Presentación de “Revelación en la Senda del Manzanar”. Jorge Terán Morvelli

Jorge Terán comparte el texto leído en la presentación de este libro homenaje a Juan Ramirez Ruiz leído en Marzo de 2015. En la presentación también estuvieron Carolina Ortiz y Omar Aramayo. Hawansuyo agradece a Pakarina Ediciones y a todos los amigos  del poeta que hicieron posible esta publicación seminal que inaugura el área de estudios literarios sobre el autor de Las Armas Molidas, indagando en un campo que incluye pero va mas allá de los 70 y los primeros manifiestos concebidos por el poeta. Gracias Jorge

 

Revelación en la Senda del Manzanar(1)

Lima, Pakarina, 2015

 

 

 

Nuestra lectura parte de los ensayos y artículos académicos incluidos en la primera sección (Tres libros fundamentales). Seguramente, los presentadores con los que compartimos mesa, la poeta Carolina Ortiz Fernández, el maestro Omar Aramayo y el editor del libro, Fredy Roncalla, habrán de enfocarse en ambas secciones.

 

¿Cuál es la importancia del libro que tenemos en nuestras manos? ¿Cuál es la importancia de esta aproximación diversa a la obra de uno de los poetas más representativos de Hora Zero? Consideramos que estamos, justamente, ante una primera aproximación, necesaria a la obra de JRR. Aproximación, ciertamente, aún asistemática, dado el carácter fundacional de los trabajos aquí reunidos. No obstante, como se sabe, los artículos y ensayos inaugurales brindan, en este caso, el corpus necesario; trabajos que son la base previa para los estudios de largo aliento. En tal sentido, este libro instala estas bases para que los especialistas en poesía peruana emprendan esta tarea. Entendida, además, la obra JRR al interior de Hora Zero. Es decir, el estudio de la obra del poeta chiclayano es, a su vez, insumo para el estudio del movimiento en su integridad.

 

Este trabajo de editor ha partido del trabajo constante de Fredy Roncalla, quien desde hace buen tiempo viene bregando por la difusión y estudio de la obra de Ramírez Ruiz. Este libro es el producto de sus incansables esfuerzos. Libro este que ha seguido el camino de formato digital al impreso. En la presentación el editor señala el dominio electrónico de origen: Ancash 444: aproximaciones a Juan Ramírez Ruiz. Una página desde la que Roncalla ha ido construyendo el libro que tenemos en mano. Una labor de rescate académico.

 

            Ante la imposibilidad de reeditar la obra de Ramírez Ruiz(1), señalará Roncalla: “el ayllu Hawansuyo abrió un libro virtual y progresivo en forma de blog llamado Ancash 444. Aproximaciones a JRR. Este espacio reúne no solo semblanzas y homenajes a Juan, sino también estudios críticos sobre la obra del cofundador, junto a Jorge Pimentel, del movimiento poético Hora Zero” (13).

 

El libro se divide, como se ha mencionado, en dos secciones: “Tres libros fundamentales” y “Homenajes y semblanzas”. Para el caso, nos concentramos en la primera parte (Parte uno), en la que hallamos 17 aproximaciones académicas a, como se colige, los tres poemarios de JRR: Un par de vueltas por la realidad (1971),Vida perpetua (1978)yLas armas molidas(1996). En ellos encontramos, más allá de los distintos textos a analizar o la diversidad de enfoques, algunos puntos en común (básicamente dos): 1) se repara en la importancia de la escritura de Ramírez Ruiz, a partir no solo de la propuesta estética de su obra, sino de las implicancias éticas de la misma. Así, como su relación, en tal sentido, con la poética postulada por Hora Zero; 2) además, del carácter innovador de su poesía, en tanto su propuesta escritural trae consigo una crítica a la ideología occidental; y, sobre todo, apuesta por una vía, también ideológica -sostenida en la cosmovisión indígena- que permite no solo deconstruir la anterior sino instalar una nueva forma de entender el mundo. Dígase, su propuesta resulta siendo decolonial.

 

Si bien los artículos tocan, de una u otra manera, alguno de estos puntos, voy a concentrarme en cinco de ellos que considero apuestan por estas líneas desarrollándolas y, en algunos casos, criticándolas.

