Las pasñas, Filipicha y otros relatos. Reyna Esther Aguilar Quispe

Se va consolidando un nuevo horizonte en la literatura peruana, aquel que usa plataformas mutiples y simultaneas al igual que la coextencia de lenguas originarias e indoeuropeas. Con un gran sentido de humor, que no le resta profundidad, y con trazos breves que mueven extensos estratos culturales -cuestionando categorizaciones que se dan por sentado- y declarando que “ese Huambar se parece a mi “Reyna Esther Aguilar es una de las voces mas prometedoras de la poesia peruana. Luego de un valiente proceso de autevaluacion define indentitariamente en el segundo texto de esta breve seleccion. Va quedando claro que antes, como ahora, la poesia va mucho mas alla de la pagina escrita y su secuela de canones literarios. Invitamos al amable lector a seguir sus exploraciones de Reyna en los ambitos de la educacion, las lenguas indigenas, la identidad, la fotografia e incluso el canto. Va con esta entrega un saludo a las generaciones jovenes de escritores en legunas originarias, en lengua chapu chapu, y en espanol mejorado. Abrazo

Julio 5

Las pasñas

-imataq sumaq grasyallayki? 
*Waynaymi is… Jijiii
-qué?
* my mame is Reynacha
-vamos de chuping
*mayman, a donde?
-de shoping
*aaaahh, luego podemos ir al hotel Chiriton.
*
-Chiriton? Jajjaj ah Sheraton.jajja

Nov 5

Ha sido una ardua lucha de enrrollar los hilos de la madeja para al fin concretar firmemente mi identidad “individual y colectiva”. Soy mujer joven con el concepto resignificado de “INDÍGENA”. Más alla de lo dijo Arguedas o diga la OIT soy indígena por que vivo en la lucha diara por la construcción de identidades aceptando al “otro” como diverso y diferente a mí. 
Puedo dar saltos de identidad, puedo estar con faldas y sastres, eso es justo lo qué a un joven migrante lo hace ser joven indígena, gozas de dos trajes elegantes. Aveces la función también despierta interés.

Sep 22

Fácil es bajar del cerro, pero difícil habia sido subir, de razón que pocos vuelven….!
*Mi querido Anchihuay Sierra

Filipicha suwa tinterillo

“Felipicha, suwa tintirillo”
Me enamoré del Filipicha porque me lanzaba piedritas cuando pasteaba mi oveja 🤫🤭🤭 allá por las faldas del Yaya Qarpanqa. 
Aveces venia con su chinlili para torearme y así poco a poquito hicimos “vida michi” juntos (pastoreo de la vida).
😔
Pero pronto se escuchó rumores, decían que Filipicha era un abigeo muy famoso de Chaka, pueblo vecino. No se sabe sí los terrucos me lo mataron o le insertaron a sus filas. Desde ese día su chinlili toca melodías fúnebres cada vez que el viento de agosto la mueve.
😭😔
“ichallapas tariyman” nispaymi purini llaqtan llaqtan-(Talvez le encentre, diciendo camino de pueblo en pueblo)
* las hazañas del Filipicha fueron escritas en el cuento “tintirillo suwa”, cuento que quedó tercer lugar en el concurso de “narrativa quechua en San Marcos”.

Aug 24

*hijo de donde has sacado esta niña campasina, con que engaños la has robado de su pueblo?….
* parece que el mito del “oso que rapto a una joven” se ha reactualizado y reajustado.
Jajajajjajaja…….. Es real, hay abuela no te juzgo ni te culpo….. Nada es gratuito.

Agu 19

He recordado tus sueños, tu pelota, tu manta y he recordado tu voz. Somos el puente entre dos agrios ríos, uno es yawar mayu y el otro putka mayu. El río cada vez arrastra más y más las tierras de nuestros pies, Chinuchaaaa corre….. Se viene una lluqlla, el toro atado se ha soltado y se llevara el puente… 😞😞.
Corre Chinu, si te llevas tus sueños, tu pelota y tu manta será mejor pero no vayas a dejar ninguna.

