LA PORTERA DE LA MERCED UN PATRIMONIO CULTURAL DE AREQUIPA. Consuelo Núñez

Consuelo Núñez comparte  un articulo sobre la Portera de Arequipa que salio en una version mas corta en la Revista Enigmas. Acompanamos esta nota con un hallazgo parecido en  el mundo de las atiguallas y los flea markets de upstate New York.

 

LA PORTERA DE LA MERCED UN PATRIMONIO CULTURAL DE AREQUIPA.

Consuelo Núñez

La Portera es la denominación con que se le “bautizó” a esta pintura, debido la ubicación física que tenía, ya que era exhibida a la entrada del templo de la Parroquia de La Merced en Arequipa.  Por lo cual se presume que desapareciera tan fácilmente desde el año 1995.

El proyecto actual es lograr el anhelo de su recuperación, con fines culturales, a través de una réplica fiel a la original.  Deseo legítimo que cada día se tornaba  más caro ya que muchos años pasaron sin conseguir una foto completa de la distinguida Portera.

Desde que se obtuvo la foto que acompaña este artículo, el sueño de verla pintada de nuevo, igual, se hace más cercano dado que es la más nítida que se conoce desde su desaparición.  En tanto la pintura original no sea hallada se ha comenzado a hablar de La Portera como de una leyenda arequipeña más.  Así, La  Portera en su esplendor  se luce, aunque distante, para admirarla como lo que hoy debe ser reclamado como un importante Patrimonio Cultural de Arequipa.

Cuentan, aquellos que conocen parte de su historia, que esta imagen se encargó para conmemorar la fundación de la Orden Mercedaria en el mundo.  Contemos que en cinco años más se cumplirán los ochocientos años de su fundación. Por parte nuestra hemos averiguado que la firma del pintor estuvo cubierta por una capa de pintura por muchos años y fue un curador de arte local el que descubrió la firma escrita en latín, a la manera de la antigua escuela.  Dato que permaneció por años sin divulgarse ni conocerse y cuyo lema reza: Didacusa Rivera me fecit, que traducida al castellano significa: «Diego Rivera me hizo». Haber sido obsequiada en pleno siglo XX, coincide con el tiempo en que vivió y pintó el famoso muralista mexicano.  Ahora podemos apreciar su belleza y observar en su contenido, las representaciones y miradas  que revela a sus fieles la universal Virgen de La Merced pintada en un lienzo cuya impresionante medida es de 1.80 x 2.22 Mts.

La pintura puede ser leída en diversos planos de comprensión, más consideramos que lo más importante es aproximarnos a ella con una mirada por encima del plano del texto.    Esta aproximación semiótica aspira a ser divulgada más ampliamente y de seguro con mayores auspicios en adelante.

En tanto, se ha presentado un informe preliminar ante el Ministerio de Cultura de Arequipa con la finalidad de emprender una formal búsqueda.  Además, en la ciudad, hemos iniciado la distribución de unas estampas o láminas conteniendo la misma foto con la finalidad de tender puentes culturales como también que los arequipeños valoren y conozcan esta lucida obra de arte. (Consuelo Núñez)

-2

La Porterapa panin. Fredy Roncalla

Hace uno buen tiempo Chess y yo soliamos ir a las subastas en al ruta 17. Nunca sabias lo que ibas a encontrar. Un dia conseguimos una caja de madera llena de fotos. La caja en si es una de mis favoritas. La hey usado en mil cosas,  hasta de  tiyana. Pero habia en ella una larga coleccion de fotos de 8 por 10 pulgadas. Seguro que el  dueno original era coleccionista o trabajaba para un museo. Habia una gran cantidad de  fotos de imagenes coloniales de imagineria religiosa. En el reverso de varias de ellas el hombre  habia empezado a escribir a mano una novela policial, que nunca pude leer del todo porque se habia olvidado de numerar las paginas.  He llevado las fotos por  todos los mercados posibles. Vendi unas cuantas. Otras, que reproducian imagenes mas comunes, de catalago de museo, las retacee para hacer collages mezclados con piezas de reloj. Otras as escanee y reproduje. Seguro que aun tengo algunas de esas imagenes en algun cajon recondito.  Pero he aqui que guardan una extrana similitud con La Portera de la cual habla Consuelo. Quien seria el que tomo las fotos? Y como llegaron ahi? Ta vez en esa coleccion tambien estaba la Portera? Quien sabe. La puerta que han abierto  La Portera y Consuelo es inmensa.  Dejo la unica imagen scaneada que he podido encontrar en el labrerinto que hable con la Portera Mercedaria.

mamacha

El silencio del discurso: reseña crítica de la novela Carretera al purgatorio. Consuelo Nuñez

 

 

N11-76El silencio del discurso: reseña crítica de la novela Carretera al purgatorio.

En la narrativa de Zein Zorrilla (Huancavelica 1951) nos veremos de inmediato en el espejo de la ficción. La consecuencia de prevenir al lector es que dentro suyo emergerá su ser actor en el mundo del “como sí”, lo cual garantiza que su lectura se convertirá en una promesa, un compromiso ineludible con su realidad cultural actual.