 

El primero de ellos resulta “Del júbilo a Hanan: la mitopóetica de Juan Ramírez Ruiz” de Fredy Roncalla. El investigador ofrece un artículo que funciona como una panorámica a la obra del poeta horazeriano. No obstante, esta panorámica incide en algunas de las líneas mencionadas anteriormente, ofreciéndonos, así, un recorrido académico por la obra de JRR y sus principales aportes a la poesía peruana. Parte de la discusión acerca de Vida perpetua. Para Roncalla este poemario sirve no solo de puente, entre Un par de vueltas por la realidady Las armas molidassino que sería el primer poemario posmoderno de la literatura peruana (sobre la base de la poesía concreta y el desarrollo, en el texto, del poema integral). Propuesta que alcanza su epítome en Las armas…, donde se apela a una escritura no occidental, que soporta una propuesta de corte decolonial que implica una crítica al logocentrismo y al fonocentrismo. Acción que se aprecia en su propuesta de una escritura Hanan (alfagramática), afirmada en el saber de los pueblos indígenas peruanos; fuente también de una episteme y no solo de un saber, digamos, tradicional. Dirá el autor: “Los poemas [se comprenden] como registro de la antipoética alienante de un espacio sociocultural concreto y como poética de liberación social y humana” (19). En el caso de Un par de vueltas…remarca la idea fuerza de la irrupción de una poesía provinciana migrante en la ciudad letrada. Literalmente: “La calle marginal como fuente de lo poetizable es el gran legado de Un par de vueltas por la realidad, que junto a la necesidad de un arte completamente nuevo y fuera del sistema, articula la metáfora central o el arte poética de la época” (21).

 

Considero, también, el artículo de Santiago López Maguiña: “La amistad como desborde pasional en un poema de Juan Ramírez Ruiz”. El estudio de López parte de la semiótica y permite distinguir, desde categorías asociadas a esta disciplina, la contraposición entre las poéticas de los años 50 (eventualmente la del 60) y la del 70, representada por Hora Zero (y La Sagrada Familia). Así, la poesía de los 70 en función al sujeto enunciador haría eco de una denominada subjetividad objetivada, la cual “desarrolla sus discursos en una dirección contraria [a la del 50], con una mira puesta en el universo social y ecológico que rodea al sujeto. Su sensibilidad es incitada y soliviantada por el mundo exterior que se abre ante él y se orienta hacia él” (36). Por otro lado, la poesía pura de los 50: “presenta en cambio una objetividad subjetivada, volcada hacia el mundo interoceptivo. Los objetos se convierten por eso en el poema en magnitudes de una esfera propia y singular” (36). Estas aseveraciones las va a demostrar a partir del análisis del eje temático de la amistad en torno a los poemas de Javier Sologuren (“Estancia”) y de JRR (“Irma Gutiérrez”). Mientras en el poema del primero, la presencia de la amistad no llega al paroxismo, en el del segundo “El discurso poético desborda en pasiones y en acciones. […] Hace loa de los valores que nacen de la imperfección y de lo incompleto” (44).

 

El ensayo de Claudia Salazar, “Vida perpetua: huellas de una lectura”, resulta relevante en tanto analiza, quizá, el poemario menos asediado por la crítica. No obstante, el valor del ensayo reside en ser una lectura que parte de considerar los elementos lúdico y corporal como articuladores del poemario en mención. Lectura, que parte de elementos de corte estético. “El cuerpo es entonces, aquello que no se puede leer y que nos permite escapar al imperio de la gramática, que es el imperio del Orden: «Gramática es el nombre de la trampa, / del circo y de la arena». La pasión erótica es aquello inefable que permite explorar la infinitud de los sentidos posibles de lo poético”, dirá la investigadora (85).

