Celebracion de Sumaq Sunqu de Lucanas. Fredy Amilcar Roncalla

Este es un fragmento de un  diario mas largo sobre la musica en tiempos de covid, que dada de genoridad de Sumaq Sonqu de  compartir su trabajo se publica de antemano. Agradezco a Edwin Ramos y  Hugo Carrillo por los diálogos que llevan a este semblante, teniendo en cuenta que nada de lo escrito alcanza siquiera la superficie de una canción profunda.. Chaynam

 

Pero he aquí que el Youtube regresaba de rato en rato Sumaq Sunqu de Lucanas.

Su primera entrega es un video grabado por el canal “Costumbres andinas” y se llama “Triste despedida” (214, 000 entradas en ocho meses).  Esta ambientada  al frente de la esquina azul de algún pueblo joven y al costado de un jardín de geranios y automóviles estacionados.  No hay indicio de que haya alguna fiesta. Una arpista y un violinista acompañan a una joven vestida para la ocasión. Al momento que  Sumaq Sunqu entona  “Runapa llaqtanpi sapay puriptichu mana  mamayuqmi nispa niwachkani…” en el tono alto, de adentro, la música se impone en todo el ambiente, e invita a regresar a ella los cientos de veces que lo he hecho desde inicios de marzo. Ese momento es de una poesía y belleza infinitas. Hay algo en esta canción que eleva y abre las puertas a un mundo musical hanan –en el sentido de Juan Ramirez Ruiz-  del que tenía vagas noticias.  Quitándole el timón al algoritmo y buscando mas videos de Sumaq Sonqo la descubrí en varias fiestas   de Cabana Sur y en  eventos en Lima. También se presenta en algún restaurante o fiesta familiar, ejecutando lo que parece ser un repertorio para esas ocasiones, que  en realidad no ayudan apreciar su voz. Donde ella florece es en la fiesta masiva, ya sea como solista o acompañado a una mujer mayor, tal vez por ser guiadora juvenil.  Hay una Caramusa en  Cabana Sur en la que  controla el recorrido con su canto y leves gestos. El mundo gira sobre su eje acústico. En cada esquina la comparsa se detiene para  entonar canciones de un repertorio que todo el mundo conoce, y parece haber incluido algunas canciones de Juan Caccha de Sondondo. En aquellos últimos recorridos de la celebración los músicos son rodeados de  bailarines y público embriagados por la tonada vibrante que acompañan desentonados  mientras todo el mundo filma celular en mano. Tanto músicos como cantantes no pierden el tono, como tampoco cuando,  en otro momento, un danzante sigue la música  sonando las tijeras con una mano y mirando su celular con la otra, o cuando dos borrachos  “ayudan” a la canción cajoneando a la vez.  Es de notar que pese a la cercanía,  la euforia y las toneladas de borrachos, nadie trasgrede el circulo central de la celebración para acosar a la joven cantante. Porque acaso la poética de la cultura requiere  complementariedad de la entropía y el caos de borrachos y desorejados con la clara melodía de los músicos y la cantante. Manam takiyllachu chaykunaqa.

La videoteca de Sumaq Sunqo es  pequeña. Pero no su presencia y  anclaje. Buscando material  suyo hurgué en las varias entregas del canal “Costumbres Andinas” y el de “Reynaldo Huaracca” que empieza sus  clips con una competencia de danzantes  de tijeras al ritmo de espagueti western -tal vez de Morricone-  y tiene unos excelentes videos. Preguntando a varios amigos si tenían información sobre ella, recibí de parte de José Carlos Vilcapoma su nombre, Yenny Marleny Espinoza Pumayauri, y la indicación que  contactar  Ulices Medina, el arpista de aquella ocasión. José Carlos Vilcapoma es autor de uno de los mas valiosos estudios sobre la  Danza de Tijeras en Parinacochas y acaba de  organizar la “Resistencia Cultural”, un mega evento nacional con la participación de un variado grupo de artistas  por doce horas seguidas. Es además  anterior viceministro de interculturalidad y ha participado en la puesta en valor de la casa de Wamán Poma en Sondondo. Ulices Medina  contestó diciendo que el violinista de esa tarde era Carlos Caccha Arango, “Caputo de Sondondo”, miembro de un clan de músicos  conformado por varios hermanos y sobrinos provenientes de Sondondo, cuna de la literatura peruana.