Aug 16

¿Cuál es la memoria colectiva sobre el imaginario social después del terrorismo en los jóvenes Ayacuchanos?, siendo más específicos en la llamada “oreja de perro” …
Traigo a colación esto debido que en el día a día estas viendo y conviviendo en esa realidad. Esta fotografía muestra claramente esa vivencia con el pasado y el tiempo real. Por eso, comentaba que Retablo no es quechua. No se trata de catalogar a la población quechua de Ayacucho como intolerantes ante estos fenómenos sociales contemporáneos…..
* ……. Un relato sin final.

oct 25

“Reflexiones sobre los vacíos teóricos en la psicología en torno al desarrollo infantil en niños quechuas”

Las prácticas educativas realizadas durante estos 4 años en distintas regiones del país (Ayacucho, Apurímac, Cusco y Lima) nos permite hacer un conjunto de reflexiones en torno a los estudios de psicología sobre el desarrollo infantil en pueblos originarios, debido que llamamos la atención sobre la existencia de un escaso estudio respecto al tema planteado. El vacío teórico para describir el desarrollo cognitivo de los infantes quechuas sin considerar las variables de tipo cultural y ecosistémico hace que los docentes ejerzan sus funciones profesionales haciendo uso de intuiciones, de modelos tradicionales de enseñanza y de estándares obtenidos en otras coordenadas socioculturales. En estas condiciones, es altamente probable que la escuela obstruya el desarrollo cognitivo del niño, y el sistema educativo produzca sujetos con pocas posibilidades de inserción exitosa en nuestras sociedades.
Además, este vacío teórico no nos permite a quienes trabajamos en escuelas Educación Intercultural Bilingue explicar ciertos fenómenos que ocurren en el proceso de desarrollo de los niños quechuas. Por ello, consideramos necesario determinar las fronteras de la realidad lingüística y del proceso de cognición. Hasta el momento hay pocos estudios sobre este tema, uno de los trabajos que hemos encontrado es de como el de Gonzales Moreyra & Aliaga (1972), quienes en su artículo “la formación de conceptos en niños bilingües” presentan una aproximación psicológica proceso de formación de conceptos de niños bilingües quechua-castellano. Pero que este artículo fue publicado ya hace varios años. 
En este sentido, uno de los roles del docente es guiar al estudiante en el proceso de aprendizaje para que este sea capaz de resolver los problemas por sí sólo, pero ¿qué sucede si no tiene las herramientas contextualizadas para derivar sus sospechas al o la psicóloga?. Si bien es cierto que al docente se le exige en su profesionalización dar atención oportuna en caso que alguno de sus alumnos presenten dificultades de aprendizaje, pero vuelve nuevamente la sugestión, ¿qué pasa en el proceso de desarrollo en los niños monolingües o bilingües de lenguas originarias?
-Se invita a la investigación-

Nov 5

Ayacucho donde te quieren mucho. Ayacuchanos ataqo wiksas y si me traes chicha de molle (pirules) mejor.

Presentacion de Kumpa Atuqmariqa.Gladys Camacho Rios.

Hananpipas uraypipas runasimi qellqayqa waqtalla waqtachkan. Los amidos de NY estan invitados a la presentacion del libro de Gladys.. Allinmi

100-05 Roosevelt Ave 2th Floor, Corona, NY 11368

1 PM

Acompáñennos para una presentación especial (la primera en Nueva York) del libro de cuentos en Quechua, ¡Kumpa Atuqmariqa! La lectura del libro va ser seguida por un mini-taller de enseñanza Quechua por la escritora Gladys Camacho Rios.

Sobre el libro:

¡Kumpa Atuqmariqa! (Libro de cuentos en lengua Quechua) Es una compilación de los tres cuentos más sobresalientes del zorro en la cultura Quechua. Estos cuentos fueron recopilados en el pueblo de Uma Piwra, Anzaldo, Cochabamba, Bolivia.

