La cobija mexicana. Roberta Schine

Carlos* y su hijo apenas estaban en la puerta cuando el niño vio la manta mexicana en mi sofá y
su rostro se iluminó. “¡Mira Papi!” gritó. “Ella tiene una cobija como la que teníamos en casa!” Corrió
hacia la manta tejida dorada y marrón y la abrazó fuertemente con sus bracitos de cuatro años.

“¡Mira, Papi! ¡Mira! ” el niño seguía diciendo. Fue difícil contenerme, pero no tomé ni una foto.
Como miembro voluntario de New Sanctuary Coalition, aprendí la única regla con respecto a las
fotografías: ¡No las tomes!

Muchos inmigrantes huyen de situaciones peligrosas y les preocupa que las personas que los
perseguían se enteren de su paradero. Para otros, el temor es que ICE los encuentre y los deporte.

Carlos trajo empanadas. Lo ayudé a llenar unos formularios para su petición de asilo. Mi manta se
convirtió en un sarape mientras el niño se mecía de un lado a otro en el sofá en un capullo de bienestar
azteca similar a un útero.

Cuando se fueron, dije una oración.

*He cambiado su nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s