¿En qué espacio infinito de la Tierra mora el aire puro? Rafael Hidalgo

Rafael Hidalgo, que dirige la Huaca es Poesia junto a Paola Davalos, comparte un poema donde los dioses y pelicanos vuelan sobre ciudad y memoria profunda

 

¿En qué espacio infinito de la Tierra mora el aire puro?

¿En qué lugar los pájaros retienen para la noche el cielo tibio?

He visto en los arenales de Lima desolados como la muerte

los hombres arman chozas a medianoche como brasas

de estrellas amarillas que relampaguean en la penumbra.

Y el calor dura en la arena a pesar del viento visible,

los seres transparentes que la habitan tristemente

deslizan sus cuerpos azorados, reptan colinas

retozan y se mueven bajo la luz de la luna.

He visto huesos de dioses profanados de extrañas tribus.

Aullidos de perros nocturnos horadan la noche.

Al llegar el alba el rumor de las alas de los pelícanos

descienden sobre los techos, filtran los aleteos

en las paredes torvas de los esteros.

¿A caso el vuelo de los pelícanos elevará nuestros sueños?

¿No es acaso Kon, el Dios volador, quien ha venido por nosotros?

¡Oh adorado dios Kon inclina el báculo sobre las cabezas

que han causado   muerte y devastación en estos áridos reinos!

Has cruzado sobre nosotros en grandioso vuelo

sea esta nuestra señal, permítenos avivar el fuego

que preserve tu memoria.

¿Por qué el tiempo no ha detenido la muerte?

Y, sin embargo, los gritos de tus guerreros no han sido callados

por sus hoscas coces.

Ahora el desamor y la soledad han sobrevivido

solo el vuelo esporádico de los pájaros

irrumpen el cielo gris de la ciudad.

He visto tu sombra ascender como una columna

y descender camino al mar y perderte entre viejas barcazas.

No era el tiempo de morir, no era el tiempo para ti.

Los aullidos de los perros a lo lejos pueden vislumbran el dolor.

Ya es tarde, ya es tarde

y en nuestro hogar hay todavía un refugio para nosotros,

moradas abandonadas por los dioses se incendian

ahora irremediablemente.

Ya es tarde, ya es tarde

Y, sin embargo, no para las luces que renacen en el crepúsculo.

Rafael Hidalgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s