Sobre la autora, Gladys Camacho Rios:

Gladys Camacho Rios, es originalmente de Kalallusta, Anzaldo, Cochabamba, Bolivia. Su lengua materna es el Quechua. Estudió Lingüística en la Universidad Mayor de San Simón. En 2011-2012 participó como asistente de español en la academia de Lille, Francia, donde enseñó español durante un año escolar. Estudió su Maestría en La Universidad de Nueva York. En 2013 publicó la novela escrita en quechua “Phuyup Yawar Waqaynin” “El llanto sangriento de una nube” que posteriormente fue traducida al inglés y publicada en versión bilingüe en 2018. En marzo de 2018 recibió la medalla “Boliviana sobresaliente Jaime Escalante” con la mención “excelencia académica” en la embajada de Bolivia en Washington DC, EEUU. Actualmente cursa el cuarto año del doctorado en lingüística en la Universidad de Texas en EEUU.

Discurso en la Feria Internacional del Libro en Lawrence Massachusetts. Eduardo Gonzales Viana

CERCA DE UN MILLAR DE PERSONAS ACUDIERON EN LAWRENCE, MASSACHUSSETS, CERCA DE BOSTON AL TEATRO DONDE SE HACE LA FERIA DEL LIBRO. AL RECIBIR ALLí EL PREMIO NOVELISTA DEL BICENTENARIO, decidí recordar una historia de mi infancia y este fue mi discurso:

Un día en mi pueblo, cuando yo tenía 15 años, visité a una tía abuela llamada Mercedes que acababa de cumplir 99.

Al entrar en su casa descubrí que ella estaba rezando el rosario. Como no me había visto, tomé asiento cerca de ella para no interrumpir su devoción, y me dediqué a leer una revista. Sin embargo, había algo de extraño en el asunto: mi tía Mercedes recitaba solamente la primera parte del Ave María, y se quedaba un rato esperando como si estuviera en la iglesia o como si alguien a su lado recitara el “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Miré hacia uno y otro lado, y no encontré a su probable acompañante. Mi curiosidad me hizo levantarme y me fui aproximando a la solitaria devota. Al final, descubrí que había alguien a su lado, pero no era un ser humano. Era su gato. Cada vez que mi tía terminaba la primera parte del Ave María, el gato la acompañaba con un largo ronroneo, como hacen siempre los felinos cuando de puro cariño prenden su motor interno junto a alguien que los ama.

CREO QUE ESE DIA FUE DEFINITIVO en el inicio de mi vocación literaria. Me di cuenta de que la literatura sirve como el gato de mi tía Mercedes para evitar que estemos completamente solos en el mundo y para permitirnos que aun en las mayores soledades, podamos comunicarnos con nuestro Dios, el universo, nuestra tierra y la gente que más queremos en ella.

Como el gato que despertaba a mi tía luego de un largo rosario, pensé que la literatura debería sacar del letargo a nuestra gente y hacerle ver que la democracia y la libertad no se regalan sino que se conquistan.

Mis libros no pueden borrar la explotación de los pobres, la corrupción de los poderosos, ni la tortura y el genocidio con que se suele reprimir la cólera del pobre y del justo. Mi literatura no va a cambiar al mundo, pero me impulsa a servir causas generosas y valores sin los cuales el hombre deja de ser hombre y la sociedad se hace insoportable.

EN BOSTON AL PARTICIPAR EN ESTA FERIA DEDICADA AL PERU, me siento más que nunca orgulloso de ser peruano. En mi país, un presidente decidido y un pueblo valiente han clausurado una vicioda herencia de la dictadura, un Congreso que solo ha servido para amparar a los corruptos.

QUISIERA MáS. Quisiera que se acabara con este estado de guerra que persiste luego de hbaerse terminado el siglo pasado el conflicto interno. Los derrotados de entonces han pasado 10, 20 o más años en la cárcel, y ahora a la mayoría de ellos se les niega el trabajo en sus profesiones. En múrito de una ley pervertida, se ha ingresado en un cementerio y se ha desenterrado los huesos de los presos. Eso es perversidad. La perversidad y la corrupción son herencia de la dictadura.

