Atuqpa chupan y la plastica. Pablo Landeo

_MG_7841

Imagenes de Sonia Estrada

 

 

                                          

Editar una revista implica resolver muchos desafíos, particularmente cuando se busca, a través de ella, la reivindicación de una lengua subalterna como el quechua, equívocamente considerada como una lengua del pasado, del atraso y de la ignorancia; por consiguiente, antes que un patrimonio cultural, un obstáculo para que los quechua-hablantes pudieran incorporarse a la modernidad.

Para los editores de Atuqpa Chupan, uno de aquellos desafíos fue acompañar los textos escritos con ilustraciones o iconografías que dieran cuenta del espíritu de la escritura además de las ilustraciones para las distintas portadas. Resueltos el problema del nombre y el logo de la revista decidimos, en la portada del primer número, imaginar una Lima simbólicamente representada por su apu tutelar, el cerro San Cristóbal y en la base un río de categorías propias del mundo andino, un río de palabras, acaso una avalancha, una lluqlla: tinkuy, willakuy, ayllu, ayni, runasimi, qillqa, etc. la idea fue plasmada por nuestro primer ilustrador: Alex Ramos Arancibia. Así nació la primera portada, bastante sobria y en tres colores, marrón, negro y blanco, los colores del zorro. La segunda portada resultó mucho más festiva, musical y fuertemente mítica, con colores muy expresivos: el rostro de dos danzantes, donde uno de ellos esconde su rostro tras una careta (danzante de chonguinada) y el otro muestra su rostro en toda sus mítica andinidad (danzante de tijeras), una nueva contribución de Alex Ramos. La tercera portada representa, algo que los andinos hemos visto con frecuencia en nuestras comunidades, la confrontación del cóndor o del gavilán con el huamán andino /killinchu/ pero, ahora, sobre los cielos marginales de Lima. Lo que hago es solo una síntesis de las ilustraciones de las portadas, no busco interpretarlas acaso alguien se interese por la tarea, posteriormente. Igual que en los números anteriores, el autor de esta ilustración fue nuestro amigo Alex. Abusamos de su tiempo, de su paciencia, de su generosidad y condición runa, van para él nuestros agradecimientos.

La cuarta portada constituye casi una ruptura en el sentido de la técnica de ejecución de las imágenes músicos y zorros bailando en Lima. Fue la artista plástica Sonia Estrada Melgarejo quien tuvo la generosidad de aceptar el desafío. Ella, igual que Alex, desde su condición de warmi ancashina, tuvo toda la paciencia y el cuidado necesarios para interpretar el espíritu de la revista. A ellos les corresponde también las contraportadas y las ilustraciones interiores; a ellos nuestras renovadas palabras de agradecimiento, nuestra gratitud de runa a runa, por mantener en vigencia una práctica ancestral andina: ayni, yanapay, minka. Un magnífico sistema de trabajo donde la solidaridad, la identificación con una causa y el ayllu, están presentes además del inclusivo “ñuqanchik runakuna”.

Sonia Estrada Melgarejo, nació en Quinuabamba Ancash, estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú, en la década del ochenta, y poco después se convierte en embajadora cultural. Ella ha recibido la enseñanza de los emblemáticos pintores Víctor Humaredo y Francisco Izquierdo López. A Partir de 1987 empieza a exponer en galerías de Lima y las distintas regiones. La dimensión internacional comienza en el nuevo siglo, en la galería, de la prefectura de Rio Preto, en Sao Paulo, Brasil, donde recibe una crítica acertada  de especialistas y coleccionistas, realiza dos exposiciones adicionales en la Galería Tera Blanca y  en la Galería Artemanía. Cuando retorna al Perú, es convocada sucesivamente a exposiciones individuales y colectivas en instituciones como, ESAN, Colegio de Arquitectos, Museo de la Nación, Universidad Nacional de San Marcos, Petroperú, etc. También es invitada a Estados Unidos, Francia, Suiza, México, etc, países donde realiza exposiciones individuales y colectivas.

