PRESENTACIÓN DE LA NOVELA: MEMORIAS DE LO PROHIBIDO. Esteban Leon

Inaugurando acaso la literatura erotica de Apurimac, que tambien tiene sus cultoras, Esteban Leon comparte el texto de la reciente presentacion de su novela.  Tambien incuimos un enlace al live stream de su presentacion en linea. Felicitaciones Esteban.

Queridísimos, amigos:

Antes de decir tantas cosas, o quizá pocas, quiero compartir esta emoción con vosotros, puede que escribir una novela, así sea corta o larga, para quien cuenta con la vocación para hacerla, no sea algo difícil y tedioso, aun así, el acto de escribir es un proceso que amerita bastante esfuerzo y perseverancia, es comparable al niño que anhela caminar, para lo cual primero debe aprender a ponerse de pie, luego caer tantas veces antes de caminar con perfección, es igual en la escritura, sólo con el hábito de escribir surgen en el escritor el estilo y las técnicas que lo caracterizan, también el poder de convertir las mentiras en verdades.

Como preámbulo al diálogo sobre el contenido de ´Memorias de lo prohibido´, quiero separar la realidad de la ficción, cuando las narraciones son escritas en primera persona, los lectores, a menudo, suelen asociarlo a la vida del autor, podría suceder, como se ha escuchado y leído sobre muchas novelas que son autobiográficas, pero eso no le quita la ficción que es, aunque esta diga mil verdades. En ´Memorias de lo prohibido´, Santiago y Claudia Sofía, personajes principales, son productos de la creación, de la imaginación; sin embargo, debo confesar que, Santiago, ha hurtado algunas experiencias mías para convertirlas en la suyas, ha respirado el aire que respiré, se ha cobijado en la calurosa gruta donde estuve, ha tocado el agua del río que a mí me gustaba, incluso ha echado el ojo a la chica que me gustaba; ocurre lo mismo con Claudia Sofía, aunque ella no le ha robado nada a nadie. En cuando al uso de los nombres, me atrevo a poner un par de nombres de personas que existieron en realidad, como por ejemplo Joaquín Ramos, nombre de mi abuelo que ya no vive, o Cinthya, nombre de una amiga que cuando la conocí era bachiller en psicología de la Universidad Andina de Cusco. Basta esa aclaración en cuanto a los personajes.

En lo otro, la novela se desarrolla mínimamente en la ciudad de Abancay, quizá sólo cuando les corresponde aparecer a Willy y Santiago, que de una chichería ubicada en Patibamba donde tomaban chicha de jora con cerveza negra, dialogando sobre lo prohibido del cual trata la novela, se dirigen a uno de los bares de la Avenida Arenas, hasta el amanecer (es febrero entonces), cuando salen del bar afuera es un aguacero, es la lluvia de febrero que da sin piedad, sin importar aquello, en zigzag o como se pueda caminar, se dirigen al terminal terrestre porque Willy debe retornar a Ayacucho.

El otro escenario es un sector del amplio territorio de la comunidad Juan Velasco Alvarado, que corresponde al distrito de Abancay, y está como a veinte o treinta minutos de la ciudad, al oeste. El sector lleva por nombre Ccacsa, este tiene un vasto campo en la altura para pastar el ganado del comunero que opta por hacerlo, próximo o colindante al Santuario Nacional de Ampay, ahí mismo hay una cabaña, o había, de la abuela de Santiago y Claudia Sofía, es entonces ahí donde coinciden esos dos chicos a la edad de catorce años, ellos son primos, pero el despertar de los atributos sexuales va nublar esa noción de consanguinidad, van a incurrir en un romance delicado, en todo momento sin ser consciente de aquello, y hasta cierto punto con la complicidad de la abuela. Los otros hechos los dejo en suspenso. Pero añado que, once años después fallece el patriarca de la familia, Joaquín Ramos, y es motivo para que se congreguen todos, hijos, nietos, tataranietos, comuneros, etc. También Santiago, hombre ya de 25 años, está allá, curiosamente el velorio de Joaquín Ramos se hace en la casa de la madre de Claudia Sofía, él no la había olvidado, nunca, en ningún momento, aunque había aprendido a vivir con la ausencia de ella, cuando llegó a aquella casa la buscó con la mirada por todas partes, pero Claudia Sofía no estaba, y no había sabido de ella desde la vez que se separaron en la cabaña. Pero ella llega ya para la tarde del entierro, es entonces lo que ocurre en palabras de Niel Agripino: «el vedado sentimiento amoroso, como la dormida semilla que recibe la gota vital, despierta hasta hacerse tallo y flor».

 

Abancay, 26 de abril de 2020

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Frcqeditorialcusco%2Fvideos%2F1150934781921650%2F&show_text=0&width=560

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s