Fragmento de Parawayraq chawpinpi / Entre la Lluvia y el Viento. Washington Cordova Huaman, Premio Nacional de Poesia

Hawansuyo saluda a Washington Cordova Huaman Premio Nacional de Literatura 2020 en la categoría de lenguas originarias por su poemario Parawayraq chawpinpi / Entre la lluvia y el viento (Lima, Pakarina, 2019). Hacemos extensivo muestro saludo a todos los ganadorde el primer premio y menciones honrosas de las otras literaturas peruanas.  Es un honor compartir el Epitafio Inicial y el primer poema de Parawayraq Chawpinpi / Entre la Llluvia y el  Viento, con las disculpas delcaso por algunos errores de formato

EPITAFIO INICIAL

Al campesino hermano, cuyas encallecidas manos abren el corazón de la tierra, haciendo germinar  ideales entre la lluvia y el viento; a la mujer andina, que con su infinito cariño va tejiendo un  amasijo de recuerdos al compás de huaynos y mulisas; a los niños pobres, que en las callecitas  angostas de los pueblos soslayados hacen reso­nar el zumbayllu hasta reventar de alegría; a los  obreros del campo y la ciudad, que en los aleros de las casonas perfilan un porvenir solidario,  evocando la historia de nuestros antepasados; a los dignos maestros, que en las escuelas olvidadas difunden la sabiduría de nuestras naciones legendarias; a nuestros dioses tutelares, que en el umbral de las montañas aguardan los ojos del lucero, ese mágico fulgor que un día no muy lejano resurgirá  hasta rayar la aurora; a todos en general, a la piedrita cansada que saludó con devoción al tayta Inti glorioso; al rocío de la mañana que acaricia con fervor los días ausentes; al hermoso qantu de las praderas, que dejó su aroma en las estancias inhóspitas buscando a su yana ñawi; a los aguerri­dos shipibos, asháninkas, boras…; a los indómitos k’anas, cañaris, chimús, moches, nazcas, tiahuanacos, waris, pocras, chankas, ay­maras, jakarus… y a los indomables yanawaras, que vencieron con audacia a los infames sayones, haciendo florecer sueños entre taya­tayas y pajonales;  a los ríos sagrados que anuncian triunfos, como el picaflor andino que repicando su eco furibundo en el cielo azul de los andes, proyectó su grito salvaje hasta romper los oídos del silen­cio entre los trigales y los caminos…

Washington Córdova Huamán

CH’INNIQPA RIMARIYNIN

¡Llaqtallay!, nina sunqu llaqtallay yupaychana pukyupi llanllarimuq sumaq wayta,
qaqa rumiq chawpinkunapi ancha wayllurinakuy,

thuta Killakunapi
mana chinkaq musquy,
wayraq raphranpi
runakunaq qayariynin,
illaq ch’ukhllakunapi runkhiyasqa uya,
k’anasqa waylla ichu ichupi phiñachisqa rimaykuna,
q’asa urqukunapi
hatu hatun qapariy
sach’akunaq umalliqninpitaq kallpachakuykunaq hatariynin; ch’inniq ukhumanta ch’iqllirimuq

VOCES DEL SILENCIO

¡Pueblo mío!, corazón de fuego pétalo fulgurante
en el manantial sagrado, ternura infinita

en los arrecifes andinos, ensueño inagotable
en noches de Luna llena, eco de multitudes

en las alas del viento, rostro incólume
en los recintos vacíos, legión de iracundas voces en los pajonales arrasados, grito cósmico

en inhóspitas alturas
y bastión de indómitos corajes en la cima de los montes; recibe estos versos

12

hayllikunata chaskiykuway,
kay hamuq harawikunan
illariypa sullanwan
qunqay yaku unuwanpas layqasqa, kay yawarchasqa wankariymi chiri achikhariykunapi ñak’ariymanta paqarimun,

kay ch’ulla rimariymi
qunqasqa hatuskunapi musp’aykunata puquchimun;
misk’i q’apariyniykin
imaynan octubre killa chisiyaykunapi wachukunatapas yapurikunmanhina wayraq raphranpi phawarin,

ñuqch’u q’apariyniykin
imaynan chiqnisqa k’uchukunapi munanakuytapas ullqakunmanhina wiña wiñaypaq qipan,

 

germinados en el silencio, estas coplas hechizadas con rocíos matinales
y agüita del olvido,

este haylli herido
que nace del quebranto
en frías madrugadas,
esta voz unánime
que fermenta quimeras
en los bohíos desolados;
tu aliento a dulzura
se mece en el aire
como cuando se aran los surcos
en las tardes de octubre,
tu aroma a flor en capullo
ha quedado impregnado
como cuando se anidan las caricias en los rincones despreciados

