DISCRIMINACIÓN RACIAL EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PERUANOS: EL CASO DEL PROGRAMA HUMORÍSTICO “LA PAISANA JACINTA”. Chirapaq, centro de Culturas Indigenas

Que el estado no cumple las medidas acordadas frente al racismo esta claro, pero mas claro es que las organizaciones indígenas y activistas andinos amazónicos asumen  la lucha contra el racismo  con voz propia. En este caso a contracorriente de las rosas wayta presentadas por el estado peruano. Imagenes de la belleza interna de la mujer andina tomadas sin el permiso de Walter Ventosilla.

INFORME SOMBRA DEL PRESENTADO POR EL ESTADO PERUANO 85° período de sesiones
Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial – CERD

11 – 29 de agosto de 2014
Sala de conferencias Planta baja, Palais Wilson, Ginebra

DISCRIMINACIÓN RACIAL EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PERUANOS:

EL CASO DEL PROGRAMA HUMORÍSTICO “LA PAISANA JACINTA” INFORME SOMBRA FINAL sobre la paisana Jacinta

INTRODUCCIÓN

El Informe Sombra que presenta CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú1, con el respaldo de la Red de Organizaciones de Jóvenes Indígenas del Perú2 – REOJIP y la Coordinadora Nacional de Comunicación Indígena del Perú- CONACIP3, tiene como objetivo evidenciar el incumplimiento del Estado peruano a la recomendación 10° realizada por el Comité Contra la Discriminación Racial (CERD), en su 75.o período de sesiones (2009). La recomendación se relaciona con la adopción de medidas para combatir los prejuicios raciales en los medios de comunicación, en especial dentro de los espacios humorísticos.

24131352_10214645878241574_675493220308041398_n

Para tal fin nos centraremos primero en abordar específicamente la recomendación, resaltando que el último informe redactado y presentado por el Perú al CERD, no expone haber tomado ninguna medida al respecto, ignorando la recomendación realizada y la propia Constitución del país.

Como resultado de ello, la televisión ha sido nuevamente espacio para propalar contenidos racistas, lo cual mostraremos a través de la exposición de un caso específico: el programa La Paisana Jacinta, emitido por el canal Frecuencia Latina. Este programa promueve, ante la permisión del Estado, un mensaje discriminatorio contra los pueblos indígenas del Perú, en especial el quechua y específicamente contra las mujeres indígenas, empleando el estereotipo como su principal recurso humorístico, lo que constituye una clara modalidad de racismo.

Los pueblos indígenas en el Perú, se encuentran distribuidos en dos amplias áreas geográficas: la andina y la amazónica. La primera caracterizada por un medio de montañas de clima frio y seco, y el segundo por selvas cálidas y húmedas. En el área andina se han desarrollado principalmente dos pueblos: el quechua y el aymara, siendo el quechua el de mayor presencia en el Perú, tanto en el área rural como urbano, pues el aymara se extiende hacia Bolivia,24129721_10214637126102776_7790853099039483306_n

De esta manera, el caso que presentamos, al implicar al pueblo quechua, afecta a una gran mayoría de los pueblos indígenas en el Perú.

Tras fundamentar jurídicamente los derechos vulnerados en el caso presentado, bajo el ámbito de nuestro ordenamiento jurídico nacional y el ámbito internacional -en especial la Convención Internacional para la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial- aportamos información adicional para evidenciar que La Paisana Jacinta no constituye un hecho aislado en el Perú. En este sentido describiremos brevemente otros casos racistas acontecidos muy recientemente en nuestro país. Complementariamente, en virtud de lo expuesto, realizaremos observaciones adicionales a las argumentaciones dadas por el Estado Peruano en su informe.

Finalmente como conclusión, alentamos al CERD para que emita recomendaciones al Estado peruano. De manera específica solicitamos la cancelación inmediata de la transmisión del programa. Somos conscientes que esta solicitud no resuelve el problema del racismo en el país, pero consideramos que esta medida puede constituir un precedente importante en el avance de la erradicación del racismo. Igualmente expresamos que abordar el tema del racismo en el Perú requiere de una estrategia mucho más integral, en donde estén presentes, tanto el Estado, como la iniciativa privada, la sociedad civil, los representantes de los Pueblos Indígenas, en especial las mujeres indígenas, y en donde se apliquen de manera efectiva la legislación nacional e internacional a las que se ampara el Perú.

seguir leyendo o bajar el texto INFORME SOMBRA FINAL sobre la paisana Jacinta

23737855_10214576506787331_3936594908923949496_o-1

Paz ante la vida. Walter Ventosilla

Por donde quiera que vaya, Walter Ventosilla carga la palabra y la camara, que observa profundamente la natural bondad humana y del paisaje, convirtiendose  en un verdadero cronista de la mirada. De Chiquian, donde participo en el XVI Encuentro Baquerizo de Escritores y Poetas, escogemos este bello retrato: no le pregunten como pasa el tiempo

 

19667586_10213283709068196_74131217978143197_o

Respecto a danzas que sufren variaciones estéticas a través del tiempo. Walter Ventosilla

De vuelta de Nueva York al Valle Sagrado, asistimos a una fiesta visual y poetica  en las fotocronicas del narrador,  dramaturgo y poeta de la luz Walter Ventosilla. Hay una distintiva explosion de color-explendor que marca su ultima produccion fotografica, que al igual que su creacion toda -mas la aguda observacion de la coyuntura- hacen de Walter uno de los  creadores mas versatiles del momento.  La presente nota, sacada de su facebook, responde a una pequena observacion que hice, reproduciendo una conversacion con mi wayki E. C. de Yucay, sobre que lo numeroso de la danza y el sonido del altiplano puede “aplastar” a las tradiciones locales del valle. Aqui su respuesta de Walter, vale.