 

 

De otro lado, el texto de Paolo de Lima “La Universidad de San Marcos, la revolución y la «involución» ideológica del Movimiento Hora Zero. A veinticinco años de «Palabras urgentes (2)» de Juan Ramírez Ruiz”, desde una aproximación que remite a conceptos asociados al postestructuralismo y los Estudios Culturales (metarrelatos, vacío semántico, posmodernidad, colonialismo), resalta la coherencia del poeta, creador del poema integral, con la poética de Hora Zero. Partiendo de un análisis de, sobre todo, Palabras urgentes (2), que considera la relación entre la serie literaria y la serie social, nos sumerge en el contexto histórico (el Velascato) para explicar las propuestas iniciales y los derroteros que, desde su perspectiva, ha seguido la labor escritural del movimiento poético en mención. Señala: “La necesidad urgente de que los contenidos revolucionarios se expresen en formas revolucionarias” (121). Así, de Lima menciona, sobre la aproximación de JRR a la labor poética del grupo en los 80, que esta resultó “Una involución de una forma de pensamiento libre y revolucionario” y una “institucionalización un simulacro” “Con lo que la asimilación ideológica de esta poesía por parte de la «ciudad letrada» local queda denunciada” (122). Concluye el autor: “La repetición de los gestos denunciatorios termina vaciando el contenido revolucionario por otro más de acuerdo con el establishment dentro del cual ahora se ubica dicho núcleo. «Palabras urgentes (2)» de Juan Ramírez Ruiz previó este giro y debe ser incluido de manera verdaderamente «urgente» en cualquier evaluación que se haga del grupo en estudios posteriores” (128).

 

“«Hanan = Nación de Armas molidas». «Reescritura», guerra y nación en Las armas molidasde Juan Ramírez Ruiz” es, de pronto, el texto más sistemático que nos aproxima a este poemario. Chueca divide el poemario en secciones asociadas a determinadas búsquedas. (Dejaremos la descripción de estas para el lector, pues no dejaría de ser, ciertamente, una labor ociosa describir todo lo planteado en el artículo). Sobre todo, nos enfocamos en lo que propone el investigador: “abordar la dimensión de reescritura poética del país que la propuesta estético ideológica de este libro representa y que puede leerse en clave decolonial” (153). En tal sentido, el autor parte del análisis de las implicancias del término Hanan, categoría asociada a la cosmovisión andina: en tanto “Nación Hanan” y “Lengua Hanan”. La lectura de Chueca incide es aspectos medulares para la comprensión de los alcances de la poética de JRR. En, primer lugar, la importancia de la cosmovisión andina. La propuesta lingüística y poética de JRR responde, en tal sentido, a la ideología que conlleva el uso de la escritura alfabética, asociada a la colonialidad del poder. Se resalta el aspecto visual o la multidimensional del libro, como un medio para someter a crítica dicha ideología. No obstante, la crítica no basta; se propone, además, una visión del mundo alternativa, erigida sobre la base de una cosmovisión indígena. Dirá el autor. “Las armas molidasparecen inscribirse en ese largo camino que no se limita a entregar una visión crítica de la historia o a impugnar la razón instrumental o el sistema económico que la sostiene, sino que intenta articular todo ello desde una mirada y un pensamiento otros” (163).

 

No queda más que saludar y celebrar la aparición de Revelación en la Senda del Manzanar.Reconocer y felicitar la labor del editor Fredy Roncalla. Que sea el inicio de la recuperación de la voz y el proyecto de Juan Ramírez Ruiz, siempre vigente, y nunca más necesario.

 

Jorge Terán Morveli

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

 

  • Texto leído durante la presentación del libro Revelación en la Senda…el viernes 27 de Marzo de 2015 en el Instituto Raúl Porras Barrenechea.

“Ordenamiento de la Ocultación” o la palabra en la poesía de Carlos Velásquez Iwaki. Nilo Tomaylla

 

img_0817

Yo os escribo desde una colina de la ciudad de Ginebra. Hace algún tiempo los chaskis modernos recorren, con la misma eficacia que en la época del rey Túpac Yupanki, s. xv, las autopistas del ciberespacio, trayendo noticias sobre las creaciones literarias de mi país; si bien es cierto que las informaciones sobre la narrativa son cosechas abundantes y de buena calidad, los trabajos sobre poesía son escasos.

¿Por qué?

