El Jucumari y la selva de los Saimiris. Nakai Mirtembaum Kattinger

El año 2004 me fracturé el tobillo haciendo gimnasia olímpica, fui un niño abocado a moverse por la intransigencia de un cuerpo inquieto: corriendo, saltando y pateando tropecé sobre huesos fracturados, no una sino muchas veces, hasta encontrar algo de equilibrio en el movimiento. En mi kínesis circulé en atracción gravitacional un cuerpo más pesado que acompañó mis carreras hacia el mismo lugar. Este cuerpo … Continúa leyendo El Jucumari y la selva de los Saimiris. Nakai Mirtembaum Kattinger