ORLANDO GRANDA, DONDE MI CALLE ACABA… PRINCIPIA LA MAR. Pablo Landeo

Donde mi calle acaba[1] anuncia, desde su portada minimalista, culto y celebración de la poesía. El libro es breve (33 poemas, número pleno, cabalístico), la edición pulcra, cuidadosa. Admirador de Cernuda, de los Beatles, Pessoa, Matsuo Basho y (no sé si también de The Smiths, de Raymond Radiguet y de Frida Kahlo). Orlando Granda, además de poeta, es lector acusioso, conocedor de la historia de … Continúa leyendo ORLANDO GRANDA, DONDE MI CALLE ACABA… PRINCIPIA LA MAR. Pablo Landeo