a las orillas del Lago Langui-Layo.

Quedó huérfano de padre en 1921, a los 12 años de edad; cursó sus estudios primarios en el Colegio Salesianos y los secundarios en el Colegio Nacional de Ciencias del Cuzco, del cual egresó el año de 1929.

Viajó a Lima con el propósito de estudiar en el Instituto Pedagógico Nacional, no pudiendo cumplirlo por haber enfermado de paludismo pernicioso. Para convalecer volvió al Distrito de Layo y a la estancia de Chihuinayra.

A la edad de 22 años, se enamoró de su prima hermana doña Julia Consuelo Alencastre Alvarado; romance que produjo la total negativa de las respectivas familias.

Sin embargo, contra viento y marea, se casaron en el pueblo de Maranganí y se fueron a residir en el Distrito de Quiquijana, en la estancia de Huilcank’a de propiedad de la familia Casafranca.

El matrimonio tuvo una sola hija, que llamaron Nívea Sergina. Sergina en atención a su amigo Sergio Caller Olazábal.

Posteriormente, se ocupó de la administración de la propiedad de la familia durante cinco años; luego se independizó para administrar el patrimonio de su herencia. Se estableció en el cruce de caminos denominado Silla KunKa. Construyó su casa y abrió un restaurante que administró durante 10 años.

Silla Kunka, ubicado en su propiedad, era un lugar estratégico por donde pasaba la carretera Cuzco – Arequipa, los caminos de herradura hacia Langui, Sicuani, Yanaoca y Chek’a, que él fue poblando hasta denominarlo El Descanso.

En 1941 tomó la decisión de retomar sus estudios, logrando ingresar y cursar en la Facultad de Letras y Pedagogía de la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco. En esta Universidad se gradúa como profesor de Secundaria defendiendo la Tesis “La alfabetización en el Perú” y, posteriormente obtuvo el Doctorado en Letras con el trabajo “Fonética, semántica y sintaxis del Quechua”.

Se desempeñó como profesor de Castellano y Literatura en la Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega del Cusco por más de 20 años. Por esos años ingresa como docente de la Universidad Nacional San Antonio de Abad, en las cátedras de Estética y de Quechua. Cabe en especial, señalar el hecho de que la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco al crear la cátedra de Quechua, se convirtió en la primera en hacerlo a nivel nacional, y que Andrés Alencastre fuese el primero en asumirla.

Cumplidos sus años de servicio, se jubiló como catedrático de la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco.

Retorna a la actividad privada, de creación y estudios literarios así como, al manejo de su propiedad.

Falleció en forma trágica el 02 de agosto de 1984 a la edad de 75 años.

Desde niño estuvo muy interesado en participar en las vivencias y el universo del campesino, aprendió a tocar el rondín, la quena, el pincuyllo y el charango chillador, al estilo y el sentir campesino. Participaba en las actuaciones literarias de sus colegios encargándose del sesgo andino de las mismas.

Al finalizar sus estudios secundarios, obligado por las exigencias de su espíritu joven y el sentir de su alma, participaba en las actividades de los círculos y/o grupos literarios de la ciudad del Cusco, se integró a las actividades de la inteligencia cusqueña adoptando la actitud de los marginales, de los campesinos. Irrumpe en el escenario de la poética cuzqueña conformando con Sergio Caller Olazábal y Víctor Coello Jara, un joven trío de poetas jóvenes de honda resonancia.

Publica sus primeros versos en la Revista “Wikuña” dirigida por el poeta Audaz Del Castillo Gutiérrez. Compone waynos de los cuales los más sentidos serían “Maizalito quebradino”, “En la laguna de Layo” ó “Puna desolada y triste”.

Organiza y dirige un grupo de teatro y un conjunto musical para efectuar representaciones de sus obras en la que sus personajes utilizan el quechua

como idioma: “Pongo Killkito”, “Los Arrieros”, “Los cumpleaños de Catita”, “Ch’allakuy”, “El ayllu de Qhapatinta”, y difundir la música, danzas y costumbres de Canas. Realiza presentaciones en diferentes pueblos con auditorio campesino, del Cusco, Puno y Arequipa. El grupo musical estaba conformado por Felipe Mostajo en la mandolina y la bandurria; Nicomedes Porcel en el charango; Efraín Pezo en el violín y Andrés Alencastre en el rondín, la quena y el pincuyllo.

Su poema “Puma”, en la medida que fue haciéndose conocido entre los quechua hablantes y bilingües, le iba dando notoriedad y relevancia en el campo literario.

Participa en el Primer Programa de Alfabetización Nacional donde conoce y traba amistad con José María Arguedas y su familia. Amistad que se profundizaría definitivamente durante los años en que José María vivió en Sicuani, trabajando como profesor de Castellano en el Colegio Nacional “Mateo Pumacahua”.

Andrés Alencastre Gutiérrez, fue uno de los fundadores de la Academia del Quechua del Cusco. Escribe, difunde y hace pedagogía del quechua como idioma maduro. Son recordadas sus “Lecciones de Quechua” que aparecieron en muchos números de la Revista Universitaria.

