PICASSO HUAQUERO EN EL CONGRESO. Giancarla Di Laura

Compartimos un breve pero importante nota de Giancarla respecto a la  la influencia Chanchay y  Necropolis Paracas en Picasso y Munch, a los que  que podria anadir  Waman Poma antes que el cubismo y la muerte del inca  precediendo al mismo Much. Aparte de la clara influencia de los tucapus y disenos Nazca en Mondrian y Klein. Lo importante de esto es que la vanguardia que siempre ha sido pensada como proveniente de Europa tiene fuentes mas cercanas, cosa que aqui no se quiere ver. Gracias Giancarla

PICASSO HUAQUERO EN EL CONGRESO
Por Giancarla Di Laura
Este viernes 14 de agosto ocurrió lo que tenía que ocurrir: con tantas actividades virtuales, se cruzaron varias de ellas y se repitió lo que pasaba en la vieja normalidad. Es que ahora, como casi nadie viaja ni hay eventos que impliquen agrupaciones de personas (cosa peligrosísima por el coronavirus), las conferencias, talleres, mesas redondas, entrevistas, clases y simposios se hacen todos por la pantallita. La razón es obvia: evitar contagios, pero también ahorro en gastos de transporte, alojamiento, etc.
Como a veces de la necesidad es bueno hacer una virtud, algunas instituciones fundamentales de nuestro país han programado ciclos de conferencias que –hay que reconocer– constituyen un gran aporte para la difusión de nuestra literatura y nuestra historia. Hace unas semanas comentamos la iniciativa de la Biblioteca Nacional del Perú, que ofreció su ciclo de Literatura Peruana a cargo de quince especialistas de primer nivel que hablaron de autores de enorme importancia con el Inca Garcilaso (a cargo de José Antonio Mazzotti), Mariano Melgar (por José Gabriel Valdivia), César Vallejo (por Julio Ortega), Blanca Varela (por Susana Reisz), Julio Ramón Ribeyro (por Peter Elmore) y varios más hasta llegar a la narrativa de la violencia política (por Enrique Cortez), que finalizó el ciclo el último viernes.
Pero otra joya escondida en la marea cultural virtual es el ciclo “Puentes hacia el Bicentenario” que ha iniciado el Fondo Editorial del Congreso, a cargo de su nuevo director, el Sr. Antonio Jáuregui. En esta serie hemos presenciado hasta el momento tres conferencias de sumo interés por su relación directa con temas centrales de la identidad peruana. Por ejemplo, “Nuevos aportes a la historia del Himno Nacional del Perú” del historiador Eduardo Torres Arancivia, que inició el ciclo el 31 de julio, brindando novedades sobre las distintas versiones de nuestra canción-símbolo difundidas desde el siglo XIX. También la conferencia “Imaginando la patria entre el Virreinato y la República” a cargo del historiador David Velásquez Silva, el 7 de agosto, que trató de la difícil situación que significó un cambio de régimen político entre el viejo régimen colonial y una naciente república llena de incertidumbre y caudillismos.
Pero el motivo central de esta nota es resaltar la tercera charla, titulada “La imagen transgredida: estudios de iconografía peruana”, a cargo del gran historiador del arte Ramón Mujica Pinilla el viernes 14 de agosto. Como sabemos, Mujica Pinilla es un experto en arte colonial y el motivo de su conferencia fue el anuncio de una segunda edición del libro que salió el 2016 con el mismo nombre de la exposición virtual. En su charla demostró una vez más que el arte prehispánico e indígena colonial se infiltró de diversas maneras en el imaginario religioso y plástico peruano, tanto del virreinato como de la república. En otras palabras, Mujica trazó la trayectoria de una matriz cultural indígena que de ninguna manera perdió vigencia con la conquista y los múltiples intentos por “extirpar” la religiosidad andina y sus formas de expresarse. Al contrario, permeó las expresiones oficiales, dándoles un carácter sincrético único en el mundo.
Pero lo curioso es también que esa influencia no se redujo al territorio sudamericano (lo que era el Perú entre los siglos XVI y XVIII), sino que ya en los siglos XIX y XX también trascendió los límites americanos para viajar a Europa y otros países. En ellos, grandes pintores como Edvard Munch y Pablo Picasso utilizaron motivos peruanos, como el famoso “El grito” de Munch, inspirado en una momia prehispánica, o jarrones y dibujos diseñados por Picasso a partir de motivos de las culturas Chanchay, Moche y otras.
Esto lleva a la reflexión sobre la urgencia de catalogar tantas piezas de arte prehispánico y añadirles un derecho de difusión que beneficie al estado peruano y, de manera indirecta, a los artistas indígenas y no indígenas que siguen cultivando su talento. Si los Picassos del mundo quieren huaquear (aunque sea simbólicamente), que dejen alguito. Es lo mínimo. A ver si entre la Cancillería y el Ministerio de Cultura hacen algo al respecto. Sería un gran aporte al Perú con miras al Bicentenario.
(En la foto: falo moche transformado en dibujo moderno por Picasso, casi como saludándonos. Tomado del libro de Ramón Mujica y gracias a la difusión que facilita el ciclo de conferencias del Fondo Editorial del Congreso… cosas de las que una se entera).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s