 

Entiendo la preocupación de amigos respecto a danzas que sufren variaciones estéticas a través del tiempo, como es el caso de algunas altiplánicas, pero no todas. Aquí, en Urubamba, en estas fiestas patronales, las danzas venidas del altiplano cuentan apróximadamente con un 5 % de participación. El desfile de grupos y danzas del valle cusqueño dura desde las 10 am hasta las 4 pm, más o menos, danza tras danza, sin parar. Y de 4 a 6 pm, vienen las altiplánicas, dentro de ellas se encuentran danzas que 18920580_10212986291952954_6374634064215353973_nconservan su tradicionalidad, como las morenadas de voluminosas polleras hasta los tobillos y mantones que cubren casi medio cuerpo, junto a las sayas y el espectáculo de sus vestuarios bordados, botas altas con plataformas y aplicaciones de pedrería ahora, piernas expuestas y diminutas faldas. Las danzas cusqueñas mantienen sus formas mestizo andinas, esto es, aquellas que después del Taki Oncoy, la rebelión del espíritu, emergieron en simbiosis con las europeas para sobrevivir, que son prácticamente la mayoría que hoy conocemos en todo el país, salvo las amazónicas. Por el lado de más al sur, solo las sayas tienen esa característica de ir haciéndose en su ejecución cada vez más un espectáculo, por suerte aquí las jóvenes que bailan usan unas faldillas cortas debajo de las diminutas faldas que giran alrededor de las cinturas, no está permitido que se vean trusas o hilos dentales como en otros lugares. Existen alrededor de 40 danzas cusqueñas que salen en los días de fiesta, y ellos sí cuidan al detalle su tradicionalidad. He tomado fotos en sus reuniones de grupo, son una especie de cofradía o hermandad con sus propias reglas y disciplina hasta para los ensayos. Cada agrupación cuenta con cerca 60 integrantes, entre varones, mujeres y niños, muy bien organizada y con jerarquías entre ellos. He asistido al cambio de vestuario de danzas como el Capac Coya o el Capac Negro, he visto cómo entre ellos se ayudan con los ornamentos como si fuese un ritual imbuido de mucho respeto y sumisión al mundo mágico religioso. He visto cómo han castigado con un simbólico látigo de tres puntas, al final del desfile, a quienes llegaron tarde. He escuchado cómo se motivan y todo bajo el respeto al Santo Patrón donde la devoción marca la relación vertical entre la divinidad y los danzantes. Dudo que las danzas del altiplano logren más espacio por sobre las del valle, tiene solo el espacio necesario. Es más, aquí ya no se permite la entrada de más danzas. Grupos de Arequipa, de la amazonia, de la costa, o del norte andino o costeño, o diversas danzas afroperuanas han pedido su inclusión por tratarse de una fiesta grande de significación nacional, pero no se permite ya su inclusión porque las danzas propias son suficientes, solo están las danzas del altiplano y el huaylas como invitadas. 18952574_10212981672157462_6614085306332220536_n.jpgNi la marinera, que se baila en el país y más allá está presente. Solo son danzas que vienen de antaño y no bailes más contemporáneos. Respecto a las variantes en la forma, solo una danza cusqueña, llamada Tiralla o Cucasaru (ver la foto), y que es plenamente de característico humor, y donde se burlan de la gente, las autoridades, la situación social y política mantiene una peculiaridad variante cada año en su forma, pero manteniendo sus personajes y coreografía básica. Incluso, en esta oportunidad, uno de los personajes, por el micrófono, y ante cientos de personas que llenaban las tribunas, se refirió al actual alcalde de Urubamba mencionándolo como el alcalde violador (en programas como Cuarto Poder y Día D ya se hicieron reportes acerca de ese escándalo, pero el alcalde sigue en su lugar apoyado por jueces y fiscales). Igualmente, el personaje del Cucasaru, se refirió al actual congresista y ex alcalde de Urubamba, Benicio Ríos (investigado en el congreso por escandaloso peculado) pidiéndole públicamente que devuelva lo robado al pueblo durante su gestión. Y ambos corruptos estaban en el palco oficial con la cara dura que caracteriza a los políticos. Luego hicieron mención de Alberto Valcárcel, el candidato a quien le robaron la alcaldia en el concurso pasado con artimañas en el Jurado Nacional de Elecciones para poner al actual, mencionando que le darían una lampa para que continúe en campaña, en clara alusión al derecho que tiene para ser alcalde en las próximas elecciones. Los cucasarus son una especie de la voz popular que juzga ante la ineptitud de las autoridades. Incluso uno de los personajes de la danza, representando a una autoridad, traía esta vez una maleta supuestamente llena de dinero donde decía: “Odebrecht”. Es una danza que se actualiza, que oficia con espíritu crítico en medio del humor, una especie de saltimbanquis, de bufones que se toman su momento para denunciar a los parásitos políticos y sociales, lo hacen reviviendo formas de teatralidad con una gran dosis de ingenio e improvisación. Incluso cada cierto tiempo suman y cambian nuevos personajes, esta vez aparecieron el “terminator” y “la máscara”, alguna vez estuvieron Batman, el Hombre Araña o el Chavo. En general las normas de la fiesta en homenaje al Señor de Torrechayoc cuidan su folklore, y dudo que las danzas del altiplano las avasallen, las danzas del valle son fuertes aquí. Pronto se viene la fiesta del Corpus Christi, donde en medio de las procesiones de cruces, afloran otras danzas aún más tradicionales venidas de las alturas y en donde ya no se ven danzas altiplánicas. Lo mismo pasará en la peregrinación al Coyllur Riti, la montaña sagrada. Por lo demás, las sayas, caporales o diabladas, son un hermoso espectáculo, y cada una en su lugar dentro de todas nuestras sangres.