Monologo interior. Alcindo Patricio Llanos Valderrama

Desde Promesa, mas arriba de  Cotarusi, que tenía un gran deposito de maquinarias del Ministerio de Transportes y por donde una vez el chofer  de Expreso Aymarino se detuvo a

90019426_517709965821704_4505107156596424704_n
Plaza de Rocchaq, al costado de Mozobamba, donde trabaja Alcindo

perseguir un zorro, y chayninta nusqullaypi  he pasado de noche  rumbo a las punas de Pilluni y Pampamarca para no llegar ni encontrar a nadie, nunca, Alcindo Patricio Llanos Valderrama, que trabaja en Rocchaq an frente de Mozobamba de Huambar, comparte una memorias en prosa íntima y fluida  – en Clave Huambar- que discurren desde la temprana infancia hasta estos  días  de pandemia, cuando mas que siempre el ser waqcha es acaso lo que define a casi todos los peruanos. Que esta entrega cubra los días presentes y los de la temprana infancia, no es casual: son los manantiales del origen lo que nos sostienen. Así como la musica, el huayno, la curación profunda, presente en la selección del propio Alcindo. Gracias

 

I

Zimpe, pueblo serrano, siempre estás en mi ser, vuelvo allí para vivir para soñar y es tan real, el viento ulula y silva por entre las rocas de granito el mugido del ganado, el olor de la tierra mojada, el roció cristalino que tiembla antes de caer, el rio brama, sus aguas teñidas, arcilla roja, sangre que fluye, sangre de la Pachamama, el bullicio de muchas

95902857_230608158192062_401458513076813824_n
El autor es el segundo hermano de la izquierda, vestidos por su padre que era admirador de Pele

aves y la abuela madrasta que nos despierta, mi tío Santos es un año mayor, cuantos años? doce, un frio seco, fosas nasales, un pantalón, chompa y casaca, una gorra que huele a grasa y sudor unas ojotas, mucho frio, y salimos de la casa, mas arriba mi tío me invita unos caramelos saben a limón la mañana se endulza, el sol palpita calienta el mundo y en mi corazón nace la alegría, tierra virgen, mis pies pisan tu piel, alfombra verde, multitud de flores diminutas, perdóname madre porque pecado, tu aroma se desprende, aspiro y exhalo, en el cielo, una bóveda azul, nubes blancas sin mancha, cielo azul, purifica y limpia mi espíritu, porque he pecado, seguimos adelante, un roquedal partido por el martillo de un gigante, allí están los vemos desde lejos orejas largas rostros impasibles bigotes negros, quietecitos también se calientan, Santos saca su jebe y una piedrecita pasa silbando muy cerca de sus orejas, wisca….wisca,   Pascolaaaaa, cuatro patas dientes blancos, parte como una flecha los persigue, sus ladridos resuenan gua.. gua.. gua.. gua.. ellos desaparecen alcanzo a ver solo sus colas, y las vizcachas están a salvo, ella husmea mueve la cola y hace como si llorara, nosotros seguimos, es una subida zig zag, arbustos enanos, chilca, tasta, cactus de espinas puntiagudas y pacos al ras del suelo almohadilla de pelos blancos, no te sientes encima, ay ay ay, te escucho chillar, mi trasero, un arbolito con frutos pequeñitos manzanita, las manos agiles, en la boca, un sabor agridulce y de pronto rapidito un zorro pasa por nuestro costado, hocico puntiagudo y patitas agiles, pareciera que también esta apurado es tan ágil que no nos da tiempo de decir su nombre, se esfuma, en su lomo, lana vieja, está cambiando de pelo, en el aire un olorcito, un no sé qué, atoq apestoso dice Santos, uqchi.. uqchi.. Pascolaaaa, llama Santos pero Pascola sigue entre las rocas, al parecer las vizcachas se niegan a salir de sus madrigueras, porque no vino Rambo  -digo yo – ¿quién es Rambo? un sabueso ovejero muy bravito, se quedó abajo en la casa, y volteamos para mirar hacia abajo, esparcidos en desorden el pueblecito se asemeja a un montón de cajitas de fosforo, la carretera una línea, dos líneas, faja de brea, tejas rojizas y calaminas brillantes, el humo sale por los techos son como nubes sucias, suben al cielo, beee… beeee….. un berreo, dos berreos, a nuestro alrededor allá a lo lejos en esas lomas, los becerritos, macho uñas y torillos llaman a sus madres y ellas contestan desde más arriba mugido lastimero lloran por sus crías buuu… buuuuuu…

