Qawaq 46

Como parte de la conversacion en torno a la “filosofia andina” Salvador Palomino comparte Qawaq  nro. 46. editada en Puquio por Juan Francisco Tincopa Calle. Al respecto, dado que estas discusiones suelen darse en base a oposiciones absolutas y esencialistas, lo mas probable es  que es ya necesaria la cuestion previa de  si ya es momento de repensar estas dinamicas  que suponen la existencia de un “otro”absoluto.  Pero mejor ir a la presentacion o bajar la revista

qawaq edicion nro. 46.

 

 

KIKIN KAQ, KIKIN MUNAQ KIKIN RUAQ, KIKIN KAMACHIQ.

Ñawpaq tayta mamanchikkunaqa manam upahinatachu churin programaq karqaku. Paykunamantam yacharamuniku, chay ñawpa yachay chaskikamusqankuta, hina wiñasqanku ayllunkunamantam yacharamunchik sumaq patarasqa miraykupi kawsakuyta; paykuna hina. Chay paqariq imam sumaq kawsakuytaqa manamiki rimayllawanchu yachachiwarqaku, aswanmi ruaylla ruaspa, sapakutiñataq, ama llutampi purinanchikpaq (Pachamamanchik hina), qaqchaspapas rinrinchikta chutaspapas allichaq kaqku, mana urmananchikpaq. Sumaq yachaykunatam yachachiwaranchik, manamiki “kayna kay kayna ruay” nispallachu.

Chay yachaykunamantam uqarimuchwan kunankunapaq, kay qipa qamuq yuyayta, ancha kusa yanapaqta kay pachakutiy ñampi, ñawpa pacha achikyarisqampi, colonialista global sutichikusqan tutañataq usianampaq:

Kikin kayqa kusa alliqmi, chay “chawa misti” unquy qampikunanchikpaq, chay wayrasqa puriq runa hina, kikin kayta pinqakuspa, ayllu llaqtayuq runa paqarisqanmantapas qunqaspa. Kikin kaymi yanapawanchik mana allqucha hina colonial modernismokunata qatipakunapaq. Sichu millarusun kikinchikmanta, hinalla sumaq

kawsakuyta qunqarusun, hinaspaja programación culturalta qatisun, manañam kasunchu, chawa mistillas runapas kanqaku.

Umanchakuq rimasqanchikqa ñanchapakun, Kikin munaq, yanapamunampaq, sunqu ukumanta paqariq, sumaq kawsayninchikpiqa kuyaymiki wiñaypaq karqa; chayna ñuqanchik llapanwan kuyaywan awanakuyta yachasqanchiktmantapacha. Kay ayakallpanchik apawasun sumaq kawsakunanchikman, hinataqmi, allin ruayta yachachiwasun, ama qilla, ama sua kananchikpaq.

Chayna kaspam kuska purikunku, hinaspataq yananchakunku: kikin ruaqwan, chayna imakunatapas qispichiyta atinanchikpaq, amaki qukaqkunamanta mañakuypi kawsananchikpaq, utaq imatapas ruananchikpaq. Sichu chayna kasunchik, sutillam paqarimunqa yanapaqnin: Kikin kamachiq. Chaynam ayllunchikkunapi qanqapas kikinchik ruananchik. Mujunchik kawsayninchik mirachinapaq llapampaq kamachinapaq, chaymantañataq kikinchik gobierno kanapaq.

Mana kay sunqu yuyayta yachaspaqa, ñawpa tayta manchikkuna manam Tawantinsuyu sayachiyta atinkumanchu karqa. Mana kay yachaykunawanqa, ñuqanchikpas atiruchwanchu. ¿Imatam suyachkanchik?

 

UNO MISMO, CON PROPIA VOLUNTAD, CAPACIDAD AUTONOMA Y AUTOSUFICIENCIA.

Nuestros ancestros no nos programaban. Aprendímos de ellos la sabiduría que ellos aprendieron de sus abuelos y las colectividades en las que crecieron, desde tiempos en los que supieron vivir fructificando, en armonía y equilibrio. Los principios espirituales y morales nos fueron enseñados sin discursos, solo con su ejemplo y a veces, cuando era necesario, (igual que la naturaleza) con el rigor al corregir conductas de riesgo en nuestras vidas.Nos entregaron herramientas para vivír, no nos dijeron “así debes de ser y hacer”.