Agradezco a Sumaq Sonqu de Lucanans, Ulices Medina, Caputo de Sondondo y  Costumbres Andinas haber grabado lo que para mí es  -sin ofender a todos los artistas mas que meritorios y muy queridos   a lo largo de la gama musical del Perú- una de las entregas artísticas más significativas y profundas que he escuchado en los últimos tiempos.

La primera vez que escuché ese estilo fue a la señora Isabel Asto, esposa de don Máximo Damián, que contaba que para lograr ese timbre y fraseo había recibido entrenamiento especial del maestro. Pero ahora no sabia ni de que genero se trataba, hasta que Carlos Wamán, escuchando conjuntamente vía messanger, me aseguró que se trataba de un wayno. Waynos hay tantos como flores del campo en temporada de lluvia. Tenía que indagar más. Acudí a Edwin Ramos, joven novelista y danzante de waylia de la zona, que me informó de la existencia de un fluida dinámica musical y dancística en al sur de Ayacucho que va de la Huaylia, a la Jarana con Arpa y Violín, pasando por las danzas de tijeras y otro tipo de celebraciones. Contó también que en Lima, casa semana hay atipanakuys entre varios grupos y pueblos en los que se destacan los más innovadores. Y en una conversación recientísima,  cuenta que jóvenes como Sumaq Sonqo, son parte esencial de las fiestas “costumbristas”[1]que son -a diferencia del huayno para escuchar- hechos para bailar y gozar  masivamente. Sin las cantantes  jóvenes  no hay jarana con arpa y violin. Esta es una de las reglas estéticas mas importantes del país. Queda por saber mas de cómo se entiende innovación en un contexto como este, que es  diferente a la angustia por el desarrollo melódico lineal de ciertos arreglos “modernos” que muchas veces llegan a la caricatura, sobre todo cuando el bajo y la batería están fuera de lugar.  En este sentido habría que pensar que la innovación se da mas bien en  la temporalidad ritual del taki (en el sentido de Wamán Poma) donde una sintaxis establecida  se actualiza en varios escenarios circulares que se renuevan a cada instante.   En todo caso,  mas acá del gesto rockero y el fraseo yanqa jazz, una de las áreas de innovación de la música andina en el sur es la jarana  con arpa y violín –género con ciertos desniveles en la lírica, pero de una innovación melodica y rítmica admirables- ejecutada por músicos y cantantes que, en el mismo espacio festivo, suelen alternar con registros mas “tradicionales” (ie. caramusa, walia, chimaycha,  danza de tijeras, etc).  Como guiadora juvenil, que ha tenido que pasar  por varios rituales iniciáticos, Sumaq Sunqu es parte de este circuito, como lo son varias jóvenes de entrañables nombre artísticos: Naranjita de Sucre, Alcanforcita de Huayana, Sumaq Huayta de Huayana, Florcita de Cabana, Chinita de Aymaraes,  Mariposita de Colta, etc. Esperemos que cuando  Edwin Ramos  termine la novela sobre la  danza de tijeras que esta escribiendo podamos saber mas de esto.

Desde hace un buen tiempo parte de la cirulacion de  música andina en el You tube es el compartir videos.  Hemos compartido bastante con Gloria Caceres, Oscar Huaman Aguila y Hugo Carrillo. A parte de ser cantante, poeta, novelista, heredero de Huambar y un largo etc. Hugo Carrillo acaba de  publicar Takiyninchik, una muy completa antologia sel wayno, y un estudio sobre el puqllay en Andahuaylas. Compartí con Hugo  la música de Sumaq Sonqo  y nos quedamos fascinados por su voz,  por todos los espacios en los que se presenta, por su manejo escénico y  rango de estilos en el canto,  sin contar su trabajo como bailarina de Waylia, que es todo un mundo.  En algún momento pensamos que al ser  residente en Lima su trabajo podría ser visto como  de recopilación o incluso etnografia. Pero pensándolo bien ella y sus jóvenes compañeras de arte llevan y mantienen viva la cultura al momento que esta se enciende en la fiesta. Esa presencia poderosa es necesario entenderla como poética de la cultura arte vivo, e incluso poesia integral sobre todo ahora que el ministerio de incultura esta dejando abandonando a nuestros cantantes y artistas. Pero sin ir lejos,  mejor escuchar sus palabras:

 

“Yo nací en Challhualla, un anexo muy cercano de Lucanas. Pero crecí y radiqué mas en Lucanas. Me siento neta lucanina. Ya llevo cantando tres a cuatro años así saliendo a diferentes pueblos. El arte me gusta desde pequeña pero por falta de apoyo no lo ejercí.  No tengo una maestra o alguien que me guie o que me de consejos en mi campo de ser cantante. Pero en mi campo de bailar tengo una de las grandes maestras, ella es Chunka Chakicha de Morcolla. Soy guiadora juvenil de pastores y huaylias, que es un arte muy bonito también. Vivo en Lima y estoy estudiando cosmetología en la academia Selene”