(Atuqpa Chupanqa anchatam riqsikullan paninchik Sonia Estradata. Kunanqa paypa pinturanmi, riwistanchikpa uyanta sumaqyachin, ukun kaqpi dibuhukunapas paypa ruwallasqanmi. Sonia Estrada Melgarejoqa, Quinuabamba (Ancash) llaqtapi paqariqmi. Escuela Nacional de Bellas Artes hatun yachaywasipi qispirqa artista pintorahina, 1980 watakunapi, chaymanta karqa embajadora cultural. Paypa yachachiqninkunam karqa ancha yupaychasqanchik Víctor Humaredawan Francisco Izquierdo López. 1987 watamantam Lima galeriyakunapi, wakin Piruwpa hatun llaqtankunapipas llamkaynin riqsichiyta qallarirqa. Chaymanta kay pachak watapa qallariyninwan istranhiru llaqtakunapipas riqsichikuyta qallarirqa, galeriya de la prefectura de Rio Preto, Sao Paulo, Brasil llaqtapi; pinturankunaqa kamaqllan hamutaykunawan chaninchasqam karqa pintura riqsiqkunapa, waqaychaspa huñuqkunapa siminkuwan; chaymantaqa iskay kutita riqsichirqa llamkayninta Galeriya Tera Blancapi, Galeriya Artemaníapipas. Piruw llaqtaman kutimuspan ESANpi, Colegio de Arquitectospi, Museo de la Naciónpi, Universidad San Marcospi, Petroperupipas, llamkayninta riqsichirqa, sapallanraq, pintormasinkunawanraq. Estados Unidospi, Franciapi, Suizapi, Mexicopi, huk hawa llaqtakunapipas riqsichillarqam llamkaynintaqa.)

 

Para el quinto número, que ya se encuentra en preparación, contaremos con la generosidad del artista plástico y poeta Teófilo Villacorta Cahuide, quien -no hace mucho- estuvo por España, Francia (París), Italia y otras estaciones del mundo. Atuqpa Chupan agradece anticipadamente a Téofilo Villacorta, por haber aceptado este nuevo desafío.

 

 

Cracking the Khipu Code: First Phonetic Inka Writing Found. Sabine Hyland

Con la anuencia de Sabine Hyland,  Hawansuyo hace  nudo con su articulo sobre el kipu 18217050_10155226642778784_956641523_ny su primer desiframiento como escritura fonetica hasta el momento. El articulo en su totalidad puede ser bajado e impreso aqui. Gracias al enlace puesto a disposicion del publico por Current Athropology de la University of Chicago. Chay ayniqa aswan allin. Van en aumento la investigacion en torno a  las formas escriturales  andinas, su huellas, archichuellas y poeticas originarias. No es pura coinciencia que recientemente Sylvia Falcon haya exibido  un tokapu poema en sus presentaciones. Saludos Sabine.

Cracking the Khipu Code: First Phonetic Inka Writing Found

A new article in Current Anthropology sheds light on the Inka civilization’s fascinating form of writing


Colored pendants on Collata Khipu A. Photo by Sabine Hyland.

The Inka civilization of South America is known for having one of the most unique methods of writing and recordkeeping, which happened through the use of twisted and knotted colored cords known as khipus. The Inkas kept all of their records—for numerical accounts and for narratives —using khipus, and the khipus that have been preserved are one of the few ways scholars have to learn more about the Inka civilization.

The problem for historians and anthropologists has been how to decipher the khipus that have been preserved. Although researchers have progressed in their understanding of khipus used for accounting, they have despaired of ever identifying and deciphering narrative khipus, despite the fact that Spanish witnesses claimed Inka era (1400 – 1532 CE) khipus encoded historical narratives, biographies and epistles. To date, no specific khipu has ever been reliably identified as a narrative text.

Seguir leyendo