Participa en el Concurso Internacional de Poesía Quechua realizado en Cochabamba – Bolivia, con el seudónimo de Killku Warak’a, obteniendo el primer premio, la “K’antuta de Oro”, con su poema “Illimani”. También se hace del primer premio en el Concurso de Poesía en Quechua organizado por el Instituto Americano de Arte del Cusco, en 1957

A partir de 1950, empieza a publicar sus obras. Aparece con el título “Dramas y comedias del Ande” el compendio de todas las obras que constituyeron el repertorio de su errante grupo teatral.

En 1955 publica 30 poemas en quechua bajo el título de “Taqui Parwa”. Otros 30 poemas constituyeron el “Taqui Ruro” que dio a luz en 1964. “Yawar Para” con sus 43 poemas, aparece en1970.

Debemos reconocer que estos tres poemarios, fueron decorados por los grabados de Mariano Fuentes Lira, extraordinario artista cuzqueño que llegase a ser Director de la Escuela de Bellas Artes del Cuzco.

Por otro lado, todos los esfuerzos que desplegó por poblar Silla Kunka y convertirlo en un pueblo que llamó El Descanso; todas las actividades burocráticas que desarrolló con la finalidad de alcanzar la creación política del Distrito de Kunturkanki con su capital El Descanso, están plasmadas en el

ensayo “Kunturkanki, pueblo del Ande”. Todavía sentimos en nuestros oídos sus palabras: “No he tenido muchos hijos pero he parido un pueblo, mi pueblo”.

Esta su actividad creadora empieza a interesar a la comunidad internacional especializada en la Lingüística y las posibilidades de desarrollo del quechua como idioma. Es así que asiste a los Congresos Internacionales de Lingüística llevados a cabo en Bucarest y Quebec. Su ponencia acerca de la “Interacción idiomática quechua-castellano” lo singulariza y motiva a que sea invitado a eventos de diversa índole, llevados a cabo en Rusia, Chile, Bolivia, Argentina ó México.

Con los años su salud se resiente, la enfermedad lo fustiga, sin embargo concluye “Q’ory hamankay” que vendría a ser su última obra, oficialmente no publicada pues solo se llegó a sacar algunas copias para presentarla en la ceremonia de celebración del Bicentenario de la rebelión de Túpac Amaru II, organizada por la filial del Cusco del Instituto Nacional de Cultura.

El Estado estableció que la Institución Educativa Pública Secundaria de El Descanso lleve su nombre.

Georges Dumézil, intelectual francés gran amigo del Perú, muy dilecto de Kilku Warak’a, tradujo al francés “Ch’allakuy” y “El Pongo Killkito”, logrando su publicación. Igualmente, la más alta autoridad rusa en quechua, el académico Yuri Zubritzki, fundador de las emisiones de Radio Moscú en quechua, tradujo una gran cantidad de sus poemas al ruso, los que fueron publicados en una antología que llegó a ser de uso obligatorio en las facultades de lenguas extranjeras de las universidades soviéticas.

En relación al seudónimo que adopta: “KILLKU WARAK’A” debo de indicarles que killku vendría a ser el diminutivo en quechua del nombre Gregorio, como quien dice Gregorillo ó Gregorito y warak’a significa honda como arma de lucha. Es decir que con ambos términos se representaba él, como un campesino cualquiera pero poseedor de un arma con la cual fulminaría a todo cuanto atentara contra su identidad.

Señoras y señores:

La familia de Andrés Avelino Alencastre Gutiérrez “Killku Warak’a”, no puede ni desea hacer juicios de valor acerca de los alcances de su vida, obra y muerte, porque considera que ello es responsabilidad de los especialistas, de los estudiosos de su obra, su entorno y su legado. Sin embargo considera que su aporte a la cultura nacional es orgullo y obligación familiar. Estamos y estaremos apoyando toda actividad que suponga que su obra sea difundida y aprehendida por las nuevas generaciones de quechua hablantes y de peruanos en general.

Es por ello que agradecemos, convalidamos y felicitamos el esfuerzo de Armando Azcuña Niño de Guzmán, así como lo hiciéramos -en su oportunidad- con el propósito de Odi Gonzáles.

Finalmente, deseo hacerles conocer que la familia Alencastre se reúne cada dos años, para estrechar sus lazos y para asumir tareas que nos permitan cumplir nuestro rol en la sociedad. En la última convención familiar realizada en Mejía- Arequipa en marzo pasado, acordamos participar e impulsar cuanto acto se organice para celebrar el 2009, el centenario del nacimiento de “Killku Warak’a”.

Por tanto, me permito plantear en este espacio, con el permiso de Armando, que con nosotros conformemos un Comité Organizador de los actos de celebración por el Centenario del nacimiento de Andrés Avelino Alencastre Gutiérrez “Killku Warak’a”. Este Comité deberá albergar al estamento académico, la sociedad civil organizada e instituciones públicas. Tendremos todo el 2008 para su planificación, organización y plasmación.

Muchas gracias.
Antonio Sanín Alencastre Calderón

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s