13

 

14

ruruq allpa waspiyniykitaq
imaynan chusaq p’unchawkunapi phuyukunatapas hatarichinmanhina wayllurikuykunata qarparimun; ¡Llaqtallay!, tiqsi muyuq k’anchariynin rit’i q’asa iphu paracha,
pakasqa yaku unu p’ultupi
ñawpa muna munay wiqi,
kay rumiyasqa
harawita uyariykuy,
ancha phiñakuyniykiwanmi
linphu k’itkukunapi
mana allin kawsayta shallunki,
ancha hatun qapariyniykiwanmi sarutiyasqa qata khallkakunapi kusikuyta kawsarichimunki; ¡Llaqtallay! hatun atipayniyuq
muna munay q’uchurikuyniyuq,

 

y tu olor a tierra fecunda
ha gestado idilios
como cuando se elevan las nubes en los días ausentes;
¡Pueblo mío!, crisol del universo aguacerito cordillerano,
lágrima oriunda
en el remanso escondido, escucha estos harawis
hechos de calicanto,
roca violenta
que doblega intrigas
en los callejones oscuros,
clamor incesante
que aviva euforias
en los pedregales estropeados; ¡Pueblo mío!, encanto invencible vendaval de emociones,

15

 

16

qaqakunaq sunqun ukhupi runkhiyasqa uya,
kunanmi wiñay pachaq ninrinpi ayatakikunata haywariyki,

kay hapt’ay musquykunan
ch’aki qatakunapi
takirarikunata tusuykuspa wiñan, chay ñawpa kawsaykunan

qaqa ñan patakunapi
ayranpuwan kuchka waytan,
haqay unuchasqa pinchinkurun waqcha runakunawan kuchka ch’askaq ñawi rurunta kicharimun; ¡Llaqtallay!, ñawpa kawsay waqchakunaq qapariynin, llanllariq urqupi
munay illariyniyuq unancha, achikhariy chayamunankama

 

granítica mirada
en la oquedad de los riscos,
hoy te ofrezco estos ayatakis entonados en los oídos del tiempo, este manojo de ideales
que al compás de takiraris
crece en los páramos baldíos,
ese amasijo de añoranzas
que junto al ayrampo
florece en los acantilados,
aquella luciérnaga bendita
que junto a los vencidos
abrió los ojos de la penumbra; ¡Pueblo mío!, leyenda viviente clamor de indígenas soslayados, emblema luminoso
en la majestuosa cumbre,
alza tu puño de acero

17

 

18

antawara rawrarinanpaq taytachakunamanta mañarikuspa runkhiyasqa makiykita huqariy k’amikuykuna upallarinankamataq qapariyniyki t’uqyarichun;

p’akisqa chakiykimantan musuq kawsay paqarimurqa, pisipasqa puriyniykimantan ñan qallarirqa

yawarchasqa makiykimantataq kusi kawsay ch’iqllirimurqa; kunanmi tiqsimuyu k’uchukunapi awqanakuy ullqarikun,

kunanmi kharu wasikunapi
asirikuy samariykun,
ñuqataqmi, kay rumi hawapi tiyaruspa haya haya traguta ukyarini qawarikuyniykita yuyarisparaqmi

 

pidiendo a los dioses
que el ocaso se encienda
hasta alcanzar la aurora
y tu bramido retumbe
hasta acallar las injurias;
de tus pies quebrados
emergió la esperanza,
de tus pasos cansados comenzó el camino
y de tu mano lacerada
brotó la ilusión;
ahora que la conjura se incuba en los escondites de la urbe, ahora que la sonrisa se cobija en los arroyos de la estancia yo, sentado sobre esta piedra tomando un trago amargo
y evocando tu imagen

19

 

20

rimarimuyki wawqillay, yawarchasqa uyaykitan iphupara upharimunñachu, k’itku k’itku qaqamanta kawsarimuq qapariyniykin mana uyarikunñachu, llantusapa qurakunan pisipasqa puririykunapi ñakapakuyninta pakanku, ukhu t’uqukunapin
chiwaku manchapakunñachu, qilli p’ultukunapin

chiqnisqa raphikuna kawsayninta tuytuykun, qasayasqa wasikunapitaq milla millay qawariykuna musquykunata t’uquykun; Ausangate qata uraykunan

 

te digo compañero del ayer, ya no recorre la lluvia
por tus mejillas lastimadas, ya no se escucha tu alarido en el umbral radiante

de este peñasco sigiloso,
los herbazales frondosos ocultan su lamento
en cada rastro extenuado,
el zorzal sosiega su tormento en cada ángulo insondable, la hojarasca maldecida navega su infortunio

en charcos de agua sucia, mientras los párpados demoníacos han taladrado los sueños
en gélidas alcobas;
ya no se visten de flores