ME ACABAN DE DAR EL PREMIO NOVELISTA DEL BICENTENARIO. No puedo recitar un poema por eso sino agradecerles a quienes me lo han conferido, hacerlo en la forma en que suelo hablar y decirles lo orgulloso que me siento de ser peruano.Gracias.

Presentacion de Huambar en NYU. Lunes 7

Queridos llaqtamasis, quedan todos invitados a celebrar con Huambar. Vayan preparados a reirse en extremo y a la vez apreciar esta obra maestra de humor quechua castellano que es, junto a Los rios Profundos, El Pez de Oro y las Tres mitades de Ino Moxo uno de los textos fundamentales para entender la narrativa peruana de entonces y de ahora. Lunes 7 de octubre. 6 PM. King Juan Carlos I Center 53 Washington Sq South. Gracias a Odi Gonzales por hacer posible este encuentro.

Description

CLACS’s Quechua at NYU program,

Invites you to a presentation of Huambar Poetastro Acacautinaja, a bilingual (Quechua-Spanish) book by Juan José Flores, and recently republished by Pakarina Ediciones and Hawansuyo. This presentation and conversation with its publisher Fredy Roncalla will be moderated by Odi Gonzales (Quechua at NYU instructor). Please note that this event will be held in Spanish

About the Book:

In 1933, a humorous bilingual novel (Spanish/Quechua), written by Juan José Flores, a Peruvian poet and educator, was published, and since then, the book remained silenced by Peruvian literary canon. After more than 70 years, Dante Gonzales (Pakarina Ediciones) and Peruvian writer and musicologist (based in New York) Fredy Roncalla has revived this masterpiece of Peruvian literature, in a new edition. Commentaries and remarks will be made by Fredy Roncalla.

About the Fredy Roncalla:

Fredy Roncalla (Challhuanca, Peru 1953), is author of the miscellaneous and important book  Escritos Mitimaes: hacia una poética andina postmoderna. He runs Hawansuyo: Poeticas indígenas y originarias blog.

About Odi Gonzales:

Odi Gonzales is an award-winning Peruvian poet who writes in both Quechua and Spanish. He has published several scholarly books in the field of Latin American Literature and seven collections of poems. Since 2008 he has taught Quechua and Prehispanic courses as a lecturer at NYU.

________________________________________________________________________

El programa Quechua at NYU de CLACS le invita a la presentación de la reedición del libro bilingue (quechua- español) Huambar Poetastro Acacautinaja de Juan José Flores, relanzado por Fredy Roncalla. Esta presentación, y la conversación con Fredy Roncalla, será mmoderada por el instructor de Quechua at NYU Odi Gonzales. Este evento se llevará a cabo en español.

Acerca del Libro:
Huambar Poetrasto Acacautinaja es una novela bilingue quechua-castellano escrita y editada por el hacendado Ayacuchano-Andahuaylino Juan Jose Flores en 1933. Tal vez por su caracter híbrido, Huambar es poco conocido en los circulos literarios oficiales. Esta obra maestra del humor, que usa la traduccion literal para reducir el sentido comun al absurdo y la carcajada, no solo tiene afinidad con el zorro andino y el “trickster,” pero tambien presagia las literaturas híbridas -quechua-castellano-ingles- del momento, poniendo en jaque lo que entendemos como diglosia, vanguardia e indigenismo. Debido a que junto al cura del pueblo, su amante y el poetastro bohemio que le roba la novia, el lenguaje mismo es personaje de la novela, se ha hecho una edicion fascimilar de una de las impresiones hecha por el autor de un libro fundamental de la literatura peruana, que empezó a ser perseguido y silenciado desde el momento de su edición.

Sobre el Fredy Roncalla:

Fredy Roncalla (Challhuanca, Perú 1953), es autor del libro misceláneo e importante Escritos Mitimaes: hacia una poética andina postmoderna. Él corre Hawansuyo. Blog de Poeticas indiagenas y originarias.