¿El mundo ha matado a sus últimos cantores?. En realidad fue siempre así. Le dieron duro con un palo y con una piedra. El poeta de hoy y de ayer es el mismo que aquel bardo que decía “me muero de sed, cerca de la fontana”, recorriendo el mundo sin más bienes materiales que una talega de cáñamo llena de lirios y pájaros. Se llamaron villon, Leopardi, Vallejo, Cavafis, Mallarmé, whitman, Juan Ojeda, Paul Celan. Carlos Velásquez pertenece a esa raza de bardos recalcitrantes que han unido el crepúsculo con el alba. De silueta claroscuro y paso trashumante. A veces le veía en una facultad universitaria del Cusco, luego por las calles de Buenos Aires; hasta que en uno de mis retornos a la ciudad imperial quise encontrarlo: fui directamente donde el poeta Mario Pantoja, quien era muy cercano, para que me diera su dirección; pero recibí como respuesta de que Velásquez vivía en el Japón. Desde entonces renuncié a encontrarme, a veces dudé de su existencia y que los poemarios que puntualmente me llegaban, con su firma, tal vez fueron productos de un heterónimo de inspiración gremial.

Acabo de recibir su último poemario Ordenamiento de la Ocultación, Quisakuro editores, Cusco junio 2018. Libro de perfecto continente que guarda 42 poemas.

Poeta inclasificable, desde el primer libro Espantapájaros, editado por los años 1970, su trabajo se sitúa en un trabajo limpio de metáforas paseistaso de abusadas imágenes de vanguardias. Su poesía es el ordenamiento de la palabra, tallado a partir de un bloque lingüístico que se halla en las canteras de lo oral y escritural. Poeta admirador del modernismo brasileño y los mitos orales de ascendencia mochica, quechua, huachipaire, mismo japonesa-amazónica. Sí, todo eso parece ser Velásquez.

Poesía sensorial por estar tejido por hebras del intimismo y poesía innovadora por el hecho de que las  palabras poco usuales cobran brillo en un trabajo de filigrana verbal, a la manera de los orfebres de Catacaos. Es el rescate de las palabras, que en una época hicieron los futuristas -pienso hoy en el poeta huancaíno Juan Parra del Riego- palabras por tanto importantes pero evitadas a menudo en la lírica. Eso es la importancia del trabajo de Carlos Velásquez: De un lado el lenguaje y del otro el pensamiento mítico, que nace del universo de los pueblos (en su caso) del norte, del cusco y de Qosñipata (selva del manú).

Poeta de discurso antiacademicista, pero de una cultura poética muy actualizada.

Nos dice en la solapa de su libro “Uno de los riesgos que veo y asumo en mi poesía es su carácter confesional, sentimental. Aparte de su torrencialidad descuidada, que descubren al animal civil que soy, el bosquimano victimado por la distopía cotidiana….”

El director de Siete Culebras, revista andina de cultura, el narrador Mario Guevara, en algún atardecer cusqueño me recordó que el poeta Velásquez probablemente sea uno de los mejores vates que esta madre tierra haya dado en estos tiempos. Pueda que sea, por el renovado lenguaje de sus trabajos, de ser así, él se alinea con el respeto que le inspira al lado de sus mayores, entre ellos al del poeta Raúl Brózovich Mendoza.

El poema pórtico se llama Samincha, vocablo quechua que pertenece al lenguaje críptico-mágico, que podemos acomodarlo como Bendiciónen cristiano.

 

Samincha

 

El efecto territorio-espejo/es lo que nos define coextensivos/por encima de lo que sienta el corazón/frente al laberinto/que se transforma navaja de abanico/llevada por el aire.

Para que dejen de ser contemporáneos/los lamentos de eternidad que aspiramos.

Protegidos con sal rosada de Maras/espiritualizamos afectos nectofílicos/que vienen y van/por el camino del viejo confrontador de rayos.

Que vuelve sabio/mostrando cicatrices del cielo en el culo/para que lluevan reapariciones/de un solo origen/perdonadas por adelantado.

A quienes mostramos la punta del corazón/como amenaza importante.

 

El lenguaje debe liberarse de la historia, con palabras que respondan al silencio, decía el gran Paul Celan antes de tirarse de cabeza en el río Sena. Sí, creo que la poesía es eso también. Velásquez ha llegado con este libro a las máximas riberas de la poesía purista, de esa poesía fluyente, cargadas del supremo limo de la palabra.

 

Solo me queda deciros, desde esta colina de Ginebra, que los cantores pan-andinos creo que no van a morir de sed ni de golpes; porque obras como Ordenamiento de la Ocultaciónme dicen que en las laderas del Ausangate las musas se han instalado para rato.

