Atuqpa chupan y la plastica. Pablo Landeo

_MG_7841
Imagenes de Sonia Estrada

 

 

                                          

Editar una revista implica resolver muchos desafíos, particularmente cuando se busca, a través de ella, la reivindicación de una lengua subalterna como el quechua, equívocamente considerada como una lengua del pasado, del atraso y de la ignorancia; por consiguiente, antes que un patrimonio cultural, un obstáculo para que los quechua-hablantes pudieran incorporarse a la modernidad.

Para los editores de Atuqpa Chupan, uno de aquellos desafíos fue acompañar los textos escritos con ilustraciones o iconografías que dieran cuenta del espíritu de la escritura además de las ilustraciones para las distintas portadas. Resueltos el problema del nombre y el logo de la revista decidimos, en la portada del primer número, imaginar una Lima simbólicamente representada por su apu tutelar, el cerro San Cristóbal y en la base un río de categorías propias del mundo andino, un río de palabras, acaso una avalancha, una lluqlla: tinkuy, willakuy, ayllu, ayni, runasimi, qillqa, etc. la idea fue plasmada por nuestro primer ilustrador: Alex Ramos Arancibia. Así nació la primera portada, bastante sobria y en tres colores, marrón, negro y blanco, los colores del zorro. La segunda portada resultó mucho más festiva, musical y fuertemente mítica, con colores muy expresivos: el rostro de dos danzantes, donde uno de ellos esconde su rostro tras una careta (danzante de chonguinada) y el otro muestra su rostro en toda sus mítica andinidad (danzante de tijeras), una nueva contribución de Alex Ramos. La tercera portada representa, algo que los andinos hemos visto con frecuencia en nuestras comunidades, la confrontación del cóndor o del gavilán con el huamán andino /killinchu/ pero, ahora, sobre los cielos marginales de Lima. Lo que hago es solo una síntesis de las ilustraciones de las portadas, no busco interpretarlas acaso alguien se interese por la tarea, posteriormente. Igual que en los números anteriores, el autor de esta ilustración fue nuestro amigo Alex. Abusamos de su tiempo, de su paciencia, de su generosidad y condición runa, van para él nuestros agradecimientos.

La cuarta portada constituye casi una ruptura en el sentido de la técnica de ejecución de las imágenes músicos y zorros bailando en Lima. Fue la artista plástica Sonia Estrada Melgarejo quien tuvo la generosidad de aceptar el desafío. Ella, igual que Alex, desde su condición de warmi ancashina, tuvo toda la paciencia y el cuidado necesarios para interpretar el espíritu de la revista. A ellos les corresponde también las contraportadas y las ilustraciones interiores; a ellos nuestras renovadas palabras de agradecimiento, nuestra gratitud de runa a runa, por mantener en vigencia una práctica ancestral andina: ayni, yanapay, minka. Un magnífico sistema de trabajo donde la solidaridad, la identificación con una causa y el ayllu, están presentes además del inclusivo “ñuqanchik runakuna”.

Sonia Estrada Melgarejo, nació en Quinuabamba Ancash, estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú, en la década del ochenta, y poco después se convierte en embajadora cultural. Ella ha recibido la enseñanza de los emblemáticos pintores Víctor Humaredo y Francisco Izquierdo López. A Partir de 1987 empieza a exponer en galerías de Lima y las distintas regiones. La dimensión internacional comienza en el nuevo siglo, en la galería, de la prefectura de Rio Preto, en Sao Paulo, Brasil, donde recibe una crítica acertada  de especialistas y coleccionistas, realiza dos exposiciones adicionales en la Galería Tera Blanca y  en la Galería Artemanía. Cuando retorna al Perú, es convocada sucesivamente a exposiciones individuales y colectivas en instituciones como, ESAN, Colegio de Arquitectos, Museo de la Nación, Universidad Nacional de San Marcos, Petroperú, etc. También es invitada a Estados Unidos, Francia, Suiza, México, etc, países donde realiza exposiciones individuales y colectivas.