Convenimos entonces que la historia de Ciro, Elena y Marcos es la de una relación de hermanos tocada por la adversidad durante y en el tiempo posterior al Perú de la Reforma Agraria. La ficción logra activar nuestros recuerdos a través de la memoria, aquí explotada como recurso narrativo, memoria individual o colectiva de un drama tan vívido que pesa en el corazón y será preciso armarse de valor para mirar y confrontarse emocionalmente con las vicisitudes de cada personaje, incluso cuando no importe que la novela nos parezca breve. En las figuras que se representan simbólicamente nos encontraremos con el Perú en simbólico paisaje andino, como también con sus dimensiones de Estado y Nación. De manera tal que la lectura requiere detenerse cada tanto en una posición elevada, es decir, en asunción o por encima del plano del relato a observar; es lo más cerca que llegaremos a la visión del maestro Zorrilla.

Así, nuestra lectura se convierte en íntima mirada sobre los objetos, esta visión no se pasea solo por el plano del relato, esta mirada observa el panorama completo y vuelve todas las veces que lo necesita al plano del relato para explicarse el porqué de las acciones que se desarrollan en cada recorte de escenario. Esta mirada también identifica semióticamente la tensión cesión/resistencia del discurso cultural. Percibe el silencio y mira el actuar de este, enriqueciéndolos con cada conflicto.

Si la lectura ha avanzado con la corriente del plano, la comprensión de la misma se produce a contracorriente de los signos, puesto que una vez activada la memoria, esta no hace otra cosa que un recuento y este proceso comprensivo abarca el plano del relato y lo que por encima de este reconoce, forma discursiva. Da cuenta también no sólo de los signos sino de los actantes como de amplias categorías discursivas en acción, dicho de otro modo, da cuenta de los roles individuales y suma el conjunto, se trata de unir los cabos del plano y empatarlos en amplia y panorámica visión. Nos entrega a un Perú vivo en el ande.

Esta metamorfosis del lector en “actor” es posible gracias a que el autor se presta para el desdoblamiento en los roles, apropiándose del discurso “como si” fuera propio. Este conocimiento de emociones no es algo localizable, está distribuido en intensidad y extensidad: el mundo del sí, el real y el mundo del como sí, la ficción.

Zein Zorrilla nos muestra con su pluma, para  “hacernos ver” cinematográficamente aquella realidad que tan caramente ha sido representada antes en las novelas de Ciro Alegría, a quien, a nuestro parecer, Zorrilla desea tributar un reconocimiento honroso al llamar Ciro al protagonista que encarna, en la metáfora, al Perú andino.

Esta apretada reseña descubre también que dentro de la ficción, el maestro ha explotado un elemento con la cabalidad de ingeniero (otra performance del autor), quien , donde encontró una fisura, reemplazó con estructura que apuntala y configura una nueva: nos entrega un Ciro sanado, un Perú completamente restablecido. Por lo mucho que importa a peruanos de diferentes generaciones recomendamos la lectura de esta novela ganadora del Premio Internacional “La ciudad y los perros” del Instituto Iberoamericano Mario Vargas Llosa el año 2003 y que va por su tercera edición.

Carretera al Purgatorio y una mirada dorada. Consuelo Núñez

En esta breve nota Consuelo Núñez resume su tesis  EL SILENCIO DEL DISCURSOCULTURAL EN LA NOVELA «CARRETERA AL PURGATORIO»

La tesis aun no publicada, está sostenida bajo la teoría semiótica del discurso (Discurso en acto) y a través de ésta me ocupo primero de identificar a lo que se enuncia, para luego ir desdoblando los significados de sus personajes como en un escenario donde es el lector quien se hace cargo a través de su mirada semiótica del paisaje por encima del relato.  Descubro como un pañuelo que se va desdoblando los niveles a través de los cuales aparece el discurso y el silencio del mismo.

 

El resultado no puede ser más apasionante, ya que descubro, ya no solo a los personajes sino al lector como actor, un lector que presta su corazón para conducirse propioceptivamente al significado de este forzado silencio que le oprime el pecho a lo largo de esta hermosa novela centrada en el Perú andino, sus diversos y ricos personajes.

 

Leer Carretera al Purgatorio fue para la tesista descubrir no solo la respuesta anhelada sobre sus inquietudes colegiales acerca de la Reforma Agraria en el Perú y que por años encontró desatendida entre los pocos productos literarios de la época.  Sino también, lo mejor, fue descubrir a un escritor tan andino como universal, culturalmente hablando.  El creador Zein Zorrilla es acaudalado en formación literaria, un Señor a quien saludo siempre con mis mejores votos para celebrar el amanecer andino de su novelística, con el mayor respeto y agradecimiento por extender hacia mi su mirada de padre, de amigo, con infinita generosidad.

 

Como la quelloticas (flores amarillas) del pueblo de mis padres, he elegido el seudónimo Zunila para firmar y brillar literariamente.  Quisiera celebrarlo con mi Padre el Dr. Edmundo Núñez Vásquez, azangarino, hijo de una arequipeña, fue también alcalde de Azángaro, quien dejó este mundo para vivir por siempre en mi recuerdo.  De hecho, la clave para entender la novela de Zeín Zorrilla, curiosamente comenzó para mi con encontrarme primero con el padre ausente, el primer personaje que identifiqué. Así, hoy veo que la ausencia de mi padre en mi vida parecía estar anunciada y que solo encontré consuelo, el mayor, al leer Carretera al Purgatorio.