 

Gracias Sumaq Sunqu y compañeros del arte musical el Perú, de ustedes es el presente y el futuro. Tomo las palabras de Edwin Ramos:  “Sumaq Sunqu, sigue deleitándonos con tu encantadora voz. Que nuestros corazones lloren de alegría con tus canciones, hasta la multitud baila y zapatea al compás de tu melodía. Ayrichallaykim, sayachallaykim nawillaytapas panchirichin. Takichallaykiqa miskichatam tusuykachiwan”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1]Por ser muy cercano al termino folklore,  a cuyo uso me opongo, el  término costumbrismo me es difícil , pero respeto la terminología de Edwin Ramos.

3 comentarios en “Celebracion de Sumaq Sunqu de Lucanas. Fredy Amilcar Roncalla

  1. GUIADORAS JUVENILES
    Son las seguidoras o acompañantes de la guiadora (lideresa) en la agrupación de pastores y waylías. Antes de llegar a ser la guiadora, ella tiene que pasar por escalas o etapas para ganar experiencia y dominio de los pasos y coreografías hasta ganar experiencia. En las diferentes participaciones, durante la celebración patronal, va adquiriendo experiencia. Inicia desde la cuarta posición, incluso como “mascotas” (niñas de 4 o 5 años que acompañan a las bailarinas) que poco a poco va aprendiendo los pasos y coreografías hasta pertenecer al grupo de waylías, que generalmente son cuatro en el grupo. En las celebraciones patronales, donde la atracción de la fiesta son las competencias de las waylías, este concurso inicia con la participación de la cuarta guiadora, luego la tercera, la segunda y termina con la guiadora principal, cuya presentación final es la más atrayente para público espectador, porque es la que más espectáculo brinda. Esta última participación de las waylías es la más esperada para los espectadores, ya que la guiadora ejecuta todas las secuencias de baile, los pasos y ritmos elegantes. Para llegar a ser guiadora, se tuvo que pasar por las categorías o niveles mencionados, líneas arriba. La guiadora es la que más experiencia tiene y que se ha presentado en varias “plazas”. Este término, en el mundo artístico, se refiere a las participaciones que ha tenido el bailarín o artista.
    Así es cómo “Sumaq Sunqu” ha seguido los pasos de su maestra Chunka Chakicha” y ha recorrido presentándose en los diferentes pueblos hasta llegar a ser la guiadora de las waylías. Además, “Sumaq Sunqu” continuará con esa labor formadora de las guiadoras juveniles.
    Edwin Ramos Flores

  2. GUIADORAS JUVENILES
    Son las seguidoras o acompañantes de la guiadora (lideresa) en la agrupación de pastores y waylías. Antes de llegar a ser la guiadora, ella tiene que pasar por escalas o etapas para ganar experiencia y dominio de los pasos y coreografías hasta ganar experiencia. En las diferentes participaciones, durante la celebración patronal, va adquiriendo experiencia. Inicia desde la cuarta posición, incluso como “mascotas” (niñas de 4 o 5 años que acompañan a las bailarinas) que poco a poco va aprendiendo los pasos y coreografías hasta pertenecer al grupo de waylías, que generalmente son cuatro en el grupo. En las celebraciones patronales, donde la atracción de la fiesta son las competencias de las waylías, este concurso inicia con la participación de la cuarta guiadora, luego la tercera, la segunda y termina con la guiadora principal, cuya presentación final es la más atrayente para público espectador, porque es la que más espectáculo brinda. Esta última participación de las waylías es la más esperada para los espectadores, ya que la guiadora ejecuta todas las secuencias de baile, los pasos y ritmos elegantes. Para llegar a ser guiadora, se tuvo que pasar por las categorías o niveles mencionados, líneas arriba. La guiadora es la que más experiencia tiene y que se ha presentado en varias “plazas”. Este término, en el mundo artístico, se refiere a las participaciones que ha tenido el bailarín o artista.
    Así es cómo “Sumaq Sunqu” ha recorrido presentándose en los diferentes pueblos hasta llegar a ser la guiadora de las waylías. Además, “Sumaq Sunqu” continuará con esa labor formadora de las guiadoras juveniles.
    Edwin Ramos Flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s