(Atuqpa Chupanqa anchatam riqsikullan paninchik Sonia Estradata. Kunanqa paypa pinturanmi, riwistanchikpa uyanta sumaqyachin, ukun kaqpi dibuhukunapas paypa ruwallasqanmi. Sonia Estrada Melgarejoqa, Quinuabamba (Ancash) llaqtapi paqariqmi. Escuela Nacional de Bellas Artes hatun yachaywasipi qispirqa artista pintorahina, 1980 watakunapi, chaymanta karqa embajadora cultural. Paypa yachachiqninkunam karqa ancha yupaychasqanchik Víctor Humaredawan Francisco Izquierdo López. 1987 watamantam Lima galeriyakunapi, wakin Piruwpa hatun llaqtankunapipas llamkaynin riqsichiyta qallarirqa. Chaymanta kay pachak watapa qallariyninwan istranhiru llaqtakunapipas riqsichikuyta qallarirqa, galeriya de la prefectura de Rio Preto, Sao Paulo, Brasil llaqtapi; pinturankunaqa kamaqllan hamutaykunawan chaninchasqam karqa pintura riqsiqkunapa, waqaychaspa huñuqkunapa siminkuwan; chaymantaqa iskay kutita riqsichirqa llamkayninta Galeriya Tera Blancapi, Galeriya Artemaníapipas. Piruw llaqtaman kutimuspan ESANpi, Colegio de Arquitectospi, Museo de la Naciónpi, Universidad San Marcospi, Petroperupipas, llamkayninta riqsichirqa, sapallanraq, pintormasinkunawanraq. Estados Unidospi, Franciapi, Suizapi, Mexicopi, huk hawa llaqtakunapipas riqsichillarqam llamkaynintaqa.)

 

Para el quinto número, que ya se encuentra en preparación, contaremos con la generosidad del artista plástico y poeta Teófilo Villacorta Cahuide, quien -no hace mucho- estuvo por España, Francia (París), Italia y otras estaciones del mundo. Atuqpa Chupan agradece anticipadamente a Téofilo Villacorta, por haber aceptado este nuevo desafío.

 

 

Pawkar Poesia y Bubliopawkar. Presentado por Pablo Landeo

ECUADOR LLAQTAPI KICHWA KALLPACHAY 

Ecuador llaqtapim runasimi rimaq masinchikkuna imaymana llamkaykunawan kallpachakuchkanku, Abaya-Yala llaqtapa siminkunapi qillqakunatapas purichichkanku, harawikuna riqsichiytapas, qichwa sipaskuna yupaychaytapas. Ecuadorpiqa iskay allin riqsisqa harawiqkunam kachkan Lucila Lema paninchikwan Ariruma Quwii wawqinchik, paykunam runasimipi, kastillasimipipas harawikunata qillqachkanku. Chaynallataqmi Piruw llaqtanchikpipas Dida Aguirre, Nola Romero, Gloria Cáceres, Olvia Reginaldo, Carmen Mamani paninchikkuna harawikunataqa qillqachkanku; Ugo Carrillo, Washington Córdova, Edison Borda, Rubén Yucra harawiqkunapas. Ichayá huk punchaw paykunawan hatun tantanakuy qispinman, Bolivia llaqtapi qillqaqkunawanpas, Chile, Argentina, Colombia llaqtakunapipas runasimi rimaqkunaqa, qillqaqkunaqa kachkankutaqmi. Kutimanta nini, ichayá paykunawan huk hatun tantanakuy qispinman. (Pablo Landeo)

 

pawkar

 

bajar CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES via pdf 

cronograma-de-actividades-ppr2017completo

 

 

Pututu 56

Lenta pero segura, alli allillamanta, acaba de aparecer el numero 56 de la revista Pututo, bajo el cuidado editorial de los hermanos Carlos y Oscar Olazabal Castillo, que desde su lugar natal de enunciacion, siguen tomando el pulso de los mas importantes  desarrolles culturales del pais. Es decir, desde lo local a lo nacional y lo global, como lo diria Cecilia Mendez, y como lo practica Elizabeth Canchari, desde Sarhua.  Este numero esta mayormente dedicado a Aqupanpa, la primera novela  escrita completamente en quechua, sobre la cual hay un articulo de partida de Cesar Itier y luego la propuesta del autor, Pablo Landeo.  Ademas, los editores dan su opinon sobre  la tradicion y la modernidad; hay una elegia al Cusco por Carmen Monteagudo de Olazabal; una historia del canazo y el trago en el contexto de la economia regional; resenas de los libros “Ollantaytambo: el fin de un gran imperio” de David Canal Onton y “La muerte en el Cusco” por Rossano Calvo; y el relato “la inmortal” de Maria Luz Crevoisier.  Buen lectura!