Jakuchi jakuchi, aceleramos nuestros pasos, corremos y nos detenemos el corazón se quiere salir putucun, putucun y otra vez corremos, perezosos, los becerros pastan, solo levantan la cabeza cuando oyen a los otros, beee.. beee.. bee.. y siguen llamando a sus madres, llorones hasta los torillos más grandes se hacen los bebitos unos sinvergüenzas, ya estamos en la cima de la loma, estamos a la mitad, la pampa se extiende, es como la palma de la mano vuelto hacia arriba, protegidos con cercos de piedras, pequeñas sementeras, las hojas de papa se agitan, los incestos revolotean, flores moradas y rojas, a partir de aquí la vegetación cambia, hay una planta al que le llaman tola aunque este verde arde cuando se le prende fuego, están los árboles de tasta y queñua, mucho ichu puntiagudo, en la pampa ganado vacuno, un grupo de equinos y uno que otro platero su rebuzno es de queja es como si estuviera desahogándose ventilando las infidelidades de su amada …..

 

II

El dolor de cabeza me tiene atontado, anestesiado, casi acostumbrado al dolor, un dolor seco, que presiona mi cráneo en el lóbulo frontal, entonces me cojo la cabeza el cabello esta tieso, ya no es suave como la seda, ja ja ja me causa una risa, una risa amarga, de burla, cuando los escritores mencionan aquello de, su cabello era tan sedoso como la seda…. volvamos al dolor de cabeza, quiero decir que tengo el cabello crecido, la caspa cae como nieve transparente y no me gusta, ¡será! porque utilizo jaboncillo? a quien le importa, rasco el cuello cabelludo un cosquilleo y allí esta es como si algo estuviera creciendo por dentro, ¿una vena hinchada? ¿ un parasito que se mudó a esa parte de mi cabeza?, quien sabe, lo cierto es que me molesta, no me deja vivir, mi visión es borrosa, hace poco me operaron, una peritonitis casi estiro la pata, a quien le puedes importar, un pobre diablo, de hecho solo tus padres sufrirían, de seguro mi muerte pasaría desapercibido, mucho mejor, no me gusta la bola de hipócritas que se juntan cuando uno se muere, solo, quiero irme sin molestar, no quiero llegar a viejo, la fealdad, porque soy bien feo, bueno antes no lo era tanto, de niño era muy simpático eso decían mis padres y yo lo creo, si llego a viejo, sería como un pergamino arrugado, oliendo a ropa sucia a mugre a pichi, mejor morir de pie, morir joven, ¡porque! ¿no puedo ser como los otros? una persona normal con una vida común, no, tú tienes una misión no naciste en vano alguien te puso aquí para que cumplas una misión, ¡que misión! estás loco? si lo sabes por favor, ¡dímelo!, es desesperante vivir así, sin un motivo sin una razón para vivir, cálmate no lo eches a perder y sigue contando porque te duele la cabeza, está bien, pero solo lo hayo porque tú me lo pides, la primera vez que sentí este dolor fue cuando venía trabajando en una obra de construcción, yo era ayudante de un operario mi maestro era un tipo negro, limeño para más señas, no era alto más bien chato, nariz aplastada y labios gruesos medio achinado sus patas le decían “Chocho” sus patas eran también de Lima algunos eran negros otros blancos y otros igual que nosotros, mestizos, la obra ya casi estaba por concluirse, construíamos un hospital un hospital de Es salud, así que la obra era grande y a esas alturas se trabajaba por especialidades es decir una cuadrilla de electricistas, un grupo de carpinteros que ponían las puertas, otro de pintores, y estaba también el grupo de Drywall que hacía trabajos de división de ambientes, techos, etc. Este era mi grupo, era un aprendiz de Drywall, estas empresas de servicio serán subcontratistas quiero decir que ellos contrataban a sus propios trabajadores, eso era al menos lo que ellos creían, en Abancay se dieron con la sorpresa de que existía un sindicato de trabajadores en construcción civil de tinte revolucionario, su secretario un ferviente admirador de Lenin y Mao, lo sé porque era mi amigo, al inicio estas empresas no quisieron saber nada del asunto, no contratarían trabajadores locales, que solo sabían coger pico y pala, que no sabían nada de Drywall, electricidad o pintura, pero luego de paralizar la obra, protestas y enfrentamientos con la policía logramos que aceptaran a nuestros compañeros, así fue como ingrese a trabajar con aquella gente, la mayoría eran de la costa solo unos cuantos, de la sierra, unos groseros de la patada y fumones les gustaba escuchar sobre todo salsa , eso vamo ahí… “unnn lobo enamorado un lobo domesticado….” extrañaban fumarse un tronchito, un pitillo de