Sobre Odi Gonzales:

Odi Gonzales es un galardonado poeta peruano que escribe tanto en quechua como en español. Ha publicado varios libros académicos en el campo de la literatura latinoamericana y siete colecciones de poemas. Desde 2008 imparte cursos de quechua y prehispánicos como profesor en la NYU

Date And Time

Mon, October 7, 2019

6:00 PM – 8:00 PM EDT

Add to Calendar

Location

King Juan Carlos I Center

53 Washington Sq S

Auditorium

New York, NY 10012

View Map

si gusta un ejemplar de Huambar, kaychapi waqtamuy https://www.libreriahawansuyo.com/search?q=huambar

“LOS TÚPAC AMARU” DE OMAR ARAMAYO: LIBRO DEL BICENTENARIO QUE TODO TAWANTINSUYANO DEBE LEER. Por Niel Palomino Gonzales

Leido por Niel en el reciente FIL Cusco. Companamos con una cancion de los Tupac Amarus de Tinta

Como se sabe, tanto la novela histórica como la historia novelada tienen por tema un hecho histórico y un personaje o personajes históricos. Empero, la diferencia esencial estriba en el elemento añadido. Es decir, la historia novelada es eso, una historia que se narra en forma de novela, sin variar los hechos y sin añadir algo del autor. En tal sentido, en ese libro predomina más la historia que la literatura. Y la crítica literaria no la acepta como novela por mala, la considera subliteratura. En cambio, la novela histórica es aquella en la cual, el novelista, sin variar los hechos históricos, aporta lo suyo, su cosecha personal. ¿Cómo así? Le inventa un sueño, ahonda más en el trauma o la una anécdota del personaje, le dota del lenguaje y le hace hablar, le concibe una carta, incorpora un personaje. Estos son los matices, que MVLL denomina “el elemento añadido” y son estos elementos los que, sin alterar la historia, enriquecen al cuento o a la novela y la hacen una obra de arte que no solo va a informar al lector, sino le va a entretener y conmover. En cambio la historia novelada solo informa. Ahora, ¿por qué el literato acude a la historia? ¿Cuál es el objetivo principal del novelista para tocar temas históricos? El gran György Lukács, en su Teoría de la novela, esboza una respuesta. Y nos dice que es para cubrir el espacio que no alcanza la historia en el público por su objetividad o porque pocos leen historia y muchos la novela. Balzac, el genio del Realismo, nos auxilia con otra respuesta. Porque, la novela es la historia olvidada de los pueblos. Y, nuestro Manuel Scorza, dice que la novela es el gran tribunal de apelaciones de los juicios perdidos.

Si juzgamos a la novela Los Túpac Amaru bajo los argumentos esgrimidos. Sí es una novela histórica, y mucho más, es la epopeya andina jamás escrita en esta patria grande. Comparable con las mejores epopeyas del mundo. ¿Cuál es el aporte o elemento añadido de Omar Aramayo?
En primer lugar está el lenguaje, la voz poética del vate Aramayo puesta en la boca de los personajes. El ritmo, la cadencia, la musicalidad y las figuras literarias desplegadas en toda la obra extensa y hasta en los títulos. Y, esto se explica porque Omar es un poeta consagrado desde hace más de 60 años. Otro elemento añadido son también las cartas, los mitos de Thunupa o Ekeko, la de Kopakati. Como también están los romances de los personajes, bien ficcionalizados y muy bien narrados. Y no podría ser de otra forma, Scorza dice sobre el mito: “Expulsado del tiempo y del espacio, los sobrevivientes de las culturas precolombinas. Porque un pueblo expulsado de la historia no puede retornar a la historia a través de la historia, sino a través del mito”. Es decir, de la literatura. Está también, el árbol genealógico de Túpac Amaru, está la línea del tiempo, el mapa del nuevo estado inca. Está la profusa bibliografía que el autor consigna en la parte final del texto. Todos estos elementos funcionan como hipotextos. Y a la vez son muestra de que la escritura de esta novela implicó también lectura e investigación del autor.