De esta sabiduría podemos rescatar, para este tiempo, las siguientes premisas que han de ser muy utiles en este tiempo de Pachakutiy, de surgimiento del amanecer ancestral y la retirada de la oscuridad colonialista global:

Ser uno mismo es fundamental para sanarnos de la enfermedad del aculturado, del individuo que ha perdido su capacidad de reconocerse a sí mismo como una persona humana con orígenes y características ancestrales propias. Para evitar seguir imitando modelos y estereotipos del modernismo de la sociedad colonial. Al negar nuestra identidad ancestral y olvidar sus valores esenciales, no nos quedaría otro camino que seguir la programación del mestizaje cultural.

De lo primero surge la propia voluntad,complementariamente, y que tiene sus raíces en lo mas profundo del ser, que en nuestra cultura siempre fue el cariño; porque nosotros sabemos vincularnos a todo y a todos, con cariño. Esta voluntad nos ha de llevar a proceder en correspondencia y al mismo tiempo a cultivar la fuerza creadora de la misma, ajena al ocio, y la comodidad de la usura.

Estas conductas se emparejan y como tales vuelven a emparejarse con las siguientes: La capacidad utónoma que nos permite lograr la concretización en nuestras iniciativas; y de este modo nunca depender de otro(s) para poder vivir y lograr nuestros propósitos. Si tenemos esta cualidad desarrollada surgirá su pareja natural: El ser autosuficiente, que nos permite garantizar esa autonomía y viceversa.Autosuficiente alimentariamente en primer lugar, y luego en la satisfacción de otras necesidades y autogobierno.

Sin estos principios de conducta esenciales, nuestros ancestros jamas hubieran podido construir el Tawantinsuyo. Sin ellos, nosotros tampoco podriamos restaurarlo. ¿Qué esperamos?

 

seguir leyendo o bajar revista

qawaq edicion nro. 46.

 

 

La otra literatura Peruana. Edmundo Bendezu

Un clásico estudio de las poéticas y literaturas originarias peruanas y tal vez indígenas. Marcó un área de estudios que tal vez ya tenga que ser nombrada de modo diferente, ya que las artes verbales, musicales, textiles, arquitectónicas y rituales originarias que vienen  de ukun no pueden y ni deben ser  consideradas como  “el otro”. Pero se entiende la intención original del profesor Bendezu quien, además  tiene un excelente ensayo sobre Manco Capaq como poeta. Momento de revalorar su contribución al estudio de las poéticas andinas y originarias

Primera edicion 1986

FCE Tierra Firme

La caratula tiene algunas huellas de estanteria, una pagina dobada al interior, anotaciones en lapiez en la primera pagina. Libro y paginas comoletos, sin anotaciones al interior.

IMG_4999

Hawansuyo ukun words. Fredy Roncalla

wpid-CAM00369.jpg

 

 

 

“Escrito desde la diáspora,  Hawansuyo ukun word (Grupo Pakarina, 2014) de  Fredy Amílcar Roncalla resulta un libro irreverente, tiernamente cuestionar y profundamente inquietante. Su lanzamiento llama la atención porque rata de un libro de la disidente, mejor aún, de la irreverencia epistémica, por ello anticolonial, propositivo y creativo. Una escritura que no necesita de la autoridad de la Academia ni de la lógica del conocimiento global que demandan las indexadas, ni se alinea ni aliena con la borrasca a la que nos tienen acostumbrados el poder en sus hegemonías teóricas. Roncalla nos propone una poética que va más allá del molde que exhiben las teorías de las culturas y la literatura y con ello, una propuesta desinhibida para acercarnos a las diversas manifestaciones de las culturas que se producen en los Andes

No le basta detenerse en la escritura, por eso pasa de esta la música, a la danza, a la etnografía. Si su escritura es transandina, su reflexión posmoderna se hace desde una locación que se sabe desterritorializada. EnHawansuyo ukun words  encontramos  aquello  que la  cartografía hegemónica no exhibe ni muestra ni estudia. Lo hace desde la sabiduría del wayki –el hermano, que está y no está, en el mismo sentido de hawa (afuera)- que se sabe de un ayllu, que dialoga con las teorías contemporáneas,  que vuelve a las categorías andinas, aun cuando el suyo sea un no-espacio (hawan, otra vez, en el ciberespacio).”
Gonzalo Espino Reluce