 

putu2

seguir leyendo o bajar la revista pututu-56

Memoria de Huatiacuri y poética del wakcha en Yaku-Unupa Yuyaynin. Pablo Landeo

Continuando con la tarea de practicar la escritura creativa y conceptual en quechua, Pablo Landeo  pablo_landeocomparte  una lectura de Yaku Unupa Yuyaynin de Hugo Carrillo a travez de Huatyacuri del ciclo de Huarochiri. Aporte importante no solo por la lengua elegida, sino también porque practica el  dialogo horizontal entre varias duraciones y ciclos originarios. Un retorno epistemológico al centro.

Memoria de Huatiacuri y poética del wakcha en Yaku-Unupa Yuyaynin[1]

 

Pablo Landeo

Atuqpa Chupan Riwista                                                                                 

 

Sumilla

La papa, el mayor de los tubérculos amerindios peruanos, es producto el redentor de las poblaciones humildes por ser fértil y nutritiva. En las literaturas andinas está asociada al menesteroso como evidencian los relatos de la tradición oral o poemas como los de Ugo Carrillo, en cuyo discurso poético el tinkuy Papamama-wakcha runa es recurrente. En tal sentido, el libro Yaku-Unupa Yuyaynin[2], de Carrillo, constituye la canonización del producto indicado, del wakcha y de la memoria de Huatiacuri, de Ritos y tradiciones de Huarochirí, a través de la escritura en runasimi, como veremos a continuación, desde la episteme quechua.

 

Pisi rimayllapi

 

Ñawpaqmantaraq kuyayllawan tarpukusqa Papamamanchikqa, wakcha runakuna runayachiq mikuyllam. Ayllunchikkunapa willanakuyninpipas chaynallam, qillqasqa poyesiyakunapipas. Papallanchikqa, nisqaypihinam, wakchakunawan allipaq tinkuykuspanmi saminchaykun Ugo Carrillo Caveropa Yaku-unupa yuyaynin harawinkunata. Carrillopa poyesiyanqa yuyarichiwanchiktaqmi watyachakunalla mikuq Watyakuri sutiyuq runachata, hinaspam yuyayninta wiñanchan, Ritos y Tradiciones de Huarochiripi qillqakunatapas chaninchan. Kay llamkaypim, nisqayta qawaykusunchik.

 

Palabras claves: RITOS Y TRADICIONES DE HUAROCHIRÍ – PAPA – WAKCHA –YAKU-UNUPA YUYAYNIN – TINKUY

seguir leyendo

(750266515) MEMORIA de Huatiacuri y poética del wakcha en Yaku

 

 

 

 

 

 

 

ORLANDO GRANDA, DONDE MI CALLE ACABA… PRINCIPIA LA MAR. Pablo Landeo

Donde mi calle acaba[1] anuncia, desde su portada minimalista, culto y celebración de la poesía. El libro es breve (33 poemas, número pleno, cabalístico), la edición pulcra, cuidadosa. Admirador de Cernuda, de los imagesBeatles, Pessoa, Matsuo Basho y (no sé si también de The Smiths, de Raymond Radiguet y de Frida Kahlo). Orlando Granda, además de poeta, es lector acusioso, conocedor de la historia de Lima y su paisaje urbano. Poco habituado al vino, canta a su «Morada de Barranco», no en cantos báquicos, sí, en modulaciones propias de un «territorio azul», donde la palabra provista de belleza y significación inusual nos conmueve hasta las médulas. Luego, todo es retorno hacia la realidad, hacia las calles y los parques donde se agitan los ficus, envueltos en niebla de mar.

La estructura del libro es única. Sin embargo, los poemas son suceptibles de agruparse en dos secciones. Una primera, con 6 poemas que destacan por las dedicatorias, entregados con afecto, a personas del entorno familiar donde el padre, es uno de los ausentes; es decir, alguien que todavía no ha sido visibilizado por la palabra. Los poemas de esta sección también nos remiten a personas distantes del hogar paterno, que images-1para el poeta fueron o siguen siendo significativas. Estos poemas, a excepción de uno, desarrollan tópicos propios de Tánatos. Las dedicatorias, ubicadas al finalizar cada poema, denuncian por otro lado un espíritu inconforme pero también puede leerse como recursos para conservar el equilibrio del texto sobre el espacio en blanco. De esta manera, los paratextos (epígrafes y dedicatorias) no recargan el encabezado. Pero no olvidemos, Donde mi calle acaba[2] es, en principio, una ofrenda a Rita, su musa, su «cuerito» y compañera de caminos: «Para Rita, my love», son las primeras palabras del poeta, y «my love» significa, al mismo tiempo, pasión por los Beatles, soledad, caminos distantes, etc. Por cierto,  también está la madre, particular, vital, en el  poema 3 ESTRELLAS FUGACES 3. Aclaro, los poemas con dedicatorias se hallan en el libro como dispuestos al azar o, acaso, resultado de una decisión prevista para demostrar que las personas a quienes honramos son también seres del territorio común, de la unidad umbilical, propios también de los sueños y afanes con que nos perturban cada personaje.