21

 

22

waytakunawan p’achakunñachu, lliwtapunin rit’ipas
Wamaniq tiyananmanta ayqirapun, k’irisqa sunquykipitaqmi

kusirikuy chinkarapun, chiqniy qatichakaqtinmi tantapas ayqirapun, Yawarmayu ñan patakunapin wayna ch’iqullu

sukayninta ch’ikhwarachin, ukhu qaqa mach’aykunapin pukaykusqa sisikuna thapankuta ruwaykunku,
kay yana p’uyñupitaq phiñakuynin t’uqyarinankama wiña wiñay llakikuna kallpankuta puqurichin;

picha kanpas hawa punku yachaywasipi

 

las faldas del Ausangate, ya no se cubre de nieve la morada del Wamani, la sonrisa se diluye

en tu profunda melancolía, el pan ha huido
asediado por el odio,
el ruiseñor mancebo

ha proyectado su silbido
en las orillas del Yawarmayu, las hormigas rojinegras
han construido su guarida
en los recónditos agujeros, mientras en esta vasija negra la angustia secular
ha madurado su enojo
hasta reventar su furia; alguien secó sus lágrimas

23

 

24

ñawpa kawsayninta yuyarispa wiqinta picharikun,
picha kanpas aqu aqu patakunapi mana chinkaq kusirikuyta qawarispa yupinta saqirun,

naq’isqa clavelpascha riki khuyakuyninta mast’arimun utaqchu k’irichasqa sunqupi saqraq asipayayninchu kanpas, icha achikhyariypi khuyapayaq shullachu kanpas

thapan mashkasqanpi
purun urpiq kurururuyninta khuyapayan; ¡Llaqtallay!, sumay sumaq yuyariy waqchakunaq ñak’ariynin
kunanmi saraq parwankunapi
llanllariq takikunata
tukuy sunquywan haywariyki,

 

en el patio de la escuela auscultando un pasado sin retorno, alguien dejó su huella
en las riveras del arenal
rastreando un regocijo sin pausa, será tal vez un clavel marchito
que lanza su último suspiro
o una carcajada siniestra
que hiere el alma,
será quizá la escarcha
que acaricia la mañana
o el susurro de una torcaza
que busca su nido;
¡Pueblo mío!, garbo recuerdo clamor incesante de muchedumbres hoy te brindo este canto
que flamea rutilante
en las espigas del maizal,

25

 

26

tuyaq sukariyninmi
hamuq kawsayta qawarispa machuyasqa waranguq pallqanpi ancha munakuywan samarin, maqasqa q’intiq rimayninmi millaytapuni payta k’amiqtinku phiñarikuyninta hatarichirqa,
kay ñak’ariykunan
chinpa thutayaykunapi phiñakuyninta rawrarichispa ukhu qaqakunamanta hatarimun, kay llallisqa rimaykunan
allpa mankachapi
yuyariyninta t’inpuchispa
pacha achikyaymanta wasapamun, k’irichasqa llaki sunquykitaq qunqasqa llaqtakunapi
yawar mayuhina puririykun,

 

es el trinar de una calandria
que yace inmóvil
en los brazos del viejo warango contemplando un porvenir solidario, es la voz del colibrí malherido

que activó su ira
cuando mancillaron su nombre, estos sinsabores fundados
que se erigen desde los abismos enardeciendo su cólera
en el crepúsculo vespertino, estas sílabas arruinadas
que se encumbran desde el alba hirviendo su nostalgia
en ollitas de barro,
y las llagas de tus entrañas
que sangran sin cesar
en los territorios ignorados,

27

 

28

ancha atipayniykin
mana allin kawsaykunata tukuy kallpanwan k’unparin, qayrayasqa sunquykin kamachikuyman t’ikraspa awqa runakunata llallin,
hatun qapariyniykin
millay sunqu runakunata
llapa kallpanwan k’umurichin, sinchipuni ñak’arisqaykin qapariyman tukuspa
qunqasqa ñankunapi
tunpata samariykun,
llapa kallpaykin
q’asa urqumanta rikhurimun kunturkunaq phawayninpas hatun t’aqllakuywanmi
haqay chinpaman huqarikun…

 

tu gesto heroico
que abate con ímpetu
este destino perverso,
tu ánimo bravío
convertido en mandato derrota las astucias del tirano, tu pasión incontenible
que resiste con audacia
las intrigas del infame,
tu inmenso dolor
que deviene en rugido salvaje y se detiene un instante
en los recodos desdeñados,
tu intrépido impulso
que surge de la montaña
y se yergue al horizonte despidiendo con aplausos
el vuelo de los cóndores…

29

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s