maricha como ellos decían,-Chocho- me cuenta mientras nos tomamos una gaseosa, allá en lima, te lo traen al instante un pedido delivery y empiezas a volar, en ocasiones lo note medio ido un zombi, me decía que alguien lo seguía lo perseguía, el diablo me quiere joder su miedo era evidente, tenía miedo hasta de los insectos, mientras trabajamos me cuenta que una vez en una fiesta por el Callao, borrachos a mas no poder, su pata Gino le torció el pescuezo a un chileno, le pregunto o sea que se lo cargaron, si -dice- Chocho- el chileno tenía una fuerzaaa.., no se dejaba, lo dice como si él también hubiera participado del supuesto asesinato, y por qué hicieron eso? porque los chilenos me llegan al pincho y trata de contarme la guerra con chile de como los arequipeños no hicieron nada contra los rotos, las violaciones, los saqueos….. dice -Chocho- medio sonriendo, tiene un tic, cada cierto tiempo se rasca la aleta de la nariz y hace como si aspirara, tenía cambios de humor, cuando estaba asado, me decía “Jacinta”, tráeme esto y lo otro, y cuando volvía todo cansado -Chocho- decía tanto te demoraste? o no quería que fuera más su ayudante, nuestro trabajo consistía en sacar el nivel del piso y clavar una especie de rieles en la pared para el falso techo, también mis amigos del sindicato le jodian la vida, le decían negro negritoo… negrito… donde estas sonríe, no te puedo ver, o negro Yana siqui, Chocho me preguntaba que significaba aquello de yana siqui, entonces yo también me reía y le preguntaba quien le había dicho eso, hasta que un día, me mando a traer el láser que se lo había llevado Charapa, este Charapa era otro operario que trabajaba en el sector “A” y el láser era un aparato que servía como nivel un tiralíneas portátil para no ensuciar las paredes recién pintadas, cuando volvía me tope con unos trabajadores vestidos todo de blanco, protegidos con lentes, guantes y mucho más, en las manos tenían como unas brochas y embadurnaban unas telas con un líquido viscoso, gris, allí me demore, entre donde ellos realizaban ese trabajo, esos jijunas no señalaron su área de trabajo con cintas de peligro, allí fue donde me fregué, cuando volví donde -Chocho- su colera era clarito, empezó a insultarme y mentar la madre pero yo también me puse liso me achore, quieres bronca? ¡baja! de una vez yana siqui, le -dije- ven pues hijo de p…..estuvo por bajar de la escalera, pero lo pensó mejor y si siguió con sus insultos, no había otros trabajadores a nuestro alrededor, por la tarde a la salida le dije a Chiqui, Chiqui era el jefe de la cuadrilla, no quiero trabajar más con -Chocho-, Chiqui se rio y dijo que mañana hablaríamos y no hablamos así que seguí siendo ayudante de -Chocho-, ya calmado le dije que mi cabeza me dolía y el negro me dijo que buscara a mi flaca, que ella podría ayudarme, era un jodido, pero después dijo que has agarrado o por donde pasaste, le dije que me había topado con esos trabajadores vestidos de blanco, anda guevon dijo -Chocho-, te vas a morir acaso no viste la calavera en el valde pintura? toxico…….¿ya ves? ahora recuerdas, fue allí cuando empezaste a sentir ese dolor de cabeza, de esos años- aquí – cuantos pasaron?, más de diez años, ahora te quejas y vives como un viejo amargado, un viejo Chocho prematuro, aguanta tu coche, quien te crees que eres tú, tú no sabes todo lo que he pasado, lo que he vivido … claro que no lo sé, pero eso se puede arreglar, estamos con tiempo, no hay mucho tiempo están las clases virtuales, tengo que descargar videos de YouTube para enviarlos a los estudiantes, ayer me llamo la profesora Liz y me dijo que tengo que apoyar con tutoría, no hay tiempo, vamos vamos si hay tiempo, y si organizas tu tiempo? porque no te haces un horario? ya verás que las cosas te salen mejor, tal vez te haya caso, pero, no solo es el tiempo, las clases virtuales, lo que me jode, es este maldito virus , la pandemia, y el dolor de cabeza y la operación, y yo que me sentía seguro en este lugar, pensando ingenuamente ,como estoy lejos de la ciudad, aquí estaré seguro, seré feliz, he vivido engañado porque el virus esta cerquita, está en Papallacta y en la ciudad de Andahuaylas……, hay muchos muertos, pero tú de que te preocupas no decías que querías morir de joven? sí pero todavía no, quiero vivir , quiero disfrutar de la vida, conocer mujeres, tener familia……..

Si, era un llanto triste, pobre burrito de que llorara, llegamos a una cabaña paredes de piedra y techo de ichu…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s