El segundo grupo, con número mayor de poemas, que inclusive admite los indicados en el párrafo anterior, tienen al «viejo mar de Barranco» y sus diversas semánticas por elementos discursivos: 25 poemas en mi lectura. En tal sentido, la poética de Orlando Granda, es un devenir constante entre el mar, sus referentes, y la ciudad, allí donde la calle –que significa desplazamiento horizontal– es el vínculo entre el mar siempre soñado, el de la poesía, y Barranco, de a pie, hasta su síntesis en:

 

hogar – calle – mar / mar – calle – hogar …

 

Igual que las olas, el sueño, la poesía y el mundo real donde mamá es un personaje oscuro como The Smiths. Los poemas dejan también trascender un desplazamiento temporal: fascinación desde el pasado hasta la actualidad, espacio donde la voz de los poetas muertos, que irradian una belleza tanática, se encuentran impulsadas por una misma ola y fluyen incesantes, hasta acariciar rumurosos la orilla del tiempo: el ahora.

Las referencias al mar son numerosas, desde situaciones directas hasta aquellas imágenes en las que se utilizan la sinécdoque o la simple insinuación. Veamos algunas:

 

Caracterización directa Caracterización desde la sinécdoque
-los mares y su azul pensar (7)

-Y una escultura del mar (7)

-para ubicarte más ligero que la espuma del mar (9)

-la mar está cuajada de verdes brazos (11)

-nuevas aguas para este mar (15)

-desde el mar (21)

-En el combado mar rastros de café (26)

-Mientras los plácidos mares (32)

-Que no sea esa brisa o el mar (33),

y en su dimensión más universal:

-de un océano de marfil (10)

-para tu boca y el océano (16)

-si es posible fuera un mástil para tus ojos (10)

-en esta barca tachonada de agujeros (12)

-las aguas incineren las barcas (14)

-los bellos barcos que copulan en la rada (14)

-escabullirme con una melodía de sirenas (15)

-o entre archipiélagos (18)

-Es así como las quietas embarcaciones (19)

-Esa es la balsa (21)

-recordar la brevedad de las islas (24)

-de nuestro cielo antártico (26)

-y no hubo mástil aunque sí ruiseñor (29)

indicios
-que no dice nada / y nada (10)

-sino desde donde rielan las alas de los pájaros (11)

-los espacios de arena / donde bebes estrellas (17)

-… niebla / … luz azul / … ondula (20)

-cuya estirpe es lejana a Troya (25)

CAMPO DE TROYA (27), como el verso anterior, el título nos remite a La Odisea (Poseidón, las playas de Troya donde Héctor y Aquiles sostuvieron el mítico combate).

-y zarpe ya la primavera (27).

Otros destacan desde el título como los poemas NAVE OSCURA (9) y EN LA RADA (14), o como aquella metáfora contundente: «a quien deslizó la rosa / su iracundo abismo / de caminos» (36), que puede presentar más de una interpretación.

 