 

NT/Ginebra, Enero 2018.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi Abuela. Omar Aramayo

Choreado olimpicamente del FB del poeta

MI ABUELA

Mi abuela desnuda baila entre los caníbales
con tatuajes hermosos y extraños sobre los glúteos
moviendo al planeta en dirección a la primavera
llamando a cantidades
de oscuros pájaros que se alimentan de su sexo
provocando diluvios
conspirando contra la muerte
inventando abecedarios
domando caballos con su sexo de mariposas indelebles y sucesivas
arrojando piedras azules contra las ventanas de los dirigentes políticos
alejando a los eclipses con sus manos de retamas amarillas
reduciendo los meses como cabezas de niños
macerando a sus amantes en savia y orín
mi abuela corre con una colt 45 bajo la lluvia
adivinen
amados feriantes adivinen
qué lleva mi abuela bajo su axila de azufre en llamas
mi abuela
mi abuela con dientes que son piedras de los encendedores
canta bajo la lluvia como un caracol con su boca de lecho marino
en su guitarra eléctrica
en su casa de agua
en su luna de esperma
en su sueño de miles de gusanos de seda
en su lenguaje de nieve ardiendo
su vientre amarillo asoma entre sus piernas de lagarto
a este sol de invierno como flor marchita
mi abuela
la piedra original
donde todas las abuelas son copias de mi abuela
sus cabellos son enlaces con otros planetas
juega con su cordón umbilical y se entrega a los últimos saurios
que han acampado cerca de aquí por última vez en varias cajas de cerveza
mi abuela arranca a los relámpagos del cielo
tan fácil como los niños arrancan ríos
de las bocas de los ciervos
de los ojos de las calaveras
de las entrañas de los bueyes
cabalgando por selvas de fuego por pantanos de oro
mi abuela juega a la rayuela con su ojo de vidrio
con la mente del vecino
mi abuela recuérdenlo bien amigos del orden
corta ciclones como manzanas con su navaja de ángel
mi abuela
haciendo detonar
un vaso de agua
en la cabeza cuadriculada de algunos gerentes

Mi abuela con su escafandra roja
cazadora de especies extinguidas en los manuales de zoología
rasgando el crepúsculo con sus espuelas que son sexos de ángel
escupiendo en la noche millares de aerolitos
toreando a los jóvenes tahúres que buscan la perla de su vientre
y a una horda de toda suerte de advenedizos
perseguida por una calle sin salida
salta desde una estrella en su paracaídas completamente desnuda
sin edad ni condición
los pulpos brindan en los aeropuertos a su salud
salud
a la salud de mi abuela
mi abuela cría algas en sus caderas
miedo para los que se cortan el bigote de perfil en las galerías del sueño
mi abuela mece al mar en su cuerpo fabuloso
de quiebres nunca vistos
mi abuela corre y patina sobre el mar recogiendo copas de champán
y empolla huevos de codorniz con su larga lengua de ángel marino
mi abuela derrama botellas del más fino licor para cada lluvia
ella organiza los grandes monopolios
las mafias de aquí y de allá
ella es la culpable
ella arrastra bajo su sombra las fábricas de armas y las siembra por donde va
ella provoca con su boca roja
con su boca roja y su cabello de seda azul y bosques enanos para el tacto
su boca de tormenta y su garganta de gamuza celeste
mi abuela de abismos en la sangre la raíz cuadrada
el reverso de la moneda del ser
y sin embargo la raíz
ella provoca el hambre en el cuchillo secreto que llevan los adolescentes
abriendo las piernas proclama mi abuela
qué les parece esta es la guerra del pueblo
tomen sus fusiles y disparen pestañas en vez de balas
los ojos de mi abuela giran como ruletas rusas
y llega el invierno los puertos caen como flores
mi abuela con su caperuza se va por el bosque
repitiendo
haremos el frente popular formado por los grandes tigres osos hienas
leones chacales bueyes
y haremos el partido sólo formado por los bueyes y las palomas
y después nos limpiaremos las narices con un poco de hierba
mi abuela pone en peligro al peligro
con una cucharita de plata
con un dedal
con una aguja
o
mi abuela es un saltamontes que salta sobre sus lentes
mi abuela inventa las noticias de los periódicos
mi abuela duerme sobre el sueño de los equilibristas
mi abuela con su traje de león
mi abuela es un poliedro
de facetas transparentes
y puedes mirar adentro
mi abuela de cartón
mi abuela duerme
mi abuela ríe
mi abuela
tu abuela