Geográficamente, los hechos ocupan tres continentes: América, Europa y África, por su puesto con mucha incidencia en Perú y Bolivia, en Cusco y el Altiplano. Y cronológicamente, abarca dos siglos y medio. Desde el crimen contra Túpac Amaru I por los españoles hasta la muerte del último Túpac Amaru, Juan Bautista en Buenos Aires.

La prosa poética de Omar Aramayo en esta novela, nos envuelve de hechos gloriosos de nuestros hermanos cusqueños y tawantinsuyanos, héroes nuestros, dignos de toda admiración; nos envuelta de ternura cuando se lee las cartas de Manuela Copacondori, a su esposo Pedro Vilcapaza, la carta de Diego Quispe a su mujer, de Narciza Castro a Andrés Tupac Amaru; nos envuelve de terror y dolor, los pasajes de la ejecución de José Gabriel Condorcanqui, y todos los que fueron presos y sufrieron la más insensata muerte por la libertad, derecho sagrado; nos envuelve de coraje e impotencia la historia de Antonio Varela Noguera, bebé mártir, que nació producto de la infame violación sexual del comandante Pedro Antonio Varela a la sobrina de Túpac Amaru, mientras ella estaba en la prisión del Cusco. Son hechos atroces. Nos muestra la crueldad de los españoles en la Caravana de la muerte; nos envuelve de sufrimiento con la agonía sin fin de Fernando Túpac Amaru y su muerte en España. Pero, además, la maestría poética de Omar Aramayo, su lenguaje, su amor a los Túpacamaru, nos conmueve hasta las lágrimas; pero también de admiración a los valerosos hombres y mujeres que lucharon contra la opresión y el abuso al tawantinsuyano. Nos baña de amor a ellos, porque lucharon por lo nuestro y murieron en la lucha, sin claudicar ni pedir clemencia al verdugo español. Más al contrario, murieron gritando “¡Libertad!”, “Volveré y seremos millones”. ¡Qué admirable e imitable forma de morir! Entonces hay que leer este libro con nuestros hijos, para purificar nuestra alma atormentada, para cicatrizar nuestras venas abiertas y para que nunca se nos olvide lo que ellos hicieron por nosotros, para reivindicarlos como legítimos mártires y héroes nuestros, para imitarlos y para terminar lo que ellos empezaron. Pues, a decir de Tito Galindo: “En 1780 la revolución tupamarista fue el intento más ambicioso de convertir a la utopía andina en un programa político. De haber triunfado, el Cusco sería la capital del Perú, la sierra predominaría sobre la costa, el indio y su cultura no habrían sido menospreciados”.

El adalid de esta gesta libertaria, José Gabriel Túpac Amaru, es mostrado como un hombre sabio formado por los jesuitas, políglota (hablaba latín, griego, castellano y quechua), político preparado, integrador de razas y culturas, amoroso esposo y padre, militante de la masonería, UN CUSQUEÑO UNIVERSAL. Y nuestra Micaela Bastidas, es mostrada como la amorosa madre, la incondicional esposa, la insuperable compañera, la gran estratega de guerra, la admirable agitadora de masas, la guerrera ejemplar, la ideóloga andina, la orgullosa y digna mujer que nunca se arrodilló ni derramó ni una lágrima ante la vista de los malditos pukakunkas españoles. ¡Cuánta falta nos haces hoy, mamá Micaela! ¡Reencárnate ya en alguna tawantinsuyana!

Así pues, como en las mejores novelas de la literatura universal, en Los Túpac Amaru, confluyen temas y sentimientos como el destino, la vida, la fatalidad, la muerte, la política, la historia, el honor, las traiciones, la venganza, las luchas, la ternura, los amores, las costumbres, la explotación, las abusivas mit’as, los impuestos, las perversiones de las autoridades coloniales y la iglesia durante el Virreinato, etc. Por lo manifestado, está Los Túpac Amaru quepa en lo que nuestro Nobel Mario Vargas Llosa denomina novela total.