Donde mi calle acaba es un libro fértil en la construcción de imágenes quiméricas, de paisajes inusuales, por ello sorprendente. La voz poética discurre sin atisbos de angustia ni desesperación, característica de una etapa de madurez y la experiencia de un libro anterior (En el barranco, 2002). Los poemas que acoge el libro Donde mi calle acaba, son exquisitos pero sin hallarse investidos por un cultismo atosigante y la ausencia de todo signo de puntuación contribuye a las distintas lecturas, al diálogo entre poema y poema y crea la sensación de un universo único. Orlando Granda, como cualquier otro poeta, también acude al uso de la coprolalia, cuando siente que es imprescindible, tampoco renuncia al coloquialismo, incluso deja escapar algunos ripios, pienso, de forma deliberada: «Que no sea esa brisa o el mar» (32), «fue una tarde en que el sol» (31), «en el aleteo de las calles y las aguas» (31), por ejemplo. Pero… no nos distraigamos, Granda siempre tuvo en el humor, en la ironía, un recurso característico de su estilo como lo demuestra en el poema TERRITORIO AZUL (12); inclusive, tratándose de seres próximos a él, esgrime una ironía que corroe las entrañas: «Mi madre no escucha a The Smiths / sin embargo es tan oscura como ellos (20). Claro, más de un lector podrá decir: «que bonita manera de festejar a mamá»; pero no es todo: el poema 3 ESTRELLAS FUGACES PARA MI MADRE 3, de donde proviene la cita anterior, nos recuerda a los carteles que publicitan una tarde taurina (3 TOROS A MUERTE 3, por ejemplo). Otras características del poema son la intensidad afectiva, la riqueza de las imágenes y su brevedad (7 versos divididos en 3 estrellas fugaces semejantes al haiku). Presiento que 3 ESTRELLAS FUGACES PARA MI MADRE 3 será consagrado como el poema «Madre» de Carlos Oquendo de Amat. Otras muestras del humor en la poesía de Granda las podemos apreciar en los siguientes versos: «De ello ha pasado tanto / tanto que incluso la puta Parca / te halló en evidencia / y no pudiste correr / agazaparte siquiera / como la noche aquella» / (DESPEDIDA: 31). Ante estos versos, uno queda estupefacto y siente que el dolor se transforma en una suerte de humor negro y se disfruta del poema aunque la muerte arremeta a dentelladas. El puntillazo final lo hallamos en las dedicatorias: la primera, en el poema JUEVES SERÁ / 14. 04. 94, dice: «Para Josemari Recalde a quien apenas conocí » (30); la segunda, en DESPEDIDA, cito: «Para Miguel Ángel, a quien algo conocí» (32). La ironía se halla establecida por la intensidad de conocimiento o desconocimiento que se tiene de los poetas muertos: apenas conocido  / algo nocido. La ubicación de los paratextos al final de cada poema, es otro gran acierto porque atenúa el dolor, el desgarramiento interior por la partida prematura de Josemari y Miguel Angel, hermanos nuestros que experimentaron el «… duro oficio de arrojarse al vacío», como escribiera Armando Artega. Así, el poeta de Barranco, el incorregible admirador de John Lennon, desarrolla un discurso, una estrategia que permite exorcisar las muertes más difíciles, desde el humor, con cierto aire de carnavalización. Insisto, «la puta Parca» constituye un aullido de vida pues, paradójicamente, las dos dedicatorias dicen unísonos: no es aquí, donde la calle acaba; por el contrario, es donde comienza el tránsito hacia la poesía, hacia esos espacios extraños y extrañados, donde el autor a habitado «desde siempre».

Llegado el momento, es imposible no manifestar las preferencias, siempre sucede esto. 33 poemas para un libro es bastante parco y suficiente a su vez, y resulta agradable darse con un libro como el de Granda porque las lecturas se tornan ágiles, sin dejar de ser sustanciosas, estremecedoras, catárticas. Uno de mis poemas preferidos ha sido ya anunciado: 3 ESTRELLAS FUGACES PARA MI MADRE 3 (por qué la madre, nos duele tanto?), EL VUELO DE LOS PÁJAROS, DESPEDIDA, luego A UN POETA CHINO, BREVE PAISAJE y algunos más, sin desmerecer los otros poemas. Una lectura es personal y puede estar asociada a una serie de circunstancias, a eventos, influencias de otros libros o sencillamente a un estado emotivo, al momento mismo en que se aborda el libro. Dispuesto a mi manera tengo también OFRENDA (13), otra joya:

«Esta es mi ofrenda:

el vacío de una puerta calcinada por el crepúsculo»

 

poema contundente que me recuerda un verso de El libro de barro, de Blanca Varela:

 

«… poesía, silenciosa algarabía del corazón».

 

Donde mi calle acaba es la consolidación de En el barranco, libro con que Orlando Granda Paucar dejó de soñarse poeta para devenir Poeta.

 

Pablo Landeo. P. 21 de noviembre, 2015

[1] Granda Orlando. Donde mi calle acaba. Paracaídas Editores, Lima, 2014.

[2] DONDE MI CALLE ACABA, título de un poema que le da nombre al libro.