1968

COMENTARIO AL POEMA MI ABUELA

Ni la doméstica ni la genealógica
tampoco la oportunista idea de evocar a la ternura
como si uno estuviera muriéndose cada tarde en las aulas de la indiferencia
sin una palmadita al hombro
ni la metafísica ni la geológica
solo el camino del lenguaje encinta
debajo del lenguaje
el placer de descerrajar un viejo contenido ácrata
y prender una nueva alma
una estrella para marcar la época
la ópera
como dice Fico García:
la Pacha el todos la sustancia
hágase el fuego
Mi Abuela

Kawsaq. Irma Alvarez Ccoscco

Se cumple un deseo harto esperado de leer y escuchar la poesía de Irma Alvarez CCosco, que  ya antes ha trabajo en el institutos ILLA y hecho trabajos colaborativos como activista en promover lenguas nativas en software. Un fruto ello es por ejemplo un Apps para Android que contiene diccionarios de Quechua, Aymara entre otras lenguas nativas. Ahora ella declama y canta su creación en espacios artísticos y multiculturales de Rhode Island. Hanaq Pachapi qamlla allinlla Santiago. Sullpaki pani Irma, jalando vida con los pies en el  agua…(Foto: Susana Muñoz)

 

14572184_10205392593814363_3454755714357698691_n

Titulo: Kawsaq

Autor: Irma Alvarez Ccoscco

Fondo instrumental: Santiago Carhuancho

Año: 2010

Wichq’ariypas aychayta,

K’iriypas sunquyta,

Qhachuypas ch’ukchayta,

Waskhachaypas makiyta chakiyta.

Ichapas, ichapas mana sayankichu

kurkuy ismunankama.

Chayna kaptinqa,

kuruykunallam apawanqa

Pachamamaykama.

¡Purillasaqtaq chaypipas!

sach’akunata mikhuchisaq

ismusqa qaraywan.

Arí, ima qhuratapas ruruchisaq,

turaykuna ñañaykuna

mikhunankupaq.

Turankunallataq ñañaykunallataq

aswan kallpachakunqaku

llanllarisqaywan.

Hinallataq qhaparisaq

turaypa ñañaypa kunkanpi:

Ari! Quechua kani

Ari! Aymara kani

Ari! Mapuche kani

¡Imatapas ruwaway!

¡Imatapas ruwaway!

Ichaqa, mana hayk’aqpas

qichuwankichu

pim kasqayta.

 

 

Mayum Kani / El Rio. Javier Heraud traducido por Fredy Roncalla

Este emblematico poema de Javier Heraud fue traducido 1977chus. Agradezco póstumamente a Cesareo Chacho Martinez por las lecturas y recomendaciones y a Mario Razzetto por publicar este texto sin traducción al castellano en uno de los primeros numeros de la revista RUNA del INC.

Mayum Kani / El rio
Javier Heraud

 

1
Mayum kani
Kimray rumikunanta
Uraykuchkani
Takyaq rumikunanta
Uraykuchkani,
Wayraq qellqasqan
Ñanninta.
Parawan llantuchasqa
Kinrayniykunapi
Sachakuna sayarichkan.
Mayum kani.
Sapa kuti astawan
Piñasqa
Astawan piñaykusqa
Lloqllakamuni,
Qaynapas kunampas
Chakakuna arkunkunapi
Kanchayta kutichichkaptin
Uraykuni.

2
Mayum kani,
Mayu,
Tutamantapi chuya mayu.
Wakin timpuqa
Llamputaq
Allinllataq. Allin
wiñachiq waykukunantan
sumaqllata
puririni,
waranqa waranqa kuti
uywakunata
sumaq runakunata
yakuyta upyachini.
Punchawnimpitaq
Warmakuna ñoqaman
Qamunku,
Tutampiñataq
Katataq waynakuna
Ñawinkuta
Ñawiyki samarichinku,
Alma kaq yakuykunapa
Llantusqa chuyaynimpi
Rikrankuta tuñichistin.