A casi 500 años, esta novela tiene los méritos suficientes para constituirse en una obra de bicentenario junto a El espía del Inca de Dumett. Al respecto, hace unos días el narrador Zeín Zorrilla, nos preguntaba, ¿qué bicentenario de la independencia?, ¿la independencia de quiénes? ¿Cuál de las independencias? La que unos extranjeros regalaron a los criollos de Lima o el que la peleamos desde Manco II hasta Basilio Auqui? quiénes? ¿La que se proclamó en Tacna 1811, de Huánuco 1812, de Cuzco 1814, la proclamada por el capitán morochuco Basilio Auqui en Cangallo – Ayacucho de 1814 o la de San Martín en 1821? Con legítimo derecho, los escritores limeños, han escrito novelas como La Perricholi, reina de Lima y afirman que ella y Santa Rosa de Lima, son los personajes emblemáticos del bicentenario; pero para nosotros que aún miramos el mismo cielo que miraron Los Túpac Amaru, para nosotros que aún pisamos la misma plaza donde humillaron a los Túpac Amaru, para nosotros que terminaremos lo que Túpac Amaru II empezó, nuestros héroes del bicentenario son las y los Túpac Amaru, las Micaela Bastidas, las Tomasa Titto, los Túpac Karati, los Tampuwaqsu, los Vilcapaza, las Bartolina Sisa, etc. Por eso, este es el libro que todo cusqueño y todo tawantinsuyano debe leer.

Dice Scorza: “Nosotros vivimos en un continente donde lo escrito ha sido una permanente falsedad, que comienza con la instauración de la República. Las propias constituciones son colecciones de mentiras, de mala literatura; las Constituciones de América son resúmenes de humor negro. El periodismo mismo es una calumnia permanente de la realidad. En esa realidad de la literatura se presentó como una apelación a la verdad…”. Como un intento de establecer la otra verdad, la verdadera verdad, pero de ninguna manera la voz de los vencidos, sino la voz de los que, soslayando su egoísmo y sus intereses personales y familiares, fueron capaces de dar su vida por la patria grande, por la libertad del tawantinsuyano. En ese sentido, solo la literatura, solo las obras como Los Túpac Amaru de Aramayo nos puede redimir y manumitir. Por eso, quien pretenda buscar la información más completa sobre lo que significó el levantamiento tupacamarista que lea este libro.

Los Tupac Amaru es de un autor puneño. ¿Por qué un puneño debe escribir sobre Túpac Amaru? Porque ese puneño ama al Cusco, con el mismo amor milenario que sintió el puneño Manco Qapaq en cuanto hundió la barreta de oro en el sacratísimo Wanakawri. Pues, no olvidemos que los incas descienden del Altiplano. Y desde aquella lejana vez, los hermanos del Altiplano han estado siempre en auxilio a Pachacutec contra los Chankas, a Manco II contra los españoles y sus aliados, a José Gabriel Túpac Amaru II contra los españoles. Y, porque el Alto Perú se continuó la lucha de los Túpac Amaru. Entonces, Puno es Cusco y Cusco es Puno. Y tal parece que son los españoles quienes destruyeron esa unidad para enemistar dos pueblos hermanos. ¡Y ojalá este libro vuelva a hermanarnos!

Novela histórica, novela total, documento de resistencia andina, denuncia del vil e insano acto terrorista contra nuestros antepasados, ópera de los guerreros inkas, primera epopeya del Tawantinsuyo, este libro es un acto de amor a los Túpac Amaru y sus descendientes directos que aún viven en Cusco y el Altiplano, como diciendo, ¡LO MATARÁN Y NO PODRÁN MATARLO!. Por todo ello, Kawsachun Tupacamarukuna, Haylli, Jallalla wiñaypaq, taytamamanchis Túpac Amaru Micaela Bastidaspuwan.

Gracias, gran Omar Aramayo Cordero, por este amor al Cusco y a los Túpac Amaru!