3

Mayun kani.
Wakin timpu
Ñataq piñataq
Sinchitaq kani.
Nitaq kawsaymanta
Nitaq wañuymanta
Ayqekunichu.
Manchay paqchakunanta
Uraykuni,
Piñaywan cheqniywan
Lloqllakuni.
Ñutu ñutunankama
Astawan astawan
Rumikunata takani.
Uywakuna ayqekun,
Ayqespa ayqekunku
Pampakunaman poqchiykuptiy,
Qatakunapi
Ñutu rumikunata
tarpuykuptiy,
Wasikunata qorakunatapas
Poqchiykuptiy,
Sonqonkunawan punkukunata
Sonqonkunawan werpukunatapas
Poqchiptiy.

4

Hinaspammi astawanraq
Lloqllakuni.
Chaymi sunqukunaman
Chayayta atini,
Chaymi yawarninkumanta
Hapiyta atini,
chaymi ukunkunata
qawayta atni.
Fiñakuyniytaq
Hawkayakun,
Ñataq sacha kayman
Tiqrakuni,
Ñataq sacha hina
Kaqlla kani,
Ñataq rumi hina
Mana kichkayoq rosas hina
Upallakuni.

5

Mayun kani.
Kusikuypa mana tukuq
Mayu. Ñam kay
Kaykunapi puyukunata
Musiachkani,
Ñam wayrata
Uyaypi musiachkani;
Orqokunanta mayukunanta
Qocha pampakunanta
Puriyniytaq
Mana tukukuq tiqrakun.

6

mayu patakunanta pureq mayum kani,
sachataq chakisqa rumitaq
mayu patakunta pureq mayum kani,
punkutaq kichasqa sonqutaq
qorakunanta pureq mayum kani,
waytataq rutusqa rosastaq
kallikunanta pureq mayum kani
kay pachataq chapusqa hanaq pachataq
oroqokunanta pureq mayum kani,
ranrataq kañisqa kachitaq
wasikunanta pureq mayum kani,
mesataq warkusqa tiyanataq
runakunapa ukuninta pureq mayun kani,
sacha frutas
rosas rumi
mesa sonqo
kutichisqa punku
kutichisqa sonqo.

7

Chawpi punchawpaq
Qaru warmikunapaqpas
Takiq mayuun kani,
Pantiwnninkupa
Qayllampi takiq,
Willka yakukunaman
Uyan tikrachiq

8

Tutayasqa mayum kani.
Ñan uku uku waykunanta
Uraykuchkani,
Qonqasqa
Mana reqsina
Uchuy llaqtakunanta,
Bitrinankupi achkallaña
Runakunayoq llaqtakunanta
Uraykuchkaniña.
Mayum kani.
Ñam pampakunanta
Puririchkani,
Urpitu huntallaña
Kinraynikunapi
Sachakuna kachkan.
Sachakunaqa
Mayuwan takin
Mayukunañataq makiykunawan
Takiylla takin.

9

Lamar qochakunaman
Chayanay timpuqa
Kanqañam,
Chaymi
Chuya yakuykunata
Putka yakunkunawan
Chapunay kanqa,
Kanchariq takiyta
Tutamantapi
Punchaw punchaw
Upallachinay kanqa,
Lamar qochapi ñawiykunata
Chuyachinay kanqa.
Chayanqam chay punchaw.
Hinaspan
Hatunkaray qochakunapiqa
Manañam poqoq chakraykunata
Rikusaqchu,
Qomer sachaykunata
Manaña rikusaqchu,
Ichpa wayrayta,
Chuyaq hanaq pachayta,
Putka qochayta,
Intiyta
Puyukunatapas ni
Imatapas rikusaqchu:
Hatunkaray anqas
Hanaq pachallatam.
Hinaspam
Lliw tukuy imapas
Yaku pampaman tikranqa;
Chaypim takiypas harawiypas
Uraykuq uchuy mayullam kanqa
Llipipiq musuq wakuykunapi
Tasnusqa musuq yakuykunaypi
Tinkunampaq uraykuq
Qatun mayukuna.